Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Robar la Pala­bra (Por Mar­ce­lo Val­ko)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to 2020.

¿Por qué?

Hace unos años estu­ve en Bra­tis­la­va par­ti­ci­pan­do de un con­gre­so don­de me invi­ta­ron a pre­sen­tar mi libro sobre el Malón de la Paz. Esta­ban pre­sen­tes inves­ti­ga­do­res de Euro­pa y de varios paí­ses de nues­tro con­ti­nen­te, men­ciono esto al úni­co efec­to que se advier­ta que se tra­ta­ba de gen­te habi­tua­da a tra­ba­jar “con y la pala­bra”. Ten­go muy pre­sen­te una con­ver­sa­ción que man­tu­ve con un gru­po de cole­gas de habla his­pa­na del Vie­jo y Nue­vo Mun­do. En eso está­ba­mos cuan­do una his­to­ria­do­ra colom­bia­na me seña­ló a una per­so­na y dijo “ese es el ame­ri­cano del que habla­mos” refi­rién­do­se a un esta­dou­ni­den­se que esta­ba en otro gru­po con una copa en la mano. La mire y le dije “yo tam­bién soy ame­ri­cano” ella me devol­vió una mira­da diver­ti­da y res­pon­dió: “¡No! Ame­ri­cano es el grin­go, tu eres argen­tino, en todo caso eres un suda­ca…” todos reí­mos fes­te­jan­do su sali­da. La cues­tión me dejó pen­san­do. Esa noche mien­tras cená­ba­mos con el gru­po de cole­gas pro­pu­se un brin­dis “por los ame­ri­ca­nos que no somos ame­ri­ca­nos”. La colom­bia­na me miro fijo y fue el dis­pa­ra­dor de una lar­ga serie de refle­xio­nes. Espe­ro que se entien­da que no se tra­ta de una cues­tión menor, muy por el con­tra­rio. ¿De dón­de sur­ge lla­mé­mos­le “el pri­vi­le­gio” que tie­ne un esta­dou­ni­den­se de ser EL ame­ri­cano mien­tras que el res­to de noso­tros, tan­to mexi­ca­nos, sal­va­do­re­ños, colom­bia­nos, bra­si­le­ros, chi­le­nos y argen­ti­nos que está­ba­mos reu­ni­dos en esa mesa de un anti­guo res­tau­rant eslo­va­co no alcan­zá­ba­mos tal sta­tus?

Patio tra­se­ro

El Des­cu­bri-MIEN­TO (don­de exis­ten más Mien­tos que Des­cu­bris) tras­to­có toda nor­ma­li­dad y de la noche a la maña­na de aquel 12 de octu­bre nues­tro con­ti­nen­te dejó de tener pro­pie­dad sobre su terri­to­rio que fue con­quis­ta­do en su tota­li­dad, per­dió sus rique­zas que se con­vir­tie­ron en teso­ros para ser saquea­dos y sus gen­tes ya no tuvie­ron domi­nio sobre sus vidas y se trans­for­ma­ron en un com­bus­ti­ble bio­ló­gi­co para gene­rar enor­mes for­tu­nas tan­to al fis­co real como a par­ti­cu­la­res des­pia­da­dos. Uno de los meca­nis­mos más prác­ti­cos del pro­ce­so de expo­lia­ción terri­to­rial y de sus bie­nes tie­ne que ver con la nega­ción de la voz y la usur­pa­ción de la pala­bra de hablan­tes que ter­mi­nan sien­do habla­dos, pen­sa­dos por otros pen­sa­mien­tos. Y del mis­mo modo que geno­ci­dio here­da geno­ci­dio y matan­za here­da matan­za, todo poder here­da un poder ante­rior. De ese modo Espa­ña e Ingla­te­rra fue­ron suce­di­dos por la ambi­ción expan­sio­nis­ta de las “13 Colo­nias” que pasan­do por enci­ma de los indios las lle­vó al Paci­fi­co, a incor­po­rar Alas­ka y Flo­ri­da y engu­llir la mitad de Méxi­co has­ta trans­for­mar­se en lo que hoy sig­ni­fi­ca EEUU. Es en ese con­tex­to que debe enten­der­se la apro­pia­ción del gen­ti­li­cio “ame­ri­cano”, la extrac­ción de plus­va­lor lin­güís­ti­co es una incau­ta­ción que exclu­ye a quie­nes esta­mos al sur del rio Bra­vo y nos trans­for­ma en su “patio tra­se­ro”. Cuan­do lee­mos algún artícu­lo sobre polí­ti­ca inter­na­cio­nal y nos topa­mos con dicha expre­sión está tan asu­mi­do lo que sig­ni­fi­ca que no exis­te la míni­ma duda que se refie­re a noso­tros “los ame­ri­ca­nos que no somos ame­ri­ca­nos”. Algo simi­lar ocu­rre con la expre­sión “gran país del nor­te” todos saben a quién alu­de, Cana­dá por ejem­plo, está en el nor­te e inclu­so tie­ne mayor terri­to­rio pero nadie pen­sa­ría que se refie­re a los cana­dien­ses.

La no pala­bra

Las pala­bras impli­can más que un con­jun­to de soni­dos o de letras, impo­nen la reali­dad. Mir­cea Elia­de sos­tie­ne que una pala­bra al ser pro­nun­cia­da des­en­ca­de­na una fuer­za impo­si­ble de con­tra­rres­tar, pen­se­mos en los sor­ti­le­gios, en los con­ju­ros, en los en-can­tos de los sha­ma­nes, en una sesión de psi­co­aná­li­sis, en los ritua­les reli­gio­sos, en los insul­tos y mal­di­cio­nes que bus­can siem­pre devol­ver ele­va­da la afren­ta del otro o en aque­llos des­li­ces ver­ba­les entre aman­tes que una vez pro­nun­cia­dos resul­tan impo­si­bles de apa­ci­guar con cata­ras de dis­cul­pas. Pala­bras… La Biblia men­cio­na al Ver­bo hecho car­ne, del mis­mo modo en el Popol Vuh la Pala­bra del Ori­gen es el prin­ci­pio de la crea­ción, Sar­tre en Les mots cuen­ta como cons­tru­yó en su infan­cia una cons­te­la­ción de pala­bras a efec­tos de ocul­tar­se y ser otro en el mun­do. Algo simi­lar ocu­rre cuan­do escu­cha­mos “tal o cual está en uso de la pala­bra”, el len­gua­je colo­quial tie­ne muy en cla­ro que la pala­bra es una herra­mien­ta que “se usa”. O cuan­do men­cio­na­mos a los gol­pes mili­ta­res se dice que ins­tau­ran una “dic­ta­du­ra”, o sea un poder que lo ejer­ce una pala­bra que “dic­ta” una pala­bra que se ejer­ce y se deten­ta en sole­dad. Insis­to: las pala­bras crean la reali­dad y apro­piar­se de un gen­ti­li­cio que remi­te a todo un con­ti­nen­te es adue­ñar­se de algo muy real y muy con­cre­to como es el terri­to­rio que abar­ca de Alas­ka a Tie­rra del Fue­go. Lo intere­san­te del caso, mejor diría lo frus­tran­te de esta para­do­ja es que noso­tros somos usua­rios de tales imá­ge­nes ver­ba­les que nos exclu­yen de aque­llo que en reali­dad nos per­te­ne­ce y ter­mi­na­mos sien­do suda­cas “ame­ri­ca­nos que no somos ame­ri­ca­nos” que habi­ta­mos la no pala­bra.

Plus­va­lor semán­ti­co

El poder que EEUU ejer­ce tie­ne una mul­ti­tud de ros­tros y no se pro­du­ce úni­ca­men­te median­te de la polí­ti­ca del big stick (gran garro­te) que impu­so hace más de un siglo Theo­do­re Roo­se­velt, ni con los emprés­ti­tos a nues­tros paí­ses cuyo capi­tal y sobre todo los intere­ses resul­tan impo­si­bles de can­ce­lar trans­for­mán­do­se en una ero­ga­ción infi­ni­ta en tiem­po y espa­cio una trans­fe­ren­cia de recur­sos que clau­su­ra la posi­bi­li­dad de una acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal pro­pio. El poder se ejer­ce tam­bién con la pala­bra que trans­for­ma al hablan­te en un mero habla­do. El rol de gen­dar­me inter­na­cio­nal no se impo­ne úni­ca­men­te median­te la bre­cha tec­no­ló­gi­ca de un impre­sio­nan­te nivel arma­men­tís­ti­co que con­su­me bue­na par­te de su PBI sino tam­bién a tra­vés de la esfe­ra sim­bó­li­ca en todos los nive­les. Sin ir más lejos exis­te un tex­to escri­to hace tiem­po por Ser­ge Guil­baut lla­ma­do “De cómo Nue­va York robó la idea de arte moderno” tra­ta pre­ci­sa­men­te del modo en que EEUU ope­ró para des­pla­zar a París como epi­cen­tro de arte occi­den­tal en favor de Nue­va York. El tru­co es sim­ple, o pien­sas o te pien­san y si te pien­san no te vas a dar cuen­ta por­que esta­rás sien­do pen­sa­do. Y no estoy pro­po­nien­do un tra­ba­len­guas ni un jue­go de pala­bras.

Las pala­bras arras­tran un plus­va­lor semán­ti­co, un resi­duo ver­bal en una muy com­ple­ja y sutil rela­ción entre hablan­tes y habla­dos crean­do reali­da­des des­igua­les en vir­tud de cate­go­rías men­ta­les que logran mani­pu­lar con efec­ti­vi­dad a los otros. Esta­mos en un labe­rin­to de pala­bras en una cár­cel semán­ti­ca de la que es nece­sa­rio salir, pero para salir pri­me­ro hay que per­ci­bir el encie­rro tal como enten­dió aque­lla his­to­ria­do­ra colom­bia­na que días des­pués cuan­do nos des­pe­di­mos me dijo: “chau ame­ri­cano”.


*Mar­ce­lo Val­ko docen­te uni­ver­si­ta­rio argen­tino y autor de una doce­na de tex­tos entre los que se des­ta­can Pedes­ta­les y Pron­tua­rios, El Malón que no fue, Caza­do­res de Poder, Peda­go­gía de la Des­me­mo­ria, Des­cu­bri-MIEN­TO; Ciu­da­des Mal­di­tas Ciu­da­des Per­di­das Los indios invi­si­bles del Malón de la Paz.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *