Para­guay: “La cla­se polí­ti­ca está abso­lu­ta­men­te al cos­ta­do de la his­to­ria”

Por Car­los Azná­rez, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to de 2020.

Hugo Ruiz Díaz, es abo­ga­do, exper­to en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y ex minis­tro ase­sor en ese rubro duran­te el gobierno de Fer­nan­do Lugo. En esta entre­vis­ta abor­da los pro­ble­mas por los que pasa la socie­dad para­gua­ya, des­de una pers­pec­ti­va crí­ti­ca con la cla­se polí­ti­ca en gene­ral y con el lla­ma­do pro­gre­sis­mo en par­ti­cu­lar, rei­vin­di­can­do el rol autó­no­mo que están jugan­do los movi­mien­tos socia­les para avan­zar en cla­ve trans­for­ma­do­ra y revo­lu­cio­na­ria.

-Recién se han cum­pli­do dos años del gobierno de Mario Abdo Bení­tez y ha habi­do movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas, ¿cuál es el balan­ce que hace de la ges­tión pre­si­den­cial del par­ti­do Colo­ra­do?

-Más que dos años, diría­mos que esta­mos a un año de la cua­si des­ti­tu­ción de Mario Abdo Bení­tez debi­do a la fir­ma en clan­des­tino del Acta con Bra­sil por la que, prác­ti­ca­men­te, en un nego­cia­do enor­me en un peque­ño clan entre­ga­ron la sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca del Para­guay. Des­pués vino la cri­sis del Covid-19 con un Gobierno des­gas­ta­do, des­le­gi­ti­ma­do, en ple­na cri­sis de cre­di­bi­li­dad y el Covid no hizo más que deve­lar el carác­ter estruc­tu­ral­men­te injus­to de lo que es la orga­ni­za­ción social sobre la que se basa el Esta­do para­gua­yo, el tipo de estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca-social gober­na­da por una mino­ría. Tam­bién, hemos nota­do de que esto con­lle­va y agu­di­za una cri­sis eco­nó­mi­ca, que no es más que la reper­cu­sión de lo que pasa a nivel mun­dial, tenien­do en cuen­ta que Para­guay es un Esta­do capi­ta­lis­ta sub­de­sa­rro­lla­do peri­fe­ria de la peri­fe­ria. Aun­que todo el mun­do habla de cri­sis del capi­ta­lis­mo muy pocas veces se cali­fi­ca esa cri­sis, pero deje­mos eso por el momen­to en un pun­to apar­te.
Digo cri­sis de cre­di­bi­li­dad que, a su vez está pro­fun­di­za­da con una polí­ti­ca ofen­si­va del Gobierno, del Esta­do por­que es el Gobierno el que está mane­jan­do sus rien­das, con­tra los dere­chos labo­ra­les, con­tra sin­di­ca­tos y con­tra la pobla­ción en gene­ral. Sim­ple­men­te en tér­mi­nos de datos con­cre­tos, hoy el 25% de la pobla­ción en Para­guay, o sea 8 millo­nes de per­so­nas, se encuen­tran en situa­ción de pobre­za. Por otra par­te, el 40% del total de la pobla­ción, que son cifras escan­da­lo­sas, tie­ne un ingre­so ape­nas supe­rior al nivel de pobre­za que serían 21 o 22 dóla­res al mes o un poco más. O sea, esta­mos en una situa­ción real­men­te en tér­mi­nos estruc­tu­ra­les eco­nó­mi­ca más que escan­da­lo­sa, bas­tan­te crí­ti­ca, pero que des­de el pun­to de vis­ta social y polí­ti­co agu­di­za aún más esta cri­sis de cre­di­bi­li­dad y legi­ti­mi­dad por la que está atra­ve­san­do la estruc­tu­ra del Esta­do, no sólo el Gobierno. La mino­ría del 2 o 3%, que es la que deten­ta el poder real en el Esta­do se ha enri­que­ci­do a tra­vés de nego­cia­dos, espe­cu­la­cio­nes ban­ca­rias y de pre­cios, deu­da exter­na, prác­ti­ca­men­te millo­nes y millo­nes de veces más que antes de la pan­de­mia. Es decir, hay un sec­tor por un lado mino­ri­ta­rio que ha obte­ni­do un lucro escan­da­lo­so mien­tras que la pobla­ción está con­de­na­da, prác­ti­ca­men­te, al con­fi­na­mien­to, al ais­la­mien­to, sin nin­gu­na pre­sen­cia real del Esta­do para pre­ve­nir y com­ba­tir esta pan­de­mia que está afec­tan­do a toda la pobla­ción.

-¿En ese mar­co, las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res han pro­du­ci­do movi­li­za­cio­nes de pro­tes­ta?

-Esta situa­ción ha gene­ra­do, y sigue gene­ran­do, alto gra­do de con­tes­ta­ción. Antes de entrar en ello es impor­tan­te cons­ta­tar que exis­ten nego­cios cerra­dos, peque­ñas empre­sas que­bra­das, 500 mil des­em­plea­dos en estos últi­mos meses, que para Para­guay es muchí­si­mo, sus­pen­sión de con­tra­tos colec­ti­vos. Suma­do a eso, la ofen­si­va gene­ral des­en­ca­de­na­da por el Esta­do, con­tra los dere­chos labo­ra­les y los bene­fi­cios obte­ni­dos a tra­vés de luchas. A esto se le agre­ga una ofen­si­va con­tra los sin­di­ca­tos den­tro de un con­tex­to de pri­va­ti­za­cio­nes, es decir, de trans­fe­ren­cia gra­tui­ta de recur­sos públi­cos al capi­tal trans­na­cio­nal uni­do y rela­cio­na­do con esa mino­ría que deten­ta el poder del Esta­do y que con­cen­tra el 97% del total de la rique­za en el Para­guay.

Esto gene­ra tam­bién una serie de res­pues­tas de los movi­mien­tos socia­les y tene­mos un país en una situa­ción de agi­ta­ción cua­si per­ma­nen­te, que va des­de movi­li­za­cio­nes de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y secun­da­rios, todos los días los movi­mien­tos socia­les, barria­les, muje­res, enfer­me­ras, médi­cos, sin­di­ca­tos, etc. Lo cual habla de una situa­ción de ines­ta­bi­li­dad en tan­to que res­pues­ta social a las polí­ti­cas del Gobierno, que con­sis­te jus­ta­men­te en polí­ti­cas más repre­si­vas y de más recor­tes en la Salud, la Edu­ca­ción, la ali­men­ta­ción, vivien­da. Al mis­mo tiem­po se da un mayor endeu­da­mien­to que cons­ti­tu­ye el nego­cia­do para el capi­tal ban­ca­rio y los ban­cos con el capi­tal inter­na­cio­nal. Tene­mos el caso de Ciu­dad del Este para­li­za­da en don­de se dio una situa­ción insu­rrec­cio­nal bas­tan­te dura, y en esa situa­ción es que tam­bién salie­ron las Fuer­zas Mili­ta­res a dis­pa­rar con balas reales a la pobla­ción.

-Lo que des­cri­be es lo más pare­ci­do a un esta­do de ingo­ber­na­bi­li­dad.

-Habla­ba de ines­ta­bi­li­dad, no tan­to en el sen­ti­do polí­ti­co de des­es­ta­bi­li­za­ción, sino en el sen­ti­do de que la ingo­ber­na­bi­li­dad está pre­sen­te y que el Gobierno tra­ta de solu­cio­nar con par­ches de aquí para allá, inclu­so rea­li­zan­do alian­zas inter­nas. El tema fun­da­men­tal es que indi­ca fuer­te­men­te un recla­mo para el cam­bio de matriz del Esta­do mis­mo. Me expli­co, en esta situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca, pro­fun­di­za­da por el tema de la cri­sis huma­ni­ta­ria social y sani­ta­ria que se des­pren­de del Covid, que gene­ra des­em­pleo, cie­rre de nego­cios, movi­li­za­cio­nes socia­les, con­tes­ta­cio­nes y has­ta situa­cio­nes y enfren­ta­mien­tos insu­rrec­cio­na­les, se impo­ne el recla­mo de un cam­bio de matriz del Esta­do que, con­cre­ta­men­te, sig­ni­fi­ca un redi­rec­cio­na­mien­to de todas las polí­ti­cas del Esta­do, lo cual, a su vez, sugie­re que esta­mos fren­te a recla­mos de una trans­for­ma­ción social. El deba­te polí­ti­co está abier­to y los pro­ble­mas están allí obje­ti­va­men­te plan­tea­dos.

-En el mar­co de esto, ¿qué pasa con la cla­se polí­ti­ca para­gua­ya, por­que para hacer un cam­bio se nece­si­ta una alter­na­ti­va? ¿Cuál es la alter­na­ti­va en la que se pue­de pen­sar en un futu­ro inme­dia­to a nivel de la cla­se polí­ti­ca?

-Si nos refe­ri­mos a lo que se lla­ma la cla­se polí­ti­ca o el sec­tor polí­ti­co ins­ti­tu­cio­na­li­za­do diga­mos que está más bien ple­ga­do a la polí­ti­ca del Gobierno y no sale de ese encie­rro, está auto­con­fi­na­do entre cua­tro pare­des. El deba­te de refor­ma del Esta­do, que no deba­ten, que par­ti­ci­pan o no, está en una mesa de opo­si­ción que uno no sabe si es opo­si­ción o es de legi­ti­ma­ción del Gobierno y de sus polí­ti­cas, está per­di­do en audien­cias públi­cas. Estoy hablan­do del sec­tor más pro­gre­sis­ta y de la opo­si­ción en gene­ral. A tal pun­to que hoy esa lla­ma­da opo­si­ción o cla­se polí­ti­ca está abso­lu­ta­men­te al cos­ta­do de la his­to­ria, eso hay que resal­tar­lo y decir­lo, no tan­to en tér­mi­nos de exclu­sión, sino en tér­mi­nos de que el Esta­do logró coop­tar a una par­te del pro­gre­sis­mo, y eso hay que reco­no­cer­lo. Como dirían algu­nos crí­ti­cos del pen­sa­mien­to, hay que ser auto­crí­ti­co y si uno no lo es, evi­den­te­men­te, que­da fue­ra, al cos­ta­do o exclui­do de la his­to­ria.

Enton­ces, ese sec­tor de la cla­se polí­ti­ca se pasa hacien­do comu­ni­ca­dos y lo máxi­mo que hace son inter­ven­cio­nes sobre temá­ti­cas pun­tua­les, pero de nin­gu­na mane­ra están plan­tean­do una sali­da de natu­ra­le­za más social, sino que están actuan­do con vis­tas a algu­nas elec­cio­nes, en par­ti­cu­lar la del año que vie­ne y el 2023, como para inten­tar esta­ble­cer pun­tos de con­ver­gen­cia para una refor­ma ins­ti­tu­cio­nal del Esta­do, que uno no sabe ni su con­te­ni­do, ni hacia dón­de va, y menos aún que no exis­ten deba­tes públi­cos sobre el tema.

En esa pers­pec­ti­va, esa par­te de la cla­se polí­ti­ca que pode­mos deno­mi­nar opo­si­ción, en reali­dad está más des­orien­ta­da por­que los movi­mien­tos socia­les hacen recla­mos que tocan a las estruc­tu­ras del Esta­do, mien­tras el pro­gre­sis­mo, que está tam­bién den­tro de esa opo­si­ción, esta­ble­ce has­ta alian­zas con­tra natu­ra. Inclu­so, algu­nos par­ti­dos has­ta expli­ci­tan sali­das tales como una pre­sun­ta pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia en Para­guay, como si este fue­ra un Esta­do demo­crá­ti­co o como si no hubie­ra habi­do ya un gol­pe de Esta­do en junio de 2012. Muy cor­ta memo­ria pare­ce que tie­ne el pro­gre­sis­mo en el Para­guay.

-¿Los movi­mien­tos socia­les no están aca­so más cer­ca de la reali­dad, fren­te al des­va­río de esa cla­se polí­ti­ca?

-Por otro lado, los movi­mien­tos socia­les asu­men en tér­mi­nos autó­no­mos, sin espe­rar direc­ción de nadie, y salen a las calles, se mani­fies­tan, cor­tan calles en el cen­tro de Asun­ción, cor­tan rutas y puen­tes, se con­fron­tan con las fuer­zas repre­si­vas, y están allí pre­sen­tes como los acto­res pri­vi­le­gia­dos. La pre­gun­ta es si hay una direc­ción, por­que sin direc­ción tam­po­co uno pue­de plan­tear cam­bios estruc­tu­ra­les u otras for­ma­cio­nes socia­les, y es allí don­de exis­te el défi­cit. Pero, tam­po­co es alar­man­te por­que al final de cuen­tas las gran­des trans­for­ma­cio­nes se die­ron sin desig­na­ción pre­via de diri­gen­tes, y en eso la his­to­ria, como par­te­ra y alec­cio­na­do­ra de los cam­bios socia­les, nos ense­ña casi todos los días.

Lo cier­to y lo con­cre­to es que se plan­tean situa­cio­nes en don­de exis­ten las con­di­cio­nes, pero la cla­se polí­ti­ca que debe­ría asu­mir la diri­gen­cia no la está hacien­do y allí exis­te una bre­cha enor­me entre los movi­mien­tos socia­les que copan y cie­rran las calles, que se con­fron­tan, que plan­tean alter­na­ti­vas y pro­pues­tas, y la cla­se polí­ti­ca pro­gre­sis­ta y de cier­ta izquier­da que, real­men­te, está ausen­te. Eso indi­ca que, efec­ti­va­men­te, esta­mos ante una situa­ción de alta pro­ba­bi­li­dad de trans­for­ma­ción social en el Para­guay, inde­pen­dien­te­men­te de los argu­men­tos que esgri­me la izquier­da de que las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas no dan y el pue­blo no está madu­ro. Siem­pre vie­nen con las mis­mas tesis para jus­ti­fi­car el hecho de que los movi­mien­tos socia­les están actuan­do en for­ma autó­no­ma, sin pedir auto­ri­za­ción abso­lu­ta­men­te a nadie y sin que se aco­ple a esa diri­gen­cia y la reco­noz­ca como direc­ción. Es una situa­ción com­ple­ja. Por otro lado, está la dere­cha, el Par­ti­do Colo­ra­do, que inten­ta reor­ga­ni­zar­se, reagru­par­se, para enfren­tar esta pro­fun­da cri­sis que se abre en la socie­dad para­gua­ya.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *