Esta­dos Uni­dos. Los incen­dios de Cali­for­nia, el cam­bio cli­má­ti­co y los pre­sos bom­be­ros

Por Barry Shep­pard, Resu­men Lati­nao­me­ri­cano, 30 de agos­to de 2020.

El 24 de agos­to, unas 120.000 per­so­nas habían hui­do de sus hoga­res, y 1,2 millo­nes de hec­tá­reas habían sido arra­sa­das por las lla­mas, una super­fi­cie supe­rior a la del esta­do de Rho­de Island. Dos de esos incen­dios son el segun­do y el ter­ce­ro más gran­des en la his­to­ria de Cali­for­nia, y siguen expan­dién­do­se. El más gran­de ocu­rrió en 2018.

Los incen­dios tie­nen lugar duran­te la pan­de­mia, aumen­ta­do así las difi­cul­ta­des para las per­so­nas eva­cua­das de sus domi­ci­lios, ya que los refu­gios tie­nen que cum­plir con las nor­mas de dis­tan­cia­ción, lo que sig­ni­fi­ca que esas ins­ta­la­cio­nes ya no pue­den reci­bir a muchas más per­so­nas. Más de 1.200 casas y otras estruc­tu­ras fue­ron des­trui­das.

Una de las reser­vas natu­ra­les más anti­guas de seco­yas gigan­tes de Cali­for­nia, algu­nas de las cua­les tie­nen más de 2000 años de anti­güe­dad, resul­tó que­ma­da. Algu­nos pue­den sal­var­se gra­cias a una cor­te­za resis­ten­te al fue­go, lo que expli­ca por qué han sobre­vi­vi­do a muchos incen­dios, pero muchos otros, no. Las copas de muchos de estos árbo­les, con sus ramas y agu­jas ver­des, ya han sido que­ma­das y tar­da­rán años en vol­ver a cre­cer.

Los incen­dios con­ti­núan hacien­do estra­gos. Ha habi­do 700 incen­dios, algo más de vein­te son enor­mes y los bom­be­ros siguen com­ba­tién­do­los.

Estos incen­dios se ori­gi­na­ron en el sec­tor de la bahía del gran San Fran­cis­co, que abar­ca una zona que va des­de la ciu­dad al nor­te, al este y al sur.

El humo espe­so, que crea con­di­cio­nes insa­lu­bres, se exten­dió por toda la región y afec­tó a 8 millo­nes de per­so­nas.

Estos incen­dios en el área de la bahía (Bay Area) fue­ron pro­vo­ca­dos por una espan­to­sa des­car­ga de rayos de apro­xi­ma­da­men­te 1.200 impac­tos en una noche. Fue­ron rayos «secos». Los rayos se pro­du­cen duran­te las tor­men­tas eléc­tri­cas. El «relám­pa­go seco» se pro­du­ce cuan­do el aire está lo sufi­cien­te­men­te calien­te como para eva­po­rar la mayor par­te o toda la llu­via que acom­pa­ña la tor­men­ta, antes de que ésta lle­gue al sue­lo, como fue el caso. Por lo tan­to, los rayos des­ata­ron los incen­dios sin que la llu­via hubie­ra podi­do amor­ti­guar­los.

A su vez, los relám­pa­gos fue­ron cau­sa­dos por los res­tos de una tor­men­ta tro­pi­cal que se des­pla­zó des­de Méxi­co hacia el nor­te y has­ta el Océano Pací­fi­co, lue­go se diri­gió hacia el cen­tro de Cali­for­nia y con­ti­nuó hacia el nor­te, encon­trán­do­se con la ola de calor.

Cali­for­nia tie­ne dos esta­cio­nes, una húme­da, a fina­les del oto­ño y duran­te el invierno, y otra seca, des­de fina­les de la pri­ma­ve­ra has­ta el oto­ño. La vege­ta­ción cre­ce duran­te la tem­po­ra­da de llu­vias y lue­go se seca, lo que favo­re­ce los incen­dios.

Duran­te la esta­ción seca, en los últi­mos años, ha habi­do dos tipos de tem­po­ra­das de incen­dios. La pri­me­ra, de junio a sep­tiem­bre, se debe a una com­bi­na­ción de tiem­po más cáli­do y más seco. Estos incen­dios tien­den a pro­du­cir­se tie­rra aden­tro, en bos­ques situa­dos a mayor altu­ra. Eso es lo que esta­mos vivien­do aho­ra.

La segun­da, que se extien­de de octu­bre a abril, e inclu­so duran­te la tem­po­ra­da de llu­vias, es pro­vo­ca­da por vien­tos del oes­te fuer­tes y cáli­dos pro­ce­den­tes de los desier­tos del este de Cali­for­nia, que cru­zan las mon­ta­ñas para lle­gar al esta­do. Ese tipo de incen­dios tien­den a pro­pa­gar­se tres veces más rápi­do que los pri­me­ros y se pro­du­cen más cer­ca de las zonas urba­nas. Eso es lo que pue­de ocu­rrir­nos.

Si bien los incen­dios fores­ta­les tie­nen lugar duran­te los meses secos, el cam­bio cli­má­ti­co ha aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la can­ti­dad y la inten­si­dad de los mis­mos, como se lo hemos vis­to cla­ra­men­te duran­te la últi­ma déca­da. Una prue­ba del efec­to del calen­ta­mien­to glo­bal es que en esta déca­da se han pro­du­ci­do 10 de los mayo­res incen­dios fores­ta­les en el esta­do de Cali­for­nia des­de 1932, la fecha en la que empe­za­ron a ser regis­tra­dos.

El Dr. Park Williams, del Obser­va­to­rio de la Tie­rra de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia, seña­ló en el New York Times del 22 de agos­to: «Detrás de todo esto, tene­mos aho­ra tem­pe­ra­tu­ras que son de dos a tres gra­dos Fah­renheit más ele­va­das de lo que hubie­ran sido sin el calen­ta­mien­to glo­bal». Es lo que ha dado lugar a con­di­cio­nes más secas en la últi­ma déca­da.

Para deter­mi­nar los víncu­los entre un incen­dio y el cam­bio cli­má­ti­co es nece­sa­rio un cier­to tiem­po, y los aná­li­sis de una cien­cia que evo­lu­cio­na están estu­dian­do ese pro­ce­so. Pero los efec­tos de los gases de efec­to inver­na­de­ro pro­du­ci­dos por el hom­bre pro­vo­can gran par­te de lo que ocu­rre en la atmós­fe­ra, inclui­da la ten­den­cia del cam­bio cli­má­ti­co a hacer que los luga­res secos se vuel­van cada vez más secos con el paso del tiem­po. Los esta­dos del Oes­te, inclu­yen­do a Cali­for­nia, verán segu­ra­men­te cre­cer la can­ti­dad de incen­dios, jun­to a un aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra.

Como con­se­cuen­cia de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad del capi­ta­lis­mo, inclu­so en los Esta­dos Uni­dos, el sis­te­ma de salud ha sido redu­ci­do has­ta el pun­to de no con­tar con reser­vas para hacer fren­te a la pan­de­mia cuan­do que esta­mos vivien­do, auna situa­ción simi­lar a la del sis­te­ma de lucha con­tra los incen­dios en muchos esta­dos, inclui­do Cali­for­nia, que se encuen­tra exte­nua­do.

El redu­ci­do núme­ro de bom­be­ros se había vis­to incre­men­ta­do gra­cias a los pre­sos bom­be­ros «entre­na­dos para ello» en las pri­sio­nes.

Una de las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia y los incen­dios ha sido que, al haber­se con­ver­ti­do las pri­sio­nes en epi­cen­tros del virus, algu­nos pre­sos que han cum­pli­do menos de cin­co años de su sen­ten­cia han podi­do vol­ver a sus casas. Un gran núme­ro de pri­sio­ne­ros entre­na­dos en la lucha con­tra el fue­go pro­vie­nen de ese gru­po, lo que ha teni­do como efec­to el de redu­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te esa reser­va de bom­be­ros.

Cali­for­nia le pidió a otros esta­dos, e inclu­so a Aus­tra­lia, que le envíen bom­be­ros para ali­viar esta cri­sis, que segu­ra­men­te empeo­ra­rá en los pró­xi­mos meses.

Dado el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de encar­ce­la­mien­to masi­vo, ori­gen del New Jim Crow (leyes para obs­ta­cu­li­zar los dere­chos de los afro­ame­ri­ca­nos, NdR) que afec­ta a la pobla­ción negra opri­mi­da y a otros pue­blos de color, no es sor­pren­den­te que los pre­sos bom­be­ros quie­ran salir de la cár­cel. Los mis­mos son uti­li­za­dos a menu­do para los tra­ba­jos más peli­gro­sos y difí­ci­les, como el des­bro­ce de zonas des­ti­na­das a con­te­ner los incen­dios.

EEUU incendios-presos II

Les «pagan» un dólar por hora. La deci­mo­ter­ce­ra enmien­da de la Cons­ti­tu­ción, adop­ta­da des­pués de la Gue­rra Civil, prohi­bió la escla­vi­tud ‑excep­to para los pri­sio­ne­ros. Este dis­po­si­ti­vo se uti­li­zó en el mar­co del sis­te­ma Jim Crow, ilus­tra­do por las cono­ci­dos gru­pos de pre­sos enca­de­na­dos que tenían que rea­li­zar dife­ren­tes tareas. Pero ese mis­mo sis­te­ma sigue sien­do uti­li­za­do para sub­con­tra­tar la mano de obra de los pri­sio­ne­ros escla­vos a empre­sa­rios median­te el pago de una tasa, lo que ayu­da a finan­ciar el sis­te­ma de encar­ce­la­mien­to masi­vo.

En cuan­to a los pre­sos bom­be­ros de Cali­for­nia, el esta­do no les paga a las pri­sio­nes, sino que uti­li­za a esos bom­be­ros para redu­cir los pues­tos de bom­be­ros habi­tua­les, una mane­ra de dis­mi­nuir los gas­tos. Es obvio que los bom­be­ros regu­la­res luchan para obte­ner un mayor núme­ro de bom­be­ros con­tra­ta­dos.

Pero a los bom­be­ros de la pri­sión les gus­ta su tra­ba­jo. Un recien­te artícu­lo del New York Times infor­mó: «Algu­nos cali­for­nia­nos, inclui­dos ex pre­sos bom­be­ros, dicen que el pro­gra­ma les dio un sen­ti­do a sus vidas, al brin­dar a los pri­sio­ne­ros la opor­tu­ni­dad de pro­bar­se a sí mis­mos y la satis­fac­ción de ayu­dar a los demás”. «Me dio una direc­ción y un sen­ti­do del cora­je», dijo Fran­cis López, que pasó un año como bom­be­ro pre­so. «Hay gen­te que te da la mano, hay gran­des car­te­les que dicen ‘gra­cias a los pre­sos por com­ba­tir nues­tros incen­dios, por sal­var nues­tros hoga­res’, pue­des ver eso y pien­sas qué bueno, pue­do hacer el bien. Pue­do ser una per­so­na res­pe­ta­da»… Su úni­ca que­ja: los reclu­sos debe­rían poder acce­der a un tra­ba­jo de bom­be­ro una vez libe­ra­dos». Los depar­ta­men­tos de bom­be­ros son bas­tan­te rea­cios a con­tra­tar a per­so­nas con ante­ce­den­tes pena­les.

El sis­te­ma de encar­ce­la­mien­to masi­vo y de tra­ba­jos for­za­dos debe­rá ser des­man­te­la­do (si es que no se ha hecho antes), pero esta expe­rien­cia tam­bién indi­ca lo que podría hacer un “Esta­do obre­ro” (wor­kers sta­te) otor­gan­do un ver­da­de­ro empleo, social­men­te útil y remu­ne­ra­do, a los delin­cuen­tes como par­te de la tran­si­ción hacia la abo­li­ción total de las pri­sio­nes en una socie­dad socia­lis­ta.

Vol­vien­do al cam­bio cli­má­ti­co, otra cosa que está ocu­rrien­do aho­ra mis­mo al otro extre­mo del país es un fenó­meno poco fre­cuen­te: dos hura­ca­nes que se están for­man­do simul­tá­nea­men­te en el Gol­fo de Méxi­co y que avan­zan hacia los Esta­dos Uni­dos, lo que con­fir­ma­ría las pre­dic­cio­nes de los exper­tos sobre una inten­si­fi­ca­ción de la tem­po­ra­da de hura­ca­nes de este año. El calen­ta­mien­to glo­bal tie­ne dos con­se­cuen­cias: Calien­ta el Océano Atlán­ti­co, el Cari­be y el Gol­fo de Méxi­co, un hecho que da más ener­gía a los hura­ca­nes y aumen­ta la can­ti­dad de agua pre­sen­te en la atmós­fe­ra y por lo tan­to, las pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Esto tie­ne pro­ba­ble­men­te algo que ver con la tor­men­ta tro­pi­cal que se for­mó en el Gol­fo, que atra­ve­só Méxi­co por el Pací­fi­co, que se des­pla­zó hacia el nor­te para con­ver­tir­se lue­go en la tor­men­ta de «relám­pa­gos secos» que pro­vo­có los incen­dios actua­les.

Fuen­te: Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *