Vene­zue­la. Mani­fies­to por la uni­dad y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal

Por Revis­ta La Comu­na. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

Obje­ti­va­men­te, el pro­ce­so boli­va­riano actúa de par­te en la lucha de cla­ses tan­to en Vene­zue­la como en la crea­ción de un eje de resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en su región y en el mun­do.

Su estra­te­gia ha ser­vi­do para el refuer­zo de las fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas en paí­ses como Nica­ra­gua o Cuba, así como para favo­re­cer las rela­cio­nes sur-sur, como esta­mos vien­do con el acuer­do comer­cial con la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán y las alian­zas estra­té­gi­cas con el mun­do mul­ti­po­lar que repre­sen­ta Chi­na o Rusia.

Es por esto que lejos de ser un pro­ce­so ambi­guo y ajeno a la lucha de cla­ses, se ha con­ver­ti­do en una fuer­za pro­ta­go­nis­ta de la resis­ten­cia en el capi­ta­lis­mo actual de cor­te impe­ria­lis­ta.

Pero no sólo. Con el des­gas­te del mode­lo polí­ti­co neo­co­lo­nial de Vene­zue­la a fina­les del siglo XX se pro­du­ce una agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses a nivel interno. Es así como la oli­gar­quía his­tó­ri­ca pasa a un pri­mer plano polí­ti­co y tam­bién como, poco a poco, la cla­se tra­ba­ja­do­ra vene­zo­la­na se unió en torno a la figu­ra del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, para que a tra­vés de una toma real del poder polí­ti­co, lle­var ade­lan­te un pro­ce­so de eman­ci­pa­ción y sobe­ra­nía fun­da­men­ta­les para el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas vene­zo­la­nas y, ade­más, cons­truir su pro­pio camino al socia­lis­mo.

Por tan­to, enten­de­mos, des­de el mar­xis­mo leni­nis­mo el papel pro­gre­sis­ta del pro­ce­so boli­va­riano no debe­ría ser cues­tio­na­do aten­dien­do a estos ele­men­tos estruc­tu­ra­les que lo com­po­nen.

La res­pues­ta agre­si­va de las fuer­zas impe­ria­lis­tas, uni­da a una dere­cha vene­zo­la­na pro­fun­da­men­te reac­cio­na­ria y pro­ta­go­ni­za­da por su pro­pia oli­gar­quía his­tó­ri­ca, ha sido una cons­tan­te en más de vein­te años de pro­ce­so.

Des­de la vio­len­cia direc­ta: gua­rim­bas, inten­tos de gol­pe de esta­do, inten­tos de mag­ni­ci­dio, o más recien­te­men­te la Ope­ra­ción Gedeon, que supo­nía una inva­sión direc­ta. Has­ta otras for­mas de vio­len­cia indi­rec­ta: san­cio­nes, blo­queo, robo de acti­vos, o agre­sio­nes ciber­né­ti­cas. Debe­mos asu­mir que no ha sido, ni es, fácil para este pro­ce­so seguir ade­lan­te con su desa­rro­llo.

Y, no obs­tan­te, pese a estas cir­cuns­tan­cias, hemos vis­to como se ante­po­nía el bien­es­tar del pue­blo vene­zo­lano, su dere­cho a la sobe­ra­nía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca por delan­te a pesar de las con­di­cio­nes atro­ces que le rodea­ban.

Entre los múl­ti­ples con­flic­tos ori­gi­na­dos por esa agre­sión exter­na y la cola­bo­ra­ción inter­na de la oli­gar­quía reac­cio­na­ria, está la situa­ción que se vive des­de 2015 en la cáma­ra repre­sen­ta­ti­va del Esta­do; la Asam­blea Nacio­nal.

Una Asam­blea Nacio­nal en des­aca­to que, ade­más, ha sido uti­li­za­da des­de el exte­rior para crear un gobierno para­le­lo en un show gol­pis­ta sin pre­ce­den­tes.

En diciem­bre de este 2020 están con­vo­ca­das las elec­cio­nes a la Asam­blea Nacio­nal. Unas elec­cio­nes que, según encues­tas, pue­de devol­ver el poder al cha­vis­mo en dicha asam­blea, y que en cual­quier caso ser­vi­rán para tra­tar de recu­pe­rar la esta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal en la mis­ma; para evi­tar que siga sien­do un orga­nis­mo con­tro­la­do por el exte­rior y en des­aca­to interno.

Así, des­de Revis­ta La Comu­na, como medio par­ti­da­rio y com­pro­me­ti­do con la lucha de cla­ses, con­si­de­ra­mos que es nece­sa­ria más que nun­ca, y como siem­pre, la uni­dad de la izquier­da vene­zo­la­na en torno al pro­yec­to del cha­vis­mo. Un pro­yec­to que, pese a la situa­ción, se man­tie­ne en pie con el esfuer­zo de muchos com­pa­ñe­ros y de un gobierno que ha demos­tra­do una gran capa­ci­dad estra­té­gi­ca para aguan­tar en estos tiem­pos difí­ci­les.

Con­si­de­ra­mos que es un error polí­ti­co de pri­mer nivel apo­yar el divi­sio­nis­mo en un con­tex­to como este y una mues­tra de mio­pía polí­ti­ca con con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles.

Así, con­fir­ma­mos nues­tro apo­yo al pro­ce­so boli­va­riano y a su pre­si­den­te, Nico­lás Madu­ro Moros, con­ven­ci­dos de su capa­ci­dad, demos­tra­da estos años, para ase­gu­rar la sobe­ra­nía polí­ti­ca de Vene­zue­la y luchar por la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca que sólo pue­den obte­ner los pue­blos libres.

Fuen­te: Revis­ta La Comu­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *