Argen­ti­na. Ante la pos­ter­ga­ción de la fir­ma del memo­rán­dum con Chi­na por las mega­fac­to­rías por­ci­nas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de agos­to de 2020.

En el día de ayer, domin­go 30 de agos­to por la noche, des­de la cuen­ta ofi­cial de Twit­ter de Can­ci­lle­ría argen­ti­na se comu­ni­có la pos­ter­ga­ción de la fir­ma del Memo­rán­dum de enten­di­mien­to con Chi­na para el mes de noviem­bre del corrien­te año, con el obje­ti­vo de incor­po­rar un artícu­lo que ase­gu­re “el res­pe­to de las leyes de pro­tec­ción ambien­tal, los recur­sos natu­ra­les y la bio­se­gu­ri­dad”.

Quie­nes des­de el comien­zo repu­dia­mos dicho con­ve­nio, cele­bra­mos el comu­ni­ca­do como expre­sión del triun­fo de la movi­li­za­ción popu­lar que vivi­mos estas sema­nas en nues­tro país, en opo­si­ción a la ins­ta­la­ción de las mega­fac­to­rías por­ci­nas. Sin embar­go, cree­mos de suma impor­tan­cia des­ta­car que dicha comu­ni­ca­ción for­ma par­te de una estra­te­gia mayor que, des­de el comien­zo, ha bus­ca­do de modo deli­be­ra­do blin­dar al pro­yec­to en la más abso­lu­ta oscu­ri­dad. Vemos con preo­cu­pa­ción cómo des­de Can­ci­lle­ría se avan­za con total fal­ta de trans­pa­ren­cia y una cons­tan­te mani­pu­la­ción, cuyo obje­ti­vo es con­fun­dir a la opi­nión públi­ca y avan­zar con el con­ve­nio, de espal­das a la socie­dad.

Esto se ha plas­ma­do en una cons­tan­te demos­tra­ción de ansie­dad de los fun­cio­na­rios que quie­ren actuar con una cele­ri­dad con­tra­ria a las accio­nes demo­crá­ti­cas y de par­ti­ci­pa­ción que veni­mos exi­gien­do; en la edi­ción de su úni­co comu­ni­ca­do, en el cual se advier­te que han redu­ci­do el núme­ro de ani­ma­les en rela­ción a la pro­pues­ta ori­gi­nal y agre­ga­do tér­mi­nos como “sus­ten­ta­bi­li­dad” y “tec­no­lo­gía”, sin brin­dar más deta­lle, como si estos sig­ni­fi­ca­ran algo por sí mis­mos; en la fil­tra­ción de infor­ma­ción más pre­ci­sa emi­ti­da a dis­cre­ción entre los perio­dis­tas mili­tan­tes del agro­ne­go­cio; en la nece­si­dad de fir­mar esta sema­na; y aho­ra, en el anun­cio de la pos­ter­ga­ción.

Ante la fal­ta de trans­pa­ren­cia y acce­so a la infor­ma­ción públi­ca, esa mis­ma infor­ma­ción ofi­cial que debie­ra ser públi­ca y trans­pa­ren­te es fil­tra­da a las orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos que resis­ti­mos este pro­yec­to que expre­sa una pers­pec­ti­va neo­li­be­ral, colo­nial y racis­ta. Adjun­ta­mos el tex­to del memo­rán­dum de enten­di­mien­to que esta­ría por fir­mar Can­ci­lle­ría. Solo en inglés, como cuan­do hizo su des­em­bar­co la soja trans­gé­ni­ca en 1996.

Este triun­fo popu­lar nos demues­tra que hay que seguir aten­tos y movi­li­za­dos para que este Con­ve­nio no se fir­me aho­ra, ni en noviem­bre, ni nun­ca. Con más con­vic­ción que nun­ca de que este pro­yec­to es ile­gí­ti­mo, sub­ra­ya un mode­lo de mal­de­sa­rro­llo empo­bre­ce­dor, cruel y con­ta­mi­nan­te, y solo sería posi­ble sin el con­sen­so de la socie­dad.

#Bas­ta­De­Fal­sas­So­lu­cio­nes #NiEn­No­viem­bre­Ni­Nun­ca

Sole­dad Barru­ti, Inti Bono­mo, Rafael Colom­bo, Mar­cos Filar­di, Gui­ller­mo Fol­gue­ra, Maris­te­lla Svam­pa, Enri­que Via­le. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *