Sudá­fri­ca. El Gobierno ale­mán y Volks­wa­gen, popu­lis­mo y repre­sión en la pan­de­mia de Sudá­fri­ca

Por César Neto, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to de 2020.

El Gobierno ale­mán deci­dió, a tra­vés del Minis­te­rio Fede­ral de Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos de Ale­ma­nia (BMZ), en con­jun­to con la Volks­wa­gen Sudá­fri­ca, resol­vie­ron apo­yar la lucha con­tra el coro­na­vi­rus en Puer­to Eli­za­beth, en Sudá­fri­ca.

La ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da a la pren­sa en el mes de junio. Un impor­tan­te perió­di­co local infor­mó con el siguien­te titu­lar «la Volks­wa­gen con­vir­tió una anti­gua fábri­ca de repues­tos en un enor­me hos­pi­tal para covid-19 en tan solo 7 sema­nas».

Los medios de comu­ni­ca­ción die­ron mucho pro­ta­go­nis­mo a esta noti­cia. Al fin y al cabo, en un país don­de pre­do­mi­na la medi­ci­na pri­va­da, es decir, se favo­re­ce a quien pue­de pagar, una noti­cia de esta es reci­bi­da con gran apro­ba­ción popu­lar. Inclu­so por­que la situa­ción en la que se encuen­tra el prin­ci­pal hos­pi­tal públi­co de la ciu­dad de Puer­to Eli­za­beth, don­de se encuen­tra la fábri­ca de la Volks, se encuen­tra en una situa­ción deses­pe­ra­da.

¿Cómo se dio esa ayu­da tan desin­te­re­sa­da­men­te?

Se pusie­ron a dis­po­si­ción 125 millo­nes de rands (mone­da local) o 6,52 millo­nes de euros. De los cua­les el Esta­do ale­mán apor­tó el 80% y la Volks­wa­gen el 20%. Ade­más de eso, la empre­sa hizo una dona­ción de Equi­po de Pro­tec­ción Per­so­nal (EPI) a los pro­fe­sio­na­les de la salud[1].

Se infor­ma que la Volks­wa­gen ha com­pra­do EPIs para los pro­fe­sio­na­les de la salud en la siguien­te can­ti­dad: 50.000 más­ca­ras N95; 65 mil delan­ta­les dese­cha­bles; dos millo­nes de guan­tes dese­cha­bles; mil vise­ras; 200 ter­mó­me­tros infra­rro­jos digi­ta­les; y 190 dis­po­si­ti­vos para con­tro­lar el con­te­ni­do de oxí­geno en la san­gre y en el pul­so[2].

La otra par­te de la ayu­da se entre­gó en la con­ce­sión de un espa­cio de una anti­gua fábri­ca de la Volks que fue des­ac­ti­va­da para la cons­truc­ción de un hos­pi­tal de emer­gen­cia. La Volks­wa­gen, según el sitio web del Minis­te­rio Fede­ral de Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos de Ale­ma­nia (BMZ), cedió las ins­ta­la­cio­nes has­ta mar­zo de 2021[3], es decir, por menos de un año.

Ayu­da desin­te­re­sa­da o juga­da de mar­ke­ting?

His­tó­ri­ca­men­te la Volks­wa­gen Sudá­fri­ca ha exi­gi­do de los tra­ba­ja­do­res que tra­ba­jen jor­na­das extre­ma­da­men­te lar­gas en com­pa­ra­ción con las jor­na­das de tra­ba­jo en Ale­ma­nia. Un estu­dio del año 2000 rea­li­za­do por el Comi­té Mun­dial de Tra­ba­ja­do­res del Gru­po Volks­wa­gen mues­tra que en Wolfs­burg, Ale­ma­nia, la car­ga de tra­ba­jo anual era de 1.430 horas por tra­ba­ja­dor. Mien­tras tan­to, el tra­ba­ja­dor suda­fri­cano tra­ba­ja­ba 1.686 horas anua­les, es decir, 256 horas más por año.

Sobre estos datos, algu­nos pue­den decir: ¡son vie­jos! noso­tros deci­mos que sí; pero fue­ron hechos antes de la fle­xi­bi­li­za­ción total de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res lle­va­da a cabo en los gobier­nos de la CNA-Cosa­tu-PC de Áfri­ca del sur. Esto sig­ni­fi­ca que hoy las con­di­cio­nes son aún peo­res y las horas e inten­si­dad de la pro­duc­ción son aún más mayo­res.

La sobre­ex­plo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra per­mi­te a la Volks­wa­gen en Sudá­fri­ca, y en el mun­do, una tasa de ganan­cia exor­bi­tan­te. En este sen­ti­do, pode­mos decir que la «dona­ción» de 190 dis­po­si­ti­vos para moni­to­rear el con­te­ni­do de oxí­geno en la san­gre y en el pul­so, los famo­sos oxí­me­tros, son gas­tos insig­ni­fi­can­tes en la medi­da en que esos apa­ra­tos cues­tan cada uno alre­de­dor de 20 dóla­res. Lo mis­mo con la inver­sión para com­prar 200 ter­mó­me­tros infra­rro­jos digi­ta­les que cues­tan en el mer­ca­do mino­ris­ta de 50 a 70 dóla­res.

Por si fue­ra poco, la enton­ces anti­gua fábri­ca de auto­par­tes que esta­ba aban­do­na­da, pasó por un pro­ce­so de maqui­lla­je. Un maqui­lla­je que diría­mos muy mal hecho, en la medi­da en que «el piso de con­cre­to toda­vía está mar­ca­do por líneas ama­ri­llas don­de esta­ban las máqui­nas[4].

No hay duda de que la pri­me­ra hipo­cre­sía del Gobierno ale­mán y de la Volks­wa­gen fue el uso de la pan­de­mia para hacer mar­ke­ting y pre­sen­tar­se como sal­va­do­res de la salud públi­ca en Sudá­fri­ca.

El pue­blo suda­fri­cano no nece­si­ta hos­pi­ta­les mal hechos e impro­vi­sa­dos a cor­to pla­zo, que serán devuel­tos a la empre­sa des­pués de mar­zo. No es nece­sa­rio que com­pre EPIs. No nece­si­ta de juga­das de mar­ke­ting que solo fin­gen preo­cu­par­se por el pue­blo de Sudá­fri­ca.

El pue­blo suda­fri­cano real­men­te nece­si­ta cobrar impues­tos a las gran­des for­tu­nas; Con­tro­lar las reme­sas de las ganan­cias del capi­tal extran­je­ro; con este dine­ro, y este con­jun­to de medi­das pue­de garan­ti­zar la salud públi­ca, gra­tui­ta y de cali­dad para toda la pobla­ción, tan­to duran­te la pan­de­mia como des­pués, de for­ma per­ma­nen­te.

La per­se­cu­ción his­tó­ri­ca de los tra­ba­ja­do­res

Los ale­ma­nes tie­nen una lar­ga tra­di­ción de fal­tar el res­pe­to a las pobla­cio­nes afri­ca­nas. En Nami­bia, un país vecino a Sudá­fri­ca, entre 1904 y 1908, fue inva­di­do por Ale­ma­nia e implan­tó un cli­ma de terror. Mata­ron a 80.000 here­ros, un pue­blo ori­gi­na­rio. Lo mis­mo suce­dió en Tan­za­nia, don­de entre 200 y 250 mil per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en el mis­mo perío­do. La
Volks­wa­gen, en la pro­pia Ale­ma­nia, uti­li­zó el nazis­mo para pro­du­cir auto­mó­vi­les con mano de obra escla­va. Aun­que en Bra­sil no hubo nece­si­dad de un régi­men fas­cis­ta. Aquí, Ale­ma­nia y la Volks apo­ya­ron un régi­men semi­fas­cis­ta, la Dic­ta­du­ra-Empre­sa­rial-Mili­tar, para repri­mir a los tra­ba­ja­do­res, escon­der a los cri­mi­na­les nazis y uti­li­zar mano de obra escla­va en la hacien­da de Rio Cris­ta­lino, en el esta­do de Pará.

La Volks per­si­gue en Sudá­fri­ca a sus tra­ba­ja­do­res que luchan con­tra el covid 19

El 4 de mayo, los tra­ba­ja­do­res vol­vie­ron a la pro­duc­ción tras el cie­rre decre­ta­do por el Gobierno el día 27 de mar­zo. Para vol­ver al tra­ba­jo, se debe­ría haber segui­do todo un pro­to­co­lo de pre­ven­ción de covid 19.

Enton­ces, las fábri­cas fue­ron auto­ri­za­das a ope­rar con solo el 50% de la fuer­za labo­ral para poder garan­ti­zar las medi­das del pro­to­co­lo de dis­tan­cia­mien­to físi­co en el lugar de tra­ba­jo.

La Volks­wa­gen impu­so la uti­li­za­ción total del 100% de los tra­ba­ja­do­res, ope­ran­do en dos tur­nos, impi­dien­do de esa mane­ra el nece­sa­rio y obli­ga­to­rio pro­to­co­lo de dis­tan­cia­mien­to físi­co. El por­ta­voz del sin­di­ca­to nacio­nal Num­sa, Pha­ka­mi­le Hlu­bi Majo­la, dijo que «no se lle­va­ron a cabo eva­lua­cio­nes de ries­go en la reaper­tu­ra de la fábri­ca».

Inclu­so des­pués de que algu­nos tra­ba­ja­do­res die­ron posi­ti­vo por covid-19, no se lle­vó a cabo nin­gu­na lim­pie­za pro­fun­da en la fábri­ca ni hubo para­li­za­ción de las acti­vi­da­des en los luga­res de tra­ba­jo, lo que lle­vó a la rápi­da pro­pa­ga­ción de la infec­ción entre los tra­ba­ja­do­res. NUMSA afir­mó que aun­que muchos tra­ba­ja­do­res tuvie­ron que ais­lar­se, estos fue­ron lla­ma­dos de regre­so a la línea de pro­duc­ción, inclu­so antes de que los resul­ta­dos de sus prue­bas fue­ran con­fir­ma­dos como nega­ti­vos[5].

En entre­vis­ta a los medios de comu­ni­ca­ción, Irvin Jim, secre­ta­rio gene­ral de Num­sa y ex can­di­da­to a la pre­si­den­cia por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, afir­mó “la empre­sa en lugar de refe­rir­se a sus accio­nes ile­ga­les e irres­pon­sa­bles, insis­tió en decir que los tra­ba­ja­do­res se esta­ban infec­tan­do en sus comu­ni­da­des y no en el tra­ba­jo”.

En Sudá­fri­ca, los tra­ba­ja­do­res tie­nen un lími­te de días para que pue­dan que­dar­se enfer­mo duran­te el año. El perío­do que se exce­de de ese lími­te se des­cuen­ta direc­ta­men­te de vaca­cio­nes y de los sala­rios.

Irvin Jim acu­sa a la Volks­wa­gen de mani­pu­lar los acuer­dos de licen­cia médi­ca al negar­se a reco­no­cer que los tra­ba­ja­do­res fue­ron infec­ta­dos den­tro de la fábri­ca, prin­ci­pal­men­te por no adop­tar el pro­to­co­lo de dis­tan­cia­mien­to. En este caso, Jim dice que la Volks con­si­de­ra que el tra­ba­ja­dor que «con­tra­jo el virus fue­ra del lugar de tra­ba­jo, no tie­ne dere­cho a licen­cia médi­ca espe­cial y los perío­dos de ais­la­mien­to o cua­ren­te­na se des­con­ta­rán de las vaca­cio­nes anua­les nor­ma­les».

Ante esta situa­ción, los tra­ba­ja­do­res arrin­co­na­dos, para pro­te­ger sus pocas ganan­cias, en caso dar posi­ti­vo, y ser pues­tos en cua­ren­te­na exce­dien­do el lími­te de otor­ga­mien­to de licen­cias médi­cas anua­les, ellos opta­ron por no reve­lar los sín­to­mas y con­ti­nua­ron tra­ba­jan­do, desa­rro­llan­do la enfer­me­dad den­tro de la fábri­ca y con­ta­mi­nan­do a los demás.

Así, en menos de trein­ta días, des­pués de la aper­tu­ra de la fábri­ca, se pro­du­jo la pri­me­ra muer­te de un tra­ba­ja­dor. Esto ocu­rrió el 3 de junio. Para el día 17 de julio; de un gru­po de 546 tra­ba­ja­do­res exa­mi­na­dos 120 fue­ron ais­la­dos por dar posi­ti­vo.

La más­ca­ra de la Volks­wa­gen y del Gobierno ale­mán se cayó cuan­do los tra­ba­ja­do­res inten­ta­ron plan­tear sus preo­cu­pa­cio­nes al geren­te de Recur­sos Huma­nos (RR.HH.) y este se negó a diri­gir­se a ellos dicien­do que «repre­sen­ta­ba un ries­go para su salud», con­fir­mó Irvin Jim.

Cuan­do los tra­ba­ja­do­res per­die­ron la pacien­cia con los des­pi­dos de la Volks, suma­do a la ame­na­za de muer­te del covid 19 den­tro de la fábri­ca, los hicie­ron per­der el mie­do, los tra­ba­ja­do­res rea­li­za­ron una mani­fes­ta­ción. Debe­mos enten­der lo que sig­ni­fi­ca hacer una mani­fes­ta­ción en Sudá­fri­ca, un país capi­ta­lis­ta peri­fé­ri­co, diri­gi­do por los admi­nis­tra­do­res colo­nia­les de CNA-Cosa­tu-PC, en el cual los tra­ba­ja­do­res no tie­nen liber­tad legal para hacer huel­ga, pues antes deben «avi­sar y pedir per­mi­so» a la pro­pia empre­sa para para­li­zar la pro­duc­ción.

La Voks, que hizo mar­ke­ting con coro­na­vi­rus, acu­só a sus tra­ba­ja­do­res de ir a la huel­ga, apro­ve­chán­do­se para des­pe­dir a 14 dele­ga­dos sin­di­ca­les. La Volks sim­ple­men­te no espe­ra­ba que sus súb­di­tos se rebe­la­ran, pero para los tra­ba­ja­do­res fue la gota que derra­mó el vaso, la lucha por defen­der sus pro­pias vidas fue urgen­te, y ame­na­za­ron con para­li­zar la pro­duc­ción, sin o con pre­vio avi­so. Esta vez, arrin­co­na­da, la Volks read­mi­tió a los que lucha­ron por sus vidas.

La ver­dad, es que la Volks y el Gobierno ale­mán siguen la mis­ma polí­ti­ca prac­ti­ca­da duran­te más de 100 años. En Nami­bia y Tan­za­nia, don­de los ale­ma­nes prac­ti­ca­ron el geno­ci­dio y se nie­gan a reco­no­cer sus crí­me­nes. En Bra­sil, la Volks­wa­gen, apo­yó la dic­ta­du­ra, escon­dió a los nazis en su fábri­ca, orga­ni­zó la repre­sión polí­ti­ca al ser­vi­cio de la dic­ta­du­ra den­tro y fue­ra de la fábri­ca y como si eso no fue­ra poco, uti­li­zó mano de obra escla­va en la hacien­da de Rio Cris­ta­lino, en Pará y 35 años des­pués del fin de la dic­ta­du­ra-Empre­sa­rial-Mili­tar, se nie­gan a reco­no­cer sus gra­ves vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos.

Hace­mos nues­tras las pala­bras del perió­di­co suda­fri­cano Mail and Guar­dian:

«En el voca­bu­la­rio de los ale­ma­nes pare­ce que las pala­bras ‘geno­ci­dio’ y
‘repa­ra­cio­nes’ aún no figu­ran o no apa­re­cen en su léxi­co ofi­cial sobre este
tema. Pero no te preo­cu­pes, pode­mos ayu­dar­te: inten­ta en ‘Völ­ker­mord’ y ‘Wie­der­gut­ma­chung’» [6]

Notas:

[1] https://​www​.busi​nes​sin​si​der​.co​.za/​v​w​-​b​u​i​l​t​-​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​f​i​e​l​d​-​h​o​s​p​i​t​a​l​-​i​n​-​s​a​-​i​n​-​l​e​s​s​-​t​h​a​n​-​t​w​o​-​m​o​n​t​h​s​-​u​s​i​n​g​-​a​n​-​o​l​d​-​c​a​r​-​f​a​c​t​o​r​y​-​2​020 – 6

[2] https://​time​sof​mal​ta​.com/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​v​i​e​w​/​v​o​l​k​s​w​a​g​e​n​-​h​e​l​p​s​-​s​o​u​t​h​-​a​f​r​i​c​a​-​i​n​-​b​a​t​t​l​e​-​a​g​a​i​n​s​t​-​c​o​v​i​d​-​1​9​.​8​1​0​303

[3] https://​www​.bmz​.de/​e​n​/​p​r​e​s​s​/​a​k​t​u​e​l​l​e​M​e​l​d​u​n​g​e​n​/​2​0​2​0​/​m​a​i​/​2​0​0​5​0​7​_​p​m​_​0​1​0​_​C​o​r​o​n​a​-​c​r​i​s​i​s​-​D​e​v​e​l​o​p​m​e​n​t​-​M​i​n​i​s​t​r​y​-​a​n​d​-​V​o​l​k​s​w​a​g​e​n​-​p​r​o​v​i​d​e​-​4​0​0​0​-​a​d​d​i​t​i​o​n​a​l​-​h​o​s​p​i​t​a​l​-​b​e​d​s​-​i​n​-​S​o​u​t​h​-​A​f​r​i​c​a​/​i​n​d​e​x​.​h​tml

[4] https://​www​.busi​nes​sin​si​der​.co​.za/​v​w​-​b​u​i​l​t​-​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​-​f​i​e​l​d​-​h​o​s​p​i​t​a​l​-​i​n​-​s​a​-​i​n​-​l​e​s​s​-​t​h​a​n​-​t​w​o​-​m​o​n​t​h​s​-​u​s​i​n​g​-​a​n​-​o​l​d​-​c​a​r​-​f​a​c​t​o​r​y​-​2​020 – 6

[5] https://​peo​ples​dis​patch​.org/​2​0​2​0​/​0​8​/​1​5​/​v​o​l​k​s​w​a​g​e​n​-​s​o​u​t​h​-​a​f​r​i​c​a​-​r​e​i​n​s​t​a​t​e​s​-​s​h​o​p​-​s​t​e​w​a​r​d​s​-​a​f​t​e​r​-​p​r​e​s​s​u​r​e​-​f​r​o​m​-​u​n​i​on/

[6] Afri­can Jour­na­lism – Mail & Guar­dian – nº 16 – 15/​agosto/​2020

Fuen­tes: https://​lit​ci​.org/​e​s​/​m​e​n​u​/​m​u​n​d​o​/​e​u​r​o​p​a​/​a​l​e​m​a​n​i​a​/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​a​l​e​m​a​n​-​y​-​v​o​l​k​s​w​a​g​e​n​-​p​o​p​u​l​i​s​m​o​-​y​-​r​e​p​r​e​s​i​o​n​-​e​n​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​d​e​-​s​u​d​a​f​r​i​ca/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *