Fili­pi­nas. La ven­gan­za de las viu­das

Por Gua­di Cal­vo. Resu­men Medio Orien­te, 27 de agos­to de 2020.

El pasa­do lunes 24 fren­te a la Cate­dral de Nues­tra Seño­ra del Mon­te Car­me­lo, en la ciu­dad de Jolo, capi­tal de la pro­vin­cia del mis­mo nom­bre, en el sur de Fili­pi­nas, un doble ata­que explo­si­vo mató a quin­ce per­so­nas e hirió a cer­ca de un cen­te­nar. En enero de 2019, otro doble aten­ta­do, con­tra este mis­mo tem­plo había deja­do 20 muer­tos y cien heri­dos.

Según las inves­ti­ga­cio­nes la pri­me­ra explo­sión se habría pro­du­ci­do en las puer­tas de la Cate­dral, por medio de un dis­po­si­ti­vo disi­mu­la­do en una moto­ci­cle­ta, esta­cio­na­da cer­ca de dos camio­nes del ejér­ci­to pro­vo­can­do en ese momen­to la muer­te de varios mili­ta­res y civi­les. La segun­da explo­sión se regis­tró, minu­tos des­pués de la lle­ga­da de un gru­po de mili­ta­res, que jun­to a fun­cio­na­rios esta­ta­les esta­ban tra­ba­jan­do en la cam­pa­ña con­tra el Covid-19, en un lugar pró­xi­mo al tem­plo cató­li­co, los núme­ros tota­les de muer­tos hablan de ocho sol­da­dos, un poli­cía y sie­te civi­les, a los que se le podrían sumar algu­nos más dado la can­ti­dad de heri­dos.

Aun­que el ata­que no fue revin­di­ca­do por nin­gu­na orga­ni­za­ción, el jefe mili­tar de la región de Jolo, el gene­ral de bri­ga­da William Gon­za­les, atri­bu­yó el hecho al gru­po inte­gris­ta Abu Say­yaf, por ser el úni­co con capa­ci­dad de lle­var a cabo un ata­que de esa enver­ga­du­ra.

Lo que horas des­pués se corro­bo­ra­ría al cono­cer­se la iden­ti­dad de las dos ata­can­tes, las que fue­ron reco­no­ci­das por el pro­pio Jefe del Ejér­ci­to fili­pino, el tenien­te gene­ral Ciri­li­to Sobe­ja­na, Nanah Lasu­ca espo­sa de Nor­man Lasu­ca, de 23 años, quien se iden­ti­fi­ca como el pri­mer šahīd (már­tir) fili­pino quién se inmo­ló en junio del año pasa­do, den­tro de un cam­pa­men­to tem­po­ral de una uni­dad espe­cial de lucha con­tra el terro­ris­mo del ejér­ci­to cer­cano a la ciu­dad de Inda­nan, en Jolo, en el hecho murie­ron tres guar­dias del cam­pa­men­to y tres civi­les que cir­cuns­tan­cial­men­te pasa­ban por el lugar. La isla de Jolo, que ha sido duran­te mucho tiem­po una base de inte­gris­tas, inclui­dos el gru­po Abu Say­yaf y varias de sus fac­cio­nes.

La segun­da šahī­da era Inda Nay espo­sa de Talha Jum­sah, tam­bién cono­ci­do como Abu Talha, una impor­tan­te figu­ra del gru­po terro­ris­ta, quien murió en un enfren­ta­mien­to con el ejér­ci­to, en noviem­bre últi­mo en las áreas sel­vá­ti­cas cer­ca­nas a la ciu­dad de Pati­kul, tam­bién en la pro­vin­cia de Jolo, quién había desem­pe­ño car­gos fun­da­men­ta­les en la orga­ni­za­ción inte­gris­ta: como enla­ce de Abu Say­yaf con el Daesh, ade­más de ser un reco­no­ci­do estra­te­ga a la ira de pla­ni­fi­car ata­ques; ade­más de ser un exce­len­te for­ma­dor de mili­tan­tes y tener una lugar cla­ve en la red por la que muchos muyahi­di­nes vete­ra­nos de las gue­rras de Medio Orien­te logra­ron infil­trar­se al sur de Fili­pi­nas, por lo que esta­ba sien­do moni­to­rea­do por uni­da­des anti­te­rro­ris­tas de Esta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia.

Lla­ma la aten­ción este tipo de ata­ques ya que en Fili­pi­nas, los aten­ta­dos sui­ci­da no eran par­te del modus ope­ran­di de estas orga­ni­za­cio­nes, aun­que este últi­mo es el quin­to des­de julio de 2018, con­fir­ma la pre­sun­ción de muchos exper­tos que este tipo de accio­nes, se están hacien­do cada vez más fre­cuen­tes por par­te de la kha­ti­ba, que res­pon­de al Daesh en el sudes­te asiá­ti­co, ya que con ante­rio­ri­dad al per­pe­tra­do por Nor­man Lasu­ca, nun­ca antes se había regis­tra­do a pesar de las nume­ro­sas accio­nes que Abu Say­yaf ha rea­li­za­do des­de su fun­da­ción en la déca­da de 1990 en el país insu­lar. Este gru­po a par­tir del retorno de los vete­ra­nos fili­pi­nos que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra anti­so­vié­ti­ca de Afga­nis­tán, tuvo una derro­ta de posi­cio­nes que los lle­vó del sepa­ra­tis­mo del Fren­te Moro de Libe­ra­ción Nacional, con cone­xio­nes con la gue­rri­lla mar­xis­ta del Nue­vo Ejér­ci­to del Pue­blo a pos­tu­la­dos inte­gris­tas más livia­nos, has­ta la con­ver­sión al más cerra­do de los capí­tu­los del sunis­mo, el waha­bis­mo, de la mano de al-Qae­da, has­ta que en 2015, en que reali­zó su bay’ah o jura­men­to de leal­tad al enton­ces jefe del Daesh, Abu Bakr al-Bag­da­dí o Cali­fa Ibrahim.

Según los inves­ti­ga­do­res detrás de estos ata­ques habría estad Mun­di Sawad­jaan, exper­to en explo­si­vos, el que ya es con­si­de­ra­do autor inte­lec­tual de este últi­mo doble aten­ta­do, sobrino del actual líder de Abu Say­yafemir del Daesh en el Sudes­te Asiá­ti­co, Hatib Hajan Sawad­jaan.

Los sec­to­res más duros de Mani­la, insis­ten en vol­ver a ins­ta­lar el Esta­do de Sitio, como ya se había esta­ble­ci­do des­de 2017 a 2019. La región, de amplí­si­ma mayo­ría musul­mana, pare­cía enca­mi­nar­se a la solu­ción des­pués de años de gue­rra, tras lograr la crea­ción de la Región Autó­no­ma de Bang­sa­mo­ro en Min­da­nao Musul­mán en el refe­rén­dum, que for­mó par­te de los acuer­dos de acuer­dos de paz entre el gobierno de pre­si­den­te Rodri­go Duter­te y el Fren­te Moro de Libe­ra­ción Islá­mi­ca (MILF), lo que dejó a los fun­da­men­ta­lis­tas prác­ti­ca­men­te sin ban­de­ras, más que el fana­tis­mo.

Un lar­go y zig­za­guean­te camino a la paz.

Des­de mayo de 2017 a diciem­bre de 2019, toda región se man­tu­vo bajo ley mar­cial, tras la toma de Mara­wi, una ciu­dad de 200 mil habi­tan­tes, que el gru­po Abu Say­yaf jun­to a la orga­ni­za­ción de los her­ma­nos Mau­te o Esta­do Islá­mi­co Ranao toma­ron un man­tu­vie­ron bajo su con­trol des­de mayo a noviem­bre de 2017, resis­tien­do al ase­dio del ejér­ci­to jun­to a gru­pos de coman­do nor­te­ame­ri­ca­nos y aus­tra­lia­nos que de mane­ra sola­pa­da, y no tan­to, par­ti­ci­pa­ron en la recu­pe­ra­ción, (Ver: Fili­pi­nas: Mara­wi la ciu­dad que será leyen­da) Las auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les deci­die­ron des­de enton­ces esta­ble­cer un estre­cho con­trol en toda el área por lo que el esta­do de sitio se exten­dió casi dos años más, des­pués de la reto­ma de Mara­wi.

Así todo y más allá de la pér­di­da de sus máxi­mos líde­res Isni­lon Hapi­lon, ade­más de emir del Daesh en el Sudes­te Asiá­ti­co y su segun­do Omar Mau­te, el gru­po inte­gris­ta al logra­do reamar­se y tras nom­brar como nue­vo emir, Hatib Sawad­jaan.

Ade­más de estos últi­mos ata­ques, las auto­ri­da­des están inves­ti­gan­do la res­pon­sa­bi­li­dad del gru­po en la muer­te de cua­tro hom­bres de la inte­li­gen­cia de ejér­ci­to con la misión de pre­ve­nir ata­ques terro­ris­tas a fines de junio pasa­do que esta­ban en ese momen­to en una ope­ra­ción de vigi­lan­cia para cap­tu­rar a dos muje­res que, según la infor­ma­ción reco­gi­da, esta­ban a pun­to de lan­zar un ata­que sui­ci­da. Se cree que en estas muer­tes habrían teni­do tam­bién par­ti­ci­pa­ción algu­nos efec­ti­vos infie­les de la poli­cía de Jolo. Algu­nas ver­sio­nes men­cio­nan que los cua­tro mili­ta­res se diri­gían al cen­tro de Jolo cuan­do fue­ron dete­ni­dos por nue­ve poli­cías en un pues­to de con­trol y ase­si­na­dos a tiros a ple­na luz.

En las últi­mas horas del miér­co­les 26, fue dete­ni­do Jamiul Nas­sa­lon, de 41 años, en la ciu­dad de Mabuhay, Zam­boan­ga Sibu­gay, por un equi­po inte­gra­do por hom­bres de la Uni­dad de Inte­li­gen­cia Regio­nal 9, Gru­po de Inte­li­gen­cia de la PNP y la Divi­sión 9 de Inte­li­gen­cia Regio­nal. Nas­sa­lon a quien se lo con­si­de­ra uno de los más cer­ca­nos lugar­te­nien­tes del emir Sawad­jaan, es sos­pe­cho­so de haber par­ti­ci­pa­do en varios crí­me­nes ade­más de ser con­si­de­ra­do el autor inte­lec­tual del secues­tro y deca­pi­ta­ción de Doro­teo Gon­za­les en Baran­gay Bue­na­vis­ta, Zam­boan­ga City en 2009, tras haber­se nega­do su fami­lia a pagar el res­ca­te, y el aten­ta­do explo­si­vo en la ter­mi­nal de colec­ti­vos de Gui­wan, en la ciu­dad de Zam­boan­ga, en 2015, e los que murió dos per­so­nas y se pro­du­je­ron cin­cuen­ta heri­dos, entre otras muchas accio­nes.

En el sur de Fili­pi­nas la gue­rra con­tra se sigue exten­dien­do en el tiem­po y más allá de la volun­tad de paz del pue­blo musul­mán, los muer­tos regre­sar para seguir matan­do.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *