Vene­zue­la. Cha­vis­mo, afro­po­lí­ti­ca y afro­so­cia­lis­mo /​Aportes para un pro­yec­to anticolonial/​Decolonial

Por Arge­nis José Del­ga­do­Ve­gas* , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de agos­to de 2020.

Refle­xio­nes en el mar­co del nata­li­cio del cima­rrón mayor Hugo Chá­vez Frías.

Chá­vez como encar­na­ción del suje­to polí­ti­co de cam­bios del Siglo XXI, de Vene­zue­la y para el mun­do, se ausen­tó en cuer­po físi­co pero su obra y pen­sa­mien­to, cuál llu­via torren­cial, ha deja­do impreg­na­do en noso­tros esa pre­mo­ni­to­ria afir­ma­ción: “YO SOY CHÁVEZ.

Des­de su irrup­ción en el cam­po polí­ti­co vene­zo­lano y has­ta el últi­mo momen­to de su vida lo dio todo por el pue­blo y por el bien común de la huma­ni­dad. Se fue mate­rial­men­te, pero que­dó sem­bra­do en el cora­zón de quie­nes le segui­mos y reto­ma­mos su más gran­de lega­do, el ¡CHAVISMO!

El Cha­vis­mo sin­te­ti­za muchas corrien­tes del pen­sa­mien­to his­tó­ri­ca­men­te invi­si­bi­li­za­das, silen­cia­das, subel­tar­ni­za­das y opri­mi­das, den­tro de esa exten­sa gama que adver­san a la exclu­sión, el colo­nia­lis­mo, la colo­nia­li­dad, el capi­ta­lis­mo, el impe­ria­lis­mo, el racis­mo, el patriar­ca­do, y otras jerar­quías glo­ba­les de poder del sis­te­ma-mun­do moderno colo­nial.

Den­tro del Cha­vis­mo nos vemos iden­ti­fi­ca­dos: los pue­blos indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes, cla­se obre­ra, cam­pe­si­na­do, muje­res, eco­lo­gis­tas, otras espi­ri­tua­li­da­des, paí­ses “no ali­nea­dos” y del mal lla­ma­do “ter­cer mun­do”, entre otros gru­pos con­de­na­dos de la tie­rra que siem­pre han vivi­do des­de la zona del no ser, como diría el inte­lec­tual afro­mar­ti­ni­que­ño Frank Fanón.

En fin, el Cha­vis­mo ha deri­va­do en una cor­po­lí­ti­ca y una geo­po­lí­ti­ca del cono­ci­mien­to que emer­ge des­de el Sur glo­bal como una for­ma de socia­li­za­ción del poder.

Una ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria…, 

Un suje­to polí­ti­co…, 

El blo­que his­tó­ri­co-social de poder popu­lar con­tra la colo­nia­li­dad y el colo­nia­lis­mo…

¡¡¡ESO ES EL CHAVISMO!!!

En el enten­di­do de que nues­tro pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano es la sín­te­sis de múl­ti­ples afluen­tes his­tó­ri­cas de luchas anti­sis­té­mi­cas, tan­to a esca­la nacio­nal como a esca­la pla­ne­ta­ria, asu­mi­mos que en la actua­li­dad el enemi­go en común a todas estas luchas lo cons­ti­tu­ye el lla­ma­do neo­li­be­ra­lis­mo, como ideo­lo­gía y mode­lo eco­nó­mi­co que defien­de la pri­ma­cía total del mer­ca­do en todos los ámbi­tos de las rela­cio­nes huma­nas (etno­di­ver­si­dad) y natu­ra­les (bio­di­ver­si­dad. Para for­mu­lar alter­na­ti­vas teó­ri­cas y polí­ti­cas al neo­li­be­ra­lis­mo es nece­sa­rio com­pren­der que este debe ser deba­ti­do y con­fron­ta­do no sólo como teo­ría eco­nó­mi­ca, sino que sobre todo es un dis­cur­so hege­mó­ni­co de un mode­lo civi­li­za­to­rio, el euro­cen­tris­mo.

Por tan­to, la bús­que­da de alter­na­ti­vas a la con­for­ma­ción pro­fun­da­men­te exclu­yen­te y des­igual del mun­do moderno exi­ge la decons­truc­ción del carác­ter uni­ver­sal y natu­ral de la socie­dad capi­ta­lis­ta-libe­ral. Esto es, revi­sar y cues­tio­nar el con­jun­to de sabe­res que cono­ce­mos como las cien­cias, que en lo gene­ral son las cien­cias euro­cén­tri­cas.

El tra­ba­jo de decons­truc­ción es un esfuer­zo extra­or­di­na­rio, vigo­ro­so y mul­ti­fa­cé­ti­co que impli­ca mirar las cien­cias des­de otra visión dife­ren­te a los sabe­res colo­nia­les y euro­cén­tri­cos para cons­truir nue­vos refe­ren­tes teó­ri­co-epis­te­mo­ló­gi­cos que per­mi­tan emer­ger los sabe­res invi­si­bi­li­za­dos de otras civi­li­za­cio­nes subal­ter­ni­za­das, entre ellas, los pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes, y arti­cu­lar estos nue­vos sabe­res a nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción del poder. He ahí el plan­tea­mien­to de la cons­truc­ción de una nue­va geo­me­tría del poder entorno a la cual esta implí­ci­ta una peda­go­gía polí­ti­ca libe­ra­do­ra para su desa­rro­llo.

La expre­sióngeo­me­tría del poderinten­ta cap­tu­rar dos con­cep­tos. De un lado, resal­ta que la geo­gra­fía huma­na tie­ne mucho que ver con el poder y de otro que el poder siem­pre tie­ne una geo­gra­fía. Y si vamos a cons­truir una socie­dad más equi­ta­ti­va; un socia­lis­mo del siglo xxi, hay que refle­xio­nar pro­fun­da­men­te sobre esta geo­me­tría del poder. El socia­lis­mo del siglo XXI tra­ta, en últi­ma ins­tan­cia, del poder y de sus rela­cio­nes: eso se entien­de muy bien en Vene­zue­la boli­va­ria­na. Y esas rela­cio­nes del poder siem­pre tie­nen una geo­gra­fía o, en tér­mi­nos más for­ma­les, una geo­me­tría. (Doreen Massy, 2008 -15).

Los pue­blos afro­des­cen­dien­tes ‑como par­te de los pue­blos subal­ter­ni­za­dos, lla­ma­dos muchas veces a per­te­ne­cer a la zona del no ser, las y los “ningunead(x)s”, las y los “nadie”, las y los “invisibilizad(x)s”, “no incluid(x)s”, entre otros epí­te­tos, no por ele­gan­tes menos racis­tas, reque­ri­mos iden­ti­fi­car, reco­no­cer, des­co­no­cer el cono­ci­mien­to que sobre noso­tros cons­tru­ye­ron “los otros” y gene­rar nue­vo cono­ci­mien­to des­de aden­tro, es decir: 1.- Esta­ble­cer una rup­tu­ra con el cono­ci­mien­to colo­nial y/​o neo­co­lo­nial; 2.-Des­apren­der lo alie­nan­te­men­te apren­di­do” y 3.- Pro­pi­ciar una recons­truc­ción del cono­ci­mien­to des­de noso­tros mis­mospara lograr la libe­ra­ción epis­té­mi­ca y en con­se­cuen­cia estruc­tu­ral y supers­truc­tu­ral de nues­tras socie­da­des. Esto es lo que el inves­ti­ga­dor afro­ve­ne­zo­lano Jesús “Chu­cho Gar­cía” ha lla­ma­do afroepis­te­mo­lo­gía o afro­epis­me­tó­di­ca1 (Jesus Garcia,2009).

La AFROVENEZOLANIDAD es here­de­ra de las tan­tas luchas ances­tra­les que se encuen­tran entre­la­za­das en el pro­ce­so de Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, como sín­te­sis del acu­mu­la­do his­tó­ri­co de lucha de los pue­blos opri­mi­dos de siem­pre, eso que algu­nos han lla­ma­do la corrien­te his­tó­ri­ca-social. Hoy día, la afro­ve­ne­zo­la­ni­dad va más allá de la supera­ción de la fal­ta de reco­no­ci­mien­to que his­tó­ri­ca­men­te nos ha afec­ta­do como gru­po étni­co; impli­ca tam­bién un pro­yec­to polí­ti­co-epis­té­mi­co de lar­go alcan­ce para la transformación/​descolonización de las rela­cio­nes glo­ba­les de poder con los demás sec­to­res subal­ter­ni­za­dos de la socie­dad para impul­sar un diá­lo­go inter­cul­tu­ral hori­zon­tal y libe­ra­dor, que per­mi­ta supe­rar las fallas en la socia­li­za­ción del poder y al mis­mo tiem­po poder supe­rar las prác­ti­cas, epis­te­mo­lo­gías y cos­mo­lo­gías de la moder­ni­dad euro­cen­tra­da.

La for­ma­ción para la con­cien­cia impli­ca el cono­cer para trans­for­mar y para trans­for­mar se hace nece­sa­rio el acu­mu­lar fuer­zas para el cam­bio (volun­tad colec­ti­va, uni­dad en el accio­nar…), de tal mane­ra que para gene­rar una acción trans­for­ma­do­ra, se nece­si­ta el cono­cer en pro­fun­di­dad los fenó­me­nos impli­ca­dos en las reali­da­des sub­je­ti­vas y obje­ti­vas que resul­tan de una inves­ti­ga­ción mili­tan­te (afro­epis­me­tô­di­ca), así como el lograr los sal­dos de par­ti­ci­pa­ción y orga­ni­za­ción entre los invo­lu­cra­dos en ese pro­ce­so que cons­ti­tu­yen la real fuer­za gene­ra­do­ra del cam­bio.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

1Unos de los gran­des vacíos, para recons­truir la his­to­ria de los afri­ca­nos y sus des­cen­dien­tes en las Amé­ri­cas y el Cari­be, es el abor­da­je de las fuen­tes des­de la sub­je­ti­vi­dad de las y los pro­pios afro­des­cen­dien­tes, con­for­man­do­se, en la mayo­ría de los casos, solo con la inter­pre­ta­ción rea­li­za­da por los his­to­ria­do­res, antro­pó­lo­gos, etnó­lo­gos occi­den­ta­les, sin valo­ra­ción cri­ti­ca, lo cual con­vier­ten en ver­da­des abso­lu­tas lo dicho por tal o cual inves­ti­ga­dor. Se impo­ne la nece­si­dad de revi­sar las fuen­tes ori­gi­na­les y lue­go las inter­pre­ta­cio­nes que se hicie­ron de las mis­mas para lle­gar a nues­tras pro­pias con­clu­sio­nes y aso­ciar indi­so­lu­ble­men­te el bino­mio AFROEPISTEMOLOGIA Y METODICA para pro­du­cir el cono­ci­mien­to des­de aden­tro con nues­tra AFROEPISTEMETODICA. (Jesus Gar­cía, 2009).

En ese sen­ti­do el movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano, des­de la acción mili­tan­te mani­fies­ta en sus avan­ces, logros, retro­ce­sos y desa­fíos den­tro del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, ha teji­do una inter­re­la­ción efec­ti­va entre los pro­ce­sos cono­cer, edu­car, comu­ni­car y orga­ni­zar que le han per­mi­ti­do gene­rar accio­nes trans­for­ma­do­ras de nues­tras reali­da­des des­de el impul­so de nue­vos códi­gos civi­li­za­to­rios y de trans­for­ma­ción de las estruc­tu­ras de poder para la supera­ción de la vie­ja cul­tu­ra polí­ti­ca y la gene­ra­ción de refe­ren­tes de cons­truc­ción del poder popu­lar ( Arge­nis Del­ga­do, 2013).

Algu­nos logros del movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano en los dife­ren­tes ámbi­tos de con­cre­ción defi­ni­dos como ejes de acción (cul­tu­ra, edu­ca­ción, jurí­di­co, muje­res, jóve­nes, agrí­co­la, comu­ni­ca­ción y tec­no­lo­gía, indi­ca­do­res socia­les) han sido:

  • Que el tér­mino Afro­des­cen­dien­te se cono­cie­ra aquí en Vene­zue­la y más aún lograr crear con­cien­ciar en gran par­te las Ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do vene­zo­lano.
  • Impul­so a la crea­ción de la ofi­ci­na de enla­ce con comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes den­tro del Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Cul­tu­ra.; vice minis­te­rio para la aten­ción de la mujer afro­des­cen­dien­te, en el seno del Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la mujer y la igual­dad de géne­ro; Comi­sio­na­do de Aten­ción Inte­gral a la Juven­tud afro­des­cen­dien­te, Min. Juven­tud y Depor­te.
  • Rea­li­za­ción de múl­ti­ples encuen­tros regio­na­les en las áreas de Edu­ca­ción, Rura­li­dad, Desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, Reli­gio­si­dad, Turis­mo cul­tu­ral, Vio­len­cia y Cul­tu­ra de Paz, Jóve­nes, Muje­res, Joro­po afro­su­cren­se, Reli­gio­nes afro­des­cen­dien­tes, con apo­yo del extin­to CONAC.
  • Denun­cia ante la comi­sión inter­ame­ri­ca­na de dere­chos huma­nos de la O.E.A (5 de mar­zo 2002) en Washing­ton sobre el racis­mo en los medios de comu­ni­ca­ción vene­zo­la­na y la crea­ción de una rela­to­ría sobre Dere­chos Huma­nos de las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes ante la COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS (OEA).
  • Crea­ción de la Tele­vi­so­ra Afro TV en San José Bar­lo­ven­to y “TV cima­rrón” en Cau­ca­gua, Esta­do Miran­da.
  • Que la Asam­blea Nacio­nal decre­ta­ra en el año 2.005 la cele­bra­ción del día de la Afro­ve­ne­zo­la­ni­dad (Todos los 10 de mayo).
  • Que el Minis­te­rio de Edu­ca­ción inclu­ye­ra en su calen­da­rio esco­lar la cele­bra­ción del día de la Afro­ve­ne­zo­la­ni­dad al prin­ci­pio todos los 10 de mayo y actual­men­te todo ese mes com­ple­to. Crea­ción del Calen­da­rio Inter­cul­tu­ral Afro­in­dí­ge­na.
  • Lograr Incor­po­rar el Com­po­nen­te Afro en la Ley de Edu­ca­ción Nacional(Básica).
  • Con­tar con una Sub­co­mi­sión en la Asam­blea Nacio­nal para tra­tar la par­te Afro­des­cen­dien­te pre­si­di­da por el enton­ces, Dipu­tado Modes­to Ruiz
  • Con­tri­buir en la ela­bo­ra­ción del borra­dor para la ela­bo­ra­ción de la ley con­tra la Dis­cri­mi­na­ción Racial Pre­sen­ta­da en la Asam­blea Nacio­nal por el Dipu­tado Modes­to Ruiz.
  • Crea­ción del Fren­te de Afro­des­cen­dien­tes del Gran Polo Patrió­ti­co Nacio­nal para res­pal­dar como movi­mien­to social la can­di­da­tu­ra del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, año 2011.
  • Crea­ción del Con­se­jo Nacio­nal para el Desa­rro­llo de las Comu­ni­da­des Afro­des­cen­dien­tes de Vene­zue­la, por Decre­to Nª 8.860, el 24 de mar­zo de 2012.
  • Crea­ción del Ins­ti­tu­to Con­tra la Dis­cri­mi­na­ción Racial INCODIR. Gace­ta Ofi­cial de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Cara­cas, 28 de octu­bre de 2013.

En resu­men, el movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano des­de su prác­ti­ca dis­cur­si­va ha hecho un apor­te sus­tan­ti­vo en la cons­truc­ción de alian­zas estra­té­gi­cas para entrar en un diá­lo­go per­ma­nen­te con el gobierno y sus ins­ti­tu­cio­nes. Cues­tión que ha enri­que­ci­do el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano en cuan­to la sen­si­bi­li­za­ción del sec­tor guber­na­men­tal y la socie­dad vene­zo­la­na en gene­ral.

El pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías, des­pués del gol­pe de Esta­do del 11 de abril del 2002, por influen­cia del movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano comien­za a asu­mir una posi­ción crí­ti­ca fren­te al tema del racis­mo por los ata­ques que sufrió per­ma­nen­te­men­te de par­te de la bur­gue­sía vene­zo­la­na, y pos­te­rior­men­te en sus dis­cur­sos se asu­me como afro­des­cen­dien­te, tal y como lo expre­sa­ra el año 2005, en una de sus alo­cu­cio­nes cuan­do dijo: Somos afro­des­cen­dien­tes. Uná­mo­nos pues, los afro­des­cen­dien­tes de todo este con­ti­nen­te, des­de los Esta­dos Uni­dos, has­ta más allá, has­ta el Cono Sur(…)(Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Afro­des­cen­dien­tes y Polí­ti­cas Públi­cas, Cara­cas, 2005). Así, en lo suce­si­vo, el pre­si­den­te Chá­vez fue asu­mien­do el tema afro como un tema estra­té­gi­co en la agen­da polí­ti­ca nacio­nal ante la urgen­te nece­si­dad de sal­dar la deu­da pen­dien­te del esta­do vene­zo­lano con este com­po­nen­te cons­ti­tu­ti­vo de la vene­zo­la­ni­dad y pro­fun­di­zar la revo­lu­ción.

Si bien sus­cri­bi­mos la cate­go­ría afro­po­lí­ti­ca2, con­cep­tua­li­za­da por el enton­ces dipu­tado por la región de Bar­lo­ven­to (2014), cima­rrón Modes­to Ruíz, para refe­rir­se alas diver­sas mani­fes­ta­cio­nes polí­ti­cas y con­tri­bu­cio­nes que ha dado este gru­po de hom­bres y muje­res que siguen en este deve­nir his­tó­ri­co tales como…y aquí nom­bra la ges­ta de los héroes y las heroí­nas de la afro­ve­ne­zo­la­ni­dad des­de el pro­ce­so escla­vis­ta has­ta nues­tros días; en este momen­to his­tó­ri­co, a mi mane­ra de ver, la nue­va eta­pa afro­po­lí­ti­ca debe ser enten­di­da, en el sen­ti­do más amplio, tác­ti­co y estra­té­gi­co, como la tesis de las y los afro­des­cen­dien­tes en el ejer­ci­cio del poder, des­de y por la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad revo­lu­cio­na­ria vene­zo­la­na que pro­mue­ve la cons­truc­ción del poder popu­lar. Es la nue­va geo­me­tría del poder enten­di­da des­de la pers­pec­ti­va afro­des­cen­dien­te que al mis­mo tiem­po se tra­du­ce en un afro­so­cia­lis­mo como expre­sión de las múl­ti­ples fuen­tes que nutren el pro­ce­so socia­lis­ta boli­va­riano y con­tri­bu­yen a des­co­lo­ni­zar el Esta­do moderno aún vigen­te. Como dirían los cama­ra­das de la teo­ría crí­ti­ca deco­lo­nial Ramón Gross­fo­guel y José Rome­ro Losac­co3 (Gros­fo­guel y Los­sa­co, 2009, pág.12): “el socia­lis­mo del Siglo XXI para des­co­lo­ni­zar­se ten­drá que ser nece­sa­ria­men­te unsocia­lis­mo deco­lo­nial tras­mo­derno.Deco­lo­nialpor­que ten­dría que des­co­lo­ni­zar­se de los len­tes del euro­cen­tris­mo que fue la epis­te­mo­lo­gía que pri­vi­le­gió duran­te el socia­lis­mo del siglo XX ytrans­mo­derno por­que no habrá un sólo socia­lis­mo sino diver­sos socia­lis­mos de acuer­do a la diver­si­dad epis­té­mi­ca del mun­do. En ese sen­ti­do el afro­so­cia­lis­mo supo­ne ins­tru­men­ta­li­zar el Esta­do para via­bi­li­zar los movi­mien­tos socia­les afro­des­cen­dien­tes y al mis­mo tiem­po con­tri­buir a trans­for­mar­lo des­de den­tro, en un pro­ce­so inter­sec­cio­nal con otros sec­to­res de la Patria en el esta­do comu­nal.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

2 Ver Entre­vis­ta de Ofi­ci­na de Infor­ma­ción del Cen­tro Cul­tu­ral Par­que Cen­tral /​Pren­sa PSUV. Con­me­mo­ra­ción del día de la Afro­ve­ne­zo­la­ni­dad en la Pla­za Bolí­var /​Modes­to Ruiz: “La par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de los afro­des­cen­dien­tes está en la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, no en la dere­cha”. Publi­ca­do el 11 de mayo de 2013 por el Foro Social de Amé­ri­ca Lati­na.

3 Ver Pre­sen­ta­ción del libro “Pen­sar Deco­lo­nial”, com­pi­la­ción de ambos auto­res, aná­li­sis sobre la teo­ría crí­ti­ca deco­lo­nial y los ante­ce­den­tes de la edi­ción

Res­pec­to a la visión de socia­lis­mo boli­va­riano, expre­sa­da en una nue­va geo­me­tría del poder, el Esta­do comu­nal y el poder popu­lar, nos dice el pro­pio Hugo Chá­vez Frías lo siguien­te:

Una y otra vez lo he dicho: la reali­dad terri­to­rial vene­zo­la­na debe ser trans­for­ma­da y, por eso, la nece­si­dad de con­fi­gu­rar una nue­va geo­me­tría del poder que se con­vier­ta en el reor­de­na­mien­to popu­lar, comu­nal y socia­lis­ta de la geo­po­lí­ti­ca de la Nación.

Por socia­lis­mo enten­de­mos demo­cra­cia sin fin, siguien­do en esto al gran teó­ri­co por­tu­gués Boa­ven­tu­ra de Sou­sa San­tos. De allí, enton­ces, nues­tra fir­me con­vic­ción de que la mejor y la más radi­cal­men­te demo­crá­ti­ca de las opcio­nes para derro­tar el buro­cra­tis­mo y la corrup­ción es la cons­truc­ción de un Esta­do comu­nal que sea capaz de ensa­yar un esque­ma ins­ti­tu­cio­nal alter­na­ti­vo en la mis­ma medi­da en que se rein­ven­ta per­ma­nen­te­men­te.

Con esta ley (ley del Con­se­jo fede­ral de Gobierno 4) debe­mos comen­zar -en serio y en real, como solía decir Gar­cía Bac­ca- el des­mon­ta­je de todo el corroí­do anda­mia­je colo­nial sobre el cual se levan­ta una orga­ni­za­ción terri­to­rial con la que se pre­ten­dió hacer tri­zas la uni­dad nacio­nal. Y por supues­to que el Poder Popu­lar juga­rá un papel prin­ci­pal, esen­cial diría yo, en la trans­for­ma­ción radi­cal de nues­tra geo­gra­fía. 5

En las Leyes del Poder Popu­lar6 de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la (2010), se plan­tean trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das, espe­cí­fi­ca­men­te en los siguien­tes ámbi­tos: 1.- La defi­ni­ción del carác­ter socia­lis­ta de los cam­bios. 2.- La for­mu­la­ción del Esta­do Comu­nal y su con­cre­ción en las comu­nas. 3.-La carac­te­ri­za­ción del poder popu­lar, mate­ria­li­za­do tam­bién en espa­cios espe­cí­fi­cos. 3.-La pos­tu­la­ción de prin­ci­pios de auto­ges­tión y coges­tión como par­te inte­gral del poder popu­lar. 4.-La imple­men­ta­ción de la pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va y la con­tra­lo­ría social.

Tene­mos que ir mar­chan­do hacia la con­for­ma­ción de un Esta­do comu­nal y el vie­jo esta­do bur­gués que toda­vía vive, que está vivi­to y colean­do, tene­mos que irlo des­mon­tan­do pro­gre­si­va­men­te, mien­tras vamos levan­tan­do el Esta­do comu­nal, el Esta­do socia­lis­ta, el Esta­do boli­va­riano; un Esta­do que esté en con­di­cio­nes y en capa­ci­dad de con­du­cir una Revo­lu­ción. HUGO CHAVEZ FRIAS

Jura­men­ta­ción de los nue­vos Inte­gran­tes del Gabi­ne­te Eje­cu­ti­vo de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Tea­tro Tere­sa Carre­ño, 8 de enero de 2007.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

4 Ley Orgá­ni­ca del Con­se­jo Fede­ral de Gobierno (GO Nº 5.963 extra­or­di­na­rio del 22 de febre­ro de 2010

5 Las Líneas de Chá­vez: ¡Rum­bo al Esta­do Comu­nal! 21 febre­ro 2010.

6 “La Ley Orgá­ni­ca del Poder Popu­lar regu­la cin­coámbi­tos del Poder Popu­lar, los cua­les se tra­du­cen en una serie de com­pe­ten­cias asig­na­das a las ins­tan­cias del Poder Popu­lar res­pec­ti­va. La Pla­ni­fi­ca­ción de Polí­ti­cas Públi­cas, que en los tér­mi­nos esta­ble­ci­dos en la Ley Orgá­ni­ca de Pla­ni­fi­ca­ción Públi­ca y Popu­lar (artícu­lo 17 de la LOPP). La Eco­no­mía comu­nal, con­for­me se defi­ne en el artícu­lo 18 de la LOPP. La Con­tra­lo­ría social, la cual defi­ne el artícu­lo 19 de la LOPP (art. 2). La Orde­na­ción y ges­tión del terri­to­rio, que con­for­me al artícu­lo 20 de la LOPP y La Jus­ti­cia comu­nal, defi­ni­da en el artícu­lo 21 de la LOPP. Danie­la Uro­sa https://www.uma.edu.ve/admini/ckfinder/userfiles/files/Daniela%20Urosa.pdf

El Tes­ta­men­to Polí­ti­co del Coman­dan­te cima­rrón Hugo Chá­vez Frías, Plan de la Patria 2013 – 20197, cons­ti­tu­ye la ope­ra­ti­vi­za­ción del plan­tea­mien­to esen­cial de nues­tra Car­ta Mag­na (CRBV), que es la refun­da­ción de la Repú­bli­ca. Es la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca de nues­tro pro­yec­to socia­lis­ta, con el fin supre­mo de alcan­zar la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble y que es por tan­to un pro­yec­to de con­vi­ven­cia inter­cul­tu­ral de lar­go alcan­ce, en lo nacio­nal e inter­na­cio­nal, par­tien­do de las reali­da­des loca­les pro­pias. Se lograr aspi­ra en este plan, en lo nacio­nal, “la irrup­ción defi­ni­ti­va del Esta­do Social, Demo­crá­ti­co, de Dere­cho y de Jus­ti­cia; median­te la con­so­li­da­ción y expan­sión del poder popu­lar a tra­vés de las Misio­nes y Gran­des Misio­nes Socia­lis­tas y el auto­go­bierno en pobla­cio­nes y terri­to­rios espe­cí­fi­cos con­for­ma­dos como Comu­nas, entre otras polí­ti­cas(segun­do gran obje­ti­vo his­tó­ri­co); y en lo inter­na­cio­nal, el plan­tea­mien­to de la con­for­ma­ción de un mun­do mul­ti­cén­tri­co y plu­ri­po­lar ante la ame­na­za de un mun­do uni­po­lar, esto es lo que se deno­mi­na la nue­va geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal (ter­cer gran obje­ti­vo his­tó­ri­co). (Ley del Plan de la Patria. Publi­ca­do en Gace­ta Ofi­cial de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la No 6.118 Extra­or­di­na­rio, 4 de diciem­bre de 2013).

Así, atan­do cabos y reafir­man­do el pen­sa­mien­to cima­rrón del coman­dan­te Hugo Chá­vez, deci­mos que has­ta los últi­mos momen­tos de su vida su máxi­ma aspi­ra­ción fue la cons­truc­ción de una nue­va geo­me­tría del poder, que pro­gre­si­va­men­te nos lle­va­ra a edi­fi­car el Esta­do Comu­nal cons­ti­tui­do por un sis­te­ma de agre­ga­ción comu­nal8 que con­tem­pla: los con­se­jos comu­na­les, la fede­ra­ción de comu­nas, con­fe­de­ra­ción de comu­nas, dis­tri­tos moto­res de desa­rro­llo, corre­do­res. _​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

7Este Plan de Patria que defi­ne las con­di­cio­nes intrín­se­cas corres­pon­dien­tes al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio 2014 – 2019 y cuya esen­cia está en uti­li­zar su sopor­te Geo his­tó­ri­co logra­do en Revo­lu­ción para avan­zar La Gober­na­bi­li­dad Socia­lis­ta, den­tro del pro­ce­so que estruc­tu­ra al Esta­do Comu­nal, esta­ble­ci­do en sus Obje­ti­vos His­tó­ri­cos, enmar­ca la capa­ci­dad de gobierno para el nue­vo orde­na­mien­to social, ins­ti­tu­cio­nal, terri­to­rial nacio­nal obe­de­cien­do al pue­blo, el cual regis­tra deman­das que la ciu­da­da­nía expre­sa, pro­ce­sa y con­cre­ta a tra­vés de pro­yec­tos, tal cual lo orien­ta el con­jun­to de leyes del Poder Popu­lar y la Polí­ti­ca de Esta­do del Gobierno Efi­cien­te en la Calle. La Gober­na­bi­li­dad flui­rá en tan­to el Gobierno atien­da, cum­pla «obe­dez­ca», en aten­ción a la cua­li­dad de PODER OBEDIENCIAL, lo que el pue­blo le apro­bó, legi­ti­mó y com­ple­men­tó con con­te­ni­dos des­de su reali­dad pro­pia, su terri­to­rio vis­to como nue­va estruc­tu­ra de COMUNAS en cons­truc­ción; SITIO WEB: http://​www​.ona​pre​.gob​.ve/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​p​u​b​l​i​c​a​c​i​o​n​e​s​/​d​e​s​c​a​r​g​a​s​/​v​i​e​w​c​a​t​e​g​o​r​y​/​3​6​-​l​e​y​-​d​e​l​-​p​l​a​n​-​d​e​-​l​a​-​p​a​t​r​i​a​-​2​013 – 2019

8Ley Orgá­ni­ca de las Comu­nas. Artícu­lo 60. Los sis­te­mas de agre­ga­ción comu­nal son:

1. El Con­se­jo Comu­nal: como ins­tan­cia de arti­cu­la­ción de los movi­mien­tos y orga­ni­za­ciones socia­les de una comu­ni­dad. 2. La Comu­na: como ins­tan­cia de arti­cu­la­ción de varias comu­ni­da­des orga­ni­za­das en un ámbi­to terri­to­rial deter­mi­na­do. 3. La Ciu­dad Comu­nal: cons­ti­tui­da por ini­cia­ti­va popu­lar, median­te la agre­ga­ción de varias comu­nas en un ámbi­to terri­to­rial deter­mi­na­do. 4. Fede­ra­ción Comu­nal: como ins­tan­cia de arti­cu­la­ción de dos o más ciu­da­des que corres­pon­dan en el ámbi­to de un Dis­tri­to Motor de Desa­rro­llo. 5. Con­fe­de­ra­ción Comu­nal: ins­tan­cia de arti­cu­la­ción de fede­ra­cio­nes comu­na­les en el ámbi­to de un eje terri­to­rial de desa­rro­llo. 6. Las demás que se cons­ti­tu­yan por ini­cia­ti­va popu­lar.

Nues­tra dis­yun­ti­va en el deba­te que nos con­vo­ca está refe­ri­da fun­da­men­tal­men­te a: ¿Cómo evi­den­ciar el com­po­nen­te geo-his­tó­ri­co cul­tu­ral afro­ve­ne­zo­lano en la nue­va geo­me­tría del poder?; ¿Cuál sería su expre­sión en la reali­dad con­cre­ta?; ¿Es posi­ble apro­xi­mar­nos a un afro­so­cia­lis­mo des­de el socia­lis­mo boli­va­riano del siglo XXI? Situa­cio­nes estas que nos lle­van a hacer los siguien­tes plan­tea­mien­tos como apor­tes para el deba­te.

PLANTEAMIENTOS

A.-TIERRA. TERRITORIO Y TERRITORIALIDAD AFRODESCENDIENTE.

Esto pasa, en pri­me­ra ins­tan­cia, por el reco­no­ci­mien­to de nues­tros espa­cios terri­to­ria­les ances­tra­les ‑anti­guos encla­ves escla­vis­tas y de la diás­po­ra afro­ur­ba­na- con el pue­blo afro empo­de­ra­do en el ejer­ci­cio del poder comu­nal. La comu­na­li­za­ción des­de la expe­rien­cia afro­des­cen­dien­te.

En estos tiem­pos en que se plan­tea un Socia­lis­mo del siglo XXI, una de las preo­cu­pa­cio­nes inme­dia­tas de la huma­ni­dad es el tema ambien­tal, lo eco­ló­gi­co, los recur­sos natu­ra­les. Pro­ble­mas como: la defo­res­ta­ción, el cam­bio de ciclos de las llu­vias, la ero­sión y deser­ti­fi­ca­ción, el cam­bio cli­má­ti­co, la con­ta­mi­na­ción (del agua, aire, sue­los, visual, audi­ti­va…) y otras for­mas cone­xas como: la gue­rra por el agua, la des­truc­ción de la capa de ozono, pro­duc­ción de com­bus­ti­bles de ori­gen vege­tal como el eta­nol (bio­com­bus­ti­bles), son par­te de los dile­mas y desa­fíos que encon­tra­mos en el aná­li­sis sobre la cons­ti­tu­ción estruc­tu­ral del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta. Pero ante esta inne­ga­ble reali­dad, nos pre­gun­ta­mos: ¿Quié­nes ocu­pa­mos las zonas de mayor poten­cial natu­ral ?; ¿quié­nes sobre­vi­vi­mos en las zonas de con­flic­to arma­do?; ¿Por qué los con­flic­tos por ocu­par y apo­de­rar­se de nues­tros terri­to­rios?; ¿Dón­de están las mayo­res reser­vas hídri­cas, fores­ta­les, huma­nas, entre otras? Res­pues­ta: En la mayo­ría de pue­blos y/​o comu­ni­da­des indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y por supues­to en la mis­mí­si­ma y empo­bre­ci­da Áfri­ca, Asia, y Ocea­nía, es decir, el Sur Glo­bal. Por lo que obser­va­mos tam­bién aso­cia­do a la cos­mo­vi­sión de este sis­te­ma en deca­den­cia, la des­truc­ción del pla­ne­ta por el uso de la natu­ra­le­za como medio para lograr un fin, la acu­mu­la­ción de capi­tal a cual­quier cos­to, sea mate­rial o humano. Diría Enri­que Dus­selUna civi­li­za­ción de la muer­te con un pro­yec­to eco­nó­mi­co, el Capi­ta­lis­mo(Gros­fo­guel y Los­sa­co, 2009). Es decir, se tra­ta enton­ces de la lucha por el espa­cio vital, fra­se acu­ña­da por el geó­gra­fo y gene­ral ale­mán Karl Ernst Haussho­fer para refe­rir­se a la lucha inter­na­cio­nal entre los dife­ren­tes Esta­dos por el poder y la rela­ción entre espa­cio y polí­ti­ca (geo­po­lí­ti­ca) (en Ati­lio Borón, 2013).

Tal y como expre­sa en inte­lec­tual argen­tino Ati­lio Borón, en su libro La Geo­po­lí­ti­ca del Impe­ria­lis­mo:

(…) Es que la polí­ti­ca y la lucha de cla­ses, tan­to en lo nacio­nal como en lo inter­na­cio­nal, no se des­en­vuel­ven en el plano de las ideas o la retó­ri­ca, sino sobre bases terri­to­ria­les, y el entre­la­za­mien­to entre terri­to­rio (con losbie­nes públi­cos o comu­nesque lo carac­te­ri­zan), pro­yec­tos impe­ria­lis­tas de explo­ta­ción y des­po­se­sión y resis­ten­cias popu­la­res al des­po­jo y resis­ten­cias popu­la­res al des­po­jo requie­ren inevi­ta­ble­men­te un tra­ta­mien­to en don­de el aná­li­sis de la geo­gra­fía y el espa­cio se arti­cu­len con la con­si­de­ra­ción de los fac­to­res eco­nó­mi­cos, socia­les, polí­ti­cos y mili­ta­res. En tiem­pos actua­les, en los que la devas­ta­ción capi­ta­lis­ta del medio ambien­te ha lle­ga­do a nive­les des­co­no­ci­dos en la his­to­ria, una refle­xión sis­te­má­ti­ca sobre la geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo es más urgen­te y nece­sa­ria que nun­ca (…) (Ati­lio Borón, 2013).

Enton­ces obser­va­mos que exis­te una rela­ción dia­léc­ti­ca entre el espa­cio natu­ral (bio­di­ver­si­dad) con lo humano (etno­di­ver­si­dad) y lo eco­nó­mi­co (mate­ria­lis­mo). A su vez lo eco­nó­mi­co tie­ne rela­ción direc­ta con el mode­lo pro­duc­ti­vo y este con las rela­cio­nes de pro­duc­ción. El terri­to­rio se rela­cio­na con los con­cep­tos de Impe­rio e Impe­ria­lis­mo, pero tam­bién el tema de la Sobe­ra­nía y esta qui­zás con el tema de la Auto­no­mía. De allí que esto nos inter­pe­la a encon­trar­nos inter­sec­cio­nal­men­te con luchas y cate­go­rías polí­ti­cas que nos hablan de: etno­po­lí­ti­ca; eco­lo­gía; eco­so­cia­lis­mo; etno­mar­xis­mo; indo­so­cia­lis­mos, entre otras para entrar en la defi­ni­ción de ele­men­tos apro­xi­ma­ti­vos a un Afro­so­cia­lis­mo como la Nue­va Eta­pa Afro­po­lí­ti­ca en Vene­zue­la.

En Vene­zue­la los pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes están ubi­ca­da en los anti­guos encla­ves de escla­vi­za­dos y escla­vi­za­das. En la zona cos­te­ra cen­tral, occi­den­tal y orien­tal es don­de se encuen­tran la mayo­ría de las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes. Los Esta­dos de Vene­zue­la con mayor pobla­ción afro­ve­ne­zo­la­na son los siguien­tes con orden de mayor pobla­ción, toman­do en cuen­ta tan­to la pobla­ción urba­na como rural: Var­gas, Miran­da, Ara­gua, Sucre, Fal­cón, Cara­bo­bo, Zulia, Yara­cuy, Bolí­var y el Dis­tri­to Capi­tal. Estos son los diez Esta­dos don­de exis­te mayor pobla­ción afro­des­cen­dien­te, carac­te­ri­za­dos no sólo por ras­gos feno­tí­pi­cos, sino tam­bién por esti­los de vidas rura­les y urba­nas, reli­gio­sos, culi­na­rios, iden­ti­dad cul­tu­ra, téc­ni­cas agrí­co­las, soli­da­ri­dad, tra­ba­jo colec­ti­vo, entre otros ras­gos dis­tin­ti­vos. Tam­bién hay pre­sen­cia en menor pro­por­ción en los Esta­dos Guá­ri­co, Tru­ji­llo, Méri­da y Anzoá­te­gui en comu­ni­da­des con ras­gos espe­cí­fi­cos (ver mapa).

Cómo vemos en su gran mayo­ría los terri­to­rios ances­tra­les afro­ve­ne­zo­la­nos ‑sal­vo con­ta­das excep­cio­nes- se encuen­tran geo­re­fe­ren­cia­das en la zona nor­te-cos­te­ra del país, es decir la facha­da cari­be­ña, como con­tex­to inme­dia­to de inter­ac­ción regio­nal con el espa­cio marí­ti­mo del Cari­be insu­lar. Otros pue­blos y comu­ni­da­des afros están ubi­ca­dos en los fren­tes geo­grá­fi­cos Andino, Atlán­ti­co y Ama­zó­ni­co. Lo que hace que sean espa­cios estra­té­gi­cos para el inter­cam­bio trans­fron­te­ri­zo y la defen­sa inte­gral de la nación. Esto nos com­pro­me­te, como corres­pon­sa­bles de la sobe­ra­nía nacio­nal y todas sus impli­ca­cio­nes, y nos inter­pe­la a pen­sar en mate­ria­li­zar rela­cio­nes socio­te­rri­to­ria­les que con­for­man teji­dos sig­na­dos por las alian­zas, la coope­ra­ción y com­ple­men­ta­rie­dad (local, nacio­nal y mun­dial) que se desa­rro­llan en una nue­va diná­mi­ca urba­na y rural de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va del país. Pero tam­bién pro­fun­di­zar en la nue­va doc­tri­na mili­tar boli­va­ria­na y el desa­rro­llo geo­po­lí­ti­co nacio­nal, tal y como lo con­cep­tua­li­za el pro­yec­to socia­lis­ta boli­va­riano, para poder resis­tir, insur­gir, com­ba­tir y sobre­vi­vir con equi­dad y jus­ti­cia, sin que nadie se atre­va a ven­der la patria por insa­tis­fac­ción de las con­di­cio­nes mate­ria­les y espi­ri­tua­les más ele­men­ta­les. Ya lo hemos pues­to en prue­ba con los dis­tin­tos inten­tos de incur­sión de inva­sio­nes extran­je­ras que han usur­pa­do la sobe­ra­nía nacio­nal usan­do los espa­cios terri­to­ria­les de pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes como cabe­za de pla­ya en sus pro­yec­tos mer­ce­na­rios, ¿cuá­les han sido los resul­ta­dos?, el pue­blo com­ba­ti­vo afro­ve­ne­zo­lano ha sali­do al fren­te en la defen­sa de su espa­cio vital y de la revo­lu­ción mis­ma (casos de Care­ne­ro, Chuao, Macu­to, Sur del Lago…), por con­vic­ción, ¡por con­cien­cia y por resi­lien­cia!

Estas comu­ni­da­des están ubi­ca­das en entor­nos ambien­ta­les impor­tan­tes para el país por sus reser­vas de agua, poten­cial agrí­co­la y recur­sos ener­gé­ti­cos. De las sie­te (7) áreas estra­té­gi­cas de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­bles exis­ten­tes en el país, cua­tro (4) corres­pon­den a comu­ni­da­des afro ubi­ca­das en los Esta­dos Miran­da, Ara­gua, Bolí­var y Zulia, así como en espa­cios de Par­ques Nacio­na­les ubi­ca­dos en los Esta­dos: Fal­cón, Miran­da, Ara­gua, Yara­cuy, Sucre, Cara­bo­bo y Bolí­var.

Si hace­mos un cui­da­do­so reco­rri­do por las cir­cuns­crip­cio­nes terri­to­ria­les afro­ve­ne­zo­la­nas, obser­va­ría­mos socie­da­des colec­ti­vis­tas o con­vi­ven­cia­les con poten­cia­les ven­ta­jas en el ámbi­tos de las rela­cio­nes huma­nas (etno­di­ver­si­dad) y natu­ra­les (bio­di­ver­si­dad), idea­les para la pes­ca, agro­eco­lo­gía, arte­sa­nía, turis­mo, eco­so­cia­lis­mo, cul­tu­ra de paz, ejer­ci­cio de otras espi­ri­tua­li­da­des etc.; pero a su vez, aún con muchas nece­si­da­des bási­cas para la vida insa­tis­fe­chas, tales como: infra­es­truc­tu­ra, el agua, elec­tri­ci­dad, edu­ca­ción, salud, vivien­da y hábi­tat, trans­por­te, ali­men­ta­ción, segu­ri­dad públi­ca, comu­ni­ca­ción libre, el depor­te, la sana recrea­ción y el tra­ba­jo digno, libe­ra­do y libe­ra­dor; here­da­das de un pasa­do y un pre­sen­te colo­nial que se estruc­tu­ró a par­tir de la idea de raza como ente arti­cu­la­dor de la rela­cio­nes socia­les y los mode­los de pro­duc­ción, tra­yen­do como con­se­cuen­cias, la divi­sión racial del tra­ba­jo y el racis­mo estruc­tu­ral , cate­go­rías ya tra­ba­ja­das por la corrien­te de pen­sa­mien­to de los mar­xis­mos negros9 (Daniel Mon­ta­ñez, 2020) en sus aná­li­sis de la reali­dad con­cre­ta de los suje­tos racia­li­za­dos . Muchos de est(x)s autor(x)s han sido ade­más víc­ti­mas del lla­ma­do racis­mo epis­té­mi­co, igno­ra­dos aca­dé­mi­ca y polí­ti­ca­men­te tan­to por la dere­cha como por una izquier­da euro­cén­tri­ca10 (Ramôn Gross­fo­guel, 2018).

Sus­cri­bi­mos estos refe­ren­tes del lla­ma­do pen­sa­mien­to negro radi­cal como apor­tes teó­ri­cos que nos ayu­dan a com­pren­der nues­tras reali­da­des como suje­tos socia­les y suje­tos polí­ti­cos a la vez, al tiem­po que avan­za­mos en nue­vas prác­ti­cas liber­ta­rias con­tex­tua­li­za­das al momen­to his­tó­ri­co que nos vivir.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

9El mar­xis­mo negro es una corrien­te inte­lec­tual y polí­ti­ca que teo­ri­za des­de el mar­xis­mo la expe­rien­cia de vida de la pobla­ción negra. Pero es más que eso. Este ejer­ci­cio des­ve­la el euro­cen­tris­mo del mar­xis­mo ponien­do énfa­sis en el estu­dio del racis­mo, algo que el mar­xis­mo nun­ca tra­tó de enten­der en toda su com­ple­ji­dad debi­do a que no era una expe­rien­cia pro­pia de la mayo­ría del pro­le­ta­ria­do en Euro­pa. Has­ta tal pun­to no lo enten­dió que con­si­de­ra­rony sue­len seguir hacién­do­lo- que el racis­mo es una rela­ción social espu­ria del Capi­tal here­da­da de las gue­rras reli­gio­sas del feu­da­lis­mo o que se tra­ta de una herra­mien­ta com­ple­men­ta­ria de la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta que deja­rá de exis­tir una vez que la cla­se obre­ra tome el poder. Decían que cual­quier ele­men­to que dis­tor­sio­na­ra la cen­tra­li­dad de la opre­sión de cla­se esta­ba en con­tra de la lucha por la libe­ra­ción mun­dial de la huma­ni­dad, por lo que quie­nes pen­sa­ran el racis­mo de for­ma teó­ri­ca u orga­ni­za­ran una lucha espe­cí­fi­ca con­tra el pro­ble­ma serían sis­te­má­ti­ca­men­te repren­di­dos. Es ahí don­de se ori­gi­na el mar­xis­mo negro, un esfuer­zo en mos­trar cómo tan­to en la teo­ría como en la pra­xis la raza y la cla­se no son ele­men­tos anta­gó­ni­cos sino com­ple­men­ta­rios e inse­pa­ra­bles. (Daniel Mon­ta­ñez, 2020, pág .1)

10 Exis­te una gran igno­ran­cia acer­ca de los mar­xis­mos negros debi­do a varios fac­to­res. Un fac­tor fun­da­men­tal para la invi­si­bi­li­dad de esta tra­di­ción de pen­sa­mien­to crí­ti­co es el racis­mo epis­te­mo­ló­gi­co. Por ser auto­res negros, las indus­trias edi­to­ria­les han boi­co­tea­do la tra­duc­ción de estos auto­res y las gran­des uni­ver­si­da­des los han igno­ra­do y exclui­dos de sus currícu­los. La izquier­da euro­cén­tri­ca lati­no­ame­ri­ca­na tam­bién ha par­ti­ci­pa­do de este silen­cio. Para dar un ejem­plo, el gran mar­xis­ta negro esta­dou­ni­den­se, W.E. B. Dubois, con­si­de­ra­do por muchos como el soció­lo­go más impor­tan­te del siglo XX, ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te exclui­do de los currícu­los uni­ver­si­ta­rios. Se con­si­guen tra­duc­cio­nes de todas las obras de Derri­da, Fou­cault, Chomsky, Lacan, Wallers­tein, Perry Ander­son, Bour­dieu, Elias, etc. pero casi no se con­si­guen tra­duc­cio­nes de las obras de Kwa­me Nkru­mah, Man­ning Mara­ble, C.L.R. James, W.E.B. Dubois, Kwa­me Nkru­mah, Robin Kelley, Car­la Jones, Carol Boy­ce Davies, Harold William L. Pat­ter­son, Harry Hay­wood, Oli­ver L. Cox, etc. Inclu­so, una auto­ra como Ange­la Davis y auto­res como Stuart Hall o Aimé Cesai­re ape­nas muy recien­te­men­te se comien­zan a publi­car en cas­te­llano. La gran obra maes­tra del mar­xis­mo negro titu­la­da Black Mar­xism. The making of the black radi­cal tra­di­tion, del afro-esta­dou­ni­den­se Cedric J. Robin­son, publi­ca­da en Lon­dres en 1983 por la edi­to­rial Zed, 45 años des­pués toda­vía no ha sido tra­du­ci­da al cas­te­llano. (Ramôn Gross­fo­guel, 2018, pág. 1).

Por otra par­te, si ana­li­za­mos la reali­dad socio­cul­tu­ral de los terri­to­rios ances­tra­les afro­ve­ne­zo­la­nos en simul­tá­neo con los resul­ta­dos ofi­cia­les del Cen­so Nacio­nal de Pobla­ción y Vivien­da (2011), pri­me­ra expe­rien­cia cen­sal en el país que incor­po­ra la varia­ble afro­des­cen­dien­te en una pre­gun­ta de auto­rre­co­no­ci­mien­to étni­co, esta com­pa­ra­ción arro­ja un cam­po pro­ble­ma­ti­za­dor impor­tan­te para la refle­xión, el deba­te y la auto­crí­ti­ca del movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano a la hora de impul­sar la cons­truc­ción polí­ti­cas públi­cas, evi­den­cián­do­se entre otros aspec­tos cla­ves las siguien­tes reali­da­des:

a) No todo afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la se reco­no­ce como tal. En el Cen­so no son todos los que están ni están todos los que son…Falta pro­mo­ver el auto­rre­co­no­ci­mien­to.

b) No toda per­so­na afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la es mili­tan­te del movi­mien­to social…Somos una peque­ña repre­sen­ta­ción de la reali­dad…

c) La temá­ti­ca afro­des­cen­dien­te en Vene­zue­la no es pro­pie­dad exclu­si­va de las dife­ren­tes ins­tan­cias orga­ni­za­das del movi­mien­to social… Hay que tejer alian­zas…

Situa­cio­nes que nos hacen refle­xio­nar pre­gun­tán­do­nos:

¿Has­ta dón­de hemos lle­ga­do con nues­tra agen­da sec­to­rial?; ¿Qué nos fal­ta por hacer?; ¿En cuan­to a polí­ti­cas públi­cas, cómo arti­cu­la­mos la agen­da del movi­mien­to social a la agen­da del pro­yec­to de país?; ¿Qué hacer para cre­cer cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te como pue­blo afro­des­cen­dien­te en el ejer­ci­cio del poder que nos dele­ga el pro­yec­to de país? Es des­de este mar­co que pro­pon­go para avan­zar, dar el sal­to cua­li­ta­ti­vo hacia una nue­va eta­pa afro­po­lî­ti­ca don­de se pro­pi­cie la cons­truc­ción de poder popu­lar afro­ve­ne­zo­lano.

B.- PODER POPULAR AFROVENEZOLANO.

Para lle­gar a cons­truir poder popu­lar afro­ve­ne­zo­lano uno de los aspec­tos fun­da­men­ta­les que habría que tomar en cuen­ta es que nues­tra lucha no pue­de que­dar­se sola­men­te en lo rei­vin­di­ca­ti­vo de una agen­da pro­gra­má­ti­ca espe­cí­fi­ca de una orga­ni­za­ción, gru­po o movi­mien­to social en par­ti­cu­lar. Así, se hace nece­sa­rio trans­cen­der la idea cor­po­ra­ti­va de las luchas vis­tas como fran­qui­cias del mis­mo poder hege­mó­ni­co con­tra el cual lucha­mos, para asu­mir una pos­tu­ra colec­ti­va anti­sis­té­mi­ca, a lo interno y externo de las pro­pias luchas y lograr las ver­da­de­ras trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias radi­ca­les, que per­mi­tan ir des­mon­tan­do reali­da­des adver­sas en lo local, esta­dal, nacio­nal, inter­na­cio­nal, mun­dial, uni­ver­sal, como varian­tes de inter­re­la­ción mul­ti­es­ca­lar.

El movi­mien­to social afro­ve­ne­zo­lano a pesar de sus gran­des avan­ces en la cons­truc­ción de polí­ti­cas públi­cas des­de prin­ci­pios del siglo XXI has­ta nues­tros días, en los actua­les momen­tos se halla en una fase crí­ti­ca- un pun­to de infle­xión – que lo obli­ga a revi­sar su papel den­tro del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano por lo que es impe­ra­ti­vo ter­mi­nar de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo para ade­cuar­se al momen­to his­tó­ri­co de las cir­cuns­tan­cias en que se ha situa­do. Ese sal­to cua­li­ta­ti­vo es lo que he deno­mi­na­do la cons­truc­ción de un “Poder Popu­lar Afro­ve­ne­zo­lano Vs la visión cor­po­ra­ti­va de la lucha”. La cons­truc­ción de un Poder Popu­lar Afro impli­ca enton­ces reco­no­cer la diver­si­dad del pue­blo afro-más allá de las agen­das sec­to­ri­za­das de un movi­mien­to social- en la defi­ni­ción de un pro­yec­to de vida más amplio al mis­mo tiem­po que se con­tri­bu­ye con un pro­yec­to de nación, de país de lar­go alcan­ce. Se tra­ta de orga­ni­za­ción, con­cien­cia y movi­li­za­ción para lograr entre otros fines:

Gene­rar las con­di­cio­nes para garan­ti­zar que la ini­cia­ti­va popu­lar, en el ejer­ci­cio de la ges­tión social, asu­ma fun­cio­nes, atri­bu­cio­nes y com­pe­ten­cias de admi­nis­tra­ción, pres­ta­ción de ser­vi­cios y eje­cu­ción de obras, median­te la trans­fe­ren­cia des­de los dis­tin­tos entes polí­ti­co-terri­to­ria­les hacia los auto­go­bier­nos comu­ni­ta­rios, comu­na­les y los sis­te­mas de agre­ga­ción que de los mis­mos sur­jan (Asam­blea Nacio­nal 832 Ley Orgá­ni­ca del Poder Popu­lar, fines del poder popu­lar, pag.2, Cara­cas, 2010)

En sín­te­sis, se tra­ta del pue­blo afro orga­ni­za­do y empo­de­ra­do en el ejer­ci­cio del poder para trans­for­mar sus reali­da­des des­de el auto­go­bierno comu­ni­ta­rio para gene­rar un nue­vo reor­de­na­mien­to terri­to­rial que ten­ga corres­pon­den­cia con el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co y que per­mi­ta supe­rar los des­equi­li­brios espa­cia­les en la esca­la local, regio­nal y nacio­nal.

Es el poder direc­to del pue­blo, es la demo­cra­cia direc­ta. Cada día habrá que cons­truir más ins­tru­men­tos para la demo­cra­cia direc­ta, y rom­per la tram­pa de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va; que ter­mi­na sien­do al final una dic­ta­du­ra, la dic­ta­du­ra de una éli­te en con­tra de los intere­ses del pue­blo.

()Noso­tros hemos avan­za­do un poco en el tema de la super­es­truc­tu­ra. Tan­to en la socie­dad polí­ti­ca, el Esta­do, como en la socie­dad civil, en las comu­ni­da­des. Ese vie­jo con­cep­to de socie­dad civil eli­tes­ca, está pasan­do la pági­na. Esta­mos pasan­do la pági­na []. La socie­dad civil, un con­cep­to eli­tes­co. Aho­ra es el pue­blo, el Poder Popu­lar. Ésa es la nue­va socie­dad civil: el Poder Popu­lar. HUGO CHAVEZ FRIAS

( 2008-pág.67)

¿De qué for­ma podría­mos cons­truir poder popu­lar afro­ve­ne­zo­lano?

Con la par­ti­ci­pa­ción en los asun­tos públi­cos para garan­ti­zar el ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía popu­lar par­tien­do del enten­di­mien­to del espa­cio (local, regio­nal, nacio­nal e inter­na­cio­nal) des­de el enfo­que geohis­tó­ri­co11 (Nova Scrip­ta; 2006) y apro­ve­chan­do de mane­ra ópti­ma las poten­cia­li­da­des que ofre­cen nues­tros recur­sos con­tex­tua­les (natu­ra­les y huma­nos) en la satis­fac­ción de sus con­di­cio­nes bási­cas mate­ria­les y espi­ri­tua­les para alcan­zar la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble, la mayor suma de segu­ri­dad social y la mayor suma de esta­bi­li­dad polí­ti­ca, como lo plan­tea­ba Chá­vez, emu­lan­do a Simón Bolí­var. Se nece­si­ta volun­tad polí­ti­ca y trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias gobierno-pue­blo para adqui­rir pro­gre­si­va­men­te: a) capa­ci­dad admi­nis­tra­ti­va, b) capa­ci­dad jurí­di­ca, c) capa­ci­dad finan­cie­ra; es decir, tener el poder para trans­for­mar reali­da­des “de arri­ba hacia aba­jo”, acha­tan­do las estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas, en hori­zon­ta­li­dad. Pero tam­bién que, en el mar­co de la corres­pon­sa­bi­li­dad, el pue­blo asu­ma “des­de aba­jo”, la auto­de­ter­mi­na­ción, sin depen­den­cias, sin pater­na­lis­mos, pero con hones­ti­dad, trans­pa­ren­cia y sen­ti­do del bien común entre el ser humano y la natu­ra­le­za.

Para que el pue­blo se con­cre­te en fuer­za real, debe tener, pri­me­ro que nada, con­cien­cia; y para que el pue­blo ten­ga con­cien­cia, debe tener cono­ci­mien­to, cul­tu­ra, cono­cer todo lo que hemos sido, lo que somos: cono­ci­mien­to, sabe­res. El saber popu­lar le da al pue­blo una fuer­za infi­ni­ta; ese pue­blo cul­to, cono­ce­dor, sabio es pue­blo cons­cien­te, y por tan­to será un pue­blo cohe­ren­te en la pala­bra y en la acción; cohe­ren­te en la acción de hoy, en la acción de maña­na y en la acción de siem­pre

()Entre otras cosas, deben uste­des abrir cana­les para ali­men­tar las ins­ti­tu­cio­nes, los minis­te­rios, la buro­cra­cia con esa corrien­te viva, con ese amor pro­fun­do y con esa fuer­za trans­for­ma­do­ra del Poder Popu­lar. El Poder Popu­lar debe lle­gar a todos los espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les y las ins­ti­tu­cio­nes deben irse al Poder Popu­lar

HUGO CHAVEZ FRIAS

(2008-pág. 29, 36)

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

11 El Enfo­que Geo­his­tó­ri­co cons­ti­tu­ye una pro­pues­ta teó­ri­co-meto­do­ló­gi­ca des­de una visión inter­dis­ci­pli­na­ria y trans­dis­ci­pli­na­ria para el aná­li­sis y expli­ca­ción de la reali­dad geo­grá­fi­ca vene­zo­la­na, en aten­ción a las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas. Bajo este Enfo­que, ini­cia­ron estu­dios del espa­cio vene­zo­lano, ade­más del pro­fe­sor Ramón Tovar los siguien­tes inves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Expe­ri­men­tal Liber­ta­dor (UPEL): Maru­ja Tabor­da, Bea­triz Ceba­llos, Ramón San­tae­lla, Arman­do Rojas, Omar Hur­ta­do Rayúg­sen, Rosa Figue­roa, Cos­me Arzo­lay, Omar Mora­les, entre otros (inves­ti­ga­do­res, miem­bros del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Geo­di­dác­ti­cas de Vene­zue­la CIGD), así como las inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en los tra­ba­jos de gra­do de Maes­tría de los Ins­ti­tu­tos Peda­gó­gi­cos de Mara­cay, Cara­cas, Matu­rín, Rubio, Bar­qui­si­me­to (UPEL) y las rea­li­za­das en la Maes­tría en Geo­gra­fía, men­ción docen­cia de la Uni­ver­si­dad del Zulia y la Uni­ver­si­dad de Los Andes, Núcleo Táchi­ra. Estas inves­ti­ga­cio­nes han gene­ra­do un cuer­po de enun­cia­dos, nocio­nes, con­cep­tos y cate­go­rías para la cons­truc­ción de una pro­pues­ta teó­ri­ca de la espa­cia­li­dad vene­zo­la­na, “…des­cu­briry ana­li­zar la estruc­tu­ra geo­eco­nó­mi­ca de nues­tros espa­cios cons­ti­tu­ye a nues­tro jui­cio, el obje­to de estu­dio de la geo­his­to­riaestu­diar el espa­cio y ana­li­zar­lo den­tro de nues­tra reali­dad his­tó­ri­ca con­cre­ta(San­tae­lla, R.1989 p.23). Scrip­ta Nova. Revis­ta elec­tró­ni­ca de geo­gra­fía y cien­cias socia­les http://​www​.ub​.edu/​g​e​o​c​r​i​t​/​s​n​/​s​n​-​0​8​.​htm

C.-PLANIFICACION PARTICIPATIVA

Según lo esta­ble­ci­do en la Ley del Poder Popu­lar (2010) la pla­ni­fi­ca­ción de polí­ti­cas públi­cas es un ámbi­to de actua­ción del Poder Popu­lar, quién en corres­pon­sa­bi­li­dad con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad públi­ca del gobierno, asu­me la trans­for­ma­ción del país des­de la con­se­cu­ción, coor­di­na­ción y armo­ni­za­ción de pla­nes, pro­gra­mas y pro­yec­tos per­ti­nen­tes para el desa­rro­llo terri­to­rial equi­li­bra­do y la jus­ta dis­tri­bu­ción de la rique­za (Ley del Poder Popu­lar, art. 17).

Los pue­blos afro­des­cen­dien­tes reque­ri­mos con urgen­cia medi­das de com­pen­sa­ción, reha­bi­li­ta­ción, res­ti­tu­ción sim­bó­li­ca y mate­rial en tér­mi­nos de jus­ti­cia social y jus­ti­cia racial (JUSTICIA REPARATIVA) por todo el pro­ce­so his­tó­ri­co de des­ven­ta­jas acu­mu­la­das en la cons­ti­tu­ción de este sis­te­ma-mun­do colo­nial capi­ta­lis­ta, don­de el racis­mo y la exclu­sión social han ope­ra­do como for­mas de domi­na­ción y explo­ta­ción que nos han lle­va­do a con­di­cio­nes infe­rio­ri­za­ción con res­pec­to a otros pue­blos del mun­do, pero que al mis­mo tiem­po cons­ti­tui­mos un “NICHO ” para ani­dar luchas como dirían los zapa­tis­tas , ¡¡por un mun­do don­de otros mun­dos sean posi­bles!!.

La jus­ti­cia repa­ra­ti­va de la diás­po­ra afri­ca­na sig­ni­fi­ca­ría la redis­tri­bu­ción de la rique­za y el poder por los daños y per­jui­cios pro­du­ci­dos por la escla­vi­tud y sus secue­las his­tó­ri­cas y el reco­no­ci­mien­to de los valo­res de los afro­des­cen­dien­tes. Esto se logra con la par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va y corres­pon­sa­ble pue­blo-gobierno a esca­la (local, regio­nal, nacio­nal) para supe­rar inequi­da­des y que en el caso vene­zo­lano se arti­cu­la con la pro­pues­ta de plan de desa­rro­llo socia­lis­ta de la nación a tra­vés de la defi­ni­ción de polí­ti­cas públi­cas con enfo­que étni­co dife­ren­cial, al tiem­po que avan­za­mos simul­tá­nea­men­te como pue­blo afro en una “res­tau­ra­ción de la vida o el más allá que el desa­rro­llo(Bau­tis­ta Rafael, 2017).

Sien­do prag­má­ti­cos y en lo con­cre­to, una pri­me­ra fase de una jus­ti­cia repa­ra­ti­va afro­ve­ne­zo­la­na sig­ni­fi­ca­ría sem­brar la Agen­da Eco­nó­mi­ca Boli­va­ria­na12 en el espa­cio geo-his­tó­ri­co cul­tu­ral afro­des­cen­dien­te. Por ejem­plo: Revi­sar el pro­gra­ma de los 15 moto­res de Desa­rro­llo Social y Eco­nó­mi­co y su per­ti­nen­cia en las subre­gio­nes pro­duc­ti­vas afro­des­cen­dien­tes.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

12 La Agen­da Eco­nó­mi­ca Boli­va­ria­na, meca­nis­mo que pro­mue­ve la cons­truc­ción de un nue­vo esque­ma eco­nó­mi­co que rom­pa con el ren­tis­mo petro­le­ro y en la que par­ti­ci­pan empre­sas socia­lis­tas y el sec­tor pri­va­do del país, debe con­ver­tir­se en un pun­to de encuen­tro, de unión y de tra­ba­jo, con el fin de cons­truir una nue­va eco­no­mía que logre aten­der las nece­si­da­des reales del pue­blo vene­zo­lano, indi­có el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Nico­lás Madu­ro. Fuen­te: Vice­pre­si­den­cia Sec­to­rial de Eco­no­mía. http://​www​.mppef​.gob​.ve/​a​g​e​n​d​a​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​b​o​l​i​v​a​r​i​a​n​a​-​e​s​-​e​l​-​m​a​p​a​-​p​a​r​a​-​l​a​-​c​o​n​s​t​r​u​c​c​i​o​n​-​d​e​l​-​f​u​t​u​r​o​-​p​r​o​d​u​c​t​i​v​o​-​n​a​c​i​o​n​al/

  • ¿Cómo lo haría­mos?: Con cono­ci­mien­to per­ti­nen­te y libe­ra­dor. Impli­ca tam­bién el uso de cien­cias y tec­no­lo­gías holís­ti­cas a la par de los sabe­res y cono­ci­mien­tos ances­tra­les (Zonas de Cono­ci­mien­to Pro­duc­ti­vas).
  • ¿Con qué?: Impli­ca el uso de recur­sos (finan­cie­ros, logís­ti­cos, mate­ria­les).
  • ¿Para qué?: Para lograr cons­truir colec­ti­va­men­te:
  • Una nue­va éti­ca y esté­ti­ca inter­cul­tu­ral que reco­noz­ca el apor­te de nues­tra espe­ci­fi­ci­dad en la tota­li­dad refun­da­do­ra. Lo que impli­ca la rei­vin­di­ca­ción de unas cos­mo­lo­gías, epis­te­mo­lo­gías y peda­go­gías pro­pias como for­mas de repa­ra­ción sim­bó­li­cas. “Las afro repa­ra­cio­nes han de sus­ten­tar­se en una polí­ti­ca de la memo­ria de la escla­vi­tud y sus con­se­cuen­cias y en la rela­ción que dicho pasa­do tie­ne con el pre­sen­te de des­igual­dad y con los posi­bles futu­ros de libe­ra­ción (Mos­que­ra y Lab­bé, 2007). (SUBJETIVO).
  • Un Plan Secto­rial Afro­des­cen­dien­te, que debe­ría des­ple­gar­se del Plan de Desa­rro­llo, Eco­nó­mi­co y Social de la Nación (Plan de la Patria). Lo que impli­ca con­ver­tir­nos en pro­mo­to­res del mis­mo en cuan­to a: a) méto­dos cons­trui­dos por el pro­pio pue­blo afro­des­cen­dien­te. b) dise­ño de meto­do­lo­gías y metó­di­cas para la pro­duc­ción de cono­ci­mien­tos y c) For­ma­ción del per­so­nal téc­ni­co cien­tí­fi­co: i) nivel ins­ti­tu­cio­nal y ii) de Con­se­jos Comu­na­les y Comu­nas, sec­tor pro­duc­ti­vo y movi­mien­tos socia­les (PROGRAMÁTICO).
  • El Cum­be-Comu­na como repa­ra­ción sim­bó­li­ca y mate­rial de nues­tros espa­cios his­tó­ri­cos de resis­ten­cia e insur­gen­cia con­tex­tua­li­za­dos a una nue­va reali­dad, a otro momen­to his­tó­ri­co que se tra­du­ce en la lucha antim­pe­ria­lis­ta, anti-capi­ta­lis­ta y la des­co­lo­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal. Si la Comu­na Socia­lis­ta13 debe ser enten­di­da como una nue­va for­ma de esta­do, la nue­va ges­tión públi­ca de la revo­lu­ción boli­va­ria­na en su tota­li­dad refun­da­do­ra; el Cum­be-Comu­na es un espa­cio orga­ni­za­ti­vo para el ejer­ci­cio del poder des­de la pers­pec­ti­va afro­ve­ne­zo­la­na. En fin, el Cum­be-Comu­na como espa­cio sim­bó­li­co y mate­rial para el ejer­ci­cio de la cul­tu­ra polí­ti­ca del poder popu­lar afro­ve­ne­zo­lano (CPPPA) que impli­ca una nue­va éti­ca, insur­gen­te, des­co­lo­ni­za­do­ra, crea­do­ra, que rei­vin­di­que todo lo posi­ti­vo de nues­tra ances­tra­li­dad y de la con­tem­po­ra­nei­dad his­tó­ri­ca, al tiem­po que dese­che los valo­res nega­ti­vos que inter­fie­ran en la sana con­vi­ven­cia de todos los pue­blos cons­ti­tu­ti­vos de la vene­zo­la­ni­dad. (ORGANIZATIVO).
  • ¿Qué prin­ci­pios y valo­res res­ca­ta­ría­mos del deve­nir his­tó­ri­co de un pen­sa­mien­to afro­po­lî­ti­co (afro­epis­te­mo­lo­gía) con­tex­tua­li­za­dos al pro­yec­to socia­lis­ta boli­va­riano?:

Antim­pe­ria­lis­mo; anti­co­lo­nia­lis­mo; anti­rra­cis­mo; pan­afri­ca­nis­mo; femi­nis­mos negros; soro­ra­ri­dad; resi­len­cia; soli­da­ri­dad; labo­rio­si­dad; tra­ba­jo coope­ra­ti­vo; sis­te­mas pro­duc­ti­vos; salud inte­gral ances­tral; éti­ca inter­cul­tu­ral; esté­ti­ca deco­lo­nial; cien­cia y teno­lo­gías ances­tra­les; edu­ca­ción y peda­go­gía pro­pias, con­vi­ven­cia; músi­ca y dan­zas; agro­eco­lo­gía; pre­ser­va­ción del ambien­te; cono­ci­mien­to de las plan­tas, medi­ci­na, astro­lo­gía, artes mar­cia­les, his­to­ria, eco­no­mía polí­ti­ca y sobre­to­do ense­ñan­zas espi­ri­tua­les para la trans­for­ma­ción de nues­tra con­cien­cia……

REFERENTES PRÁCTICOS, HISTÓRICOS Y CONTEMPORÁNEOS:

  • Cum­bes, qui­lom­bos, palen­ques, “cima­rro­ne­ras”, “roche­las” (Nues­tra Amé­ri­ca y el Cari­be).
  • Expe­rien­cias del Socia­lis­mo Afri­cano.
  • Expe­rien­cias del Pan­afri­ca­nis­mo (Cari­be insu­lar, EEUU, Áfri­ca).
  • Expe­rien­cias del Nacio­na­lis­mo Negro, Pen­sa­mien­to Negro Radi­cal (EEUU, Cari­be Insu­lar y Con­ti­nen­tal).
  • Expe­rien­cias de Cir­cuns­crip­cio­nes Terri­to­ria­les Afro­ecua­to­ria­nas (Ecua­dor).
  • Expe­rien­cias de los Con­se­jos Comu­ni­ta­rios Afro­co­lom­bia­nos (Colom­bia).
  • Expe­rien­cias de las Qui­lom­bo­las-Comu­ni­da­des Rura­les Afro­bra­si­le­ras (Bra­sil).
  • Comu­nas Socia­lis­tas en Comu­ni­da­des Afro­ve­ne­zo­la­nas (Vene­zue­la)

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

13Para el Coman­dan­te Chá­vez:la comu­na debe ser el espa­cio don­de vamos a parir el socia­lis­mo, con la cons­ti­tu­ción del auto­go­bierno, des­de una lógi­ca de agre­ga­ción polí­ti­ca que par­te del con­se­jo comu­nal y cons­ti­tu­ye sus pro­pias ins­tan­cias asu­mien­do la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca como base fun­da­men­tal para la mis­ma, arti­cu­lan­do tam­bién con las diver­sas orga­ni­za­cio­nes sec­to­ria­les pre­sen­tes en su ámbi­to.

Lo que exi­ge cons­truir un Plan de Desa­rro­llo Comu­nal como guía para la acción (que debe arti­cu­lar­se con el Plan de Desa­rro­llo de la Nación, el Plan de la Patria) y que en la agre­ga­ción va cons­ti­tu­yen­do un Sis­te­ma de Gobierno Popu­lar mul­ti-esca­lar (Con­se­jo Comu­nalComu­naFede­ra­ciónCon­fe­de­ra­ciónDis­tri­to Motor de Desa­rro­lloEjes Estra­té­gi­cos de Desa­rro­llo Terri­to­rial) y mul­ti-dimen­sio­nal (social, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, defen­sa), para el impul­so de meca­nis­mos de corres­pon­sa­bi­li­dad con el Esta­do y Gobierno en cada una de sus ins­tan­cias.

En: Gerar­do Rojas, Apor­tes para el deba­te de la #OfensivaComunal2019Chávez y lo comu­nal para cons­truir el socia­lis­mo 01/​05/​2019. https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​1​9​9​625.

CONCLUSION

Una nue­va geo­me­tría del poder vis­ta des­de la pers­pec­ti­va afro­ve­ne­zo­la­na en sín­te­sis cons­ti­tu­ye la reor­ga­ni­za­ción de nues­tros espa­cios socio­na­tu­ra­les de exis­ten­cia con una nue­va visión polí­ti­ca-terri­to­rial, cam­biar el mapa, mover la brú­ju­la para pro­du­cir una nue­va geo­gra­fía (espa­cial, huma­na y polí­ti­ca). El bino­mio reor­ga­ni­za­ti­vo del espa­cio-poder gene­ra­ría una nue­va arqui­tec­tu­ra del poder, tra­du­ci­da en el auto­go­bierno, la auto­de­ter­mi­na­ción, para demo­cra­ti­zar y socia­li­zar la pro­duc­ción, repro­duc­ción dis­tri­bu­ción de rique­zas y recur­sos, sien­do esto un apor­te para con­tri­buir con la espa­cia­li­dad des­co­lo­nial del país. Esto es el terri­to­rio vis­to y defi­ni­do des­de nues­tras pro­pias sub­je­ti­vi­da­des para des­mon­tar, des­na­tu­ra­li­zar y com­ple­ji­zar esas repre­sen­ta­cio­nes euro­cén­tri­cas sobre los terri­to­rios cen­tra­les y periféricos.Significa asi­mis­mo el reco­no­ci­mien­to de una Gober­na­bi­li­dad Socia­lis­ta14 en los pue­blos y comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes, enten­di­da esta como el «con­jun­to de con­di­cio­nes inno­va­do­ras favo­ra­bles para la acción de gobierno socia­lis­ta a esca­la(local, regio­nal, nacio­nal e inter­na­cio­nal) (Arman­do Rojas, 2014) ante el tra­di­cio­nal “cima­rro­na­je ins­ti­tu­cio­nal” per­ma­nen­te a que hemos esta­do acostumbrado(burocratismo).

Pero tam­bién es asu­mir la cons­truc­ción de un mode­lo don­de el resul­ta­do de un modo pro­duc­ción con­vi­ven­cial sea direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes de vida en lo eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co, eco­ló­gi­co y cul­tu­ral de nues­tras comu­ni­da­des garan­ti­zán­do­se la equi­dad, igual­dad y jus­ti­cia social en una com­ple­men­ta­rie­dad recí­pro­ca entre el ser humano y la natu­ra­le­za (…) situar­se en ese másallá de desa­rro­llopara impul­sar una trans­for­ma­ción del sen­ti­do mis­mo del vivir (…)(Bau­tis­ta Rafael, 2017). Esto es, poder lograr la satis­fac­ción de las nece­si­da­des huma­nas sin com­pro­me­ter la vida mis­ma (huma­na y de la natu­ra­le­za). Es poder ir migran­do del ima­gi­na­rio “desa­rro­llis­ta” del pro­yec­to la moder­ni­dad hacia otros hori­zon­tes alter­na­ti­vos y com­ple­men­ta­rios como: elvivir bien; elbuen vivir, el soy por­que somos(Ubun­tu),fami­lia­ri­dad(Ujaa­ma), elbuen carác­ter(Iwá Pelé),man­dar obe­de­cien­do(zapa­tis­tas),poder obe­dien­cial, uto­pías con­cre­tas, refe­ren­tes para un afro­so­cia­lis­mo que se nutre de las prác­ti­ca, cos­mo­lo­gías y epis­te­mo­lo­gías de los gru­pos subal­ter­na­dos y que a su vez ali­men­ta a la revo­lu­ción boli­va­ria­na como uno de sus afluen­tes vita­les en un diá­lo­go inter­cul­tu­ral libe­ra­dor.

14Arman­do Daniel Rojas, 2014. http://fundaaldeas.org/web/index.php/articulos/escuela-de-comunas/128‑2014-gobernabilidad-socialista-y-comunalizacion.

REFERENTES:

  • Angé­li­ca Mon­tes Mon­to­ya y Hugo Bus­so, «Entre­vis­ta a Ramón Gros­fo­guel», Polis [En línea], 18|2007, Publi­ca­do el 23 julio 2012, con­sul­ta­do el 06 abril 2017. URL: http://​polis​.revues​.org/​4​040
  • Bau­tis­ta S. Rafael. Del mito del desa­rro­llo al hori­zon­te devivir bien. ¿por qué fra­ca­sa el socia­lis­mo en el lar­go siglo XX”. Edi­cio­ne yo soy Tú eres. La Paz, Boli­via, 2017.
  • Borón Ati­lio. Amé­ri­ca Lati­na en la geo­po­lí­ti­ca del impe­ria­lis­mo. Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Cul­tu­ra. Cara­cas, Vene­zue­la, 2013.
  • Calli­ni­cos Alex. Racis­mo y Cla­se. Folle­to publi­ca­do por En lucha: mayo de 1996. *Alex Calli­ni­cos es mili­tan­te des­ta­ca­do del Socia­list Wor­kers Party (GB).
  • Cama­cho Nir­va. Resu­men Refe­ren­cial del Movi­mien­to Social Afro­ve­ne­zo­lano. Red de Orga­ni­za­cio­nes Afro­ve­ne­zo­la­nas, Cum­be de Muje­res Afro­des­cen­dien­tes, Cara­cas, 2007.
  • Chá­ves Frías Hugo Rafael. El Poder Popu­lar. Extrac­tos toma­dos del dis­cur­so pre­si­den­cial. Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción. Cara­cas-Vene­zue­la, 2008.
  • Con­tre­ras Nate­ra Miguel Ángel. Otro modo del Ser o más allá del euroc­ci­den­ta­lis­mo. Fun­da­ción Celarg Nues­tra Amé­ri­ca. Cara­cas, 2014.
  • Del­ga­do Vegas, Arge­nis José. La Nue­va Eta­pa Afro­po­lí­ti­ca: el Afro­so­cia­lis­mo del siglo xxi. (DOSSIER). Guía para el Estu­dio y la Acción par­tien­do de la Expe­rien­cia Revo­lu­cio­na­ria Afro­ve­ne­zo­la­na. Teo­ri­zan­do des­de el hacer colec­ti­vo. Cara­cas-Vene­zue­la, años 2015 – 2020.

— — — — — — — — — — — — — — — –“Ele­men­tos apro­xi­ma­ti­vos para la recons­truc­ción de la corrien­te edu­ca­ti­va y peda­gó­gi­ca afro­ve­ne­zo­la­na des­de la expe­rien­cia desa­rro­lla­da por la red de orga­ni­za­cio­nes afro­ve­ne­zo­la­nas como escue­la ideo­ló­gi­ca social en revo­lu­ción. Tesi­na Cen­tro de Sabe­res Afri­ca­nos y de la Diás­po­ra. Cara­cas-Vene­zue­la, años 2013.

  • Escue­la Social Rodri­guea­na, For­ma­ción para lo Social. El Argu­men­to Edu­ca­ti­vo en la revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Fon­do Edi­to­rial Ipas­me, 28 de febre­ro de 2010.
  • Gar­cía, Jesús “Chu­cho”.Encuen­tro y des­en­cuen­tro de los ´sabe­res´ en torno a la afri­ca­nía ´lati­no­ame­ri­ca­na´. En: Daniel Mato (coord.): Estu­dios y Otras Prác­ti­cas Inte­lec­tua­les Lati­no­ame­ri­ca­nas en Cul­tu­ra y Poder. Cara­cas: Con­se­jo Lati­no­ame­ri­cano de Cien­cias Socia­les (CLACSO) y CEAP, FACES, Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la. (2002). 

— — — — — — — –Cari­be­ñi­dad, Afro­es­pi­ri­tua­li­dad y Afro­epis­te­mo­lo­gía. Cara­cas, 2009.

  • Gros­fo­guel, Ramón. (2018). ¿Negros mar­xis­tas o mar­xis­mos negros?: una mira­da des­co­lo­nial. Tabu­la Rasa, (28), 11 – 22. Doi: https://​doi​.org/​1​0​.​2​5​0​5​8​/​2​0​1​1​2​7​4​2​.​n​2​8.1
  • Gros­fo­guel, Ramón y José rome­ro Los­sa­co (com­pi­la­do­res). Pen­sar Deco­lo­nial; Fon­do Edi­to­rial La Urba­na. Edi­to­res Lirio Reyes y Palef Suz­za­ri­ni. Cara­cas-Vene­zue­la, 2009.
  • Gru­po Per­ma­nen­te de Tra­ba­jo sobre Alter­na­ti­vas al Desa­rro­llo. Más allá del desa­rro­llo. Edi­to­rial Fun­da­ción Cen­tro de Estu­dios Lati­no­ame­ri­ca­nos Rómu­lo Galle­gos (CELARG). Cara­cas, 2013.
  • Lanz Rodrí­guez, Car­los. Cua­der­nos para el deba­te 6, edi­to­rial año 1986.
  • Ley del Plan de la Patria. Segun­do Plan Socia­lis­ta de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Social de la Nación 2013 – 2019. Publi­ca­do en Gace­ta Ofi­cial de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la No 6.118 Extra­or­di­na­rio, 4 de diciem­bre de 2013
  • Mas­sey Doreen. Hacia una nue­na geo­me­tría del poder. Fun­da­ción Edi­to­rial el perro y la rana, Cara­cas-Vene­zue­la, 2008.
  • Mon­ta­ñez Daniel CURSO VIRTUAL DE POSGRADO CLACSO: Mar­xis­mos negros: raza y cla­se en el pen­sa­mien­to afro­des­cen­dien­te y afri­cano. Cla­se 1. Teo­ría, epis­te­mo­lo­gía y meto­do­lo­gía en el estu­dio de los mar­xis­mos negros. Julio,2020.
  • Mos­que­ra Rose­ro, Lab­bé Clau­dia y Luis Clau­dio Bar­ce­los. Afro-repa­ra­cio­nes: Memo­rias de la Escla­vi­tud y Jus­ti­cia Repa­ra­ti­va para negros, afro­co­lom­bia­nos y rai­za­les. Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia. Facul­tad de Cien­cias Huma­nas. Cen­tro de Estu­dios Socia­les (CES), Bogo­tá­Co­lom­bia, 2007 615 .
  • Nova Scrip­ta. REVISTA ELECTRÓNICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES. Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. ISSN: 1138 – 9788. Depó­si­to Legal: B. 21.741−98. Vol. X, núm. 218 (08), 1 de agos­to de 2006.
  • Ociel López. Dale más gaso­li­na. Cha­vis­mo, Sifri­nis­mo y Buro­cra­cia. Fun­da­ción Casa Nacio­nal de las letras Andrés Bello. Cara­cas-Vene­zue­la, 2015.
  • Rau­ber, Isa­bel. Suje­tos Polí­ti­cos. Rum­bos Estra­té­gi­cos y tareas actua­les de los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na. Edi­cio­nes des­de ABAJO. Bogo­tá, D.C. Colom­bia. Pri­me­ra Edi­ción, enero, 2006.
  • Rojas Arman­do. Artícu­lo: 2014 Gober­na­bi­li­dad Socia­lis­ta Y Comu­na­li­za­cion. http://fundaaldeas.org/web/index.php/articulos/escuela-de-comunas/128‑2014.

*Arge­nis Jóse Del­ga­do Vegas es edu­ca­dor-inves­ti­ga­dor-mili­tan­te. Acom­pa­ñan­te de las comu­ni­da­des afro­ve­ne­zo­la­nas en el ámbi­to de la orga­ni­za­ción, for­ma­ción, inves­ti­ga­ción y arti­cu­la­ción ins­ti­tu­cio­nal en cuan­to a polí­ti­cas públi­cas y el pro­ce­so de impul­so de la revo­lu­ción, así como la lucha con­tra la dis­cri­mi­na­ción, xeno­fo­bia, racis­mo y for­mas cone­xas de into­le­ran­cia, en el área edu­ca­ti­va, cul­tu­ral y comu­ni­ta­rias.

*A.CEscuelaIdeológicaSocialAfrodiaspóricadeVenezuela

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *