Gua­te­ma­la: El uso de la pan­de­mia para garan­ti­zar los intere­ses del gran capi­tal

Por Gior­gio Truc­chi. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

Gua­te­ma­la es actual­men­te el país de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be con más per­so­nas falle­ci­das por la pan­de­mia de Covid-19 (más de 2,600) y con una tasa de leta­li­dad supe­rior al 3.8%, una de las más altas en la región. Tam­bién es el ter­cer país con más casos de coro­na­vi­rus (casi 70.000).

El pri­mer caso en Gua­te­ma­la se regis­tró ofi­cial­men­te el 13 de mar­zo. El 17 de mar­zo se decre­tó esta­do de cala­mi­dad públi­ca a nivel nacio­nal para la con­ten­ción de la pan­de­mia, con sus­pen­sión de garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les y toques de que­da. La medi­da fue pro­rro­ga­da cin­co veces.

Tam­bién se decre­tó esta­do de sitio en varios muni­ci­pios del país, deci­sión que con­lle­vó una cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de los terri­to­rios y la deten­ción de más de 50 per­so­nas, inclu­so auto­ri­da­des indí­ge­nas y perio­dis­tas.

Orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, como la Uni­dad de Pro­tec­ción a Defen­so­ras y Defen­so­res de Dere­chos Huma­nos Gua­te­ma­la (Ude­fe­gua), denun­cia­ron la fal­ta de acce­so a datos y fuen­tes de infor­ma­ción sobre la pan­de­mia, así como la poca cre­di­bi­li­dad de las cifras brin­da­das por las auto­ri­da­des de salud.

Cri­sis sani­ta­ria y corrup­ción

“Esta­mos ante la pre­sen­cia de datos muy sub­es­ti­ma­dos. Los hos­pi­ta­les están colap­sa­dos, el sis­te­ma de salud está cada vez más dete­rio­ra­do y las auto­ri­da­des sani­ta­rias, pese a con­tar con el pre­su­pues­to más alto de su his­to­ria, no logran hacer­le fren­te a la pan­de­mia”, dijo Jor­ge San­tos, coor­di­na­dor gene­ral de Ude­fe­gua.

En efec­to, las tasas de eje­cu­ción del mul­ti­mi­llo­na­rio pre­su­pues­to son bají­si­mas, algo que le ha cos­ta­do el pues­to al titu­lar de salud, Hugo Mon­roy. Tam­bién fue­ron cesa­dos los vice­mi­nis­tros téc­ni­co y admi­nis­tra­ti­vo por irre­gu­la­ri­da­des en la adqui­si­ción de medi­ca­men­tos y mate­rial sani­ta­rio

A ini­cios del mes de agos­to, por ejem­plo, la eje­cu­ción en el rubro de adqui­si­ción de ven­ti­la­do­res, prue­bas y equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal era de ape­nas un 4%, la del bono fami­lia (unos 125 dóla­res) y el fon­do de pro­tec­ción al empleo no lle­ga­ba al 40%, y los des­em­bol­sos para el pro­gra­ma de remo­de­la­ción e infra­es­truc­tu­ra de hos­pi­ta­les y cen­tros de salud alcan­za­ban ape­nas el 16%.

Lo mis­mo ocu­rría con los fon­dos para hos­pi­ta­les tem­po­ra­les, cuya eje­cu­ción no lle­ga­ba al 15%.

Con­sin­tien­do al gran capi­tal

A pesar de la situa­ción, las auto­ri­da­des gua­te­mal­te­cas han comen­za­do a reac­ti­var las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y a per­mi­tir la movi­li­za­ción en casi todo el país.

“La impre­sión es que toda esta estra­te­gia fue diri­gi­da a garan­ti­zar los pri­vi­le­gios a la oli­gar­quía gua­te­mal­te­ca. Ha sido una polí­ti­ca cri­mi­nal de ‘sál­ve­se quien pue­da’, en el mar­co del auto­ri­ta­ris­mo, el retro­ce­so demo­crá­ti­co y del aumen­to pro­gre­si­vo de las agre­sio­nes con­tra defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos”, advir­tió San­tos.

Como ejem­plo, el coor­di­na­dor de Ude­fe­gua seña­ló tres muni­ci­pios de Iza­bal y dos de Alta Vera­paz, don­de se man­tie­ne el esta­do de pre­ven­ción. El gobierno argu­men­tó que la medi­da obe­de­ce a la pre­sen­cia de per­so­nas y gru­pos arma­dos que lle­van a cabo actos de vio­len­cia. Sin embar­go, para Jor­ge San­tos el ver­da­de­ro obje­ti­vo es garan­ti­zar los intere­ses de com­pa­ñías mine­ras y cor­po­ra­cio­nes agro­in­dus­tria­les de la zona.

“La mili­ta­ri­za­ción ha sig­ni­fi­ca­do des­alo­jos vio­len­tos, cap­tu­ras, agre­sio­nes, abu­sos sexua­les con­tra las muje­res. Lo que se ha esta­do imple­men­tan­do son esque­mas de con­trol social y repre­sión, en pro­ce­sos cada vez más difí­ci­les para la audi­to­ría social y la obser­va­ción en mate­ria de dere­chos huma­nos.

El gobierno del pre­si­den­te Giam­mat­tei ha uti­li­za­do de mane­ra per­ver­sa la pan­de­mia y la poca movi­li­dad que tie­ne la pobla­ción para sos­te­ner los intere­ses de los gran­des capi­ta­les. Todo esto a cos­ta de la liber­tad, la segu­ri­dad y la vida de las comu­ni­da­des que, en vez de ser aten­di­das, son agre­di­das y sus dere­chos son vio­la­dos”, aña­dió San­tos.

De acuer­do con el más recien­te infor­me de Glo­bal Wit­ness (des­car­gue aquí la ver­sión en espa­ñol), Gua­te­ma­la se man­tie­ne entre los paí­ses con la mayor can­ti­dad abso­lu­ta de per­so­nas defen­so­ras de la tie­rra y los bie­nes comu­nes ase­si­na­das el año pasa­do (13).

Pac­to de corrup­tos

El deno­mi­na­do ‘pac­to de corrup­tos’, que reúne a los ocho gru­pos oli­gár­qui­cos que con­tro­lan la eco­no­mía, la polí­ti­ca y la jus­ti­cia en el país, es par­te de la estra­te­gia de agre­sión con­tra quie­nes exi­gen un cam­bio pro­fun­do en Gua­te­ma­la.

“Son ellos que dise­ña­ron y están finan­cian­do la estra­te­gia de ata­ques con­tra la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos. Quie­ren secues­trar el Esta­do y tomar con­trol de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para garan­ti­zar sus intere­ses y el sos­te­ni­mien­to de un mode­lo eco­nó­mi­co que con­cen­tra rique­za, explo­ta la fuer­za de tra­ba­jo y los bie­nes comu­nes, expo­lia terri­to­rios.

Los nue­vos ata­ques de estos días con­tra el Pro­cu­ra­dor de dere­chos huma­nos, el Fis­cal espe­cial con­tra la impu­ni­dad y con­tra jue­ces y jue­zas del sis­te­ma de mayor ries­go, son par­te de esta estra­te­gia de agre­sión con­tra fun­cio­na­rios que, bajo el mar­co de la hones­ti­dad y la defen­sa del esta­do de dere­cho, han sos­te­ni­do la lucha ini­cia­da por la socie­dad civil y la Cicig”, mani­fes­tó Jor­ge San­tos.

Para el coor­di­na­dor de Ude­fe­gua, el pre­si­den­te Giam­mat­tei ha veni­do pro­fun­di­zan­do el esque­ma de agre­sión en con­tra de la débil cons­truc­ción demo­crá­ti­ca en Gua­te­ma­la.

Más agre­sio­nes

Entre enero y junio de este año, Ude­fe­gua con­ta­bi­li­zó 677 agre­sio­nes con­tra defen­so­res y defen­so­ras per­te­ne­cien­tes a unas 70 orga­ni­za­cio­nes y comu­ni­da­des. Febre­ro, junio y mayo fue­ron los meses más vio­len­tos con 180, 152 y 126 agre­sio­nes res­pec­ti­va­men­te. En tan sólo seis meses hay un aumen­to del 73% res­pec­to al total de agre­sio­nes de 2019 (494). Tam­bién se regis­tra­ron 13 ase­si­na­tos entre enero y media­dos de agos­to.

“Hubo ata­ques a la liber­tad de expre­sión, des­alo­jos extra­ju­di­cia­les vio­len­tos, muchos casos de cri­mi­na­li­za­ción, varios ase­si­na­tos y la des­apa­ri­ción de un diri­gen­te comu­ni­ta­rio. Es decir, mien­tras la pobla­ción sufría los impac­tos de la pan­de­mia, el gobierno y la oli­gar­quía arre­me­tían vio­len­ta­men­te con­tra la opo­si­ción polí­ti­ca y las per­so­nas defen­so­ras de los dere­chos huma­nos.

Prác­ti­ca­men­te el com­por­ta­mien­to de agre­sio­nes y vio­len­cia con­tra las y los defen­so­res tie­ne el mis­mo rit­mo de cre­ci­mien­to expo­nen­cial que la pan­de­mia. De tener el mis­mo com­por­ta­mien­to duran­te los pró­xi­mos seis meses, el 2020 se con­ver­ti­ría en el año de mayor nivel de vio­len­cia con­tra defen­so­res y defen­so­ras en Gua­te­ma­la”, con­clu­yó.

Fuen­te: LINyM /​/​Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *