Nues­tra­mé­ri­ca. Con­flic­to de Alma­gro con la CIDH se remon­ta a 2019

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2020.

El con­flic­to del Secre­ta­rio Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) con la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), vie­ne regis­trán­do­se des­de ini­cios del año 2019, apo­yán­do­se en la figu­ra del Ombuds­per­son de la OEA y su deto­nan­te fue el pasa­do 15 de agos­to, fecha en que se negó a reno­var el man­da­to de cua­tro años de Pau­lo Abrao, con­fir­man diver­sas fuen­tes en Washing­ton DC. con­sul­ta­das por Expe­dien­te Públi­co.

“Alma­gro está uti­li­zan­do todos sus meca­nis­mos para con­tro­lar y fre­nar a la CIDH”, reve­ló una fuen­te cer­ca­na a ambas orga­ni­za­cio­nes.

De acuer­do a infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da a la que tuvo acce­so EP, el con­flic­to ini­ció en febre­ro de 2019, cuan­do Alma­gro sos­tu­vo una reu­nión con un gru­po de cola­bo­ra­do­res de la CIDH, quie­nes pre­sun­ta­men­te for­mu­la­ron plan­tea­mien­tos crí­ti­cos y moles­tias acer­ca de la con­duc­ción de la Secre­ta­ría Gene­ral de la CIDH.

Para res­pon­der y resol­ver esos seña­la­mien­tos, la Secre­ta­ría Gene­ral de la CIDH impul­só una serie de accio­nes y de ini­cia­ti­vas, superán­do­se supues­ta­men­te los mis­mos meses des­pués. No obs­tan­te, lue­go siguie­ron pre­sio­nes finan­cie­ras y admi­nis­tra­ti­vas, a tal pun­to que no se pudo con­tra­tar a más de una doce­na de con­sul­to­res para refor­zar el tra­ba­jo en defen­sa de los dere­chos huma­nos.

¿Lucha por fon­dos?

La fuen­te en la capi­tal esta­dou­ni­den­se sos­tie­ne que Alma­gro ha soca­va­do finan­cie­ra, admi­nis­tra­ti­va y polí­ti­ca­men­te el tra­ba­jo de la CIDH, por ejem­plo, blo­queán­do­les el des­em­bol­so de 1.5 millo­nes de dóla­res del pre­su­pues­to,

En 2017 la Asam­blea Gene­ral apro­bó que se dupli­ca­ran los fon­dos regu­la­res en el tér­mino de tres años tan­to para la Comi­sión como a la Cor­te IDH. En 2018 la CIDH lle­gó a obte­ner 7.5 millo­nes de dóla­res con el pri­mer incre­men­to de 33%, sin incluir fon­dos extra­or­di­na­rios pro­ve­nien­tes de dona­cio­nes.

Según la fuen­te, Alma­gro esta­ría usan­do estos recur­sos para la OEA, que tuvo un recor­te (redu­jo USD2.1 millo­nes en 2019 en rela­ción al año ante­rior y que­dó con un pre­su­pues­to ordi­na­rio de USD82.7 millo­nes, según datos del orga­nis­mo).

¿HAY PAÍSES ALIADOS DE ALMAGRO?

La nega­ti­va de Alma­gro de reno­var el con­tra­to a Abrao, secre­ta­rio eje­cu­ti­vo CIDH, es solo la últi­ma acción que se ha veni­do dan­do en los últi­mos meses para res­tar el pro­ta­go­nis­mo de esta ins­ti­tu­ción. “Alma­gro está bajo la pre­sión de algu­nos Esta­dos que bus­can limi­tar el rol de la CIDH”, sos­tu­vo la fuen­te.

Al res­pec­to, recor­dó que en abril de 2019 Bra­sil, Argen­ti­na, Para­guay, Chi­le y Colom­bia emi­tie­ron una decla­ra­ción con­jun­ta que se hizo públi­ca, con pro­pues­tas de refor­mas que limi­ta­rían el tra­ba­jo del sis­te­ma inter­ame­ri­cano de dere­chos huma­nos.

“Hay un inten­to en mar­cha de limi­tar la auto­no­mía e inde­pen­den­cia de la CIDH”, con­ti­núa. “Hay paí­ses que vie­nen decla­ran­do la inten­ción de abrir un nue­vo pro­ce­so de for­ta­le­ci­mien­to, las reac­cio­nes agre­si­vas que sufri­mos por mirar a todos con la mis­ma regla en las situa­cio­nes de las pro­tes­tas recien­tes en la región”, expli­có.

La Comi­sión ha incre­men­ta­do su pro­ta­go­nis­mo en el hemis­fe­rio como resul­ta­do del Plan Estra­té­gi­co 2017 – 2021 con avan­ces en mate­ria pro­ce­sal, un moni­to­reo inte­gra­do y la crea­ción de equi­pos de apo­yo y acom­pa­ña­mien­to a tra­vés de Gru­pos Inter­dis­ci­pli­na­rios de Exper­tos Inde­pen­dien­tes (GIEI).

El GIEI Nica­ra­gua deter­mi­nó en 2018 que el régi­men de Nica­ra­gua había come­ti­do crí­me­nes de lesa huma­ni­dad duran­te la repre­sión a las pro­tes­tas ciu­da­da­nas.

Las accio­nes de la CIDH en situa­cio­nes gra­ves de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, han des­ata­do acti­tu­des “revi­sio­nis­ta” al papel de la Comi­sión por par­te de los gobier­nos seña­la­dos de vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, insis­tió la fuen­te.

JAQUE MATE

Con res­pec­to a la reno­va­ción del con­tra­to de Abrao, nues­tras fuen­tes indi­ca­ron que duran­te su sesión ordi­na­ria en Méxi­co, cele­bra­da 8 y 9 de enero del pre­sen­te año, la CIDH en pleno deci­dió por una­ni­mi­dad reno­var el man­da­to de Abrao para el perio­do 2020 – 2024, deci­sión que se le comu­ni­có a Alma­gro para “efec­tos nor­ma­ti­vos”.

Trans­cu­rrie­ron sie­te meses y cin­co días antes de ven­cer­se el con­tra­to de Abrao, la CIDH reci­bió un infor­me con­fi­den­cial de la Ombuds­per­son, indi­can­do que hay “un ambien­te gene­ra­li­za­do de vio­la­cio­nes a los dere­chos de las per­so­nas” que tra­ba­jan en esa ins­tan­cia.

Ampa­rán­do­se en ese docu­men­to, Alma­gro infor­mó el pasa­do 15 de agos­to ‑últi­mo día del con­tra­to de Abrao- que se abs­ten­dría de avan­zar en el pro­ce­so de reno­va­ción, esta­llan­do públi­ca­men­te el con­flic­to que ini­ció en 2019.

En un comu­ni­ca­do con fecha del 25 de agos­to, Alma­gro indi­có que “lamen­ta­ble­men­te no se ha podi­do avan­zar en el pro­ce­so de desig­na­ción del Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la CIDH, debi­do a la exis­ten­cia de dece­nas de denun­cias de carác­ter fun­cio­nal”, que han sido pre­sen­ta­das antes los meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les, encar­ga­dos de garan­ti­zar y pro­mo­ver los dere­chos de las y los fun­cio­na­rios de la Orga­ni­za­ción y de pro­ce­sar en este caso las reite­ra­das denun­cias sobre posi­bles vio­la­cio­nes a sus dere­chos.

Por su par­te, la fuen­te con­sul­ta­da por Expe­dien­te Públi­co ase­gu­ra que el rol de la Ombuds­per­son no es vin­cu­lan­te para deci­sio­nes eje­cu­ti­vas, solo tie­ne un papel de asis­ten­cia y com­ple­men­to a los cana­les for­ma­les para resol­ver con­flic­tos inter­nos.

En Washing­ton D.C., un exper­to que pidió ano­ni­ma­to por lo “sen­si­ble” del tema, con­fir­ma que la ver­sión más creí­ble para el accio­nar de la Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA es la dispu­ta polí­ti­ca por el tra­ba­jo de la CIDH en algu­nos paí­ses.

Por el momen­to, la CIDH reite­ra que man­tie­ne en su pues­to a Abrao, pero se des­co­no­ce si la OEA esta­rá dis­pues­ta a solu­cio­nar el pro­ble­ma con un acuer­do, dijo.

A cor­to pla­zo no afec­ta­rá el tra­ba­jo de la CIDH, pero “a mediano pla­zo esto podría sen­tar un pre­ce­den­te nega­ti­vo”, pues indi­ca­ría que los paí­ses miem­bros de la orga­ni­za­ción pue­den inter­ve­nir en mate­ria de dere­chos huma­nos cuan­do los resul­ta­dos no les sean favo­ra­bles, indi­có el exper­to.

Eric Olsen, direc­tor en Polí­ti­ca DC de la Fun­da­ción Inter­na­cio­nal Seattle, decla­ró a Expe­dien­te Públi­co que en esta cri­sis entre ins­ti­tu­cio­nes hay rumo­res y dife­ren­tes lec­tu­ras, por ejem­plo, pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos o Bra­sil, o que la Secre­ta­ría Gene­ral está ope­ran­do a solas, pero inde­pen­dien­te a la vera­ci­dad de estas afir­ma­cio­nes, el pun­to cen­tral en este con­flic­to es “res­guar­dar la inde­pen­den­cia de la CIDH sin vio­len­tar los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res de esa mis­ma Comi­sión”, cuyas que­jas sir­vie­ron de argu­men­to con­tra Abrao.

El caso de Abrao no es el pri­mer cam­bio de per­so­nal polé­mi­co de Alma­gro. A ini­cios de 2018, la sali­da del voce­ro de Misión de Apo­yo con­tra la Corrup­ción e Impu­ni­dad en Hon­du­ras (Mac­cih), Juan Jimé­nez Mayor, se debió a la fal­ta de apo­yo de la Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA que eje­cu­tó cam­bios de per­so­nal que afec­ta­ron el tra­ba­jo de dicho órgano, según una inves­ti­ga­ción de Expe­dien­te Públi­co.

Sin embar­go, la Mac­cih esta­ba supe­di­ta­da a la Secre­ta­ria Gene­ral de la OEA, mien­tras la CIDH es un órgano autó­no­mo, por lo que Alma­gro no debe­ría tener poder sobre ella, con­si­de­ra Olson.

Olson sugie­re que ambas par­tes deben lle­gar a un acuer­do, por un lado, pre­ser­var la inde­pen­den­cia de la CIDH y, por otro, que exis­ta un pro­ce­so para inves­ti­gar las ale­ga­cio­nes que seña­la en su decla­ra­ción, ya que la vie­ron los comi­sio­na­dos habría que pedir otra revi­sión.

La CIDH debe dar la opor­tu­ni­dad a los tra­ba­ja­do­res a tener cana­les trans­pa­ren­tes y abier­tos a sus recla­mos. Sin embar­go, el resul­ta­do de una solu­ción polí­ti­ca a este con­flic­to no debe resul­tar en un debi­li­ta­mien­to de la Comi­sión, con­clu­ye.

CONMOCIÓN EN NICARAGUA

Las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos en Nica­ra­gua se pro­nun­cia­ron a favor de la CIDH, dado el amplio res­pal­do del orga­nis­mo inter­ame­ri­cano a las denun­cias ciu­da­da­nas por abu­sos y vio­la­cio­nes a sus dere­chos fun­da­men­ta­les tras las pro­tes­tas ini­cia­das en abril de 2018.

El Cen­tro Nica­ra­güen­se de Dere­chos Huma­nos (Cenidh) emi­tió un comu­ni­ca­do recha­zan­do “el emba­te a la auto­no­mía e inde­pen­den­cia de la CIDH” y deman­dó rec­ti­fi­car la deci­sión de no recon­tra­tar a Abrao.

“Estas accio­nes afec­tan la auto­no­mía fun­cio­nal y admi­nis­tra­ti­va de la CIDH, pero sobre todo aten­ta con­tra la vigen­cia de los dere­chos huma­nos de las víc­ti­mas en un con­ti­nen­te que hoy está nece­si­ta­do del fun­cio­na­mien­to ade­cua­do de los meca­nis­mos de pro­tec­ción inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos, ante el ata­que a los defen­so­res y orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos de carác­ter nacio­nal, como es el caso espe­cí­fi­co de Nica­ra­gua”, dice el comu­ni­ca­do.

El Colec­ti­vo de Dere­chos Huma­nos Nica­ra­gua Nun­ca + expu­so en las redes socia­les su res­pal­do a la CIDH y deman­dó res­pe­to a su auto­no­mía e inde­pen­den­cia.

Gon­za­lo Carrión, miem­bro del Colec­ti­vo, enfa­ti­zó a los medios de comu­ni­ca­ción que en el caso de Nica­ra­gua des­de abril 2018 la CIDH veri­fi­có in situ los abu­sos del régi­men y las gra­ves vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, tam­bién ha denun­cia­do con infor­mes y visi­bi­li­za­do la repre­sión, la Secre­ta­ría Eje­cu­ti­va está vin­cu­la­da a la situa­ción de dere­chos huma­nos del país.

“La Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA debe­ría estar ocu­pa­da en for­ta­le­cer su accio­nar para que en Nica­ra­gua cese la repre­sión, debe­ría imi­tar la beli­ge­ran­cia de la CIDH para que Nica­ra­gua sea pro­te­gi­da en el sis­te­ma inter­ame­ri­cano y uni­ver­sal, para que el pue­blo de Nica­ra­gua recu­pe­re su liber­tad y se res­pe­ten sus dere­chos huma­nos”.

La Comi­sión Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos (CPDH) remi­tió una car­ta a Alma­gro pidien­do que recon­si­de­re su posi­ción en cuan­to al man­da­to de la Secre­ta­ría Eje­cu­ti­va de la CIDH, pues con­si­de­ra que Abrao “ha dado aper­tu­ra a la socie­dad civil y a las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y ha sido un pilar fun­da­men­tal para visi­bi­li­zar las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos que han ocu­rri­do y siguen ocu­rrien­do en Nica­ra­gua”.

Olson cree que la CIDH man­ten­drá su posi­ción en rela­ción a la cri­sis nica­ra­güen­se cuyos infor­mes fue­ron bien aco­gi­dos por el Con­se­jo Per­ma­nen­te y la Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA.

“No veo por qué cam­bie la visión del secre­ta­rio gene­ral o la Comi­sión sobre Nica­ra­gua, si se lle­ga­ra a nom­brar otro Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo, algo que no estoy afir­man­do, pero segu­ra­men­te segui­ría ese tra­ba­jo y la orga­ni­za­ción con­ti­nua­rá jugan­do un papel posi­ti­vo velan­do por los dere­chos huma­nos y com­ba­te a la impu­ni­dad en Nica­ra­gua”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *