Perú. Cifras de vio­len­cia con­tra la mujer aumen­tan 200% en el sur del país

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de agos­to de 2020

La vio­len­cia con­tra la mujer es la otra pan­de­mia que con­vi­ve en nues­tra socie­dad des­de antes de la emer­gen­cia sani­ta­ria. Al ini­ciar la cri­sis por el COVID-19 este fla­ge­lo se encru­de­ció. En el sur peruano, los casos de vio­len­cia se han dupli­ca­do solo en julio del pre­sen­te año. 

Las líneas de emer­gen­cia del Minis­te­rio de la Mujer aten­die­ron 133% más de lla­ma­das en julio de este año, a com­pa­ra­ción del mis­mo mes en 2019. Las regio­nes con las cifras más altas son Apu­rí­mac, Cus­co y Puno. El 78% de víc­ti­mas son mujeres.

Según cifras publi­ca­das en el Dia­rio La Repú­bli­ca, solo el dis­tri­to de Chan­ka en Apu­rí­mac pre­sen­tó de enero a julio, 1189 denun­cias por vio­len­cia. El mes pasa­do, se repor­ta­ron 293 casos, tres veces más denun­cias que el mes del año ante­rior.

Por su par­te, Cus­co tuvo un incre­men­to de 250% de denun­cias a com­pa­ra­ción de julio de 2019. Des­de enero, esta región ha regis­tra­do en total 4 187 casos de vio­len­cia. Los casos en Puno aumen­ta­ron en 243% el últi­mo mes. Hay 5 614 denun­cias des­de ini­cios de año.

Jun­to a las cifras gra­ves, tam­bién se pre­sen­tan pro­ble­mas en la ade­cua­da aten­ción de estos casos que afec­tan más la situa­ción que viven miles de niñas y muje­res. Muchas de estas denun­cias no pros­pe­ran en las vías legales.

La pre­si­den­ta de la Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Cus­co, Miriam Pina­res, advier­te que no todos los casos son aten­di­dos en los juz­ga­dos de fami­lia. “Hay menos can­ti­dad de denun­cias que en el 2019. Es posi­ble que la emer­gen­cia esté fre­nan­do que los casos lle­guen a los juz­ga­dos”, alertó.

Al no ser for­ma­li­za­dos en las depen­den­cias poli­cia­les o fis­ca­lías, los casos se estan­can en los cen­tros de emer­gen­cia mujer como repor­tes ver­ba­les. Para el inves­ti­ga­dor Var­gas-Ven­tu­ra, esto podría deber­se a que el esta­do de emer­gen­cia obs­tru­yó el tra­ba­jo de los orga­nis­mos espe­cia­li­za­dos

“Las fis­ca­lías redu­je­ron sus hora­rios de aten­ción, las prue­bas en las cáma­ras Gesell orde­na­das para meno­res están demo­ran­do en su prác­ti­ca y, ade­más, solo se apli­can para casos de fla­gran­cia”, denun­ció el espe­cia­lis­ta al men­cio­na­do diario.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *