Argen­ti­na. Un DNU en el camino correc­to

Por Sebas­tián Ramí­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de agos­to de 2020.

Inter­net, celu­la­res y TV por cable pasan a ser ser­vi­cios públi­cos y esen­cia­les. Sus tari­fas se con­ge­lan has­ta el año que vie­ne. Y los aumen­tos a futu­ro debe­rán ser con­sen­ti­dos por el Ente Nacio­nal de Comu­ni­ca­cio­nes (ENACOM). Tal el con­te­ni­do del DNU fir­ma­do por Alber­to Fer­nán­dez con fecha 21 de agos­to.

La medi­da es deci­di­da­men­te jus­ta. Un freno a la vora­ci­dad de los mono­po­lios del sec­tor. Acos­tum­bra­dos a mane­jar­se con ganan­cias des­co­mu­na­les. En pocas horas, los Medios des­ata­ron una nue­va cam­pa­ña (y van…) que inten­ta gene­rar opi­nión públi­ca en defen­sa de la “liber­tad de mer­ca­do”.

Des­fa­cha­ta­do chan­ta­je
En soli­ci­ta­da a pági­na com­ple­ta, sus­crip­ta por la lla­ma­da indus­tria tec­no­ló­gi­ca en comu­ni­ca­cio­nes des­plie­gan su argu­men­ta­ción:
· “Que si no hay aumen­tos no habrán inver­sio­nes”.
· “Que los usua­rios serán los prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­dos por la inevi­ta­ble baja en la cali­dad de los ser­vi­cios”.
· “Que en tales con­di­cio­nes sobra­rán miles de pues­tos de tra­ba­jo direc­tos e indi­rec­tos”.

Ador­na­do por pro­fu­sas invo­ca­cio­nes a la cer­ti­dum­bre se les ha esca­pa­do una gra­ví­si­ma con­fe­sión. Estas cor­po­ra­cio­nes nos están admi­tien­do que no ponen un míse­ro cen­ta­vo a ries­go. Que todo el fon­deo se rea­li­za a nues­tra cos­ta. Tan­to para la expan­sión de las redes (que les sig­ni­fi­ca­rá a ellos nue­vos clien­tes) como para la mejo­ra de los ser­vi­cios.

Come­ten sin­ce­ri­ci­dio. E indi­rec­ta­men­te reve­lan la acti­tud de los con­ce­sio­na­rios de luz y de gas que incum­plen con todos los com­pro­mi­sos con­trac­tua­les en inver­sio­nes.

Inten­tan ins­ta­lar el dis­pa­ra­te de que es a noso­tros a quie­nes nos con­vie­ne que ellos ganen más. ¿Espe­ra­rán una ges­ta soli­da­ria con Cla­rín, La Nación, Tele­fó­ni­ca, Tele­com, Cla­ro, Cable­vi­sión? En ges­to de gra­ti­tud qui­zá enca­re­mos una cam­pa­ña bajo el hash­tag “Yo exi­jo pagar­les de más…”

Una soli­ci­ta­da ame­na­zan­te.
Sus fir­man­tes tie­nen ple­na capa­ci­dad para auto­cum­plir sus pro­fe­cías. Bajan­do algu­na palan­qui­ta pue­den pre­ci­pi­tar el colap­so de todo el sis­te­ma. Ven este Poder como vía a la coer­ción. Para el cam­po popu­lar es la con­fir­ma­ción de que esta­mos ante un sec­tor deci­di­da­men­te estra­té­gi­co. Y por tan­to no debe des­can­sar en la impro­ba­ble bue­na volun­tad de cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les.

En la soli­ci­ta­da des­ta­can dos fir­man­tes: la Cáma­ra de Comer­cio de los EEUU en la Argen­ti­na (AmCham) y Hua­wei. Yan­quis y chi­nos están tren­za­dos en mil bata­llas por la pri­ma­cía en la 5G. Y, des­de ya, por alzar­se para sí con el prin­ci­pal jirón de nues­tra sobe­ra­nía. Pero cuan­do se tra­ta de cas­ti­gar­nos por la “inso­len­cia” del DNU, no hacen asco en com­par­tir el aprie­te.

“Estos son mis pre­cios…, si no les gus­tan ten­go estos otros”
Gra­cias Grou­cho. Para­fra­sea­mos tu sen­ten­cia. Nos vie­ne de ani­llo al dedo para refe­rir­nos a una de las tre­tas comer­cia­les “nor­ma­les” en el sec­tor. Por supues­to que entre pre­cios y cos­tos (ope­ra­ti­vos y amor­ti­za­cio­nes de la infra­es­truc­tu­ra) no exis­te la menor corre­la­ción.

Los pre­cios se basan en el vie­jo tru­co de “si pasa, pasa”. Millo­nes de usua­rios pagan­do sobre­pre­cios que son “boni­fi­ca­dos” al solo inten­to de que­jar­te. Tan­to los celu­la­res como los abo­nos de cable reco­no­cen múl­ti­ples valo­res dife­ren­tes para las mis­mas pres­ta­cio­nes. Éstos depen­den del toma y daca de una “nego­cia­ción”. Ni te cuen­to los des­cuen­tos que se pue­den con­se­guir ante el ama­gue de cam­biar de pro­vee­dor.

Esta dis­cre­cio­na­li­dad des­nu­da la natu­ra­le­za pira­tes­ca de estos mono­po­lios.

Bien­ve­ni­do el DNU
Lle­na un vacío. Ni en la Ley de Emer­gen­cia Públi­ca de diciem­bre de 2019, ni en las dis­po­si­cio­nes toma­das al ini­cio de la cua­ren­te­na se había legis­la­do res­pec­to estos rubros.

Tam­po­co se han pues­to freno a Ban­cos y Far­ma­céu­ti­cas. Otros dos sec­to­res igual­men­te crí­ti­cos. Vea­mos sino:
· Los atro­pe­llos del sec­tor finan­cie­ro han sido una cons­tan­te. En las con­di­cio­nes de pan­de­mia con más la cri­sis eco­nó­mi­ca no han deja­do mali­cia por come­ter. Reta­cea­ron cré­di­tos que con­ta­ban con garan­tía esta­tal. Los intere­ses a la mora de las tar­je­tas… un ver­da­de­ro escán­da­lo. Mien­tras tan­to, con­ti­núa el opí­pa­ro taxí­me­tro de las Leliq que les gene­ró en estos meses des­co­mu­na­les uti­li­da­des.
· Los Labo­ra­to­rios medi­ci­na­les, muchos de ellos extran­je­ros, se rela­men con el nego­cio del Covid. Vie­nen de lejos impo­nien­do pre­cios arbi­tra­rios para medi­ca­men­tos de alta deman­da. Como el PAMI y las Obras Socia­les absor­ben par­te de ese valor, los con­si­guien­tes sobre­cos­tos son un fac­tor prin­ci­pa­lí­si­mo de sus penu­rias eco­nó­mi­cas. Otro tan­to ocu­rre con las Pre­pa­gas. Pero en este caso éstas tras­la­dan el gas­to a los aso­cia­dos.

¿Hay quién pue­da dudar de la con­di­ción de esen­cia­les de Ban­cos y Labo­ra­to­rios? Urge enton­ces emi­tir otro DNU dis­po­nién­do­lo.

Masi­fi­ca­ción
En 1990 había menos de 3 millo­nes de telé­fo­nos fijos. Hoy exis­ten 62,5 millo­nes de celu­la­res acti­vos (para tan solo tres ope­ra­do­ras). Núme­ros duros que gra­fi­can el tama­ño de la acti­vi­dad, su con­ti­nua­do cre­ci­mien­to. Un fas­tuo­so nego­cio de las tele­fó­ni­cas y sus aso­cia­das.

Cable­vi­sión infor­ma 3.600.000 de cone­xio­nes (media­dos de 2018). Net­flix 200 millo­nes de abo­na­dos en el mun­do. Nin­gu­na de estas com­pa­ñías pare­cie­ra ser una PYME.

Las dis­tin­tas empre­sas del sec­tor son, ade­más, pode­ro­sos arie­tes en la con­for­ma­ción de opi­nión publi­ca. Y como tal, ins­tru­men­tos para la per­sis­ten­cia de las peo­res des­igual­da­des e injus­ti­cias.

La super­es­truc­tu­ra
Se nos pre­sen­tan como cán­di­das ove­ji­tas pero son dilec­tos inte­gran­tes de las cla­ses domi­nan­tes. Y, ade­más, sus habi­tua­les voce­ros. Los Medios (dia­rios, TVs, radios) son la fuer­za de cho­que del Poder en la dispu­ta polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca-cul­tu­ral.

La gran Pren­sa es una de las ins­ti­tu­cio­nes de la super­es­truc­tu­ra. Com­par­te con las Fuer­zas Repre­si­vas la tarea de per­pe­tuar el domi­nio de una mino­ría sobre las inmen­sas mayo­rías.

Fija­do un obje­ti­vo dece­nas de agen­tes de influen­cia comien­zan a gol­pe­tear sobre los mis­mos cla­vos. Ampa­ra­dos en la sos­pe­cha­ble “pure­za” del perio­dis­mo corren como regue­ro de pól­vo­ra los señue­los ela­bo­ra­dos en las usi­nas domi­nan­tes. Crea­ti­vas varia­cio­nes, repe­ti­das una y otra vez.

Los cam­peo­nes de la Pren­sa “libre” defi­nen qué se publi­ca y qué ni siquie­ra exis­te. Deci­dir sobre los con­te­ni­dos es un arma humean­te en manos de los enemi­gos del Pue­blo y la Nación. Fun­cio­na­les al coro des­ti­tu­yen­te de los Macri, Pichet­to, Bul­rich.

Palo por que bogas, palo por­que no bogas
¿Sub­es­ti­mar al enemi­go? ¡¡¡Jamás!!! Menos aún en un terreno en el que éste cuen­ta con sofis­ti­ca­dos ins­tru­men­tos de difu­sión de sus “men­sa­jes”. Cabal­ga ade­más en la corrien­te de la ideo­lo­gía domi­nan­te. A ellos les vale tan­to la des­in­for­ma­ción como el pasa­tis­mo.

El Poder ha logra­do influen­ciar a sec­to­res del cam­po popu­lar. Y neu­tra­li­zar a otros tan­tos. Para con­tra­rres­tar sus cam­pa­ñas debe­mos abun­dar en el carác­ter incon­ci­lia­ble de los intere­ses que defien­den Ellos y los que expre­sa­mos las gran­des mayo­rías nacio­na­les y popu­la­res.

El Gobierno tam­bién debe esme­rar­se con argu­men­ta­cio­nes de fon­do. No vale bana­li­zar la nece­si­dad y urgen­cia del DNU median­te fun­da­men­tos inge­nuos.

Emban­de­ra­dos en el ban­de­ra­zo
No se per­die­ron una. Sabo­tea­ron la cua­ren­te­na. Macri, que nos dejón una super­cri­sis, es aho­ra el ada­lid de la eco­no­mía. Los de la “liber­tad” de usar o no usar bar­bi­jo. Los defen­so­res de Vicen­tin ocul­tan­do las esta­fas (por­que, la pro­pie­dad pri­va­da no se toca). Los que se sola­zan con la inse­gu­ri­dad. Los que aho­ra se acuer­dan de los pobres y los jubi­la­dos. Los que fes­te­jan la Argen­ti­na endeu­da­da.

¿Lla­ma­rán a un ban­de­ra­zo en defen­sa del ava­sa­lla­do Mag­net­to? No es una opción bajar­le el pre­cio al deba­te. Hacer­se el dis­traí­do es garan­ti­zar­les impu­ni­dad en uno de los arie­tes del sojuz­ga­mien­to.

El Her­mano Gran­de vigi­la
Hoy estreno mi nue­va aspi­ra­do­ra hoga­re­ña: el apa­ra­te­jo hace un exhaus­ti­vo mapeo de la vivien­da. La siguien­te vez, el arte­fac­to repa­sa­rá la casa sin cho­car­se con una pata de mesa, una silla, la pared. ¿Quién alma­ce­na­rá estos datos? ¿Qui­zá Goo­gle que ya foto­gra­fió el Mun­do (Goo­gle Earth) y cada calle en las gran­des ciu­da­des (Goo­gle Street)? ¿Cómo men­su­rar el des­co­mu­nal Poder que supo­ne tama­ña infor­ma­ción? Cíni­ca­men­te menean el valor de la pri­va­ci­dad. “Yo en mi casa me jun­to con quien quie­ra”. Pero se dis­traen fren­te al cre­ci­mien­to de un sinies­tro Poder que cono­ce nues­tros gus­tos y con­di­cio­na nues­tro con­su­mis­mo.

La tec­no­lo­gía del 5G y el desa­rro­llo de la Inter­net de las cosas expan­den ese Poder a nive­les des­co­no­ci­dos. Des­de ya que el pro­ble­ma no es la tec­no­lo­gía sino quie­nes la con­tro­lan. Las gran­des poten­cias impe­ria­les se sacan los ojos por defi­nir quien can­ta­rá vic­to­ria en la carre­ra por imple­men­tar esta inno­va­ción. Los Pue­blos debe­mos ter­ciar por­que poco impor­ta en que idio­ma hable el Gran Her­mano. Su pre­do­mi­nio, tam­bién en este cam­po, incre­men­ta­rá las des­igual­da­des y las injus­ti­cias. Todo una temá­ti­ca para refle­xio­nar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *