Pales­ti­na. Glo­bos Incen­dia­rios: men­sa­jes de soco­rro des­de Gaza

Resu­men Medio Orien­te, 27 de agos­to de 2020-.

Duran­te las últi­mas dos sema­nas, un gru­po de Pales­ti­nos ha acam­pa­do cer­ca de la ‘zona de segu­ri­dad’ que sepa­ra la fran­ja de Gaza de Israel.

No se tra­ta de un via­je común y corrien­te. Entre sus per­tre­chos, se encuen­tran balo­nes de gas, unos peque­ños cubos infla­ma­bles, glo­bos y, para ocul­tar su iden­ti­dad, más­ca­ras de Guy Faw­kes.

Se lla­man a sí mis­mos la ‘Uni­dad Rayo’, uno de varios gru­pos invo­lu­cra­dos en enviar glo­bos y come­tas ‘de fue­go’ hacia Israel.

Escon­di­dos entre los arbus­tos y los oli­vos, inflan los glo­bos con helio, los agru­pan y por medio de una cuer­da unen a los glo­bos un peque­ño obje­to incen­dia­rio.

Una vez que las con­di­cio­nes del vien­to son las ade­cua­das, ele­van los glo­bos en direc­ción a zonas des­po­bla­das de Israel que se encuen­tran cer­ca­nas a la zona de segu­ri­dad y la valla de sepa­ra­ción.

Los glo­bos que Israel cali­fi­ca de ‘ata­ques incen­dia­rios’, han cau­sa­do algu­nos incen­dios en tie­rras agrí­co­las y si bien no han cau­sa­do daños a per­so­nas, la res­pues­ta Israe­lí ha sido bom­bar­dear la fran­ja de Gaza duran­te 10 días con­se­cu­ti­vos.

Fie­ro Men­sa­je

“Veni­mos aquí para enviar un fie­ro men­sa­je a la ocu­pa­ción Israe­lí: noso­tros en la fran­ja de Gaza no pode­mos tole­rar lo que ha esta­do suce­dien­do duran­te 13 años”, comen­ta a Al Jazee­ra Abu You­sef, voce­ro del gru­po.

“El men­sa­je que nos gus­ta­ría man­dar es que mere­ce­mos una vida decen­te para nues­tras fami­lias y ama­dos”, seña­la el joven de 24 años.

El inte­gran­te de más edad del gru­po, Abu Obai­da, indi­ca que se han vol­ca­do a este tipo de accio­nes para desa­fiar el blo­queo. Sien­te cada vez más que “nadie mira a Gaza” y a tra­vés de estas tác­ti­cas bus­can “ali­viar la mise­ra­ble situa­ción de Gaza”.

“El mun­do mira para el otro lado”, dice este padre de 35 años. “No con­si­de­ra­mos al pue­blo Judío como un enemi­go. Nues­tra bata­lla es con­tra su gobierno que nos ha blo­quea­do por 13 años”.

Ade­más de los cons­tan­tes vue­los mili­ta­res noc­tur­nos sobre el encla­ve cos­te­ro, Israel ha imple­men­ta­do una serie de medi­das puni­ti­vas en res­pues­ta a los glo­bos incen­dia­rios.

La sema­na pasa­da, Israel cerró Karam Abu Salem, el prin­ci­pal cru­ce comer­cial a Gaza. El 7 de Agos­to, cerró com­ple­ta­men­te la zona de pes­ca de la fran­ja.

Al día siguien­te, la úni­ca plan­ta que pro­vee de ener­gía eléc­tri­ca a Gaza tam­bién cerró por las res­tric­cio­nes impues­tas por Israel a las impor­ta­cio­nes, dejan­do a Gaza con 3 a 5 horas de elec­tri­ci­dad por día.

Pese a las medi­das de cas­ti­go colec­ti­vo impues­tas por Israel sobre la fran­ja de Gaza, el gru­po se man­tie­ne a fir­me sobre sus acti­vi­da­des, las cua­les jus­ti­fi­can como un medio de pre­sión ante el devas­ta­dor blo­queo de Gaza.

Hamas, quién gobier­na en Gaza, gene­ral­men­te tole­ra los glo­bos incen­dia­rios, pese a las vio­len­tas repre­sa­lias israe­líes.

“El pue­blo Pales­tino tie­ne el dere­cho a resis­tir la ocu­pa­ción Israe­lí y a levan­tar su voz en con­tra del blo­queo de Gaza”, comen­ta Bas­sem Naim, per­so­ne­ro de Hamas. Acu­sa que Israel igno­ra los acuer­do media­dos con Egip­to, Qatar y Nacio­nes Uni­das.

“El resul­ta­do es que las per­so­nas en Gaza viven hoy en con­di­cio­nes de mise­ria nun­ca antes vis­tas. Esto es lo que lle­va a algu­nos jóve­nes a tomar la resis­ten­cia en sus manos, tal como los lla­ma­dos glo­bos incen­dia­rios, pues todo otro méto­do de lla­mar la aten­ción sobre lo que suce­de en Gaza ha falla­do en lograr algún cam­bio”.

Duras con­di­cio­nes

De acuer­do a Nacio­nes Uni­das, el blo­queo de Gaza ha lle­va­do a una fran­ja con con­di­cio­nes inha­bi­ta­bles en 2020. El encla­ve sufre una seve­ra fal­ta de agua pota­ble, pues el 97% de ella se encuen­tra con­ta­mi­na­da.

De acuer­do al Ban­co Mun­dial, cer­ca del 80% de la pobla­ción de Gaza reci­be algún tipo de ayu­da, mien­tras casi 53% de la pobla­ción vive bajo la línea de la pobre­za.

Las duras con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas han lle­va­do a la ‘Uni­dad Rayo’ a desa­fiar el sta­tus quo, afir­man sus miem­bros. Pese a que todos tie­nen títu­los uni­ver­si­ta­rios, se encuen­tran des­em­plea­dos, tal como un 45.5% de los habi­tan­tes de Gaza. Se tra­ta de la tasa de des­em­pleo más alta del mun­do de acuer­do al Ban­co Mun­dial.

“Soy casa­do, ten­go tres hijos, pero estoy des­em­plea­do”, comen­ta Abu You­sef, otro de los miem­bros del gru­po. “Mis hijos mere­cen dig­ni­dad y una vida decen­te. Estoy aquí hoy, por­que cuan­do veo en sus ojos, sólo veo que no pue­do pro­veer­les de lo bási­co”. Cuen­ta que no logra com­prar lo nece­sa­rio para la escue­la, y debe pedir pres­ta­do para uni­for­mes a sus veci­nos.

“No somos terro­ris­tas como cla­ma Israel”. “No que­re­mos que­mar o dañar a nadie ni nada. Me gra­dué recien­te­men­te de rela­cio­nes públi­cas y mar­ke­ting, pero no pude encon­trar tra­ba­jo”, rela­ta Abu Obai­da.

“Mere­ce­mos empleos, elec­tri­ci­dad. Mis hijos mere­cen tener comi­da sobre su mesa”, agre­ga.

Ries­gos y peli­gros

Los escua­dro­nes de ‘glo­bos de fue­go’ par­ti­ci­pa­ron en la “Gran Mar­cha del Retorno” que empe­zó en 2018, cuan­do cien­tos y miles de refu­gia­dos Pales­ti­nos pro­tes­ta­ron pací­fi­ca­men­te fren­te a la reja de sepa­ra­ción con­tra Israel, en un inten­to de vol­ver a sus hoga­res ante­rio­res a 1948.

Tras la bru­tal res­pues­ta Israe­lí a las mar­chas, los pro­tes­tan­tes bus­ca­ron otras mane­ras de lla­mar la aten­ción sobre lo que suce­de en Gaza.

El gru­po enfa­ti­za que sus acti­vi­da­des son una legí­ti­ma res­pues­ta al inva­li­dan­te blo­queo israe­lí.

“Nues­tras deman­das no son astro­nó­mi­cas, pedi­mos dere­chos bási­cos”, con­ti­núa Abu Obai­da. “Con­ti­nua­re­mos lan­zan­do glo­bos y come­tas has­ta que Israel acep­te nues­tro legí­ti­mo dere­cho a una vida nor­mal para noso­tros y nues­tras fami­lias.

Otro de los miem­bros, Abu Ham­za agre­ga: “Nues­tro men­sa­je para el mun­do es que vean Gaza por lo que es. Un terri­to­rio ocu­pa­do don­de dos millo­nes de per­so­nas viven bajo un blo­queo sofo­can­te. Israel no tie­ne el dere­cho a man­te­ner esta situa­ción”.

Acep­tan que sus acti­vi­da­des con­lle­van un enor­me ries­go para sus vidas.

“El peli­gro que enfren­ta­mos cada día es que la ocu­pa­ción nos dis­pa­re”, dice Abu You­sef. “Los cie­los sobre noso­tros están lle­nos de dro­nes. Por supues­to que sien­to mie­do, pero la vida tal como es en Gaza es aún más terri­ble.”

Afir­ma que todo lo que los Gaza­tíes quie­ren es una vida decen­te, sin blo­queo. “Has­ta que ello no suce­da, sere­mos una espi­na en la gar­gan­ta de la ocu­pa­ción”

Tra­duc­ción del inglés, Feli­pe Alva­ra­do Diaz para Pales​ti​na​li​bre​.org

Copy­left: se per­mi­te el uso de esta tra­duc­ción siem­pre que se man­ten­ga enla­ce al ori­gi­nal al inglés y a la tra­duc­ción de Palestinalibre.orgAl Jazee­ra, tra­du­ci­do por FAD para Pales​ti​na​li​bre​.org

Fuen­te: PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *