Eus­kal Herria. Refle­xión sobre terri­to­rios dis­tan­tes y agre­sio­nes seme­jan­tes

Por Jesús Valen­cia, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 agos­to 2020.

Arau­ca­nía y Eus­kalHe­rria, dos terri­to­rios dis­tan­tes en los que hun­den sus pro­fun­das raí­ces dos pue­blos ori­gi­na­rios. Ni las cor­di­lle­ras que se inter­po­nen en ambos casos, ni las for­za­das fron­te­ras que sepa­ran a ambas colec­ti­vi­da­des han con­se­gui­do que­brar su iden­ti­dad uni­ta­ria. Sus com­ple­jas his­to­rias, aun­que dife­ren­tes, pre­sen­tan bas­tan­tes ras­gos seme­jan­tes.

Duran­te los últi­mos meses, la socie­dad de Wall­ma­pu está sopor­tan­do fuer­tes ten­sio­nes y duras repre­sio­nes. El epi­cen­tro de esta tor­men­ta, una vez más, es la huel­ga de ham­bre que man­tie­ne casi una trein­te­na de pre­sos polí­ti­cos. Pero ¿aca­so estos exis­ten? Es cos­tum­bre de los Esta­dos colo­ni­za­do­res negar seme­jan­te cali­fi­ca­ti­vo a los patrio­tas que se les enfren­tan y a los que retie­nen encar­ce­la­dos tras haber­los cap­tu­ra­do. Des­de el inten­den­te de Temu­co has­ta el Pre­si­den­te Piñe­ra, se des­ga­ñi­tan advir­tien­do al mun­do que en Chi­le no hay pre­sos “polí­ti­cos”. Tena­ci­dad dig­na de mejor cau­sa. El Esta­do espa­ñol, que nun­ca se pri­va de tener vas­cos entre rejas, tam­po­co les ha reco­no­ci­do jamás su con­di­ción de “pre­sos polí­ti­cos”.

Lo que las pala­bras afir­man, la reali­dad lo des­mien­te. La balan­za de la jus­ti­cia, en ambos Esta­dos. está des­equi­li­bra­da y rezu­ma racis­mo con­tra quie­nes se enfren­tan a un sis­te­ma colo­nial: “Lucha­mos –pro­cla­man los pre­sos polí­ti­cos de Temu­co- por la Jus­ti­cia, por nues­tros Pue­blos y por la Huma­ni­dad”. La ten­den­cio­sa jus­ti­cia que los man­tie­ne encar­ce­ladls, es dis­cri­mi­na­to­ria: mag­ná­ni­ma con poli­cías abu­si­vos, con vio­la­do­res rein­ci­den­tes, con defrau­da­do­res reco­no­ci­dos y aquí, ade­más, con un Rey corrup­to. Si se tra­ta de mili­tan­tes cohe­ren­tes, apli­ca con­tra ellos todo el rigor de su ley ¡Cuán­tas enci­clo­pe­dias pudié­ra­mos escri­bir los vas­cos sobre la par­cia­li­za­da jus­ti­cia espa­ño­la! La actual pan­de­mia ha pro­vo­ca­do en Wal­ma­pu una nue­va dis­cri­mi­na­ción y, como con­se­cuen­cia, la recien­te huel­ga de ham­bre. Negó a los pre­sos polí­ti­cos mapu­ches el tra­ta­mien­to car­ce­la­rio que les debe por ley (Con­ve­nio 169 de la OIT). ¿Cuál ha sido el tra­ta­mien­to del Esta­do espa­ñol con los pre­sos polí­ti­cos vas­cos? Idén­ti­co.

La agre­si­vi­dad del Gobierno chi­leno se ha vuel­to a foca­li­zar en las cár­ce­les por­que estas, allá y acá, son uno de los expo­nen­tes más ilus­tra­ti­vos del con­flic­to glo­bal: la obse­sión esta­tal por asi­mi­lar a un pue­blo que sigue con­ser­van­do su orgu­llo iden­ti­ta­rio y que se con­si­de­ra nación sobe­ra­na. Abrie­ron la veta los con­quis­ta­do­res espa­ño­les y la siguió con pare­ci­do rigor el Esta­do chi­leno. Unos y otros ocu­pa­ron las tie­rras de Wal­ma­pu, ase­si­na­ron a sus líde­res, arra­sa­ron sus creen­cias, impu­sie­ron otra cul­tu­ra aje­na e ins­ta­la­ron en Temu­co su admi­nis­tra­ción colo­nial. Ni mapu­ches ni vas­cos olvi­da­mos los muchos atro­pe­llos que sopor­ta­mos des­de que se for­ma­li­za­ron las res­pec­ti­vas con­quis­tas

El Esta­do chi­leno apli­ca en Wall­ma­pu los habi­tua­les méto­dos de todo gobierno impe­ria­lis­ta. Cap­ta­ción, median­te pre­ben­das, de luga­re­ños sumi­sos. Mili­ta­ris­mo median­te cuer­pos de poli­cía espe­cia­li­za­dos en repri­mir la resis­ten­cia; como Coman­dos Jun­gla se cono­cen allá, como Bel­tzak o GAR, acá. Apli­ca­ción de legis­la­cio­nes anti­te­rro­ris­tas redac­ta­das ad hoc; con tufo pino­che­tis­ta allá y fran­quis­ta acá. Uti­li­za­ción abu­si­va de la pri­sión pre­ven­ti­va denun­cia­da reite­ra­da­men­te por orga­nis­mos de Dere­chos Huma­nos. Ensa­ña­mien­to con las abo­ga­das que defien­de a los mili­tan­tes encar­ce­la­dos. Des­le­gi­ti­ma­ción de la resis­ten­cia popu­lar recu­rrien­do a orga­ni­za­cio­nes pre­ten­di­da­men­te paci­fis­tas; el Ges­to por la paz ue tan­to com­ba­tió a la disi­den­cia vas­ca se cono­ce en Wal­ma­pu como Agru­pa­ción Paz y Recon­ci­lia­ción en la Arau­ca­nía. Mesas de dia­lo­go en las que el Esta­do, como con­di­ción pre­via, recha­za el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción que recla­man ambos pue­blo ori­gi­na­rios. 

La reali­dad con­fir­ma que nin­gu­na de estas medi­das ha resuel­to el pro­ble­ma sus­tan­cial. Una situa­ción ‑siem­pre cris­pa­da- se agu­di­za con fre­cuen­cia dan­do lugar a nue­vas cri­sis; la actual cede­rá el paso dan­do lugar a la siguien­te. Los esta­dos chi­leno y espa­ñol segui­rán recu­rrien­do a mala­ba­ris­mos para liqui­dar el con­flic­to sin afron­tar la cau­sa que lo gene­ra. La sober­bia capi­ta­lis­ta haría bien en escu­char al Par­la­men­to de las Auto­ri­da­des Ances­tra­les Mapu­ches; sabi­du­ría ava­la­da por lar­gos siglos de expe­rien­cia: “El esta­do chi­leno (se podría apli­car al espa­ñol y al fran­cés) para pro­te­ger a gran­des empre­sas tras­na­cio­na­les nos pro­vo­ca, dis­cri­mi­na y fal­ta al res­pe­to como nación mapu­che. Si quie­re la paz, que nos devuel­va nues­tro terri­to­rio”

Jesús Valen­cia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *