Bra­sil. MST: Coyun­tu­ra, COVID-19, polí­ti­ca y refor­ma agra­ria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

La pan­de­mia nos remi­te a la urgen­cia de tra­tar el tema ambien­tal y agra­rio en el cen­tro de las dispu­tas polí­ti­cas de la actua­li­dad. Para esto han publi­ca­do el pri­mer núme­ro del Infor­me Quin­ce­nal: “Aná­li­sis de la Coyun­tu­ra Bra­si­le­ña – Una pers­pec­ti­va des­de el MST”. Median­te la publi­ca­ción y cada dos sema­nas, com­par­ti­ran las opi­nio­nes sobre el actual con­tex­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social de Bra­sil.

Cues­tio­nes estruc­tu­ra­les

Vivi­mos una cri­sis de repro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, de carác­ter ras­tre­ro y pro­lon­ga­do, pero a raíz la pan­de­mia hubo una ace­le­ra­ción de las con­se­cuen­cias de la cri­sis sobre los pue­blos, las for­mas de explo­ta­ción del tra­ba­jo y sobre los bie­nes natu­ra­les. La cri­sis es pro­fun­da y atra­vie­sa los temas de la valo­ri­za­ción del valor, los lími­tes de la expan­sión del capi­tal, la super­pro­duc­ción de mer­can­cías, pero es tam­bién una cri­sis de carác­ter civi­li­za­to­rio que tien­de a pro­fun­di­zar las for­mas de bar­ba­ri­za­ción de la vida huma­na, espe­cial­men­te de los más empo­bre­ci­dos y de la pobla­ción negra. Sus dimen­sio­nes son eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, social, ambien­tal y sani­ta­ria.

La pan­de­mia nos remi­te a la urgen­cia de tra­tar el tema ambien­tal y agra­rio en el cen­tro de las dispu­tas polí­ti­cas de la actua­li­dad. Muchos estu­dio­sos y cien­tí­fi­cos seña­lan el ori­gen de la pan­de­mia en el des­equi­li­brio del ser humano con la natu­ra­le­za y en la des­truc­ción de sel­vas tro­pi­ca­les, cau­san­do cam­bios en los eco­sis­te­mas y en las for­mas de vida ani­mal.

La actual fase de desa­rro­llo del capi­tal requie­re una inten­sa capa­ci­dad des­truc­ti­va de la natu­ra­le­za y una extre­ma vio­len­cia con­tra los pue­blos que cons­ti­tu­yen impor­tan­tes for­mas de resis­ten­cia en los terri­to­rios. Esta­mos vivien­do nue­vas for­mas de expro­pia­ción com­bi­na­das con migra­cio­nes for­za­das, reduc­ción de las for­mas autó­no­mas de los modos de vida, gene­ra­li­za­ción de la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo en el cam­po y en los medios urba­nos.

La cri­sis del capi­tal pro­vo­ca una fal­ta de con­trol de sus efec­tos des­truc­ti­vos y la pan­de­mia es una de las evi­den­cias de eso, cau­san­do la pér­di­da de miles de vidas huma­nas. Por la diná­mi­ca actual, se hace evi­den­te que es de la natu­ra­le­za del capi­tal des­equi­li­brar inten­sa­men­te la natu­ra­le­za, libe­rar billo­nes de espe­cies de virus exis­ten­tes en las sel­vas y gene­rar muchas pan­de­mias. De este modo, se vuel­ve urgen­te, nece­sa­rio y humano luchar por trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les que com­bi­nen for­mas equi­li­bra­das de
rela­ción con la natu­ra­le­za, dis­tri­bu­ción del ingre­so y de la rique­za y nue­vas for­mas de poder.

Las con­tra­dic­cio­nes que se colo­can son tan pro­fun­das que vuel­ven a sur­gir con fuer­za for­mas de con­trol polí­ti­co de extre­ma dere­cha con carac­te­rís­ti­cas neo­fas­cis­tas. Y estas solo sur­gen don­de exis­ten intere­ses
estra­té­gi­cos para el capi­tal, como es el caso de varios paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y de Bra­sil. Esto acen­túa los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos y las for­mas racis­tas, misó­gi­nas y xeno­fó­bi­cas. Es impor­tan­te men­cio­nar que los posi­bles cam­bios en la geo­po­lí­ti­ca y lo que resul­ta­rá de la dispu­ta por la hege­mo­nía comer­cial en el mun­do ten­drá impac­to cen­tral en toda la región. En el Bra­sil actual, se pro­fun­di­zan for­mas subor­di­na­das con rela­ción al gobierno de Trump y al Esta­do nor­te­ame­ri­cano, con fuer­tes impli­can­cias
sobre la sobe­ra­nía nacio­nal.

Coyun­tu­ra y ele­men­tos diná­mi­cos de la con­tra­dic­ción entre las cla­ses
La coyun­tu­ra actual está mar­ca­da por las dispu­tas en torno de la agen­da del gol­pe de 2016 y sus con­se­cuen­cias sobre el pue­blo bra­si­le­ro. Este ele­men­to diná­mi­co que mue­ve la coyun­tu­ra tie­ne en la pan­de­mia un nue­vo esce­na­rio de dispu­tas.

La agen­da del gol­pe com­pren­de un amplio pro­gra­ma de:

a) pri­va­ti­za­cio­nes de empre­sas y ban­cos públi­cos;

b) regu­la­ri­za­ción terri­to­rial de la apro­pia­ción ile­gal de tie­rras (cer­ca de 65 millo­nes de hec­tá­reas, espe­cial­men­te en el Ama­zo­nas);

c) expan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la y mine­ral para la explo­ta­ción de com­mo­di­ties;

d) apro­ba­ción de agro tóxi­cos y libe­ra­ción de nue­vos trans­gé­ni­cos;

e) des­re­gu­la­ción de las rela­cio­nes de tra­ba­jo;

f) pér­di­da de dere­chos adqui­ri­dos como los jubi­la­to­rios;

g) pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios públi­cos como salud y edu­ca­ción;

h) con­trol de datos e infor­ma­ción indi­vi­dual;

i) exo­ne­ra­ción fis­cal y sub­si­dios del Esta­do para empre­sas y ban­cos pri­va­dos, entre otros.

Es la agen­da del gol­pe lo que da uni­dad a la cla­se domi­nan­te y su eje­cu­ción por par­te del gobierno de Bol­so­na­ro deter­mi­na cuán­to tiem­po per­ma­ne­ce­rá en el poder. Por el momen­to, a pesar de las fisu­ras exis­ten­tes, no hay indi­cios de rup­tu­ras en la cla­se domi­nan­te que pro­vo­quen el jui­cio polí­ti­co del gobierno actual. Al comien­zo de este año, esa rup­tu­ra se vol­vió más pro­ba­ble, lo que hizo con que Bol­so­na­ro, apo­ya­do por Trump, rea­li­za­ra algu­nos movi­mien­tos:

  • Acuer­dos de nego­cia­ción de car­gos y recur­sos para sec­to­res de la cen­tro­de­re­cha, espe­cial­men­te en el Con­gre­so Nacio­nal, blin­dan­do a posi­bi­li­dad de el avan­ce de los pedi­dos de jui­cio polí­ti­co (actual­men­te
    hay 50);
  • Mili­ta­ri­za­ción del gobierno; las FF.AA. ocu­pan 8 mil pues­tos en el actual gobierno y se refor­zó su pre­su­pues­to;
  • Fuer­te alian­za con sec­to­res fun­da­men­ta­lis­tas, prin­ci­pal­men­te pen­te­cos­ta­les y con par­te de los medios con­ser­va­do­res;
  • Aumen­to de inver­sio­nes en pro­pa­gan­da ofi­cial y redes extra­ofi­cia­les de fake news.

Bol­so­na­ro lle­gó inclu­so a orga­ni­zar una inva­sión a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia bra­si­lei­ra fren­te a la posi­bi­li­dad de incau­ta­ción de su celu­lar par­ti­cu­lar, que podría apor­tar indi­cios de su rela­ción con fake news e inclu­so con gru­pos de para­mi­li­ta­res (las lla­ma­das mili­cias). El auto­gol­pe no tuvo éxi­to, pero sir­vió para mos­trar has­ta qué pun­to, en alian­za con las fuer­zas arma­das, está dis­pues­to a ir Bol­so­na­ro.

Las medi­das toma­das por Bol­so­na­ro pare­cen haber­le dado un resul­ta­do favo­ra­ble y hoy ve un aumen­to en la apro­ba­ción por par­te de la pobla­ción, inclu­si­ve fren­te a las atro­ci­da­des que come­te, colo­cán­do­se en con­tra del pue­blo, como alia­do del virus en ple­na pan­de­mia. El aumen­to de su popu­la­ri­dad tam­bién está rela­cio­na­do a la con­ce­sión de un auxi­lio de emer­gen­cia men­sual, otor­ga­do a alre­de­dor de 60 millo­nes de bra­si­le­ros en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad social (al prin­ci­pio, el gobierno esta­ba en con­tra de dicha medi­da, pero se vio obli­ga­do por el Con­gre­so Nacio­nal a des­ti­nar recur­sos para com­pen­sar los efec­tos de la pan­de­mia).

Sin embar­go, la expli­ca­ción sobre el aumen­to de la popu­la­ri­dad de Bol­so­na­ro no se expli­ca de for­ma sim­plis­ta, pues tie­ne rela­ción direc­ta con las bases del bol­so­na­ris­mo, que en reali­dad son bases fun­da­men­ta­lis­tas y que son muy ante­rio­res a Bol­so­na­ro, quien se pre­sen­tó como un fenó­meno ade­cua­do para una cri­sis ante­rior. Exis­ten, evi­den­te­men­te, con­tra­dic­cio­nes en los sec­to­res domi­nan­tes en varios nive­les, prin­ci­pal­men­te entre sec­to­res de la dere­cha y de la extre­ma dere­cha, entre otros, pero lo impor­tan­te es resal­tar que, lamen­ta­ble­men­te, el ele­men­to que mue­ve la coyun­tu­ra bra­si­le­ra no está situa­do en una dispu­ta de cla­ses, sino, como mucho, en un ini­cio de dispu­ta intra­bur­gue­sa.

Los sec­to­res popu­la­res y de izquier­da han teni­do muchas difi­cul­ta­des para des­ta­car­se en el esce­na­rio actual, a pesar de todas las ini­cia­ti­vas que se están rea­li­zan­do, pero que des­gra­cia­da­men­te están sien­do insu­fi­cien­tes para des­gas­tar a Bol­so­na­ro y su pro­yec­to de muer­te. Sin embar­go, exis­ten focos impor­tan­tes de resis­ten­cia como la huel­ga de repar­ti­do­res y repar­ti­do­ras de apli­ca­cio­nes, las mani­fes­ta­cio­nes anti­rra­cis­tas y anti­fas­cis­tas rea­li­za­das por las hin­cha­das de fút­bol, la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de los Correos, las accio­nes sim­bó­li­cas pidiendo“Fuera Bolsonaro”y la recien­te resis­ten­cia al des­alo­jo del cam­pa­men­to del MST, Qui­lom­bo Cam­po Gran­de en el esta­do de Minas Gerais.

Otra ini­cia­ti­va popu­lar impor­tan­te para des­ta­car ha sido la arti­cu­la­ción polí­ti­ca en torno de la Cam­pa­ña Fue­ra Bol­so­na­ro, que reu­nió a la mili­tan­cia de diver­sos movi­mien­tos, par­ti­dos y cen­tra­les sin­di­ca­les e igle­sias. Esta cam­pa­ña les ha dado una impor­tan­te uni­dad polí­ti­ca a los sec­to­res de izquier­da.

Bra­sil y la COVID-19

Con rela­ción a la pan­de­mia, somos el peor país del mun­do en tasa de mor­ta­li­dad (53 muer­tos por COVID-19 por cada 100 mil habi­tan­tes, superan­do con esa mar­ca a los EE.UU.); tene­mos hoy 113.358 muer­tos y 3.532.330 infec­ta­dos (22÷08). La mayo­ría de los ser­vi­cios reabrió y hay un cli­ma de vuel­ta a la nor­ma­li­dad, silen­cian­do un pro­me­dio de mil muer­tos por día. Esta rela­ti­vi­za­ción se expli­ca, en par­te, por el hecho de que las muer­tes por COVID-19 se esta­bi­li­za­ron entre las cla­ses media y domi­nan­te y hoy aco­me­te aún más a los pobres, habi­tan­tes de las peri­fe­rias y la pobla­ción negra.

Exis­te actual­men­te una fuer­te dis­cu­sión sobre la vuel­ta a cla­ses. Sec­to­res de las escue­las pri­va­das vie­nen ejer­cien­do mucha pre­sión para que los gobier­nos reabran las escue­las, lo que debe redun­dar en una nue­va
ola de con­ta­gios, vis­to que los niños y niñas pue­den tener una fuer­te car­ga viral y pro­du­cir con­ta­gios, inclu­so sien­do asin­to­má­ti­cas. Duran­te la pan­de­mia hubo un aumen­to de la vio­len­cia poli­cial con­tra los pobres, así como un aumen­to de la vio­len­cia domés­ti­ca, alcan­zan­do a meno­res, ado­les­cen­tes, jóve­nes, ancia­nos y LGBT.

El caso más emble­má­ti­co fue el de una niña de 10 años que era vio­la­da por el tío des­de los 6 años de edad y que­dó emba­ra­za­da como resul­ta­do de ese cri­men; el abor­to legal en deter­mi­na­das situa­cio­nes, como la vio­la­ción,
está per­mi­ti­do en Bra­sil des­de hace 70 años, pero a pesar de eso el ser­vi­cio de salud del esta­do don­de la niña resi­día, Espí­ri­to San­to, se negó a rea­li­zar el abor­to y la fami­lia tuvo que via­jar al esta­do de Per­nam­bu­co para garan­ti­zar dicho dere­cho (NdT: las capi­ta­les de dichos esta­dos se encuen­tran a más de 1400 km de dis­tan­cia); el abor­to legal fue rea­li­za­do bajo fuer­tes pro­tes­tas de gru­pos reli­gio­sos fun­da­men­ta­lis­tas.

Algu­nas ini­cia­ti­vas del MST en la actual coyun­tu­ra En estos tem­pos de pan­de­mia, son muchas las ini­cia­ti­vas del MST, como por ejem­plo de for­ma­ción polí­ti­ca, la ENFF, Escue­la Nacio­nal Flo­res­tán Fer­nan­des, orga­ni­zó una pla­ta­for­ma digi­tal con guías de estu­dio, gru­pos de deba­te y cur­sos remo­tos que han aten­di­do a diver­sos mili­tan­tes en todo el país. En la comu­ni­ca­ción, hemos pro­mo­vi­do de for­ma per­ma­nen­te espa­cios de socia­li­za­ción de lo que repre­sen­ta la cul­tu­ra orga­ni­za­ti­va sin tie­rra, como en el pro­gra­ma Comi­da de Ver­dad y hemos deba­ti­do temas can­den­tes de la coyun­tu­ra bra­si­le­ra en los Cafés con el MST. Orien­ta­mos nues­tra tác­ti­ca polí­ti­ca en tres prio­ri­da­des, jun­to a nues­tra base social, nues­tra mili­tan­cia, con alia­dos y alia­das y en la rela­ción con la socie­dad:

Resis­ten­cia acti­va en la defen­sa de los terri­to­rios con­quis­ta­dos como en el caso del Qui­lom­bo Cam­po Gran­de;

Plan emer­gen­cial de la refor­ma agra­ria popu­lar, con medi­das para enfren­tar la cri­sis de la pan­de­mia y eco­nó­mi­ca;

Soli­da­ri­dad de cla­se, des­de el ini­cio de la pan­de­mia dis­tri­bui­mos 3.100 tone­la­das de ali­men­tos y más de 50 mil pla­tos de comi­da a per­so­nas en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad social.

Nos esta­mos cui­dan­do, resis­tien­do, estu­dian­do, luchan­do y tra­ba­jan­do. Nues­tra cam­pa­ña Plan­tar Árbo­les, Pro­du­cir Ali­men­tos Salu­da­bles (plan­tan­do de 100 millo­nes de árbo­les en 10 años) nos ani­ma. La mis­ma
está sien­do impul­sa­da por la juven­tud y los niños y niñas sin tie­rra. Lan­za­mos la cam­pa­ña Vol­ver a Cla­ses en la Pan­de­mia es un Cri­men, pues para noso­tros las cla­ses se recu­pe­ran, las vidas no. Esta­mos hacien­do una gran cam­pa­ña para la recons­truc­ción de nues­tra Escue­la Eduar­do Galeano,
des­trui­da por la Poli­cía Mili­tar duran­te el des­alo­jo en Minas Gerais. La vamos a recons­truir ladri­llo por ladri­llo, por­que la edu­ca­ción es la ven­ta­na abier­ta al cono­ci­mien­to y la liber­tad para nues­tras con­cien­cias.

¡¡Segui­mos en lucha y resis­ten­cia!!
LUCHAR CONSTRUIR REFORMA AGRARIA POPULAR

Fuen­te: Movi­men­to dos Tra­balha­do­res Rurais Sem Terra

Foto: Joka Madru­ga



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *