Chi­le o una loca polí­ti­ca

Por MANUEL CABIESES DONOSO, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 agos­to 2020.

Si resul­ta difí­cil enten­der­nos entre noso­tros, aún más com­pli­ca­do es expli­car la polí­ti­ca chi­le­na al lec­tor extran­je­ro.

Haga­mos un inten­to y vea­mos.

El 25 de octu­bre se hará un ple­bis­ci­to en que más de 14 millo­nes de ciu­da­da­nos ten­drán dere­cho a deci­dir si se redac­ta una nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca, o con­ti­nua­mos con las pil­tra­fas auto­ri­ta­rias de la de 1980. Será la pri­me­ra vez que la Cons­ti­tu­ción será ela­bo­ra­da por repre­sen­tan­tes del pue­blo. Nues­tras diez Cons­ti­tu­cio­nes fue­ron escri­tas por escu­de­ros de los gobier­nos de turno.

La aspi­ra­ción de una Cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca ‑para orien­tar leyes des­ti­na­das a cons­truir una socie­dad más jus­ta- no sur­gió del cie­lo en octu­bre pasa­do. Es una deman­da del pue­blo que vie­ne de muy lejos y arras­tra san­gre y barro de la Resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra. Tie­ne su ori­gen en el Gru­po de los 24 que a par­tir de 1978 comen­zó a dis­cu­tir una nue­va Cons­ti­tu­ción. El pro­yec­to de los 24 (abo­ga­dos mili­tan­tes de la DC, PR, PS, social­de­mó­cra­tas, inde­pen­dien­tes y dere­chis­tas crí­ti­cos a la dic­ta­du­ra), plan­teó que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te era el meca­nis­mo fun­da­men­tal del pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal.

Ese cri­te­rio fue adop­ta­do por un amplio arco polí­ti­co, des­de la DC has­ta el MIR, que la plan­tea­ron duran­te años en abier­to desa­fío a la tira­nía y su Cons­ti­tu­ción de 1980. De modo que la con­sig­na de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te se trans­for­mó en octu­bre del 2019 en gri­to de millo­nes de voces indig­na­das con la corrup­ción y los abu­sos. No obs­tan­te, los poli­ti­cas­tros se toma­ron la revan­cha. En mar­zo de este año a pre­tex­to de un gol­pe de esta­do inmi­nen­te, jiba­ri­za­ron la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te para con­ver­tir­la en una Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal ata­da de pies y manos.

Serán par­ti­dos que regis­tran ape­nas 2% de apo­yo, y el Con­gre­so que lle­ga jadean­do al 3%, quie­nes mane­ja­rán el ple­bis­ci­to. El cerro­jo será el quó­rum de dos ter­cios para ini­cia­ti­vas que trans­gre­dan las fron­te­ras de lo polí­ti­ca­men­te correc­to.

El ple­bis­ci­to ‑no hay dis­cu­sión- es una tram­pa para atra­par y redu­cir a su míni­ma expre­sión la volun­tad de cam­bios pro­fun­dos que expre­sa el pue­blo median­te movi­li­za­cio­nes masi­vas y esca­ra­mu­zas dis­per­sas a lo lar­go del país. La para­do­ja difí­cil de expli­car es que, cons­cien­tes que se tra­ta de una tram­pa, tene­mos que acep­tar el desa­fío. Lle­va­mos casi medio siglo exi­gien­do una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te como matriz legí­ti­ma de una Cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca. La ima­gi­ná­ba­mos con­vo­ca­da por el pue­blo lue­go de derro­car la dic­ta­du­ra. Pero la his­to­ria se escri­bió de otro modo. Hoy care­ce­mos de fuer­za para impo­ner­la. En cam­bio pode­mos levan­tar un amplio movi­mien­to demo­crá­ti­co por el Aprue­bo y la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te. Si logra­mos un triun­fo arra­sa­dor, podre­mos vol­car las fuer­zas acu­mu­la­das a impo­ner la elec­ción de con­ven­cio­na­les dis­pues­tos a rom­per el muro de los dos ter­cios.

No es un obje­ti­vo fácil. La corrien­te abs­ten­cio­nis­ta es gran­de en sec­to­res juve­ni­les y popu­la­res que repu­dian todo lo que pro­ven­ga de par­ti­dos polí­ti­cos. Cer­ca del 70% recha­za las con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les. Hay par­la­men­ta­rios que repre­sen­tan al 1 o 2% del elec­to­ra­do de sus dis­tri­tos. Per­te­ne­cen a los mis­mos par­ti­dos que con­vo­can al ple­bis­ci­to. Los con­ven­cio­na­les se ele­gi­rán según las reglas de esos “repre­sen­tan­tes” del pue­blo. Sin embar­go, hay más de 700 mil “mili­tan­tes zom­bis” ‑figu­ran en los regis­tros par­ti­da­rios pero no mili­tan- a con­quis­tar para que el ple­bis­ci­to se con­vier­ta en una vic­to­ria demo­crá­ti­ca.

La frac­tu­ra de la dere­cha ‑divi­di­da entre el Recha­zo y el Apruebo‑, es un hecho que favo­re­ce el inten­to de rom­per la tram­pa mon­ta­da por la cas­ta polí­ti­ca y des­de allí esca­lar un pro­ce­so de recom­po­si­ción del movi­mien­to popu­lar.

Otro aspec­to de la esqui­zo­fré­ni­ca polí­ti­ca chi­le­na, lo cons­ti­tu­ye el pro­yec­to de recom­po­ner el blo­que en el poder con sec­to­res que están hoy tan­to en el gobierno como en la opo­si­ción. Un sec­tor de la dere­cha, cons­cien­te del extre­mo pau­pe­ris­mo de sus ideas, lle­va ade­lan­te un ambi­cio­so pro­yec­to: for­jar una alian­za con la social­de­mo­cra­cia y la demo­cra­cia cris­tia­na, lo cual hace nece­sa­ria la des­com­po­si­ción de la extre­ma dere­cha. Un pro­yec­to que alien­tan tan­to el pre­si­den­te Piñe­ra como el gran empre­sa­ria­do inquie­tos por el des­tino del evan­ge­lio capi­ta­lis­ta en la nue­va Cons­ti­tu­ción. La for­ta­le­za elec­to­ral de la dere­cha ‑que retie­ne por dece­nios un 40%- se está des­mo­ro­nan­do a ojos vis­ta. Requie­re de urgen­cia oxi­ge­nar sus ideas. Si Piñe­ra ‑que en la encues­ta CEP de enero mos­tra­ba un 6% y en la CADEM de agos­to un 20%- con­si­gue ter­mi­nar su gobierno a pun­ta de bonos, sub­si­dios, prés­ta­mos y cajas de ali­men­tos, la elec­ción del 2021 sería la coyun­tu­ra ade­cua­da para ensa­yar la fór­mu­la. Los maes­tros de la dema­go­gia saca­rían del som­bre­ro la can­di­da­tu­ra que arti­cu­le los intere­ses de la dere­cha libe­ral y de la social­de­mo­cra­cia.

Esta polí­ti­ca, enma­ra­ña­da y demen­cial, se pro­du­ce debi­do a la ausen­cia de un actor fun­da­men­tal: la Izquier­da. Una alter­na­ti­va de Izquier­da ‑que pue­de sur­gir de la coyun­tu­ra cons­ti­tu­cio­nal- impe­di­ría que la per­fi­dia de la eli­te robe una vez más los hue­vos al águi­la.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *