Eco­lo­gīa Social. Espa­ña debe reti­rar más de 3 millo­nes de tone­la­das de amian­to de su vida coti­dia­na

Por Ramón Her­nán­dez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to de 2020.

Ima­gen: Enva­to

A media­dos de este mes comen­zó la reti­ra­da de amian­to en el barrio de Orca­si­tas de Madrid. Es la pri­me­ra acción en gran­de en Espa­ña para des­mon­tar las cubier­tas de amian­to en blo­ques resi­den­cia­les, naves indus­tria­les, edi­fi­cios públi­cos y cen­tros cul­tu­ra­les y depor­ti­vos. Un peli­gro­so y cruel enemi­go que ace­cha a toda hora.

El amian­to no es un mate­rial tóxi­co crea­do por la revo­lu­ción indus­trial o el desa­rro­llo cien­tí­fi­co, como el plás­ti­co, los pla­gui­ci­das y las ondas elec­tro­mag­né­ti­cas. Es un gru­po de 6 mine­ra­les meta­mó­fi­cos y fibro­sos com­pues­tos de sili­ca­tos de cade­na doble. Tie­nen fibras lar­gas y resis­ten­tes para sepa­rar y entre­la­zar, ade­más no se disuel­ven en el agua, sopor­ta altas tem­pe­ra­tu­ras y son exce­len­tes ais­lan­tes tér­mi­co. Es fácil de extraer y se encuen­tra en gran­des can­ti­da­des en la super­fi­cie terres­tre. Se explo­ta a cie­lo abier­to, por lo que resul­ta muy bara­to. Su úni­ca des­ven­ta­ja: es mor­tal para los huma­nos.

El amian­to se encuen­tra has­ta en los tam­po­nes

Se le cono­ce des­de la Edad de Pie­dra. Los caver­ní­co­las lo uti­li­za­ban para for­ta­le­cer las mace­tas de cerá­mi­ca, pero fue en el siglo XIX cuan­do comen­zó la mine­ría a gran esca­la. La socie­dad empe­zó a uti­li­zar sus varia­das pro­pie­da­des en la indus­tria de la cons­truc­ción y en la manu­fac­tu­re­ra. Des­de teja­dos, bal­do­sas y azu­le­jos has­ta pro­duc­tos papel, pin­tu­ras, fre­nos, vago­nes de metro, tam­po­nes para la higie­ne feme­ni­na y tal­co para niños. Horror.

Des­de 1906 las auto­ri­da­des médi­cas demos­tra­ron el víncu­lo entre el asbesto/​amianto con la apa­ri­ción de enfer­me­da­des gra­ves como la asbes­to­sis y cán­cer de ele­va­da mor­ta­li­dad. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial hubo un boom en el uso del asbes­to. Los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res eran la Unión Sovié­ti­ca y Cana­dá. Ambos extraían el mine­ral en minas a cie­lo abier­to en loca­li­da­des que coin­ci­den­cial­men­te reci­bie­ron el nom­bre de “Asbest” y “Asbes­tos”.

Nun­ca ha sido obli­ga­to­rio en Espa­ña reti­rar el amian­to

El amian­to o ura­li­ta se uti­li­zó amplia­men­te has­ta la déca­da de los años seten­ta del siglo pasa­do, cuan­do los gobier­nos empe­za­ron a prohi­bir su uso. La mayo­ría de los edi­fi­cios eri­gi­dos antes de 1980 con­tie­nen asbes­to en una varie­dad de can­ti­da­des y pro­pó­si­tos. Se cal­cu­la que los espa­ño­les viven entre más de 3 millo­nes de tone­la­das el amian­to, pre­sen­te en casas, edi­fi­cios, infra­es­truc­tu­ras indus­tria­les y sitios de ocio y en el medio ambien­te.

Orca­si­tas tam­bién fue el pri­mer barrio espa­ñol que con varia­das mane­ras de auto­cons­truc­ción, sus habi­tan­tes par­ti­ci­pa­ron en el dise­ño y edi­fi­ca­ción. Has­ta el color de los ladri­llos, el alto de las ven­ta­nas y la tex­tu­ra de los pisos lo deci­die­ron en asam­blea. Sus resi­den­tes esco­gie­ron el nom­bre de las calles, el ancho de las ave­ni­das. Tam­bién el tama­ño de los par­ques y la ubi­ca­ción del comer­cio veci­nal, la escue­la, el cen­tro de salud, el poli­de­por­ti­vo, los pisos de cada comu­ni­dad y los metros cua­dra­dos de cada piso.

En 1977, tres años antes de que los terre­nos de Pedro Orca­si­ta fue­sen regis­tra­dos como la super­fi­cie que alo­ja­ría una comu­ni­dad resi­den­cial, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud decla­ró el amian­to como una sus­tan­cia can­ce­rí­ge­na. Des­de 1935 había cla­ros indi­cios al res­pec­to y demos­tra­cio­nes des­de 1944. Enton­ces se publi­ca­ron los pri­me­ros tra­ba­jos cien­tí­fi­ca­men­te que rela­cio­na­ban la expo­si­ción al asbes­to con el cán­cer de pul­món.

Con amian­to habrá cán­cer

El inves­ti­ga­dor Alfre­do Menén­dez Nava­rro, de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, ha decla­ra­do en repe­ti­das opor­tu­ni­da­des que Espa­ña “care­ce de una estra­te­gia nacio­nal para evi­tar la expo­si­ción ambien­tal al amian­to entre la pobla­ción gene­ral”.

Josep Tarrès, neu­mó­lo­go de Cer­dan­yo­la del Vallès y exper­to en amian­to, advier­te de que, si bien los estu­dios apun­tan a que en 2020 se toca­rá techo con el núme­ro de afec­ta­dos por dolen­cias rela­cio­na­das con expo­si­ción al amian­to, sus estu­dios indi­can que la ten­den­cia al alza se man­tie­ne. “Has­ta que no se des­amian­te el país, habrá casos. El foco de expo­si­ción será cada teja­do con amian­to que empie­ce a degra­dar­se. Solo Nava­rra ha apro­ba­do, con un pre­su­pues­to, un plan de des­amian­ta­do de su terri­to­rio”, ano­tó.

El amian­to es la más cono­ci­da de las sus­tan­cias indus­tria­les vin­cu­la­das con el cán­cer de pul­món. Su expo­si­ción cau­sa tres tipos de cán­cer: asbes­to­sis, cán­cer del pul­món y meso­te­lio­ma. No se reco­no­ce una can­ti­dad míni­ma del agen­te cau­sal por deba­jo de la cual un expues­to pue­da con­si­de­rar­se segu­ro. Lo que sí se ha deter­mi­na­do es que el cán­cer de pul­món en tra­ba­ja­do­res expues­tos es 10 veces más fre­cuen­te que en la pobla­ción gene­ral.

Indes­truc­ti­ble y mor­tal

El asbes­to enfer­ma cuan­do es inha­la­do. La inges­tión o el con­tac­to con la piel no son vías de ingre­so al orga­nis­mo demos­tra­das como cau­sa de enfer­me­dad . Las fibras de amian­to son de tama­ño micros­có­pi­co. Se des­pren­den con faci­li­dad, no se disuel­ven en agua. Sin embar­go, se des­pla­zan por el aire e ingre­san en el pul­món con cada inha­la­ción en un ambien­te con­ta­mi­na­do.

Las fibras de asbes­to pue­den pasar al aire o al agua por la degra­da­ción de depó­si­tos o de pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos con asbes­to. Las per­so­nas que tra­ba­jan en indus­trias que fabri­can o usan pro­duc­tos de asbes­to o en la mine­ría de asbes­to corren un alto ries­go de sufrir cán­cer. Igual las per­so­nas que viven cer­ca de estas indus­trias. Ade­más, las fibras de asbes­to pue­den libe­rar­se al aire en demo­li­cio­nes, man­te­ni­mien­to y reno­va­ción de edi­fi­cios y afec­tar amplias comu­ni­da­des.

Las par­tí­cu­las de asbes­to no se eva­po­ran ni se disuel­ven en agua. Per­ma­ne­cen sus­pen­di­das en el aire por lar­go tiem­po y ser trans­por­ta­das lar­gas dis­tan­cias por el vien­to. Las fibras y par­tí­cu­las de mayor tama­ño tien­den a depo­si­tar­se más rápi­da­men­te y no son degra­da­das a otros com­pues­tos. Per­ma­ne­cen inal­te­ra­das por lar­go tiem­po has­ta que el vien­to las levan­te y se las lle­ve has­ta otra víc­ti­ma.

Hoy mani­pu­las asbes­to y te enfer­mas 20 años des­pués

Las enfer­me­da­des que pro­du­ce el asbes­to tie­nen una lar­ga «laten­cia», el tiem­po que trans­cu­rre entre la inha­la­ción de la fibra y la apa­ri­ción la pato­lo­gía. Pue­den pasar 30 años. El uso del amian­to se inte­rrum­pió en los años noven­ta; por tan­to, se espe­ra el mayor núme­ro de enfer­mos en 2020. En Esta­dos Uni­dos, falle­cie­ron 1.493 per­so­nas por cán­cer de pul­món rela­cio­na­do con la expo­si­ción al amian­to en el año 2000 fren­te a 77 muer­tes en 1968. Asi­mis­mo, en Espa­ña los casos de cán­cer de pul­món rela­cio­na­dos con la expo­si­ción al amian­to han aumen­ta­do has­ta el medio millar al año a par­tir de 2015. No exis­te cura para esta enfer­me­dad y la espe­ran­za media de vida una vez detec­ta­da es de nue­ve meses.

El barrio de Orca­si­tas, en el dis­tri­to de Use­ra de la Comu­ni­dad de Madrid, comen­zó a reti­rar el amian­to can­ce­rí­geno de sus teja­dos en la Pla­za de los Mil Dele­ga­dos a media­dos de agos­to. Una pesa­di­lla con la que han vivi­do por más de 15 años. Son 116 blo­ques de vivien­das con techo de amian­to. En algu­nos edi­fi­cios, resi­den 32 fami­lias, en otros viven entre 6 y 8.

Con el techo de la cha­bo­la enci­ma de la cabe­za

«Hemos vivi­do duran­te años sin saber el peli­gro que tenía­mos sobre nues­tras cabe­zas», dijo un vecino que se ente­ró del peli­gro des­pués del escán­da­lo que esta­lló por la pre­sen­cia de amian­to en esta­cio­nes y vago­nes del Metro de Madrid y la muer­te por cán­cer de varios extra­ba­ja­do­res.

Orca­si­tas comen­zó a fina­les de los años cin­cuen­ta como un asen­ta­mien­to de sie­te cen­te­na­res de migran­tes pro­ce­den­tes de La Man­cha, Anda­lu­cía y Extre­ma­du­ra que lle­ga­ron a Madrid. La capi­tal no era capaz de absor­ber la gran can­ti­dad de per­so­nas que lle­ga­ban en bus­can de tra­ba­jo, edu­ca­ción y salud. La fal­ta de vivien­das cons­ti­tu­yó un gra­ve pro­ble­ma. Cons­tru­ye­ron tos­cas cha­bo­las con tipo­lo­gía rural en el terreno fan­go­so, a tra­mos inhós­pi­to. Los techos eran bara­tos, de ura­li­ta, amian­to o asbes­to blan­co.

techos de uralita

A media­dos de los años sesen­ta ger­mi­nó en el barrio un movi­mien­to social que en los seten­ta se con­cre­tó en la Aso­cia­ción de Veci­nos de Orca­si­tas, que logra gran pre­di­ca­men­to entre la gen­te del barrio. Es un momen­to cla­ve. Se vis­lum­bra el final de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. Obtie­nen mejo­ras en las con­di­cio­nes de vida y avan­ces en el pro­ce­so demo­crá­ti­co.

Sin mie­do ni apren­sio­nes

Ante la pers­pec­ti­va inmo­bi­lia­ria de la zona, los pro­pie­ta­rios de terreno, con el apo­yo del Minis­te­rio de la Vivien­da, pre­ten­die­ron des­alo­jar a los pobla­do­res de Orca­si­tas. Como con­se­cuen­cia, se puso en mar­cha un amplio movi­mien­to ciu­da­dano que logró que tan­to los cha­bo­lis­tas como los ocu­pan­tes de las muy dete­rio­ra­das vivien­das públi­cas pasa­ran a resi­dir en nue­vas vivien­das cons­trui­das por el Esta­do y con­ve­nien­te­men­te dota­das.

En los ochen­ta, los veci­nos de Orca­si­tas aban­do­nan las cha­bo­las para ir a pisos pro­mo­vi­dos por el Minis­te­rio de la Vivien­da y fabri­ca­dos en bue­na par­te con sus manos. Los teja­dos amian­to los colo­ca­ban sin apren­sio­nes ni mie­do. Nadie se extra­ñó y a quien pre­gun­ta­ba le res­pon­dían que era pro­vi­sio­nal, que no sería para siem­pre. Los veci­nos con su par­ti­ci­pa­ción con­si­guie­ron un barrio muy bien dota­do, con amplios y nume­ro­sos jar­di­nes, espa­cios para par­ti­ci­par y un urba­nis­mo salu­da­ble. Orca­si­tas, caren­te ini­cial­men­te de los más ele­men­ta­les ser­vi­cios e infra­es­truc­tu­ras urba­nas, se fue dotan­do de ins­ta­la­cio­nes de agua, alcan­ta­ri­lla­do, elec­tri­ci­dad, via­rio, etcé­te­ra. Hoy cuen­ta con una exten­sión de poco más de un kiló­me­tro cua­dra­do (110 hec­tá­reas) y una pobla­ción que supera los 22.500 habi­tan­tes, todos en ries­go.

Mode­lo de trans­for­ma­ción urba­na

Orca­si­tas fue en los años ochen­ta un mode­lo de trans­for­ma­ción del espa­cio urbano como expre­sión de las deman­das ciu­da­da­nas. No obs­tan­te, la cri­sis indus­trial afec­tó fuer­te­men­te a sus resi­den­tes, en espe­cial a los jóve­nes, que regis­tran las más ele­va­das tasas de paro de la región madri­le­ña. La cri­sis tam­bién se mani­fes­tó en el enor­me impac­to de la heroí­na, cuyo con­su­mo des­ar­ti­cu­ló a toda una gene­ra­ción.

En 2002 la inci­den­cia del cán­cer de mama en las muje­res de Use­ra era cua­tro veces supe­rior al res­to de la Comu­ni­dad de Madrid, algo que se atri­bu­ye a la pre­sen­cia de cables de alta ten­sión y al amian­to. La ura­li­ta no solo es peli­gro­sa para quien la mani­pu­la o la tie­ne como techo. Cuan­do es vie­ja, y la de Orca­si­tas tie­ne más de trein­ta años, las par­tí­cu­las se des­pren­den y vue­lan has­ta cin­co kiló­me­tros. Según sople el vien­to, siem­pre habrá alguien que res­pi­re y alo­je en sus pul­mo­nes esas micros­có­pi­cas par­tí­cu­las de amian­to que se des­pren­den de los teja­dos.

amianto mortal

En febre­ro pasa­do los veci­nos de Orca­si­tas pro­tes­ta­ron en la Pla­za de la Villa. Que­rían saber cuán­do el per­so­nal debi­da­men­te entre­na­do comen­za­ría a qui­tar las cubier­tas de amian­to. Pero no se que­da­ron en su pro­pio pro­ble­ma, tam­bién quie­ren saber qué escue­las, qué cen­tros depor­ti­vos, que cen­tros públi­cos tie­nen amian­to, cán­cer, muer­te. Piden que se haga un mapa del amian­to en Espa­ña y que el gobierno ten­ga un plan para la reti­ra­da del can­ce­rí­geno en los barrios pobres y menos pobres. Es un gra­ve pro­ble­ma de salud públi­ca.

El dine­ro pri­me­ro, lue­go la salud

Los bajos cos­tes y el afán de lucro, más que la igno­ran­cia sobre los peli­gros para la salud del pol­vo de asbes­to, pri­ma­ron en que las cubier­tas de los edi­fi­cios de Orca­si­tas sean de amian­to. En los años ochen­ta la mayo­ría de los paí­ses había ile­ga­li­za­do el amian­to, pero como la enfer­me­dad tar­da­ba en apa­re­cer se actua­ba sin res­pon­sa­bi­li­dad social y huma­na. El que vie­ne atrás que arree.

Des­pués de tan­tos millo­nes de tone­la­das de amian­to, se cal­cu­la que 100.000 per­so­nas mue­ren cada año en el mun­do a cau­sa de enfer­me­da­des rela­cio­na­das con la expo­si­ción al asbes­to. Actual­men­te se regis­tran en Espa­ña entre 250 y 300 casos anua­les de meso­te­lio­ma, MPM, un tipo de cán­cer de extre­ma mor­ta­li­dad, que en un 85% de los casos se vin­cu­la a la expo­si­ción al amian­to.

Han pasa­do más de 100 años des­de que en 1906 se des­cri­bió en Lon­dres el pri­mer caso de «fibro­sis pul­mo­nar por asbes­to» en una tra­ba­ja­do­ra de 33 años de edad, de una fábri­ca tex­til. No obs­tan­te, Rusia se nie­ga a dejar de extraer amian­to y cada año colo­ca 1 millón de tone­la­das en los paí­ses poco desa­rro­lla­dos que requie­ren un techo bara­to. En Asbest, que sig­ni­fi­ca asbes­to en ruso, y que es el nom­bre del pue­blo don­de se encuen­tra la mina más impor­tan­te, los luga­re­ños no se pre­gun­tan qué tan sabio –y salu­da­ble– sea extraer asbes­to con car­gas explo­si­vas que gene­ran nubes den­sas de un pol­vo satu­ra­do de fibras mor­ta­les. No ven razón para hacer­lo. ¿Igno­ran el peli­gro?

mina de amianto

Mina de amian­to en los mon­tes Ura­les de Rusia

Via­jar en el metro con el enemi­go

En Esta­dos Uni­dos, casi 50.000 per­so­nas por año pre­sen­tan una denun­cia a cau­sa de enfer­me­da­des cau­sa­das por el amian­to. Las empre­sas ase­gu­ra­do­ras gas­ta­ron 21.600 millo­nes de dóla­res en estas enfer­me­da­des has­ta el año 2000. El asbes­to vol­vió a ser tema de polé­mi­ca lue­go de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001: el derrum­be del World Tra­de Cen­ter libe­ró varias dece­nas de miles de kilo­gra­mos de amian­to pul­ve­ri­za­do a la atmós­fe­ra. En Madrid el gran escán­da­lo ha sido que en los vago­nes y en las esta­cio­nes hay amian­to, aun­que cuan­do se uti­li­zó se sabía su toxi­ci­dad.

En 1991 el Ban­co Mun­dial adop­tó como polí­ti­ca no finan­ciar la manu­fac­tu­ra o el uso de pro­duc­tos que con­ten­gan asbes­to. Actual­men­te, 67 paí­ses y terri­to­rios (inclui­dos los de la Unión Euro­pea) han prohi­bi­do el uso de amian­to. La Comi­sión Téc­ni­ca de la Unión Euro­pea espe­ró has­ta el 4 de mayo de 1999 para apro­bar la prohi­bi­ción de uso de cual­quier tipo de amian­to. No tan rápi­do, entra­ría en vigor a par­tir del 1 de enero de 2005, para los paí­ses que toda­vía no habían prohi­bi­do. En el año 2006 la UE lan­zó una cam­pa­ña con­tra el amian­to con el lema: «¡El amian­to es mor­tal!». En vir­tud de la direc­ti­va de la Unión Euro­pea, todos los Esta­dos miem­bros han debi­do prohi­bir la comer­cia­li­za­ción y uso de asbes­to. No ha ocu­rri­do de mane­ra efec­ti­va, siem­pre se impo­ne el inte­rés cre­ma­tís­ti­co.

La epi­de­mia ocul­ta

La Comi­sión Euro­pea habla de una epi­de­mia de 500.000 muer­tes en los pró­xi­mos años por enfer­me­da­des deri­va­das del amian­to, una can­ti­dad 10 veces supe­rior a la de acci­den­tes de tra­ba­jo.​Se cal­cu­la que el cán­cer por expo­si­ción al amian­to pro­vo­ca­rá más de 200.000 muer­tes en la pró­xi­ma déca­da en el Rei­no Uni­do.

Debi­do al exce­si­vo tiem­po que tar­da el cán­cer en mani­fes­tar­se, los falle­ci­mien­tos son de per­so­nas que tra­ba­ja­ron con este mate­rial hace déca­das en zonas indus­tria­les como Ferrol (Gali­cia) y Ovie­do (Astu­rias),​pero Car­ta­ge­na es la ciu­dad de Espa­ña con mayor inci­den­cia de meso­te­lio­mas. En cier­tas zonas del País Vas­co se ha dis­pa­ra­do el incre­men­to de cán­cer en los últi­mos años por enci­ma de la media nacio­nal.

Ade­lan­ta­dos, pero no tan­to

En Espa­ña la regu­la­ción del amian­to comen­zó en 1940. Des­de 1947 era obli­ga­to­rio para las empre­sas rea­li­zar con­tro­les de los nive­les de expo­si­ción de los tra­ba­ja­do­res. En la déca­da de los ochen­ta, pre­ci­sa­men­te la del gran auge del amian­to, se pro­mul­gó la nor­ma­ti­va bási­ca sobre tra­ba­jos con ries­go de amian­to y en 1995 se inclu­yó el amian­to en la cla­si­fi­ca­ción, enva­sa­do y eti­que­ta­do de sus­tan­cias peli­gro­sas.

Espa­ña prohi­bió la fabri­ca­ción de fibro­ce­men­to en el año 2000, solo se per­mi­tía ven­der lo que ya esta­ba fabri­ca­do. En diciem­bre de 2001, Espa­ña “se ade­lan­tó” al pla­zo máxi­mo fija­do por la Unión Euro­pea para prohi­bir la comer­cia­li­za­ción y uti­li­za­ción del amian­to blan­co, sobre todo en la for­ma de fibro­ce­men­to o ura­li­ta. El «amian­to azul» y el «amian­to marrón» fue­ron prohi­bi­dos en el Rei­no de Espa­ña en 1984 y 1993, res­pec­ti­va­men­te. La nor­ma­ti­va no afec­ta­ba a los mate­ria­les que ya esta­ban ins­ta­la­dos y que, por tan­to, per­mi­ti­dos has­ta el final de su vida útil. Las prohi­bi­cio­nes y regu­la­cio­nes no fue­ron óbi­ce para que nume­ro­sas empre­sas con­ti­nua­ran uti­li­zan­do amian­to en mate­ria­les de pro­tec­ción per­so­nal como guan­tes y delan­ta­les, que faci­li­ta­ban a sus tra­ba­ja­do­res como “pro­tec­ción”.

amianto es cancerígeno

En Espa­ña no es obli­ga­to­rio reti­rar la ura­li­ta, siem­pre que se encuen­tre en buen esta­do y no se haya com­ple­ta­do su vida útil. Solo hay que ase­gu­rar­se de no se haya dete­rio­ra­do por otras cau­sas exter­nas, como afec­cio­nes cli­má­ti­cas o natu­ra­les, que podrían haber acor­ta­do su vida útil. Ese con­trol no exis­te de mane­ra efi­caz ni tam­po­co cla­ri­dad en los pro­ce­di­mien­tos que se deben seguir. Muchos optan por recu­brir las pie­zas ondu­la­das de ura­li­ta con otro tipo de mate­rial. La solu­ción pue­de fun­cio­nar cor­to pla­zo y es muy eco­nó­mi­ca. Sin embar­go, no es la mejor solu­ción. La ura­li­ta segui­rá dete­rio­rán­do­se con el tiem­po y el cli­ma. El enemi­go sigue ahí, aga­za­pa­do.

¿Encap­su­lar el cán­cer?

Reti­rar el amian­to de la cubier­ta es sen­ci­llo, pero muy peli­gro­so y, por tan­to, aca­rrea cos­tes ele­va­dos. Orca­si­tas empe­zó a reti­rar las cubier­tas de amian­to de lo blo­ques. 1.517 per­so­nas que viven bajo el veneno sin­tie­ron un ali­vio. En el barrio se han mul­ti­pli­ca­do los casos de afec­ta­dos por cán­cer, tam­bién las muer­tes. Los teja­dos se han dete­rio­ra­do y pre­sen­tan gra­ves des­per­fec­tos, mucho más que sim­ples gote­ras. La páti­na negra pro­tec­to­ra que cubría la ura­li­ta se ha difu­mi­na­do por com­ple­to. Casi como los 8,6 millo­nes de euros que el Gobierno cen­tral cedió en 2008 a la Comu­ni­dad de Madrid para el reti­ro de la ura­li­ta.

El amian­to mata, la buro­cra­cia…

Lo acor­da­do con la Comu­ni­dad de Madrid es que un total de 116 blo­ques de vivien­das con teja­dos de ura­li­ta reci­bi­rían una sub­ven­ción del 75% para reti­rar el amian­to. De ellos, 68 están enca­mi­na­dos: 39 espe­ra la licen­cia de obra y hay otros 29 a la espe­ra. Los 48 res­tan­tes, que son blo­ques bajos y con menos hoga­res y dine­ro, están en el lim­bo. Que­da­ron fue­ra. No se sabe el por­cen­ta­je de la sub­ven­ción ni cuán­do la darán. Todos, sin excep­ción, ya saben que el amian­to mata. Lo han vivi­do. El ries­go no se res­trin­ge a la Mese­ta de Orca­si­tas, sino al res­to del barrio y del dis­tri­to de Use­ra, y alcan­za al colin­dan­te Villa­ver­de. “Mi barrio se mue­re de cán­cer, y lo sabes” y con el gri­to de “pita, pita, pita, el amian­to sí se qui­ta” los resi­den­tes de Osca­si­tas recla­man su dere­cho a la salud.

La ura­li­ta es la mar­ca comer­cial de unas pla­cas ondu­la­das de fibro­ce­men­to que muy comu­nes en edi­fi­cios, naves indus­tria­les y cober­ti­zos. Tam­bién en cana­les, depó­si­tos y con­duc­cio­nes de agua.

La ope­ra­ción para reti­rar ura­li­ta de una casa es lar­ga y cos­to­sa, aun­que se tra­te de una pie­za de pocos metros cua­dra­dos. Dada la peli­gro­si­dad del fibro­ce­men­to con amian­to, la reti­ra­da de este mate­rial no debe hacer­se de for­ma par­ti­cu­lar, sino que se ten­drán que con­tra­tar los ser­vi­cios de una empre­sa espe­cia­li­za­da. Des­de que se tie­nen los per­mi­sos has­ta que se reti­ra pue­den lle­gar a pasar has­ta cua­tro meses y más. No hay pri­sas. Los resi­den­tes y veci­nos de Orca­si­tas lo saben.

Refe­ren­cias:

http://www.telemadrid.es/programas/buenos-dias-madrid-om/el-intercambiador/Vecinos-Orcasitas-subvencion-amianto‑9 – 2204269554 – 20200213062119.html

http://www.telemadrid.es/programas/madrid-directo/Amianto-casas-familias-Orcasitas-veneno‑2 – 1989421101 – 20180227080817.html

https://​elpais​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​0​1​9​/​1​1​/​0​4​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​1​5​7​2​8​8​7​0​7​3​_​1​2​0​1​5​8​.​h​tml

https://​es​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​A​s​b​e​sto

https://​www​.amians​top​.com/​p​e​l​i​g​r​o​s​o​-​t​e​n​e​r​-​u​r​a​l​i​t​a​-​c​a​sa/

https://​www​.ante​na3​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​l​o​s​-​v​e​c​i​n​o​s​-​d​e​l​-​b​a​r​r​i​o​-​m​a​d​r​i​l​e​n​o​s​-​d​e​-​o​r​c​a​s​i​t​a​s​-​s​e​-​v​e​n​-​a​m​e​n​a​z​a​d​o​s​-​p​o​r​-​e​l​-​a​m​i​a​n​t​o​_​2​0​2​0​0​2​2​0​5​e​4​e​8​1​3​8​0​c​f​2​5​d​1​f​4​3​c​d​5​0​4​0​.​h​tml

https://​www​.dia​rio​de​leon​.es/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​e​s​p​a​n​a​/​o​r​c​a​s​i​t​a​s​-​p​r​i​m​e​r​-​b​a​r​r​i​o​-​e​m​p​i​e​z​a​-​r​e​t​i​r​a​r​-​a​m​i​a​n​t​o​/​2​0​2​0​0​8​2​3​0​1​3​2​3​1​2​0​3​9​3​7​4​.​h​tml

https://​www​.eldia​rio​.es/​c​o​n​s​u​m​o​c​l​a​r​o​/​p​o​r​_​d​e​r​e​c​h​o​/​e​s​t​r​u​c​t​u​r​a​-​u​r​a​l​i​t​a​-​c​a​s​a​-​d​e​b​o​-​h​a​c​e​r​_​1​_​2​1​5​0​5​7​7​.​h​tml

https://​www​.eldia​rio​.es/​m​a​d​r​i​d​/​a​m​e​n​a​z​a​-​l​l​e​g​a​-​t​e​j​a​d​o​-​o​r​c​a​s​i​t​a​s​_​1​_​1​1​2​1​3​8​4​.​h​tml

https://www.finanzas.com/hemeroteca/vivir-con-amianto-en-los-tejados‑3 – 788-familias-afectadas-en-madrid_13844659_102.html

https://​www​.lavan​guar​dia​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​2​0​0​2​1​7​/​4​7​3​6​3​7​9​7​8​8​7​9​/​o​r​c​a​s​i​t​a​s​-​e​x​i​g​e​-​a​y​u​d​a​s​-​a​-​a​l​m​e​i​d​a​-​p​a​r​a​-​e​r​r​a​d​i​c​a​r​-​a​m​i​a​n​t​o​-​d​e​-​s​u​s​-​t​e​j​a​d​o​s​.​h​tml

https://​www​.madri​dia​rio​.es/​4​5​3​5​4​8​/​m​e​t​r​o​-​m​a​d​r​i​d​-​e​x​i​s​t​e​n​c​i​a​-​a​m​i​a​n​t​o​-​s​u​b​u​r​b​ano

https://www.madridiario.es/455163/distritos/cerco-amianto-orcasitas-consistorio-eliminara-uralita‑1.500-viviendas

https://​www​.madri​dia​rio​.es/​a​d​j​u​n​t​o​s​/​4​5​3​5​3​2​/​P​r​e​s​e​n​c​i​a​_​d​e​_​a​m​i​a​n​t​o​-​I​d​e​n​t​i​f​i​c​a​c​i​o​n​_​y​_​A​c​t​u​a​c​i​o​n​.​pdf

https://​www​.panel​sand​wich​.com/​b​l​o​g​/​e​s​t​a​s​-​p​e​n​s​a​n​d​o​-​e​n​-​r​e​t​i​r​a​r​-​l​a​-​u​r​a​l​i​t​a​-​d​e​-​t​u​-​t​e​j​a​do/

https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​m​N​G​r​Q​S​0​s​gPA

Fuen­tes: https://​www​.cam​bio16​.com/​e​s​p​a​n​a​-​d​e​b​e​-​r​e​t​i​r​a​r​-​m​a​s​-​d​e​-​3​-​m​i​l​l​o​n​e​s​-​d​e​-​t​o​n​e​l​a​d​a​s​-​d​e​-​a​m​i​a​n​t​o​-​d​e​-​s​u​-​v​i​d​a​-​c​o​t​i​d​i​a​na/ , Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *