Colom­bia. Las tor­tu­ras docu­men­ta­das con­tra exgue­rri­lle­ros de las FARC

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2020.

La Cor­po­ra­ción Soli­da­ri­dad Jurí­di­ca pre­sen­tó infor­me a la Comi­sión de la Ver­dad. La JEP ya lo tie­ne.

Cuan­do se ideó el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio, como for­ma de “huma­ni­zar” la gue­rra, el men­sa­je de fon­do era que no todo vale en las con­fron­ta­cio­nes, que aún entre las par­tes en con­flic­to hay unos míni­mos huma­ni­ta­rios que deben res­pe­tar­se. Esos míni­mos fue­ron vio­la­dos por todos los acto­res del con­flic­to colom­biano.

Así como las Farc los cru­za­ron en sus accio­nes, y come­tie­ron crí­me­nes de gue­rra, tam­bién lo hicie­ron miem­bros de la Fuer­za Públi­ca en con­tra de sus con­trin­can­tes. Así lo sos­tie­ne el infor­me ‘Vio­len­cia con­tra­in­sur­gen­te’, de la Cor­po­ra­ción Soli­da­ri­dad Jurí­di­ca, en el que reco­gen hechos de tor­tu­ra que sufrie­ron exgue­rri­lle­ros en manos de agen­tes del Esta­do, y que fue pre­sen­ta­do este miér­co­les a la Comi­sión de la Ver­dad.

El infor­me reco­ge y des­cri­be 17 casos, con 17 víc­ti­mas, de hechos que con­si­de­ra crí­me­nes inter­na­cio­na­les.

Uno de ellos cuen­ta cómo un gue­rri­lle­ro que fue cap­tu­ra­do por la Poli­cía en 1995, en un muni­ci­pio de Cun­di­na­mar­ca fue tor­tu­ra­do para que die­ra infor­ma­ción de la orga­ni­za­ción. En un sitio cono­ci­do como ‘La Palo­me­ra’, en la sede de la Dijín en Bogo­tá, “lo des­nu­da­ron, lo ama­rra­ron boca aba­jo, lo envol­vie­ron en una toa­lla y empe­za­ron a gol­pear­lo” como un saco de boxeo, cuen­ta el infor­me. “Pos­te­rior­men­te le incrus­ta­ron agu­jas en la cabe­za”, aña­de.

Mien­tras le hacían esto, le exi­gían reve­lar los pla­nes del fren­te 22 de las Farc, cale­tas de dine­ro y el para­de­ro de jefes de la gue­rri­lla. “Seña­la que los poli­cías le mani­fes­ta­ban que toda­vía no habían hecho el regis­tro de su cap­tu­ra, por lo cual lo podían matar”, rese­ña el docu­men­to.

Otro de los casos ocu­rrió el 23 de octu­bre de 2005, tam­bién en zona rural de Cun­di­na­mar­ca. La denun­cia seña­la que, en una embos­ca­da, la Dijín ata­có a varios gue­rri­lle­ros. Uno de ellos sobre­vi­vió, heri­do, y huyó has­ta la casa de su pare­ja, quien es la que cuen­ta la his­to­ria.

Ella rela­ta que cer­ca de 10 miem­bros de ese cuer­po de inves­ti­ga­ción entra­ron a su casa, “lo cogie­ron como si fue­ra ani­mal, lo sacan y la reac­ción mía fue decir­le, oiga, ese mucha­cho está des­ar­ma­do, no tie­ne nada, la reac­ción de ellos fue enca­ño­nar­lo” (sic).

En la casa esta­ba la hija de la mujer, a quien saca­ron de allí. Dice que, a pesar de que su com­pa­ñe­ro esta­ba heri­do, lo saca­ron de la casa para gol­pear­lo, mien­tras a ella la man­te­nían enca­ño­na­da. “Yo sé que cuan­do a él le pega­ron el rafa­ga­zo, él esta­ba ya muer­to, por­que la can­ti­dad de gol­pes que reci­bió con esas botas pun­ta de ace­ro, yo creo que él ya esta­ba reven­ta­do”, cuen­ta la mujer.

Dice que a su hija la inte­rro­ga­ron por más de cua­ren­ta minu­tos en un cul­ti­vo de toma­tes cer­cano, y lue­go se la lle­va­ron a ella a inte­rro­gar­la. Le pre­gun­ta­ron si sabía quién era él y por qué lo había auxi­lia­do si era un gue­rri­lle­ro. “Ella res­pon­de que actuó de esa mane­ra por huma­ni­dad, que si hubie­se sido alguno de ellos tam­bién lo hubie­se hecho de la mis­ma mane­ra”, rela­ta el infor­me.

Aun­que las deja­ron ir, por­que la niña mani­fes­tó que no cono­cía al hom­bre –su padre – , la mujer dice que se lle­va­ron el dine­ro y los docu­men­tos de iden­ti­dad que tenía. Varios de los hechos retra­ta­dos darían cuen­ta de uti­li­za­ción ilí­ci­ta de meno­res de edad para pre­sio­nar a los gue­rri­lle­ros.

Otro de los casos que reco­ge el infor­me ocu­rrió el 8 de agos­to de 2001 en Corin­to, Cau­ca. Rela­ta que un hom­bre fue cap­tu­ra­do por la Poli­cía con su hijo, menor de edad, a quien retu­vie­ron tres días en un cala­bo­zo e inte­rro­ga­ron para que con­ta­ra todo lo que sabía de su madre, quien era inte­gran­te de la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra.

“A raíz de esta coac­ción al menor, la entre­vis­ta­da acu­de a la alcal­día y la cap­tu­ra la Poli­cía”, seña­la el infor­me. Lue­go de cap­tu­rar­la, lle­ga­ron miem­bros del Ejér­ci­to. Ella dice que estos inten­ta­ban ata­car­la a tra­vés de la cel­da y que logra­ron gol­pear­la con un fusil.

“Mani­fies­ta que los miem­bros del Ejér­ci­to esta­ban ofen­di­dos por­que ellos tra­ba­ja­ban con las auto­de­fen­sas, ade­más que tenían una ambi­ción por los gue­rri­lle­ros, pues­to que en la zona paga­ban qui­nien­tos mil pesos por un gue­rri­lle­ro y sete­cien­tos mil por un mili­ciano”, seña­la la ficha de este caso.

Pasó cin­co días en el cala­bo­zo, en los que fue inte­rro­ga­da sin pre­sen­cia de nin­gún abo­ga­do. “Dice que pusie­ron en fren­te una mesa con una gran can­ti­dad de armas que ella des­co­no­cía y jamás había usa­do. Ella refie­re que no fue cap­tu­ra­da con armas, pero que les esta­ban atri­bu­yen­do la pose­sión de fusi­les, pis­to­las y gra­na­das”, agre­ga el infor­me.

Los ‘patro­nes’ detrás de las his­to­rias

En su ter­cer capí­tu­lo, el infor­me pre­sen­ta los patro­nes de macro­cri­mi­na­li­dad detrás de los 17 hechos. Allí seña­lan que el Esta­do colom­biano “con­so­li­dó una estra­te­gia anti­sub­ver­si­va sote­rra­da que se cen­tró en la lógi­ca de la eli­mi­na­ción del “enemi­go interno” por medio de la com­bi­na­ción del sis­te­ma penal y la Fuer­za Públi­ca que ope­ra­ba de dis­tin­tas for­mas, pero con el mis­mo fin”.

El infor­me sos­tie­ne que el Esta­do usó meca­nis­mos “lega­les y extra­le­ga­les” para per­se­guir al “enemi­go interno”, indis­tin­ta­men­te a miem­bros de gru­pos sub­ver­si­vos y a per­so­nas de la pobla­ción civil seña­la­das de sim­pa­ti­zar con estos, por lo menos entre ini­cios de los años 90.

Los tra­tos o penas crue­les e inhu­ma­nas deri­va­ron en el des­co­no­ci­mien­to de dere­chos al debi­do pro­ce­so, a la defen­sa y a la con­tra­dic­ción, entre otros, en los pro­ce­sos pena­les, seña­lan tam­bién. En gene­ral, denun­cian que no fue­ron casos alea­to­rios ni ais­la­dos, sino que res­pon­die­ron a una polí­ti­ca por par­te del Esta­do, y que los 17 casos que pre­sen­tan son repre­sen­ta­ti­vos de estos patro­nes.

Los rea­li­za­do­res del infor­me dije­ron a la Comi­sión de la Ver­dad que estos casos son repre­sen­ta­ti­vos por estar en la cate­go­ría más alta de prohi­bi­ción en el dere­cho inter­na­cio­nal y por­que pre­sen­tan los hechos que sufrie­ron excom­ba­tien­tes al momen­to de ser cap­tu­ra­dos o duran­te su pri­va­ción de la liber­tad, seña­lan­do que los Con­ve­nios de Gine­bra esta­ble­cen la obli­ga­ción de pro­te­ger a quien depo­ne las armas, bien sea por cap­tu­ra o en otros con­tex­tos.

Entre los patro­nes des­cri­tos está la tor­tu­ra y otros tra­tos o penas crue­les y degra­dan­tes al momen­to de la cap­tu­ra como méto­do para obte­ner infor­ma­ción con fines mili­ta­res o como méto­do de cas­ti­go o ven­gan­za. Se repi­te la “sus­trac­ción de la víc­ti­ma del ampa­ro de la ley, de sus fami­lia­res o de orga­nis­mos de dere­chos huma­nos”, dice.

Tam­bién se repi­te el ofre­ci­mien­to de bene­fi­cios, como dar­le dine­ro a sus fami­lias a cam­bio de infor­ma­ción sobre cale­tas, coman­dan­tes, etc. Igual­men­te los inte­rro­ga­to­rios vio­len­tos, sin garan­tías judi­cia­les.

Dicen que si estos no fun­cio­na­ban, los agen­tes esta­ta­les recu­rrían a “reper­to­rios de tor­tu­ra” como la asfi­xia con una bol­sa con deter­gen­te, el “escor­pión” en el que se les esti­ra­ban las extre­mi­da­des de for­ma que los talo­nes que­da­ran en la nuca de la per­so­na, cho­ques eléc­tri­cos, que­ma­du­ras y has­ta extrac­cio­nes de par­tes del cuer­po como las uñas o el pelo.

A los cap­tu­ra­dos heri­dos en com­ba­te, seña­la que con fre­cuen­cia los tras­la­da­ban en hama­cas que deja­ban caer inten­cio­nal­men­te para some­ter a los gue­rri­lle­ros. En gene­ral, plan­tean un patrón de “ven­gan­za” con­tra los inte­gran­tes de las Farc por los hechos en los que esta gue­rri­lla actuó con­tra agen­tes del Esta­do. Asi­mis­mo, seña­la entre los res­pon­sa­bles a la Poli­cía, la Sijín, la Dijín, el Ejér­ci­to, el Inpec, y a enti­da­des des­apa­re­ci­das como el DAS y el F2.

Por estos hechos, la cor­po­ra­ción dice que el Esta­do tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad patri­mo­nial extra­con­trac­tual, en tér­mi­nos de posi­ción de garan­te y por cade­na de man­do.

Este mis­mo infor­me fue pre­sen­ta­do a la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz (JEP) en julio pasa­do.

Foto: Elia­na Apon­te

Fuen­te: El Tiem­po

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *