Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Ata­ques auto­ri­ta­rios a la CIDH por par­te de Luis Alma­gro, son un gol­pe al cora­zón de las víc­ti­mas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

Ante la deci­sión del Secre­ta­rio Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Alma­gro, de no avan­zar en el pro­ce­so de reno­va­ción del man­da­to de su Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo, Pau­lo Abrão, ele­gi­do en 2016; la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) ha expre­sa­do su recha­zo ante lo que con­si­de­ran un gol­pe a la auto­no­mía de una ins­ti­tu­ción que duran­te más de 60 años ha pro­mo­vi­do la vee­du­ría y la defen­sa de los dere­chos huma­nos en la región.

Aun­que la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na deci­dió por una­ni­mi­dad reno­var el man­da­to a su Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo para el perio­do 2020 – 2024 en enero de 2020, el pasa­do 15 de agos­to el Secre­ta­rio Gene­ral de la OEA comu­ni­có a la CIDH, sin con­sul­ta pre­via, su deter­mi­na­ción uni­la­te­ral de abs­te­ner­se “de avan­zar en el pro­ce­so de nom­bra­mien­to del Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo”, hecho que a los ojos de la Comi­sión «cons­ti­tu­ye un fran­co des­co­no­ci­mien­to de su inde­pen­den­cia y auto­no­mía».

La vice­pre­si­den­te de la Comi­sión, Anto­nia Urre­jo­la resal­ta que no se tra­ta de una cues­tión de repu­tación ni de defen­der en par­ti­cu­lar a Pau­lo Abrão, sino que es un deba­te que va mucho más allá y que defi­ne la inde­pen­den­cia y auto­no­mía de la CIDH.

Expli­ca ade­más que el rol del secre­ta­rio eje­cu­ti­vo, es trans­ver­sal para el tra­ba­jo de los sie­te comi­sio­na­dos que cons­ti­tu­yen la orga­ni­za­ción y que no tie­nen su sede en Washing­ton sino que tra­ba­ja cada uno des­de su país por lo que resul­ta el fun­cio­na­rio de mayor con­fian­za debi­do a que par­ti­ci­pa en las reunio­nes, deba­tes y da ins­truc­cio­nes pre­ci­sas a los demás inte­gran­tes de la Comi­sión en el con­ti­nen­te.

A su vez, Javier Galin­do, coor­di­na­dor de liti­gio inter­na­cio­nal de la Comi­sión Colom­bia­na de Juris­tas recal­ca que Luis Alma­gro debe con­sul­tar este tipo de deci­sio­nes con los comi­sio­na­dos e infor­mar los moti­vos de su deci­sión, pro­ce­di­mien­to que no se ha rea­li­za­do por lo que esta­ría vicia­do.

«Aun­que el secre­ta­rio gene­ral desig­na al secre­ta­rio eje­cu­ti­vo, no se tra­ta de la desig­na­ción, se tra­ta de reno­var su man­da­to», pro­ce­so que se reali­zó en enero de 2020 y que duran­te ese lap­so no reci­bió cues­tio­na­mien­to alguno por par­te del Secre­ta­rio Gene­ral.

La inde­pen­de­cia de la CIDH ante pos­tu­ras polí­ti­cas y finan­cie­ras

Aun­que Urre­jo­la seña­la que no tie­ne argu­men­tos para cono­cer las razo­nes que moti­van a Alma­gro, en el con­tex­to en el que se encuen­tra el con­ti­nen­te supo­ne que se tra­ta de una deci­sión polí­ti­ca y no admi­nis­tra­ti­va y la inje­ren­cia que pue­den tener algu­nos Esta­dos, que no siem­pre han expre­sa­do estar satis­fe­chos con la labor de la Comi­sión.

Un ejem­plo de ello fue la car­ta fir­ma­da en 2019 por cin­co paí­ses inclui­dos Argen­ti­na, Colom­bia, Para­guay, Bra­sil y Chi­le quie­nes se diri­gie­ron a la Secre­ta­ría Eje­cu­ti­va de la CIDH para hacer cues­tio­na­mien­tos sobre sus facul­ta­des y des­ta­can­do su auto­no­mía como nacio­nes por enci­ma de la de la Comi­sión.

Suma­do a esta situa­ción polí­ti­ca, la vice­pre­si­den­te de la Comi­sión aler­ta cómo se vie­ne ponien­do en duda el cum­pli­mien­to del Acuer­do de Can­cún fir­ma­do en 2018 en rela­ción con la dupli­ca­ción del pre­su­pues­to apro­ba­do por la Asam­blea Gene­ral de la OEA y que de no ser cum­pli­do debi­li­ta­ría la inci­den­cia de sus fun­cio­nes «ponien­do en duda la inde­pen­den­cia de la Comi­sión pues los Esta­dos pue­den usar el tema finan­cie­ro» para cas­ti­gar o apor­tar a la CIDH.

La CIDH es más nece­sa­ria que nun­ca en Colom­bia y el con­ti­nen­te

Para Gina Rome­ro, direc­to­ra eje­cu­ti­va de la Red Lati­no­ame­ri­ca­na y del Cari­be para la Demo­cra­cia, lo que vie­ne suce­dien­do al inte­rior de la ins­ti­tu­ción, mina la cre­di­bi­li­dad y con­fian­za del sis­te­ma, «no se habla de la defen­sa de una per­so­na sino de la soli­dez y la capa­ci­dad de una ins­ti­tu­ción para hacer cum­plir su regla­men­to interno» sin dejar de lado, su capa­ci­dad de ser cohe­ren­te con sus pro­pios prin­ci­pios.

La comi­sio­na­da Urre­jo­la agre­ga que en para­le­lo a esta situa­ción se encuen­tra la con­tin­gen­cia del Covid-19, pan­de­mia que ha gene­ra­do una mayor cri­sis de DD.HH. en el con­ti­nen­te y que ha sig­ni­fi­ca­do un esfuer­zo adi­cio­nal para la CIDH, exi­gien­do el cum­pli­men­to de polí­ti­cas públi­cas, par­ti­ci­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes en dere­chos a la salud y trans­pa­ren­cia de infor­ma­ción, cri­sis que pre­pa­ra al con­ti­nen­te para un resur­gir de la movi­li­za­ción social ante la ausen­cia de garan­tías para la ciu­da­da­nía.

«Es un momen­to muy sen­si­ble para la gen­te en el actual con­tex­to y en la post-pan­de­mia vamos a ver mayo­res mani­fes­ta­cio­nes y un mayor uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za (…) nos va poner en una situa­ción de ten­sión con los Esta­dos, si ya está­ba­mos en una mayor efer­ves­cen­cia social lo que vie­ne va a ser peor».

Ante ese esce­na­rio, Gina Rome­ro, resal­tó la impor­tan­cia de ins­ti­tu­cio­nes como la CIDH que velan por la pro­tec­ción de los dere­chos de la pobla­ción ante accio­nes del gobierno que no serán reco­no­ci­das o ana­li­za­das por los man­da­ta­rios de for­ma dife­ren­te.

En medio del con­tex­to colom­biano, Bay­ron Gón­go­ra, direc­tor de la Cor­po­ra­ción Jurí­di­ca Liber­tad seña­la lo deli­ca­do que resul­ta ates­ti­guar cómo el Gobierno ha lle­va­do a sus ex fun­cio­na­rios a diri­gir los orga­nis­mos de con­trol e inves­ti­ga­ción como la Fis­ca­lía y la Pro­cu­ra­du­ría y lo peli­gro­so que resul­ta para la divi­sión de pode­res y don­de más se requie­re una vee­du­ría.

«No pode­mos per­der el foco de que en Colom­bia está la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz y la CIDH le ha hecho un segui­mien­to, ade­más de las agre­sio­nes con­tra líde­res y excom­ba­tien­tes a las que tam­bién se ha hecho segui­do».

Sobre la cri­sis huma­ni­ta­ria que vive el país, la comi­sio­na­da Urre­jo­la expre­só su preo­cu­pa­ción y la de la Comi­sión, que per­ma­ne­ce al tan­to de los nume­ro­sos ata­ques con­tra defen­so­res, las masa­cres y las denun­cias de vio­len­cias sexua­les por par­te del Ejer­ci­to en regio­nes don­de «vemos que el vacío del Esta­do en pan­de­mia se ha agu­di­za­do».

Las víc­ti­mas las ver­da­de­ras afec­ta­das

Galin­do resal­ta las múl­ti­ples peti­cio­nes y casos que reci­be año tras año la CIDH que no han sido resuel­tas por la fal­ta de per­so­nal y que aho­ra, mien­tras se pro­lon­gue esta dis­yun­ti­va se verán más retra­sa­das y por tan­to tar­da­rán más en ser lle­va­das a la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na, que ha mani­fes­ta­do tener capa­ci­dad de reci­bir más casos de los que están reci­bien­do.

«Muchas de las víc­ti­mas cla­man que estos pro­ce­sos se ace­le­ren pero entre una eta­pa y la otra pasan años en que se que­dan estan­ca­dos», expli­ca el abo­ga­do quien resal­ta cómo no exis­ti­rá cele­ri­dad en los pro­ce­sos ante esta even­tua­li­dad.

Por su par­te, el direc­tor de la Cor­po­ra­ción Jurí­di­ca Liber­tad exal­ta el rol de el sis­te­ma inter­ame­ri­cano como «una espe­ran­za para los pue­blos que no encuen­tran en los sis­te­mas judi­cia­les inter­nos la posi­bi­li­dad de obte­ner jus­ti­cia», toman­do como ejem­plo los casos de pobla­cio­nes del Cho­có que aho­ra repre­sen­tan y que en 1997 fue­ron víc­ti­mas de agre­sio­nes por par­te del Ejér­ci­to y gru­pos para­mi­li­ta­res que actua­ban en con­jun­to «es impre­sio­nan­te cómo las ins­ti­tu­cio­nes colom­bia­nas no hicie­ron abso­lu­ta­men­te nada, ni la Fis­ca­lía, ni la Pro­cu­ra­du­ría, nadie escu­chó la voz de las víc­ti­mas pidien­do pro­tec­ción».

El exper­to en liti­gio en inter­na­cio­nal com­ple­men­ta la idea, afir­man­do que la espe­ran­za de las víc­ti­mas es mayor en el sis­te­ma inter­ame­ri­cano pues ya no con­fían en las ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les, inclu­so si el pro­ce­so pue­de tar­dar años, acu­den a esta ins­tan­cia en la bús­que­da de ver­dad y de una reso­lu­ción real. «Cuan­do una víc­ti­ma acu­de a un ter­ce­ro y se da a la pelea de hacer un pro­ce­so es por­que está para­da en la idea de que va a reci­bir jus­ti­cia y esa espe­ran­za no exis­ti­ría sino hubie­ra unos ter­ce­ros que aco­gen la defen­sa de su caso», con­clu­ye Gina Rome­ro

Fuen­te: Con­ta­gio Radio



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *