Vene­zue­la. La Rebe­lión Nece­sa­ria (Ter­ce­ra par­te)

Por Adán Chá­vez Frías, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to de 2020.

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na ha sido des­de su géne­sis mis­ma un pro­yec­to uni­ta­rio, impul­sa­do por la idea de jun­tar volun­ta­des para la defen­sa de la dig­ni­dad nacio­nal, fren­te a los des­ma­nes de los gobier­nos de la IV Repú­bli­ca; moti­va­ción fun­da­men­tal de la insu­rrec­ción cívi­co-mili­tar del 4‑F de 1992.

Dicha insu­rrec­ción fue, sin duda, una acción qui­jo­tes­ca; sobre todo tenien­do en cuen­ta que, a pesar del enor­me des­con­ten­to exis­ten­te en los cuar­te­les, los mili­ta­res que actua­ron eran mino­ría. Nin­gún gene­ral con man­do de tro­pas esta­ba invo­lu­cra­do, nin­gún ofi­cial ni de la Arma­da ni de la Guar­dia Nacio­nal se había incor­po­ra­do; y, ade­más, se cono­cía que los ofi­cia­les impli­ca­dos habían sido dela­ta­dos por uno de los Capi­ta­nes que for­ma­ba par­te del Movi­mien­to.

Unos días antes de la rebe­lión, se le ter­mi­nó de dar for­ma al docu­men­to que se pre­sen­ta­ría al país en caso de resul­tar airo­sa la acción, deno­mi­na­do “Pro­yec­to Nacio­nal Simón Bolí­var: Gobierno de Sal­va­ción Nacio­nal”, en el cual se expli­ca­ban sus cimien­tos ideo­ló­gi­cos, sus­ten­ta­dos como se sabe en el “Árbol de las 3 Raí­ces”.

El docu­men­to tam­bién expo­nía los obje­ti­vos gene­ra­les del pro­yec­to, a par­tir de la res­pues­ta a la inte­rro­gan­te: “¿cuál es la razón de que este­mos, acá y aho­ra, anun­cia­do y pro­mo­vien­do cam­bios pro­fun­dos al comen­zar la últi­ma déca­da de este siglo per­di­do?”; obje­ti­vos que como se refie­re en el Plan “…se ins­cri­ben en las más pal­pi­tan­tes nece­si­da­des huma­nas, indi­vi­dua­les y colec­ti­vas, no sola­men­te de orden mate­rial sino…también…de orden polí­ti­co y…cultural…”.

Que­da cla­ro en el docu­men­to, que la insur­gen­cia cívi­co-mili­tar per­se­guía la toma del poder polí­ti­co para esta­ble­cer un Con­se­jo Gene­ral Nacio­nal, inte­gra­do por civi­les y mili­ta­res; ins­tan­cia res­pon­sa­ble de poner en mar­cha una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, para res­ca­tar la Patria y cons­truir una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca.

El pro­pio Coman­dan­te Chá­vez dijo en dife­ren­tes opor­tu­ni­da­des que en este pro­yec­to ini­cial no se hacía refe­ren­cia explí­ci­ta al socia­lis­mo, pero por supues­to, quien pue­de negar­lo, exis­tían ele­men­tos de un gran con­te­ni­do huma­nis­ta; y, por lo tan­to, socia­lis­ta en todos los plan­tea­mien­tos que lo sus­ten­tan. En todo caso, cuan­do se deba­tió dicho pro­yec­to, era pre­ma­tu­ro plan­tear­lo abier­ta­men­te como una alter­na­ti­va socia­lis­ta para el res­ca­te de la Patria.

II

Como se sabe, la rebe­lión no pudo lle­gar a feliz tér­mino, no lográn­do­se inclu­so apre­sar al Pre­si­den­te Pérez, que era un obje­ti­vo fun­da­men­tal para con­cre­tar la toma del poder polí­ti­co, tal y como lo expre­sa­ra pos­te­rior­men­te el Coman­dan­te Chá­vez; pro­pó­si­to que falló, entre otras cosas, por­que como se dijo antes la acción fue deve­la­da por un Capi­tán que era miem­bro del Movi­mien­to, por lo que el Alto Man­do Mili­tar había toma­do algu­nas pre­vi­sio­nes.

Chá­vez lo con­tó así a Ramo­net: “…la dela­ción del Capi­tán René Gimón tras­tor­nó nues­tros pla­nes. A par­tir del 3 de febre­ro, el Alto Man­do empe­zó a des­ar­mar a nues­tros Bata­llo­nes dis­pues­tos a alzar­se, les qui­ta­ron los fusi­les a los sol­da­dos, des­mon­ta­ron las bate­rías de los vehícu­los, reti­ra­ron los radios de los tan­ques, con­fis­ca­ron las muni­cio­nes…”.

Otro ele­men­to cla­ve para el fra­ca­so mili­tar del 4‑F, fue la falla en las comu­ni­ca­cio­nes entre los ofi­cia­les invo­lu­cra­dos; un aspec­to que el Coman­dan­te Chá­vez rela­ta­ra de la siguien­te mane­ra: “Yo mis­mo, que debía coor­di­nar el con­jun­to del alza­mien­to, no dis­po­nía de los equi­pos téc­ni­cos nece­sa­rios; y (ade­más) algu­nos miem­bros de nues­tro Movi­mien­to, en ciu­da­des del inte­rior, tuvie­ron un com­por­ta­mien­to inde­ci­so o no pudie­ron hacer­se con el con­trol de sus Cuar­te­les”.

Ade­más, y dadas las cir­cuns­tan­cias que se pre­sen­ta­ban, los com­pa­ñe­ros de la Fuer­za Aérea con­si­de­ra­ron que resul­ta­ba muy peli­gro­so volar; situa­ción a la que tam­bién debe­mos sumar el hecho de que algu­nos gru­pos civi­les, mili­tan­tes de par­ti­dos de izquier­da, que se habían com­pro­me­ti­do a par­ti­ci­par en la toma de emi­so­ras de radio y plan­tas tele­vi­si­vas, fun­da­men­tal­men­te, nun­ca apa­re­cie­ron.

III

En las inde­ci­sio­nes de últi­ma hora, sin duda que influ­yó el hecho que en la madru­ga­da de ese día el Pre­si­den­te Pérez, des­pués de lograr esca­par de las accio­nes de cap­tu­ra que se habían dise­ña­do, se diri­gió a la Nación; una alo­cu­ción que logró un efec­to disua­si­vo en mili­ta­res y civi­les, en luga­res don­de lograr el con­trol era pri­mor­dial.

La rebe­lión fra­ca­sa­ba, por lo que el Coman­dan­te Chá­vez deci­dió comu­ni­car­se con el Gene­ral San­te­liz Ruiz; a fin de infor­mar­le que depon­drían las armas. Alre­de­dor de las 10 de la maña­na de aquel 4 de febre­ro, Chá­vez se entre­ga y es lle­va­do pre­so a Fuer­te Tiu­na; don­de se ente­ra que los com­ba­tes con­ti­nua­ban en algu­nos luga­res de Cara­cas, Mara­cay y Valen­cia; y que el Alto Man­do Mili­tar esta­ba por orde­nar que se bom­bar­dea­ran los sitios don­de los boli­va­ria­nos seguían resis­tien­do, sin saber que Chá­vez se había entre­ga­do, tras no haber­se logra­do los obje­ti­vos pro­pues­tos, y a obje­to de evi­tar más derra­ma­mien­to de san­gre. No se habían ente­ra­do los que con­ti­nua­ban en bata­lla, pre­ci­sa­men­te por la gra­ve falla en las comu­ni­ca­cio­nes a la que hemos hecho men­ción.

Al saber de la inten­ción de bom­bar­deo, Chá­vez incre­pa a los pre­sen­tes acer­ca de por qué pro­ce­de­rían de tal mane­ra, si ya están ren­di­dos; inte­rro­gan­te cuya res­pues­ta le per­mi­te cono­cer de la resis­ten­cia que esta­ban dan­do los boli­va­ria­nos. Es por ello que, pro­po­ne como fór­mu­la para evi­tar mayo­res tra­ge­dias, que le die­ran la opor­tu­ni­dad de comu­ni­car­se con su gen­te. Es allí cuan­do el Almi­ran­te Rodrí­guez Citra­ro le dice al líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: “¿por qué no lan­za usted, vía los medios (de comu­ni­ca­ción), un men­sa­je de ren­di­ción a todos sus hom­bres?”.

El líder boli­va­riano acep­ta y es cuan­do se pro­du­ce ese hecho his­tó­ri­co tan impor­tan­te para este pro­ce­so: el Coman­dan­te Chá­vez, con gran ente­re­za a pesar de todas las adver­si­da­des, se hace res­pon­sa­ble de la rebe­lión y lan­za a su Pue­blo y al mun­do el men­sa­je de espe­ran­za en el que se trans­for­mó aquel “por aho­ra”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *