Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Movi­mien­tos socia­les duran­te y des­pués de la pan­de­mia en Abya Yala

Por Itzam­ná Ollan­tay. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to 2020.

Las tres déca­das ante­rio­res a la pan­de­mia glo­bal del COVID19, fue un tiem­po “fecun­do” para la emer­gen­cia y beli­ge­ran­cia pro­pó­si­ti­va de dife­ren­tes movi­mien­tos socia­les, en dife­ren­tes paí­ses de Abya Yala.

Varios de dichos movi­mien­tos, inclu­so cuan­do el mun­do occi­den­tal pro­cla­ma­ba el fin de la his­to­ria con la cús­pi­de del sis­te­ma del libre mer­ca­do, se atre­vie­ron, no úni­ca­men­te posi­cio­nar una narra­ti­va con­tra hege­mó­ni­ca en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo de Abya Yala, sino median­te los lla­ma­dos gobier­nos “pro­gre­sis­tas” logra­ron que cer­ca de 70 millo­nes de per­so­nas en la región salie­ran de la situa­ción de pobre­za.

La iné­di­ta pan­de­mia glo­bal del COVID19 encon­tró a varios de los movi­mien­tos socia­les con­tem­po­rá­neos des­con­cer­ta­dos por los últi­mos gol­pes de esta­do (Hon­du­ras, Para­guay, Bra­sil, Boli­via). Aun­que des­de Chi­le y Ecua­dor, jus­to al ini­cio de la pan­de­mia, mul­ti­tu­des de insa­tis­fe­chos con el sis­te­ma neo­li­be­ral mos­tra­ban su incon­for­mi­dad con sus gobier­nos des­de las calles.

La pan­de­mia, y el “obli­ga­to­rio ais­la­mien­to social pla­ne­ta­rio”, puso un bar­bi­jo (tapa­bo­ca) obli­ga­to­rio a todos los movi­mien­tos socia­les. Aun­que inclu­so con tapa­bo­cas, mul­ti­tu­des ham­brien­tas y des­em­plea­das, desa­fia­ron y desa­fían al COVID19 y a los gobier­nos en los EEUU., Boli­via, Hon­du­ras, Colom­bia.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desa­fíos para los movi­mien­tos socia­les en la post pan­de­mia?

Cons­truc­ción de un idea­rio com­par­ti­do más allá del antro­po­cen­tris­mo.

Se asu­me que los movi­mien­tos socia­les se cons­ti­tu­yen para la bús­que­da del bien­es­tar humano cen­tra­do en el reco­no­ci­mien­to y garan­tía de los dere­chos. En ese sen­ti­do, son volun­ta­des cen­tra­das en el bien­es­tar humano (antro­po­cén­tri­cos).

La pan­de­mia nos devol­vió a nues­tra con­di­ción de seres depen­dien­tes de la comu­ni­dad cós­mi­ca, del sis­te­ma Tie­rra. Sin salud, sin ali­men­ta­ción, sin agua, sin oxí­geno…, por más que ten­ga­mos dine­ro, no pode­mos sub­sis­tir. En este sen­ti­do, el hori­zon­te teó­ri­co y con­cep­tual de los movi­mien­tos socia­les que sobre­vi­van a la pan­de­mia debe cam­biar.

Una pers­pec­ti­va holís­ti­ca que supere la mira­da frag­men­ta­da y sec­to­rial de la reali­dad. Una con­cep­ción de la vida huma­na como par­te del entra­ma­do de las dife­ren­tes for­mas de vida que con­for­ma­mos la comu­ni­dad cós­mi­ca. Debe­mos edu­car­nos que de la salud y dere­chos de la Madre Tie­rra depen­den la salud y dere­chos huma­nos. Urge desoc­ci­den­ta­li­zar, deco­lo­ni­zar, des­pa­triar­ca­li­zar, des­bi­na­ri­zar (izquierda/​derecha), dehu­ma­ni­zar (supe­rar el antro­po­cen­tris­mo)

Arti­cu­la­ción con­ti­nen­tal y accio­nes simul­tá­neas. La pan­de­mia nos cons­ta­ta que las con­se­cuen­cias nefas­tas del sis­te­ma neo­li­be­ral care­cen de fron­te­ras nacio­na­les. Des­pués de déca­das de las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas y el libre mer­ca­do, los esta­dos de Abya Yala no cuen­tan con bási­cos sis­te­mas de salud. El libre mer­ca­do no sal­va vidas.

Ade­más, se visua­li­za que, la pan­de­mia, lejos de cons­ti­tuir­se en un gol­pe de timón en el mode­lo hege­mó­ni­co, será un moti­vo para recar­gar los pro­ce­sos de incursión/​saqueo de los terri­to­rios, diso­lu­ción de los dere­chos, anu­la­ción de los Esta­dos de Dere­cho.

Ante esta reali­dad, los movi­mien­tos socia­les con iden­ti­dad y rai­gam­bre terri­to­rial debe­mos conec­tar entre todos los movi­mien­tos a nivel de toda Abya Yala y cons­ti­tuir­nos en un actor con­ti­nen­tal que se mue­ve de for­ma simul­tá­nea des­de dife­ren­tes pun­tos del Con­ti­nen­te. Ante enemi­gos comu­nes, ame­na­zas simul­tá­neas, y vul­ne­ra­ción de dere­chos com­par­ti­dos, la acción pro­pó­si­ti­va de los movi­mien­tos socia­les debe de ser con­ti­nen­tal en la post pan­de­mia.

Tran­si­tar de suje­tos socia­les a suje­tos socio­po­lí­ti­cos. El sis­te­ma neo­li­be­ral flo­re­ce, y el inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano es impu­ne, en la medi­da que los movi­mien­tos socia­les no logra­mos supe­rar la pro­tes­ta como nues­tro hori­zon­te beli­ge­ran­te. Urge tran­si­tar de la pro­tes­ta a la pro­pues­ta.

En la post pan­de­mia, la dispu­ta por el con­trol del Esta­do (como ente garan­te de dere­chos) debe ser una apues­ta esen­cial de los movi­mien­tos socia­les. Es decir, los movi­mien­tos socia­les esta­mos lla­ma­dos a tran­si­tar de ser suje­tos socia­les a suje­tos socio­po­lí­ti­cos.

La apues­ta por cons­ti­tuir­nos en suje­tos socio­po­lí­ti­cos inevi­ta­ble­men­te con­lle­va la cons­truc­ción ascen­den­te de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas pro­pias para dispu­tar el poder des­de las urnas, y así garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de los dere­chos. De lo con­tra­rio, los agen­tes del libre mer­ca­do segui­rán crean­do las con­di­cio­nes para las nue­vas pan­de­mias leta­les.

Comu­ni­ca­do­res en movi­mien­to des­de las calles y en la nube. En la post pan­de­mia debe cam­biar el tra­di­cio­nal mode­lo de orga­ni­za­ción social, y el modo tra­di­cio­nal de comu­ni­ca­ción des­de los movi­mien­tos socia­les.

En las últi­mas accio­nes colec­ti­vas de los movi­mien­tos socia­les se cons­ta­ta que todo actor movi­li­za­do es al mis­mo tiem­po un comu­ni­ca­dor en acción median­te sus dis­po­si­ti­vos de tele­fo­nía celu­lar. Un actor red que gene­ra y/​o dis­tri­bu­ye con­te­ni­dos para las redes socio digi­ta­les. Antes, en los movi­mien­tos socia­les, el rol de la comu­ni­ca­ción esta­ba asig­na­do para una “secretaria/​responsable”. Aho­ra, todos los y las inte­gran­tes de movi­mien­tos socia­les nos cons­ti­tui­mos en [email protected]

Qui­zás esta bata­lla comu­ni­ca­cio­nal por la ins­ta­la­ción de una deter­mi­na­da narra­ti­va en el ima­gi­na­rio de los pue­blos y socie­da­des de Abya Yala, des­de la nube/​internet, sea una de las trin­che­ras más poten­tes en la gue­rra des­igual entre los hidal­gos de la muer­te y los “gue­rre­ros del arcoí­ris”.

Con­sen­suar un hori­zon­te de luchas más allá de la moder­ni­dad y el desa­rro­llo. Duran­te la pan­de­mia la dispu­ta por la narra­ti­va post pan­de­mia, a más de uno, hizo creer que la “nue­va nor­ma­li­dad” sería un esti­lo de vida más ami­ga­ble con el sis­te­ma Tie­rra, más cen­tra­do en el ethos del cuidado/​cooperación que en la competencia/​aniquilación…. Pero, los men­sa­jes ofi­cia­les para la reac­ti­va­ción de las eco­no­mías nos indi­can que la post pan­de­mia no será más que la reac­ti­va­ción neo­li­be­ral con fon­dos públi­cos. Es decir, la post pan­de­mia será la apues­ta por más desarrollismo/​extractivismo, más moder­nis­mo (sin ilus­tra­ción).

En este pano­ra­ma, los movi­mien­tos socio­po­lí­ti­cos en Abya Yala, des­de los terri­to­rios, las calles y las redes socio digi­ta­les esta­mos lla­ma­dos a pen­sar, con­sen­suar y cons­truir un mun­do más allá de las ilu­sio­nes del desa­rro­llo y de la moder­ni­dad, sin renun­ciar al lega­do benigno de la moder­ni­dad.

El desa­rro­llo, como ese hori­zon­te de acu­mu­la­ción de bie­nes y explo­ta­ción de las dife­ren­tes for­mas de vida, no pue­de ser más un hori­zon­te post pan­de­mia des­de los movi­mien­tos socia­les. En cohe­ren­cia y fide­li­dad a nues­tra tra­di­ción his­tó­ri­ca, los movi­mien­tos socia­les esta­mos lla­ma­dos a pro­mo­ver y cul­ti­var un esti­lo de vida alter­na­ti­vo, cen­tra­do en el cui­da­do y la res­tau­ra­ción de los equi­li­brios rotos en la comu­ni­dad cós­mi­ca. Y esta apues­ta es enmi­nen­te­men­te socio­po­lí­ti­ca.

* Fuen­te: Tele­SUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *