Ita­lia. Nació «Cumpanis»/ El direc­tor Gian­ni­ni: «una revis­ta por la uni­dad de los y las comu­nis­tas y por una nue­va inter­na­cio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 agos­to 2020.-

Fos­co Gian­ni­ni es direc­tor de la revis­ta “Cum­pa­nis”. Ex sena­dor, tie­ne una lar­ga mili­tan­cia comu­nis­ta en la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal ita­lia­na.

¿Cómo resu­mi­ría su tra­yec­to­ria polí­ti­ca?

A fines de la déca­da de 1970 yo era un joven mili­tan­te del PCI, par­ti­do que ya vivía pro­ce­sos muy pro­fun­dos de invo­lu­ción y social­de­mo­cra­cia. En la pri­me­ra mitad de los 80 ya for­ma­ba par­te de un área den­tro del PCI que lucha­ba con­tra la sali­da de este par­ti­do de la cul­tu­ra y la prác­ti­ca comu­nis­ta. Esta área inter­na se orga­ni­zó en torno a la revis­ta nacio­nal «Inters­tam­pa», de la cual yo era uno de los perio­dis­tas más jóve­nes. Los diri­gen­tes nacio­na­les que ani­ma­ron la bata­lla con­tra la dis­tor­sión social­de­mó­cra­ta del PCI fue­ron los com­pa­ñe­ros leni­nis­tas vin­cu­la­dos al gran Pie­tro Sec­chia: Ales­san­dro Vaia, Arnal­do Bera, Giu­sep­pe Sac­chi, Ser­gio Rical­do­ne y otros. El área de «Inters­tam­pa» luchó con­tra las deci­sio­nes de Enri­co Ber­lin­guer y la direc­ción del PCI cer­ca­na a él para acep­tar la pre­sen­cia de Ita­lia en la OTAN, rom­per con la Unión Sovié­ti­ca y el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, y tomar dis­tan­cia de los par­ti­dos comu­nis­tas leni­nis­tas euro­peos (el PC por­tu­gués, el par­ti­do comu­nis­ta de Gre­cia, el Akel de Chi­pre, por ejem­plo) estre­chan­do rela­cio­nes cada vez más fuer­tes con las social­de­mo­cra­cias euro­peas, con Olof Pal­me, Willy Brandt, con los socia­lis­tas espa­ño­les, grie­gos, fran­ce­ses y el Par­ti­do Labo­ris­ta de Gran Bre­ta­ña. «Inters­tam­pa» luchó con­tra el pro­yec­to ber­lin­gue­riano del «euro­co­mu­nis­mo». Un pro­yec­to peli­gro­so, ya que más allá del tér­mino tran­qui­li­za­dor y apa­ren­te­men­te neu­tral, no habla­ba en abso­lu­to de la acción en Euro­pa de los tres par­ti­dos diri­gen­tes del mis­mo «euro­co­mu­nis­mo» – el PCI , el PC fran­cés y el PC de Espa­ña – pero ten­dió a asu­mir, para el comu­nis­mo euro­peo, las carac­te­rís­ti­cas tra­di­cio­nal­men­te inter­cla­se de la social­de­mo­cra­cia, se dis­tan­ció de la Unión Sovié­ti­ca y del movi­mien­to comu­nis­ta mun­dial y – esen­cial­men­te – borró de su heren­cia polí­ti­ca y cul­tu­ral el leni­nis­mo, es decir, la con­cep­ción del par­ti­do comu­nis­ta revo­lu­cio­na­rio y de van­guar­dia, el derro­ca­mien­to estra­té­gi­co del Esta­do bur­gués, acep­tan­do, en con­se­cuen­cia, el elec­to­ra­lis­mo y el par­la­men­to demo­crá­ti­co-bur­gués como hori­zon­te últi­mo de cam­bio, ter­mi­nan­do así en la renun­cia a la toma del poder y al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Una para­do­ja pen­sar­lo aho­ra, aho­ra que esta­mos cer­ca del cen­te­na­rio del naci­mien­to del PCd’I (21 de enero de 1921) naci­do de la esci­sión del Par­ti­do Socia­lis­ta Ita­liano pre­ci­sa­men­te en la cues­tión de la revo­lu­ción: el PSI, muy fuer­te a prin­ci­pios de los años vein­te, se opo­nía a poner­se al fren­te de la revo­lu­ción, mien­tras que Grams­ci, Togliat­ti , Terra­ci­ni, Bor­di­ga ‑los fun­da­do­res del PCd’I y el futu­ro PC‑, afir­ma­ron que este era el momen­to revo­lu­cio­na­rio, el momen­to de la insu­rrec­ción y la vio­len­cia obre­ra revo­lu­cio­na­ria y por eso rom­pen con los diri­gen­tes socia­lis­tas ita­lia­nos de la Segun­da Inter­na­cio­nal. Vol­vien­do a algu­nas de mis notas bio­grá­fi­cas: el área «Inters­tam­pa» ins­tó a los jóve­nes cama­ra­das a esta­ble­cer Cen­tros Cul­tu­ra­les en todas par­tes, en toda Ita­lia. Cen­tros que des­pués de la dis­tor­sión total del PCI debe­rían haber cons­ti­tui­do la colum­na ver­te­bral orga­ni­za­ti­va del futu­ro Par­ti­do Comu­nis­ta. Yo era el secre­ta­rio regio­nal de le Mar­che, del Cen­tro Cul­tu­ral “Anto­nio Pesen­ti” (Pesen­ti fue uno de los más gran­des eco­no­mis­tas mar­xis­tas ita­lia­nos). Des­pués de la diso­lu­ción del PCI, fui uno de los jóve­nes fun­da­do­res nacio­na­les del Par­ti­do de la Refun­da­ción Comu­nis­ta, el PRC. Pero no pasó mucho tiem­po antes de que, bajo el lide­raz­go de Faus­to Ber­ti­not­ti, el PRC comen­za­ra a tomar una línea ten­dien­te a esca­par de la cul­tu­ra comu­nis­ta. En el PRC, fui a la opo­si­ción de Ber­ti­not­ti, asu­mien­do la direc­ción de la revis­ta inter­na­cio­na­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y leni­nis­ta en torno a la cual se orga­ni­za­ba la gran zona opues­ta al «ber­ti­no­tis­mo». Esta revis­ta se lla­ma­ba «Ernes­to», como Che Gue­va­ra, revis­ta en la que escri­bían los mejo­res inte­lec­tua­les y diri­gen­tes comu­nis­tas inter­na­cio­na­les e ita­lia­nos, des­de el gene­ral Giap has­ta Dome­ni­co Losur­do. En 2006 fui ele­gi­do Sena­dor de la Repú­bli­ca y tuve el rol de líder de gru­po en la Comi­sión de Defen­sa del Sena­do.

Mi bata­lla polí­ti­ca siem­pre ha con­ti­nua­do, e inclu­so aho­ra, con el obje­ti­vo de unir a los y las comu­nis­tas ita­lia­nos, hoy par­ti­cu­lar­men­te divi­di­dos y débi­les, en un solo par­ti­do.

¿Por qué nació Cum­pa­nis y con qué obje­ti­vos? ¿Por qué lla­mar­la así?

«Cum­pa­nis» nació pre­ci­sa­men­te con la inten­ción de ofre­cer una herra­mien­ta polí­ti­ca y teó­ri­ca al pro­ce­so de uni­fi­ca­ción en un solo par­ti­do de los y las comu­nis­tas en Ita­lia. Un par­ti­do comu­nis­ta autó­no­mo pero de carác­ter uni­ta­rio, des­ti­na­do a cons­truir un fren­te de izquier­da y popu­lar para una alter­na­ti­va anti­ca­pi­ta­lis­ta en Ita­lia. Por supues­to, par­tien­do de una pre­mi­sa bási­ca: para cons­truir una nue­va uni­dad comu­nis­ta, es nece­sa­rio dotar al movi­mien­to comu­nis­ta de una colum­na ver­te­bral polí­ti­co-teó­ri­ca fuer­te y cla­ra; es nece­sa­rio abor­dar ple­na­men­te, sin mie­do e hipo­cre­sía, la mis­ma his­to­ria del movi­mien­to comu­nis­ta ita­liano, des­de el euro­co­mu­nis­mo y la acep­ta­ción de la OTAN por par­te de Ber­lin­guer has­ta el «comu­nis­mo radi­cal» de Ber­ti­not­ti; nece­si­ta­mos un par­ti­do comu­nis­ta con una cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria homo­gé­nea que pon­ga el anti­im­pe­ria­lis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo en el cen­tro de la lucha, que mar­que los obje­ti­vos de salir de la OTAN, la UE y el euro, con­si­de­ran­do a la UE como un nue­vo polo impe­ria­lis­ta en cons­truc­ción. Un par­ti­do comu­nis­ta que desa­rro­lla un aná­li­sis en pro­fun­di­dad de las estruc­tu­ras capi­ta­lis­tas en Ita­lia y tra­ba­ja para enfo­car­se en la pre­gun­ta cen­tral: ¿qué es la nue­va nue­va cla­se revo­lu­cio­na­ria en Ita­lia y cómo el par­ti­do comu­nis­ta pue­de tra­ba­jar para for­ta­le­cer­la y poner­la en mar­cha con fines revo­lu­cio­na­rios? Estas son las tareas que se quie­re plan­tear “Cum­pa­nis”, que en latín sig­ni­fi­ca “comer el pan jun­tos (cum panis, de don­de deri­va la pala­bra com­pa­ñe­ro), que por tan­to sig­ni­fi­ca unir, en la lucha y en el cam­bio revo­lu­cio­na­rio.

Tras la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, tras la cri­mi­na­li­za­ción y la derro­ta del ciclo de lucha de los años 70 y 80, tam­bién des­apa­re­cie­ron los refe­ren­tes con­cep­tua­les en los que recons­truir una alter­na­ti­va masi­va a la expan­sión de la explo­ta­ción. Del aba­ni­co de pro­pues­tas en la mesa, tam­bién ha des­apa­re­ci­do la refor­mis­ta que ani­mó el hori­zon­te de la izquier­da tra­di­cio­nal en el siglo pasa­do: tan­to es así que los pro­gra­mas del lla­ma­do cen­tro izquier­da y los de cen­tro dere­cha, en sus­tan­cia, son simi­la­res. Ha pasa­do la idea de que no hay alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. ¿Cuá­les pue­den ser las palan­cas para reini­ciar una refle­xión que lle­ve a la acción por un cam­bio estruc­tu­ral en la socie­dad?

Es cier­to que la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, que a pesar de sus defec­tos y con­tra­dic­cio­nes repre­sen­tó sin embar­go un gran dique mun­dial con­tra los impul­sos de domi­na­ción eco­nó­mi­ca y la gue­rra de todo el fren­te impe­ria­lis­ta, ha des­pla­za­do a la dere­cha el eje gene­ral inter­na­cio­nal. Las pri­me­ras «víc­ti­mas» de este giro gene­ral a la dere­cha fue­ron las social­de­mo­cra­cias, espe­cial­men­te euro­peas, que en muy poco tiem­po han asu­mi­do toda la cul­tu­ra polí­ti­ca libe­ral en el nue­vo espí­ri­tu de los tiem­pos. Esto expli­ca las pro­fun­das y gene­ra­les invo­lu­cio­nes libe­ra­les de par­ti­dos como el Labor Party de Tony Blair, de las fuer­zas «socia­lis­tas» fran­ce­sas, grie­gas, espa­ño­las, ale­ma­nas y del actual Par­ti­do Demó­cra­ta Ita­liano (PD), todos inmer­sos en la cul­tu­ra y la ideo­lo­gía libe­ral-bur­gués, en su total proatlan­tis­mo y en su subor­di­na­ción a los EE.UU., la OTAN, la UE y el euro (sig­ni­fi­ca­ti­va, des­de este pun­to de vis­ta, es la línea del PD total­men­te enca­mi­na­da a cons­truir, bajo las direc­ti­vas del eje impe­ria­lis­ta fran­co-ale­mán, del ejér­ci­to euro­peo, que los comu­nis­tas deben com­ba­tir para evi­tar que el polo neo­im­pe­ria­lis­ta euro­peo ten­ga un ejér­ci­to que solo pue­de ser neo­co­lo­nia­lis­ta, subor­di­na­do a la OTAN y tam­bién orien­ta­do a una posi­ble repre­sión anti­obre­ra a esca­la euro­pea ). Por tan­to, es cier­to: las fuer­zas que antes fue­ron social­de­mó­cra­tas y aho­ra libe­ra­les son inca­pa­ces de garan­ti­zar nin­gu­na alter­na­ti­va y las expe­rien­cias polí­ti­cas ita­lia­nas de cen­tro-izquier­da y cen­tro-dere­cha son esen­cial­men­te simi­la­res e inter­cam­bia­bles. De esto los comu­nis­tas debe­rían sacar una lec­ción que hoy es cen­tral: con estas fuer­zas no es posi­ble hacer acuer­dos, ni elec­to­ra­les ni guber­na­men­ta­les, como hizo el PRC de Ber­ti­not­ti en 2006, ir al gobierno con el cen­tro-izquier­da de Romano Pro­di y abrir una cri­sis en el movi­mien­to comu­nis­ta ita­liano del que aún no se ha recu­pe­ra­do. ¿Cuá­les pue­den ser las palan­cas para reanu­dar el movi­mien­to de cla­ses ita­liano? Pron­to no será fácil. Es nece­sa­rio, con pacien­cia y sin ata­jos ins­ti­tu­cio­na­lis­tas ni ena­mo­ran­do­se del cen­tro-izquier­da, recu­pe­rar la con­fian­za de los tra­ba­ja­do­res y de las van­guar­dias inte­lec­tua­les, reor­ga­ni­zar­nos y echar raí­ces nue­va­men­te en los terri­to­rios, poner en el cen­tro las gran­des luchas olvi­da­das con­tra la OTAN y los gigan­tes­cos gas­tos del rear­me, las luchas con­tra los dik­tats duros de la UE, las luchas por los sala­rios y por la fuer­te reduc­ción de la jor­na­da labo­ral como tema fun­da­men­tal para la lucha con­tra el des­em­pleo masi­vo; la lucha por la defen­sa y relan­za­mien­to del esta­do de bien­es­tar, la lucha cen­tral por una fuer­te tri­bu­ta­ción apli­ca­da al gran capi­tal. Pero esto lle­va­rá años, es difí­cil recu­pe­rar la con­fian­za y los lazos de las masas. Pero a esta línea de lucha, para los comu­nis­tas y para las fuer­zas de cla­se, no hay alter­na­ti­va …

En cier­ta izquier­da, que tam­bién se refie­re al comu­nis­mo, se ha arrai­ga­do una cul­tu­ra de la lega­li­dad bur­gue­sa, impreg­na­da de teo­rías del com­plot res­pec­to al con­flic­to arma­do de los años 70 – 80, que lle­va a la iden­ti­fi­ca­ción con la defen­sa del Esta­do y sus apa­ra­tos repre­si­vos, y no a com­pren­der y resol­ver las con­tra­dic­cio­nes de cla­se a tra­vés de la lucha. Un ejem­plo para todos, la polí­ti­ca de la “anti­ma­fia”. Una línea que, para el sur, pre­fie­re gas­tar dine­ro en magis­tra­dos y poli­cías y no traer tra­ba­jo o cons­truir escue­las: cómo si las eco­no­mías ile­ga­les no fue­ran la otra cara de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, como si la lucha con­tra las mafias no deri­va­ra de la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo. ¿Cuán­to pesa sobre esta visión la fal­ta de valo­ra­ción de los inten­tos revo­lu­cio­na­rios rea­li­za­dos en Ita­lia y Euro­pa en el últi­mo siglo? ¿Cómo reper­cu­te la cues­tión del balan­ce his­tó­ri­co en la revis­ta?

Cuan­do, en una res­pues­ta ante­rior, te hablé de la para­do­ja cons­ti­tui­da por el hecho de que el PC’d’I de Grams­ci y Togliat­ti nació en 1921 para la revo­lu­ción, mien­tras que el PCI de Achi­lle Occhet­to mue­re (se sui­ci­da) por el recha­zo de la revo­lu­ción (lle­vo el argu­men­to a los extre­mos), te digo mucho, creo, sobre el cam­bio que se ha pro­du­ci­do en el sen­ti­do comu­nis­ta ita­liano común, sobre la cues­tión de la revo­lu­ción. La san­ti­fi­ca­ción de las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas fue el des­em­bar­co final (y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio) de una mar­cha polí­ti­ca muy lar­ga y cada vez más social­de­mó­cra­ta (que lle­va al «com­pro­mi­so his­tó­ri­co» y lue­go a la «soli­da­ri­dad nacio­nal» del PCI de Ber­lin­guer) que con­tri­bu­yó a hacer pen­sar, a nivel de masas, en la revo­lu­ción, en la rup­tu­ra revo­lu­cio­na­ria no como un acto his­tó­ri­co racio­nal e inevi­ta­ble de las cla­ses explo­ta­das, sino, casi de mane­ra cató­li­ca, como una «cul­pa» de la que el movi­mien­to obre­ro, que ya tenía que ser todo dedi­ca­do a ampliar su con­sen­so elec­to­ral, no debe man­char­se. La revo­lu­ción, sien­do una cues­tión de estra­te­gia que siem­pre debe infor­mar a la tác­ti­ca, el leni­nis­mo, mar­ca y mar­ca­rá el tra­ba­jo polí­ti­co y teó­ri­co de “Cum­pa­nis”.

En el pre­sen­te siglo, en Ita­lia y en Euro­pa, los movi­mien­tos popu­la­res que hemos vis­to sur­gir se han ins­pi­ra­do en cul­tu­ras dife­ren­tes a la del comu­nis­mo his­tó­ri­co del siglo XX. ¿Por­que? ¿Por qué los comu­nis­tas no han podi­do poner­se a la cabe­za de las luchas, no han podi­do ser reco­no­ci­dos por los movi­mien­tos popu­la­res como los más con­se­cuen­tes, sabien­do arries­gar­se, qui­zás, inclu­so unos meses en la cár­cel? ¿Por qué sue­len estar más fácil­men­te del lado de los «bom­be­ros” del con­flic­to que de los rebel­des? ¿Por qué, por ejem­plo, no logran inter­cep­tar ese «huma­nis­mo radi­cal» que les per­mi­ti­ría libe­rar­se tan­to del «boy scout polí­ti­co» como de la visión mode­ra­da y esta­bi­li­za­do­ra de la «uni­dad de la izquier­da con­tra Sal­vi­ni»?

Mien­tras tan­to, me gus­ta­ría sub­ra­yar un hecho, un hecho titá­ni­co de que el capi­ta­lis­mo domi­nan­te y la corrien­te domi­nan­te occi­den­tal tien­de con todas sus fuer­zas y con todas sus herra­mien­tas de des­orien­ta­ción masi­va a can­ce­lar: el movi­mien­to comu­nis­ta mun­dial no está en cri­sis ni ha des­apa­re­ci­do, como los medios occi­den­ta­les quie­ren hacer creer. El PC chino lide­ra apro­xi­ma­da­men­te una quin­ta par­te de toda la huma­ni­dad, la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, de hecho; los par­ti­dos comu­nis­tas lide­ran Cuba, Viet­nam, Sudá­fri­ca, son fuer­zas deci­si­vas en Rusia, India y apo­yan a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de impor­tan­tes paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, des­de Vene­zue­la has­ta Bra­sil. Y hay que decir­lo: el movi­mien­to comu­nis­ta está atra­ve­san­do su cri­sis más pro­fun­da, en esta fase his­tó­ri­ca (a excep­ción de los par­ti­dos comu­nis­tas de Por­tu­gal, Gre­cia, el Akel de Chi­pre, Repú­bli­ca Che­ca) en el área de la UE, ¡no en el mun­do! Así que es aquí, en la UE, don­de debe­mos cen­trar nues­tra inves­ti­ga­ción, com­pren­der las razo­nes sub­ya­cen­tes de la cri­sis comu­nis­ta. A lo que, por supues­to, el euro­co­mu­nis­mo no es ajeno, con la muer­te indu­ci­da del PCI, la gra­ve cri­sis que se abrió en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña y en la, menos dra­má­ti­ca, del Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés. Es decir, PCI, PC de Espa­ña y PC de Fran­cia, los tres pila­res del euro­co­mu­nis­mo. En cuan­to a las expe­rien­cias comu­nis­tas ita­lia­nas actua­les, debe­mos hablar hoy de su extre­ma fra­gi­li­dad (hallaz­go a par­tir del cual «Cum­pa­nis» comien­za a plan­tear el pro­ble­ma de la uni­dad de los comu­nis­tas y enton­se de la nece­si­dad que aug­men­ten su masa crí­ti­ca) pero tam­bién debe­mos decir que des­de los actua­les lide­raz­gos de estos par­ti­dos comu­nis­tas ita­lia­nos hoy no hay soli­ci­tud de alian­zas de cen­tro-izquier­da para enfren­tar a Sal­vi­ni, inclu­so si un empu­jón hacia esta línea sigue peli­gro­sa­men­te pre­sen­te den­tro de estos par­ti­dos.

Para con­tra­rres­tar el énfa­sis pues­to en los dere­chos civi­les en detri­men­to de los dere­chos bási­cos que ejer­ce una cier­ta izquier­da lige­ra, esta­mos asis­tien­do al regre­so de posi­cio­nes cru­das que, des­de los migran­tes a las cues­tio­nes de géne­ro, ter­mi­nan por ase­me­jar­se a la dere­cha. ¿Qué tie­nes que decir sobre el regre­so de cier­to machis­mo? ¿No cree que ‑como se pue­de ver, por ejem­plo, en los paí­ses socia­lis­tas de Amé­ri­ca Lati­na, la cues­tión de géne­ro se cru­za y cali­fi­ca tan­to a la lucha de cla­ses como a la anti­im­pe­ria­lis­ta y que la liber­tad de las muje­res es una prue­ba de fue­go del nivel de liber­tad exis­ten­te en una socie­dad?

Es una pre­gun­ta com­ple­ja, que debe res­pon­der­se con orden y cla­ri­dad. Pri­me­ro: en la izquier­da euro­pea (y qui­zás no solo en Euro­pa) en las últi­mas déca­das hemos pre­sen­cia­do un fenó­meno extra­ño (de hecho, solo apa­ren­te­men­te extra­ño): gra­dual­men­te en las fuer­zas de izquier­da (a veces inclu­so comu­nis­tas, solo pien­se en el PCI de Occhet­to y en el PRC de Ber­ti­not­ti) avan­za­ban los pro­ce­sos por el aban­dono de las posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas y de cla­se, el vacío ideo­ló­gi­co y polí­ti­co deja­do por una espe­cie de supe­rá­vit de polí­ti­cas de dere­chos civi­les. Yo mis­mo tuve una expe­rien­cia fuer­te, en este sen­ti­do: en 2007, como sena­dor, luché con­tra la pre­sen­cia del ejér­ci­to ita­liano en Afga­nis­tán, ponien­do en ries­go al gobierno de Pro­di, que tenía mayo­ría en el Sena­do, de dere­cha, de muy pocos votos. Pues bien, la dipu­tada trans­gen­der del Par­ti­do de la Refun­da­ción Comu­nis­ta, Vla­di­mir Luxu­ria, en una reu­nión con­jun­ta de los gru­pos del PRC del Sena­do y la Cáma­ra, pidió mi expul­sión de Refun­da­ción por la bata­lla que esta­ba libran­do con­tra el com­pro­mi­so ita­liano en la gue­rra impe­ria­lis­ta en Afga­nis­tán, y así Luxu­ria moti­vó la su posi­ción: «Renun­cié, para sal­var al gobierno, a mi bata­lla por los dere­chos de las muje­res y de las trans­gen­de­ros para poder ope­rar­se sus pechos gra­tis, mien­tras Gian­ni­ni sigue ponien­do en ries­go al gobierno de Pro­di con sus posi­cio­nes sobre Afgha­nis­tan». Creo que es un ejem­plo del cam­bio de temas, valo­res y prin­ci­pios resul­tan­te del «true­que» ideo­ló­gi­co que tuvo lugar en dife­ren­tes fuer­zas de la izquier­da entre cues­tio­nes de cla­se y dere­chos civi­les. Otro ejem­plo es el infor­me que Occhet­to hizo en el Con­gre­so de diso­lu­ción del PCI, cuan­do duran­te la pri­me­ra media hora de su infor­me habló de la Ama­zo­nía, y lo hizo mien­tras supri­mía his­tó­ri­ca­men­te al par­ti­do comu­nis­ta más gran­de del mun­do no gober­nan­te. Por lo tan­to, ha habi­do, de for­ma mási­va, este fenó­meno: mien­tras muchas fuer­zas de izquier­da aban­do­na­ron las posi­cio­nes de cla­se, toma­ron las cues­tio­nes del femi­nis­mo, el medio ambien­te y los dere­chos sexua­les en su tota­li­dad. Creo, por lo con­tra­rio, que un comu­nis­ta con­tem­po­rá­neo, y un Par­ti­do Comu­nis­ta del pre­sen­te, debe saber com­bi­nar las cues­tio­nes de cla­se con los dere­chos socia­les, con­fi­gu­ran­do la cues­tión de cla­se con los dere­chos civi­les, en una úni­ca línea polí­ti­ca y de lucha. Tam­bién es cier­to que ha habi­do, como res­pues­ta de la izquier­da que esta­ba reem­pla­zan­do la cues­tión de cla­se por dere­chos civi­les, una acti­tud de cie­rre e inclu­so de demo­ni­za­ción de los dere­chos civi­les: un error cla­mo­ro­so tam­bién. La cues­tión de la mujer, por ejem­plo, sigue sien­do una cues­tión en gran par­te sin resol­ver, y se ve sobre todo en el mun­do del tra­ba­jo, don­de per­sis­te el fenó­meno del sub­sa­la­rio gene­ra­li­za­do de las tra­ba­ja­do­ras y el fenó­meno de la con­si­de­ra­ble dife­ren­cia de carre­ra entre hom­bres y muje­res; pero toda­vía se pue­de ver en el mun­do de las rela­cio­nes hom­bre-mujer, en el que per­sis­te un patriar­ca­do feroz y un sen­ti­do de pose­sión mas­cu­li­na en áreas socia­les muy amplias que aún con­du­ce a un femi­ci­dio terri­ble y vas­to. Tam­bién en lo que res­pec­ta a la inmi­gra­ción, se ha mani­fes­ta­do un peli­gro en esa izquier­da can­sa­da del énfa­sis en los dere­chos civi­les a expen­sas de la cues­tión de cla­se, y en esta izquier­da ha exis­ti­do y per­ma­ne­ce el peli­gro de imi­ta­ción (por aug­men­tar el con­sen­so elec­to­ral) de las posi­cio­nes de dere­cha. Aho­ra bien, tam­bién es cier­to, como ha afir­ma­do el mis­mo Papa Fran­cis­co, que «no toda Áfri­ca pue­de ser bien­ve­ni­da, ya que esto sig­ni­fi­ca­ría per­pe­trar un terri­ble enga­ño con­tra los inmi­gran­tes, des­pla­zán­do­los de una pobre­za a otra». Sin embar­go, es cla­ro que un par­ti­do comu­nis­ta hoy, des­pués de haber acla­ra­do que la inmi­gra­ción es un fenó­meno deri­va­do del poder impe­ria­lis­ta, de sus saqueos y sus gue­rras, no pue­de pres­cin­dir de una polí­ti­ca de soli­da­ri­dad con los pue­blos inmi­gran­tes. Y sobre todo tie­ne que orga­ni­zar una polí­ti­ca de lucha direc­ta hacia la unión del pro­le­ta­ria­do ita­liano con el pro­le­ta­ria­do de la inmi­gra­ción, con un plan estra­té­gi­co des­ti­na­do a cons­truir un pro­le­ta­ria­do «blan­co y negro» más amplio en un sen­ti­do anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y revo­lu­cio­na­rio. Los dere­chos de ciu­da­da­nía, los dere­chos labo­ra­les y el dere­cho al voto para el pue­blo inmi­gran­te no solo por soli­da­ri­dad, sino tam­bién para cons­truir un fren­te de lucha pro­le­ta­rio más amplio.

La pan­de­mia del covid-19 ha pues­to de relie­ve aún más el carác­ter estruc­tu­ral de la cri­sis capi­ta­lis­ta, la insos­te­ni­bi­li­dad de un mode­lo que está lle­van­do a la huma­ni­dad y al pla­ne­ta hacia la catás­tro­fe. ¿Qué fuer­zas son capa­ces de opo­ner­se a ella a nivel glo­bal y con qué pro­yec­tos?

En pri­mer lugar, es nece­sa­rio, como dices, sub­ra­yar cla­ra­men­te el hecho de que el covid-19 no fue la cau­sa de la nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. Esto es lo que el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y capi­ta­lis­ta mun­dial quie­re que crea­mos, por­que no pue­de acep­tar la idea – que en cam­bio es cada vez más cla­ra a nivel mun­dial e his­tó­ri­co – de su pro­pia y pro­fun­da cri­sis his­tó­ri­ca. Covid-19 no ha hecho más que ace­le­rar y resal­tar una cri­sis que, ya con el sub­pri­me esta­dou­ni­den­se (cri­sis que ter­mi­nó hace tan solo sie­te años) se había mani­fes­ta­do con toda la devas­ta­do­ra viru­len­cia inter­na­cio­nal. ¿Cuá­les son las fuer­zas hoy que pue­den opo­ner­se a la domi­na­ción impe­ria­lis­ta? Par­tien­do de la mate­ria­li­dad total de las cosas, no cabe duda al res­pec­to: son las fuer­zas inter­na­cio­na­les que ya, con la Chi­na socia­lis­ta en el cen­tro, habían dado a luz a los BRICS y que aho­ra, de nue­vo, en torno a la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, están for­man­do un fren­te inter­na­cio­nal nue­vo y cada vez más amplio que si no es del todo socia­lis­ta (y no lo es) es obje­ti­va­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta. ¿No nos dice eso algo la fero­ci­dad con la que, a cada paso, tan­to los Esta­dos Uni­dos de Trump como la UE fran­co-ale­ma­na ata­can a Chi­na y Rusia?

Las jau­las de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les, las impo­si­cio­nes de gran­des ins­ti­tu­cio­nes como la OTAN y la Unión Euro­pea, la com­pli­ci­dad de los sin­di­ca­tos tra­di­cio­na­les de «izquier­da» y con­fe­de­ra­les han empeo­ra­do aún más las con­di­cio­nes de las masas y han com­pli­ca­do la posi­bi­li­dad de unir las luchas bajo una ban­de­ra común. ¿Cómo está orga­ni­za­do el deba­te sobre estos temas en la revis­ta? ¿Con qué obje­ti­vos sería posi­ble recons­truir un nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo?

Par­tien­do de lo que tu decía: una prio­ri­dad es cons­truir un nue­vo sen­ti­do común de las masas que acep­te ple­na­men­te las crí­ti­cas al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y a la OTAN, que sigue sien­do el ver­da­de­ro y cen­tral domi­nio de toda la vida polí­ti­ca ita­lia­na. Un ejér­ci­to de ocu­pa­ción, la OTAN, que no solo domi­na todo el ámbi­to mili­tar, con sus 130 bases, con sus apro­xi­ma­da­men­te 100.000 ofi­cia­les y sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en Ita­lia, sino que subor­di­na a sí mis­ma los ser­vi­cios secre­tos ita­lia­nos, el ejér­ci­to ita­liano, las fuer­zas poli­cia­les ita­lia­nas, el Par­la­men­to ita­liano, que nun­ca podrá negar el voto a favor de las gue­rras que Esta­dos Uni­dos y la OTAN quie­ren en el mun­do. La hege­mo­nía de Esta­dos Uni­dos y su ejér­ci­to inva­sor en Ita­lia, la OTAN, es tan fuer­te que esta «cul­tu­ra» se expan­de y mar­ca tan­to a los par­ti­dos de dere­cha como a los de izquier­da mode­ra­da, así como a los sin­di­ca­tos «nor­ma­li­za­dos» (inclu­yen­do la mayo­ría de la CGIL) que muchos «movi­mien­tos» socia­les y paci­fis­tas. «Cum­pa­nis» plan­tea la cues­tión de la lucha con­tra la hege­mo­nía de Esta­dos Uni­dos y la OTAN como cues­tión cen­tral, una lucha enca­mi­na­da a derri­bar las cer­te­zas de masas pro esta­dou­ni­den­ses que, de la mis­ma for­ma, cons­tru­yen tan­to el PD como la Liga de Sal­vi­ni, y las fuer­zas de la izquier­da mode­ra­da y del par­ti­do de extre­ma dere­cha de Melo­ni, Her­ma­nos de Ita­lia, todas fuer­zas que corren ante todo a Washing­ton para ser ben­de­ci­das y con­ver­tir­se en par­ti­dos de gobierno.

La OTAN y la Unión Euro­pea son ins­tru­men­tos de agre­sión gene­ra­li­za­dos y sofis­ti­ca­dos con­tra los pue­blos del sur glo­bal, a pesar de que exis­ten con­tra­dic­cio­nes inter­nas en los blo­ques impe­ria­lis­tas, espe­cí­fi­ca­men­te entre la UE y Esta­dos Uni­dos. ¿Cuál es tu aná­li­sis?

Repi­to lo que ya he dicho: está cla­ro que exis­ten con­tra­dic­cio­nes den­tro del blo­que impe­ria­lis­ta (las inevi­ta­bles con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas: todos bus­can su pro­pio bene­fi­cio); pero es igual­men­te cla­ro que tan­to la OTAN como la UE son los ins­tru­men­tos uni­ta­rios en defen­sa de los intere­ses gene­ra­les de todo el blo­que impe­ria­lis­ta. Tan­to el sur glo­bal del mun­do, como usted dice, como las cla­ses tra­ba­ja­do­ras den­tro del blo­que impe­ria­lis­ta, siguen sien­do los gran­des focos de explo­ta­ción impe­ria­lis­ta, capi­ta­lis­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta: esta explo­ta­ción debe defen­der­se sobre todo con el poder mili­tar. De ahí la OTAN, para todas las fuer­zas impe­ria­lis­tas; pero de ahí tam­bién el ejér­ci­to euro­peo, nue­va y peli­gro­sa enti­dad reac­cio­na­ria que muchos, inclu­so de izquier­da, inclu­so entre los comu­nis­tas, aún no reco­no­cen como tal.

Cuba y Vene­zue­la están más que nun­ca en la mira, con­cre­ta y sim­bó­li­ca, tan­to de Esta­dos Uni­dos y sus vasa­llos como de la Unión Euro­pea. Fren­te a la cri­sis abier­ta de la demo­cra­cia bur­gue­sa, evi­den­te a nivel glo­bal, los gobier­nos capi­ta­lis­tas están sabo­tean­do las pró­xi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre en Vene­zue­la pre­ci­sa­men­te en nom­bre de la «demo­cra­cia». ¿Como lo expli­cas?

Pen­se­mos en el anun­cio del «fin de la his­to­ria» pro­cla­ma­do, en nom­bre de todo el capi­ta­lis­mo mun­dial, por Fuku­ya­ma tras la caí­da de la URSS. Nun­ca una ilu­sión ha sido tan idea­lis­ta como impro­vi­sa­da. Ape­nas habían pasa­do unos años des­de aque­lla «rati­fi­ca­ción» del fin de la his­to­ria, que toda Amé­ri­ca Lati­na fue atra­ve­sa­da por un inmen­so impul­so revo­lu­cio­na­rio y anti­im­pe­ria­lis­ta: no solo Cuba resis­te, sino la Vene­zue­la de Chá­vez anun­cia el socia­lis­mo y toman for­ma gran­des trans­for­ma­cio­nes en gran par­te de Amé­ri­ca Lati­na, des­de el Bra­sil de Lula has­ta Argen­ti­na, des­de Boli­via has­ta Ecua­dor. La gran libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta lati­no­ame­ri­ca­na se encuen­tra, en los años pos­te­rio­res a la des­apa­ri­ción de la URSS, con el titá­ni­co desa­rro­llo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social de Chi­na, con los paí­ses de Áfri­ca que se están libe­ran­do, con India, con Rusia, dan­do cuer­po no sólo a los BRIC, sino a un fren­te anti­im­pe­ria­lis­ta mucho más amplio en pro­gre­so (por así decir­lo) que cam­bia el equi­li­brio de poder en el mun­do entre las fuer­zas impe­ria­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas a favor de estas últi­mas. A los ojos de Esta­dos Uni­dos y del poder gene­ral impe­ria­lis­ta, la «cul­pa» de la Amé­ri­ca Lati­na revo­lu­cio­na­ria, de favo­re­cer y ser pro­ta­go­nis­ta de todo esto, es una fal­ta imper­do­na­ble, pro­ve­nien­te ade­más de una zona del mun­do que Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra­ba y con­si­de­ra su patio tra­se­ro. Para el impe­ria­lis­mo esta fal­ta debe ser paga­da: de ahí el nue­va­men­te enér­gi­co com­pro­mi­so de Esta­dos Uni­dos, la UE y todo el fren­te impe­ria­lis­ta por «nor­ma­li­zar» Amé­ri­ca Lati­na. De ahí los con­ti­nuos inten­tos de gol­pe de Esta­do con­tra Chá­vez y Madu­ro, la fero­ci­dad con­tra Lula y con­tra cual­quier otro pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal que haya avan­za­do en Amé­ri­ca Lati­na en los últi­mos años. Es en este con­tex­to que el com­pro­mi­so impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos y la UE con­tra Cuba y Vene­zue­la per­sis­te, inclu­so en esta fase. La cul­pa de haber­se libe­ra­do y de haber ofre­ci­do a los pue­blos del mun­do su fuer­za para libe­rar­se, en las últi­mas déca­das, debe pagar­se. Eso es lo que quie­re Washing­ton, quie­re Bru­se­las, a pesar de la izquier­da euro­peís­ta.

Des­de Vene­zue­la y Cuba, se ha lan­za­do la pro­pues­ta de una nue­va inter­na­cio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta y de uni­dad de los pue­blos a nivel glo­bal. ¿Cómo eva­lúa esta pro­pues­ta y cuál podría ser la tarea de la revis­ta para cons­truir una agen­da de lucha común?

Creo fran­ca­men­te que hoy, en la fase alta del ata­que impe­ria­lis­ta y en la fase en la que el movi­mien­to comu­nis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta toda­vía está tan divi­di­do, la pro­pues­ta de Cuba y Vene­zue­la sólo pue­de ser bien­ve­ni­da. Y el equi­po edi­to­rial de «Cum­pa­nis» esta­ría encan­ta­do de poder hacer su pro­pia con­tri­bu­ción a la rea­li­za­ción del pro­yec­to.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *