Bra­sil. La obse­sión de Bol­so­na­ro con el espio­na­je

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2020.

Es natu­ral, en Bra­sil y en cual­quier país, que lue­go de asu­mir el man­do de la nación el pre­si­den­te elec­to se decep­cio­ne con los ‚lími­tes que le impo­nen las leyes y la reali­dad. Lo común es que cuan­do apa­re­cen sor­pre­sas des­agra­da­bles para el man­da­ta­rio, éste bus­ca hacer los cam­bios nece­sa­rios para adap­tar­se a la nue­va cir­cums­tan­cia, nego­cian­do con el Con­gre­so.

Eso es lo que sue­le ocu­rrir cuan­do se tra­ta de un pre­si­den­te nor­mal y míni­ma­men­te equi­li­bra­do. El ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro (foto) ya había espar­ci­do, des­de sus tres déca­das como dipu­tado, evi­den­cias con­cre­tas de que nor­mal para él era lo peor y más abyec­to que exis­te en el Con­gre­so, y que de equi­li­bra­do no tenía ni señal.

En lugar de demos­trar sor­pre­sa fren­te a las decep­cio­nes, la reac­ción de Bol­so­na­ro fue una explo­sión cla­rí­si­ma de furia y odio, ade­más de inten­tar supe­rar­las a cómo fue­se.

La más hon­da e irre­me­dia­ble de todas has­ta aho­ra fue des­cu­brir que, al con­tra­rio de lo que espe­ra­ba, la legis­la­ción no le per­mi­te a Bol­so­na­ro ejer­cer el con­trol direc­to y abso­lu­to de las accio­nes de inte­li­gen­cia y con­trol de infor­ma­ción.

Admi­ra­dor con­fe­so y defen­sor acé­rri­mo de la dic­ta­du­ra que sofo­có al país entre 1964 y 1985, espe­ra­ba tener en manos y a sus órde­nes el sis­te­ma de moni­to­reo de los enemi­gos (la per­so­na­li­dad de Bol­so­na­ro le impi­de admi­tir la exis­ten­cia de opo­si­to­res y adver­sa­rios: los que no comul­gan estric­ta­men­te con su visión del mun­do son “enemi­gos” y lis­to).

El ultra­de­re­chis­ta lle­gó al col­mo de admi­tir públi­ca­men­te que reci­bía “infor­mes con­fi­den­cia­les y con­fia­bles” de agen­tes de la poli­cía, tan­to la civil como la mili­tar, de Río de Janei­ro.

Se tra­ta de algo abso­lu­ta­men­te ile­gal, pero para el apren­diz de geno­ci­da eso de ser legal o no es un deta­lle que en deter­mi­na­das oca­sio­nes no debe ser toma­do en cuen­ta.

Bol­so­na­ro supo que no podría ejer­cer con­trol direc­to y total sobre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del país en la eta­pa de tran­si­ción, a fines de 2018. Pese al males­tar en el equi­po del pre­si­den­te elec­to, la opción del jefe fue espe­rar asu­mir y enton­ces deci­dir qué hacer.

La suge­ren­cia de su hijo Car­los, con­ce­jal en la ciu­dad de Río de Janei­ro de influen­cia direc­ta sobre el padre, fue crear “una ABIN para­le­la”, en refe­ren­cia a la sigla de la Agen­cia Bra­si­le­ña de Inte­li­gen­cia.

Al papá pre­si­den­te la idea le encan­tó. Pero fue fir­me e inme­dia­ta­men­te “des­acon­se­ja­do” por los mili­ta­res de los cua­les se rodeó.

Enton­ces tra­tó de asu­mir el con­trol de la Poli­cía Fede­ral, que fun­cio­na en Bra­sil como una espe­cie de FBI tro­pi­cal, nom­bran­do direc­tor gene­ral a alguien de su con­fian­za per­so­nal: un comi­sa­rio ami­go de sus hijos, dos de los cua­les están impu­tados en la Jus­ti­cia por des­vío de recur­sos públi­cos.

Fue otra vez “des­acon­se­ja­do”, esta vez por alguien con menos peso que los gene­ra­les que lo rodean: el enton­ces minis­tro de Jus­ti­cia, Ser­gio Moro, el ex juez que mani­pu­ló bur­da e inmo­ral­men­te el jui­cio del ex pre­si­den­te Lula da Sil­va, man­dán­do­lo a la cár­cel en base a “con­vic­cio­nes”, sin prue­ba algu­na, impi­dién­do­le de dispu­tar las pre­si­den­cia­les y ayu­dan­do Bol­so­na­ro a hacer­se ele­gir.

Resul­ta­do del emba­te: Moro renun­ció de for­ma estre­pi­to­sa, Bol­so­na­ro nom­bró al ami­go de los hijos y el nom­bra­mien­to fue anu­la­do por deci­sión del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral.

Esa secuen­cia de pre­sio­nes y con­tra pre­sio­nes fue cono­ci­da en Bra­sil. Lo que no se cono­cía has­ta aho­ra es que des­de media­dos del año pasa­do, toda­vía con Moro como minis­tro, Bol­so­na­ro creó nue­vos ser­vi­cios de con­trol y espio­na­je a nom­bre, cla­ro, de la “segu­ri­dad nacio­nal”.

Moro no los imple­men­tó: la tarea le tocó al suce­sor, André Men­do­nça (el mis­mo que al asu­mir se refi­rió a Bol­so­na­ro como «mi pro­fe­ta”).

El tema está bajo inves­ti­ga­ción en el Con­gre­so y fue obje­to de una medi­da drás­ti­ca – otra más – de la cor­te supre­ma con­tra ini­cia­ti­vas de Bol­so­na­ro: le prohi­bió al minis­te­rio de Jus­ti­cia armar infor­mes sobre adver­sa­rios y crí­ti­cos del gobierno. Cla­ro que, tra­tán­do­se del actual gobierno, es muy posi­ble que los efec­tos de la prohi­bi­ción sean esca­sos.

Aho­ra, el pre­si­den­te lan­zó una nue­va medi­da: la ABIN fue refor­mu­la­da. Más que aná­li­sis de infor­ma­ción, sus fun­cio­na­rios tie­nen como nue­va tarea jus­ta­men­te bus­car infor­ma­ción.

En los pri­me­ros die­cio­cho meses de Bol­so­na­ro los gas­tos por viá­ti­cos y pasa­jes de agen­tes de la ABIN cre­cie­ron un 550 por cien­to (más de cin­co veces) con res­pec­to al mis­mo perio­do de la frus­tra­da pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff.

Por ley, la ABIN no pue­de ser ope­ra­cio­nal: su fun­ción es ana­li­zar infor­ma­cio­nes colec­ta­das por otros sec­to­res del gobierno. Pero bueno, vale repe­tir: para el ultra­de­re­chis­ta, nin­gu­na ley será freno para sus obse­sio­nes. Y las tie­ne de sobra.

Espiar a sus crí­ti­cos y opo­si­to­res para lue­go ame­na­zar­los es solo una de ellas.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *