Cul­tu­ra. La pan­de­mia narra­da a tra­vés de la len­te de una cáma­ra

Por Móni­ca López Ocón, Resu­me Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

Foto: Pri­mer pre­mio. Cré­di­to: Solan­ge Ave­na.

El con­cur­so foto­grá­fi­co y de video orga­ni­za­do por la Fun­da­ción Bun­ge y Born bajo el lema Imá­ge­nes en tiem­pos de pan­de­mia, des­ti­na­do a jóve­nes artis­tas de 18 a 35 años, ya tie­ne sus gana­do­res. Un diá­lo­go con los tres pre­mia­dos en foto­gra­fía: Solan­ge Ave­na, Kevin Vai­ner y Leo­nar­do Moro.

El últi­mo día del mes de julio de este año cerró el con­cur­so foto­grá­fi­co y de videos que, bajo la con­sig­na Imá­ge­nes en tiem­pos de pan­de­mia. orga­ni­zó la Fun­da­ción Bun­ge y Born. El cer­ta­men de alcan­ce fede­ral con­vo­có a par­ti­ci­par a jóve­nes artis­tas que tuvie­ran entre 18 y 35 años. El obje­ti­vo del con­cur­so fue, según lo decla­ran sus orga­ni­za­do­res. “Visi­bi­li­zar, des­de una mira­da artís­ti­ca, la ver­ti­gi­no­sa trans­for­ma­ción en los hábi­tos a par­tir del encie­rro, y apo­yar al sec­tor cul­tu­ral de todo el país en el con­tex­to de la pan­de­mia.”

El jura­do de foto­gra­fía estu­vo inte­gra­do por Juan Trav­nik, Flo­ren­cia Bat­tit­ti y Gabriel Valan­si. El de video, por Jor­ge La Fer­la, Sil­via Rivas y Andrés Dene­gri.

En el rubro foto­gra­fía el pri­mer pre­mio fue para Solan­ge Ave­na por Sin pan y con tra­ba­jo no pago. El segun­do fue para Kevin Vai­ner por Trans­for­ma­re. El ter­ce­ro, para Leo­nar­do Moro por Fami­lia en esca­la­da.

Tiem­po Argen­tino dia­lo­gó con los gana­do­res en foto­gra­fía.

Solan­ge Ave­na pre­sen­tó un intere­san­te tra­ba­jo que recrea a tra­vés de la foto­gra­fía el emble­má­ti­co cua­dro Sin pan y sin tra­ba­jo de Ernes­to de la Cár­co­va. Cuan­do se le pre­gun­ta por el ori­gen de esta deci­sión, con­tes­ta: “La idea sur­gió cuan­do en el comien­zo de la cua­ren­te­na el Museo de Bellas Artes publi­có en su Ins­ta­gram la obra Sin pan y sin tra­ba­jo (1894), de Ernes­to de la Cár­co­va, obra cla­ve de la repre­sen­ta­ción de los con­flic­tos socia­les urba­nos. Me sen­tí inter­pe­la­da y guar­dé la ima­gen, pen­sé que esa obra era muy ati­na­da para el gra­do de incer­ti­dum­bre del con­fi­na­mien­to, sobre todo por­que fue a pocos días del pri­me­ro de mayo, Día del Tra­ba­ja­dor. Es cier­to que por cada cri­sis social que hubo en el país, exis­te una recrea­ción de esa obra y ¡son muchí­si­mas! Pero algo me inco­mo­da­ba, nece­si­ta­ba ver una nue­va ima­gen y me atre­ví a rein­ter­pre­tar­la, pen­san­do que en la actua­li­dad los dos suje­tos, feme­nino y mas­cu­lino, que repre­sen­tan lo pri­va­do y lo públi­co, lo pasi­vo y lo acti­vo se enmar­ca­ban en una con­cep­ción vetus­ta en lo que res­pec­ta a los roles de géne­ro. En simul­ta­neo venía refle­xio­nan­do mi pro­duc­ción visual de mane­ra con­jun­ta con mis com­pa­ñe­ras de LATFEM (medio de comu­ni­ca­ción femi­nis­ta en el cual par­ti­ci­po) que son las que me incen­ti­va­ron a par­ti­ci­par del con­cur­so.”

A dife­ren­cia de lo que suce­de en el cua­dro men­cio­na­do, en su foto­gra­fía no hay un hom­bre y una mujer, sino dos muje­res y la que está sen­ta­da sos­tie­ne no un niño, sino un gato. “Sos­ten­go a mi com­pa­ñe­ra feli­na Car­me­la como repre­sen­ta­ción de los cui­da­dos (no ten­go hijes), expli­ca Solan­ge. Las dos muje­res soy yo mis­ma. Una miran­do hacia aden­tro, un aden­tro ínti­mo y refle­xi­vo; la otra mira hacia afue­ra, un afue­ra de incer­ti­dum­bre y ten­sión, pero como dice el video dl 3j que hicie­ron cole­gas “no esta­mos ais­la­dos. Esta­mos aler­ta”. Me pare­ció fun­da­men­tal ofre­cer una revi­sión más allá de la dico­to­mía mujer/​hogar, hombre/​trabajo y gene­rar una espe­cie de híbri­do entre Sin pan y sin tra­ba­jo de de la Cár­co­va y la fra­se “Eso que lla­man amor es tra­ba­jo no pago” de Sil­via Fede­ri­ci.

...
(Foto: 2do pre­mio. Cré­di­to: Kevin Vai­ner)

Por su par­te, Kevin Vai­ner mues­tra en Trans­for­ma­re una esce­na calle­je­ra que tie­ne cier­to cli­ma pare­ci­do a las pin­tu­ra de Edward Hop­per. Un gru­po de gen­te miran­do su celu­lar y con bar­bi­jos sugie­re una sole­dad indi­vi­dual impe­ne­tra­ble.

“La foto –expli­ca- es el resul­ta­do de un tra­ba­jo de com­po­si­ción pla­ni­fi­ca­do, uti­li­zan­do la téc­ni­ca artís­ti­ca deno­mi­na­da «colla­ge», que con­sis­te en la cons­truc­ción de obras median­te la aglo­me­ra­ción o con­jun­ción de pie­zas o recor­tes de dis­tin­to ori­gen. Trans­for­ma­re en este caso fue rea­li­za­da a tra­vés de varias foto­gra­fías que fue­ron toma­das en dos loca­cio­nes y días dife­ren­tes. La pri­me­ra foto fue toma­da en la bar­be­ría y la segun­da, en una calle que reu­nía las con­di­cio­nes para poder hacer­la. Cada uno de los ele­men­tos inclui­dos fue­ron pen­sa­dos espe­cial­men­te con el obje­ti­vo de expre­sar y refle­jar, median­te un acto coti­diano, la sen­sa­ción y la viven­cia de estar atra­ve­san­do esta pan­de­mia. Los bar­bi­jos, que se han con­ver­ti­do en uno de los ele­men­tos indis­pen­sa­bles y deman­da­dos, refuer­zan el con­cep­to del indi­vi­dua­lis­mo pero a la vez refle­jan una nece­si­dad colec­ti­va de pre­cau­cio­nes que se deben tomar. Los celu­la­res, por otro lado, son el ele­men­to carac­te­rís­ti­co de una pan­de­mia en tiem­pos moder­nos. Se podrían enten­der como herra­mien­tas nece­sa­rias pero que a la vez se han con­ver­ti­do en la vía de comu­ni­ca­ción más popu­lar, des­pla­zan­do inclu­so al diá­lo­go per­so­nal y abrien­do paso a la sole­dad. Final­men­te, todos los ele­men­tos com­bi­na­dos en la foto refuer­zan el con­cep­to de la mis­ma, la nece­si­dad de trans­for­mar­se, adap­tar­se o morir.

Moro se hizo acree­dor del ter­cer pre­mio con una foto­gra­fía en blan­co y negro que, por su tra­ta­mien­to, pare­ce toma­da hace muchos años. En ella apa­re­ce una fami­lia tipo. Sus inte­gran­tes, que están en un momen­to de des­can­so en la tarea de esca­lar una mon­ta­ña, tie­nen cas­cos y bar­bi­jos y dan la impre­sión de estar huyen­do de algo que bien podría ser una gue­rra. La ima­gen tie­ne la impron­ta de esas foto­gra­fías anti­guas con­ser­van casi todas las fami­lias y que se redes­cu­bren cada vez que se abre la caja de los recuer­dos. Ese efec­to de vejez, por supues­to, no es una casua­li­dad, sino que obe­de­ce al minu­cio­so tra­ba­jo del fotó­gra­fo. 

...
(Foto: 3er pre­mio. Cré­di­to: Leo­nar­do Moro)

“El blan­co y negro –expli­ca Moro- es pro­pio de la téc­ni­ca que uti­li­zo. Las fotos están hechas en colo­dion húme­do, un pro­ce­so de los prin­ci­pios de la foto­gra­fia y que es el que actual­men­te uti­li­zo para hacer mis fotos y con el que reco­rro el país (o reco­rría) como los anti­guos fotó­gra­fos. Las fotos son rea­li­za­das en pla­cas de vidrio que yo mis­mo pre­pa­ro quí­mi­ca­men­te. Por eso el par­ti­cu­lar efec­to. Me gus­ta este pro­ce­so, ya que acen­túa las expre­sio­nes, las mira­das, tan impor­tan­tes en estos momen­tos en que tene­mos cubier­ta la boca. El blan­co y negro es como vol­ver a lo esen­cial, a que el men­sa­je lo den los per­so­na­jes y sus fac­cio­nes, sin per­der la aten­ción por este u otro color. Ade­más, esta téc­ni­ca me remi­te a ese momen­to úni­co en que las fami­lias se reu­nían para tomar­se una foto que que­da­ría en la his­to­ria.

Res­pec­to de los cas­cos y bar­bi­jos que usa la fami­lia, con­tes­ta: “Hay que estar pre­pa­ra­do para todo. Los bar­bi­jos creo que son el ele­men­to que no pue­de fal­tar si es que que­re­mos refle­jar o hablar de actua­li­dad… Toda­vía me sigue pare­cien­do fuer­te y has­ta surrea­lis­ta ver en la calle a la gen­te con bar­bi­jo. Por ahí me salu­dan y no los reco­noz­co has­ta que se des­ta­pan la boca. Vivo en un pue­blo y veo a los pai­sa­nos, cua­si gau­chos, mon­tan­do el caba­llo con el bar­bi­jo pues­to. Es un sím­bo­lo que remi­te un poco a un esce­na­rio «apo­ca­líp­ti­co». ¿Has­ta cuán­do lo usa­re­mos? Sien­to que estos sím­bo­los se van suman­do a la coti­dia­ni­dad y lue­go lle­gan a pasar des­aper­ci­bi­dos. Miro muchas fotos de actua­li­dad y gen­te pre­pa­ra­da como para una bata­lla. Los inte­gran­tes de la fami­lia que se ve en mi foto qui­zá vivi­rán esa sen­sa­ción cada vez que suben a la mon­ta­ña y no saben si van a vol­ver. Pero para ellos es nor­mal, es la vida que eli­gie­ron y no creo que pien­sen en eso, pero dicen que es mejor pre­ve­nir que curar.”

Para el pri­mer pre­mio la recom­pen­sa era de $200.000; para el segun­do de 150.000 y para el ter­ce­ro de “100.000. Se otor­ga­ron, ade­más, cua­tro men­cio­nes de honor de $50.000, y un pro­gra­ma de cua­tro cla­ses de men­to­ría brin­da­do por un exper­to nacio­nal, tam­bién para cada cate­go­ría. Hubo, ade­más, se dis­tin­guió a tres foto­gra­fías co men­cio­nes sim­bó­li­cas. 

Se pre­sen­ta­ron más de 600 tra­ba­jos de las 24 juris­dic­cio­nes del país.

Fuen­tes: https://www.tiempoar.com.ar/nota/ganadores-de-concurso-fotografico-b-y‑b, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *