Argen­ti­na. La recu­pe­ra­ción de tie­rras de Guer­ni­ca sigue con­so­li­dán­do­se: Mesa de Diá­lo­go, cen­so y menos incertidumbre

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

La recu­pe­ra­ción de tie­rras de Guer­ni­ca sigue con­so­li­dán­do­se a tra­vés del empe­ño que ponen los veci­nos y veci­nas y del impres­cin­di­ble apo­yo de la lucha plan­tea­da por las orga­ni­za­cio­nes socia­les pre­sen­tes en el terri­to­rio y la ase­so­ría legal de la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das. Este vier­nes, en la pri­me­ra reu­nión de una Mesa de Diá­lo­go entre las par­tes en con­flic­to, se sacó ade­lan­te algo fun­da­men­tal: por un lado, hacer­le ver al Muni­ci­pio y a su man­da­más Blan­ca Can­te­ro que más impor­tan­te que su afi­ción por la defen­sa de la sacro­san­ta pro­pie­dad pri­va­da y “lle­nar Guer­ni­ca de coun­tries”, es aten­der la deman­das de vivien­das dig­nas que exi­gen los más humil­des del Gran Bue­nos Aires. Y por otra par­te, poner en mar­cha un Cen­so de todos y todas las per­so­nas que par­ti­ci­pan en la toma, ini­cia­ti­va que habrá de efec­tuar a par­tir de aho­ra la Carre­ra de Tra­ba­jo Social de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, jun­to a las orga­ni­za­cio­nes y dele­ga­des.
No fue fácil sacar esto ade­lan­te en este encuen­tro cele­bra­do en el Muni­ci­pio de Pre­si­den­te Perón, sobre todo por el talan­te auto­ri­ta­rio, des­pre­cia­ti­vo y casi racis­ta de quien, como Blan­ca Can­te­ro de Acu­ña (espo­sa del jerar­ca cege­tis­ta), ele­gi­da en las lis­tas del Fren­te de Todos, pare­ce olvi­dar­se de esto últi­mo y solo le gus­ta­ría gober­nar para unos pocos y si son habi­tan­tes de los coun­tries de la zona mucho mejor.
En el encuen­tro par­ti­ci­pa­ron, las orga­ni­za­cio­nes socia­les ((MTR-Vota­mos Luchar,OLP Resis­tir y Luchar,Víctor Choque-Mulcs,Polo Obrero,FOL,Barrios de Pie-Libres Del Sur,Frente Popu­lar Dario San­ti­llan-CP), la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das, y varios dele­ga­des de los barrios de la toma. Ade­más se suma­ron repre­sen­tan­tes del gobierno pro­vin­cial, de las áreas de Tie­rra y Vivien­da, Desa­rro­llo Social, Defen­so­ría del Pue­blo y Segu­ri­dad, y por el gobierno nacio­nal, el Secre­ta­rio de Arti­cu­la­ción Fede­ral y Seguridad.

En todo momen­to, quie­nes defien­den como un dere­cho y una nece­si­dad lega­li­zar la recu­pe­ra­ción de las apro­xi­ma­das cien hec­tá­reas recu­pe­ra­das y que se per­mi­ta a las 2.500 fami­lias poder empe­zar a vis­lum­brar un futu­ro menos duro que el vivi­do has­ta el pre­sen­te, pusie­ron sobre la mesa la idea de que es inad­mi­si­ble que se hos­ti­li­ce a los allí asen­ta­dos y muchos menos que ope­ren pato­tas o uni­for­ma­dos, gene­ran­do incer­ti­dum­bre y mie­do entre los veci­nos. Por su lado, Can­te­ro insis­tió en que las tie­rras “tie­nen due­ño”, algo que fue con­tra­rres­ta­do por la reali­dad: si hay due­ños ¿don­de están los pape­les y títu­los que lo acre­di­ten? “En la cau­sa judi­cial no hay nada de eso y usted lo sabe”, le res­pon­die­ron. Ante esa lógi­ca, nau­fra­ga­ron dichos argu­men­tos.
Des­pués de varios cru­ces con los abo­ga­dos pre­sen­tes y con algu­nos de los repre­sen­tan­tes de las orga­ni­za­cio­nes socia­les, Can­te­ro se dio cuen­ta que esta vez su esti­lo de “a mi me van a tener que obe­de­cer”, rebo­ta­ba con­tra un muro. Si bien en esta oca­sión con­tó, en varios tra­mos de la con­ver­sa­ción, con cier­to apo­yo cor­po­ra­ti­vo ofi­cial y no dejó de esbo­zar repe­ti­das defen­sas de “coun­tri­lan­dia” (lo que en el fon­do le gus­ta­ría para esas tie­rras), la fir­me­za de los dele­ga­dos del vecin­da­rio, la mili­tan­cia social y la Gre­mial, doble­ga­ron otra vez ese dis­cur­so cla­ra­men­te reac­cio­na­rio para el actual y cual­quier otro tiem­po polí­ti­co.
Es evi­den­te que el virus de levan­tar lujo­sos barrios cerra­dos ha cala­do fuer­te en nume­ro­sas auto­ri­da­des muni­ci­pa­les. No es para menos, hay mucho dine­ro en jue­go, hay tes­ta­fe­rros, se hacen favo­res a per­so­na­jes encum­bra­dos que habi­tan en ellos, y has­ta varias de las man­sio­nes que se cons­tru­yen sir­ven para alo­jar a algu­nas de estas auto­ri­da­des muni­ci­pa­les bonae­ren­ses que fun­gen de “popu­la­res”. Gen­te olvi­da­di­za por cier­to, de las estro­fas de la mar­chi­ta que repi­te “com­ba­tien­do al capi­tal”. De allí que cuan­do se los con­tra­di­ce en sus obje­ti­vos, esta­llan en ira y sacan lo peor de si mis­mo, Si el pobre­río con ham­bre y sed de jus­ti­cia se lan­za a recu­pe­rar tie­rras, sacan a relu­cir la gorra. No les bas­ta a estos nue­vos jerar­cas del conur­bano (here­de­ros de los lla­ma­dos “baro­nes” de la zona) con los 600 coun­tries ya exis­ten­tes en el Gran Bue­nos Aires (que en super­fi­cie ocu­pan 2 veces y medio la de la Capi­tal, y don­de viven apro­xi­ma­da­men­te 200 mil pri­vi­le­gia­dos), sino que aún quie­ren más y más.

Guer­ni­ca y sus barrios obre­ros que se levan­ta­rán poco a poco en las tie­rras recu­pe­ra­das mar­can un antes y un des­pués de la lucha popu­lar. Pri­me­ro, por­que a pesar de las durí­si­mas cir­cuns­tan­cias vivi­das por la gen­te en estos cua­tro meses nadie dio un paso atrás. En segun­do lugar, la uni­dad hizo la fuer­za y ese es un bien más que valo­ra­ble de cara a futu­ras inter­ven­cio­nes. Y por últi­mo, Guer­ni­ca sir­ve de adver­ten­cia a quie­nes des­de el des­po­tis­mo de sus car­gos, se olvi­dan rápi­do que fue­ron ele­gi­dos, segu­ra­men­te en muchos casos por esos mis­mos veci­nos que hoy les recla­man cum­plir con las pro­me­sas elec­to­ra­les y hacer reali­dad tres con­sig­nas que mar­ca­ron la lucha de estos últi­mos tiem­pos: Pan, techo y tra­ba­jo. A lo que inevi­ta­ble­men­te, des­de aba­jo y a la izquier­da, vale agre­gar aho­ra y siem­pre: “Solo el pue­blo sal­va­rá al pueblo”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *