El Sal­va­dor. Minis­tro de Defen­sa nie­ga su res­pon­sa­bi­li­dad en el 9F y seña­la al jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial

Por Xenia Oli­va y Gabrie­la Villa­rroel. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de agos­to 2020.

El minis­tro de Defen­sa, René Merino Mon­roy, enfren­tó una inter­pe­la­ción de 12 horas en la Asam­blea Legis­la­ti­va, por los hechos ocu­rri­dos el 9F. Su libre­to fue que la inva­sión al con­gre­so «no fue una ope­ra­ción mili­tar» y tam­po­co una vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción y a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Se afe­rró a su dis­cur­so de que los mili­ta­res lle­ga­ron para dar segu­ri­dad al pre­si­den­te Nayib Buke­le, cuan­do lle­gó a ocu­par la silla pre­si­den­cial del Órgano Legis­la­ti­vo. La segu­ri­dad del pre­si­den­te y la actua­ción de los mili­ta­res duran­te ese día, según el minis­tro de Defen­sa, es res­pon­sa­bi­li­dad del jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial (EMP), Manuel Anto­nio Ace­ve­do López. Merino Mon­roy es el ter­cer fun­cio­na­rio del gobierno de Buke­le en ser inter­pe­la­do.

El minis­tro de la Defen­sa Nacio­nal, René Merino Mon­roy, es exce­len­te en memo­ri­zar libre­tos y no salir­se de las líneas bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Duran­te las 12 horas de inter­pe­la­ción en la Asam­blea Legis­la­ti­va por los hechos ocu­rri­dos pre­vio y duran­te el domin­go 9 de febre­ro —cuan­do el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Nayib Buke­le, irrum­pió en el con­gre­so con mili­ta­res — , el minis­tro se man­tu­vo inmu­ta­ble en su caco­fo­nía de que lo suce­di­do «no fue un ope­ra­ti­vo mili­tar», que todo se tra­tó de «un dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad para el pre­si­den­te” y que él lle­gó al lugar para «super­vi­sar” la entra­da del man­da­ta­rio y la ocu­pa­ción de la silla pre­si­den­cial del Órgano Legis­la­ti­vo, bajo la excu­sa de pre­sio­nar con mili­ta­res arma­dos a los dipu­tados para que apro­ba­ran $109 millo­nes de un prés­ta­mo para finan­ciar el plan nacio­nal de segu­ri­dad. El minis­tro tam­bién seña­ló que, en todo caso, el úni­co res­pon­sa­ble de la actua­ción de los mili­ta­res duran­te el 9‑F es el jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial (EMP), Manuel Anto­nio Ace­ve­do López. Ese día, los mili­ta­res sitia­ron la Asam­blea y has­ta ubi­ca­ron a fran­co­ti­ra­do­res en edi­fi­cios cer­ca­nos.

Horas antes de que ini­cia­ra la sesión espe­cial de inter­pe­la­ción, este 21 de agos­to, un gru­po de sin­di­ca­lis­tas del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res del Ins­ti­tu­to Sal­va­do­re­ño del Segu­ro Social (STISSS) reali­zó una mar­cha en apo­yo a Merino. La mar­cha salió des­de el Hos­pi­tal Médi­co Qui­rúr­gi­co hacia los por­to­nes de la Asam­blea Legis­la­ti­va, don­de que­ma­ron ban­de­ras de Are­na y FMLN y reven­ta­ron mor­te­ros, como una espe­cie de acción de reca­pi­tu­la­ción para recor­dar par­te del ambien­te que se vivió el 9‑F, aun­que con menos per­so­nas que las que lle­ga­ron ese domin­go.

El dipu­tado Gui­ller­mo Galle­gos salió a salu­dar­los y a reci­bir de par­te de Ricar­do Mon­ge, repre­sen­tan­te del STISSS, una pie­za de corres­pon­den­cia para demos­trar su recha­zo a la inter­pe­la­ción. Des­de ese momen­to, Galle­gos cimen­tó la acti­tud que man­ten­dría jun­to al res­to de los dipu­tados de Gana. “Es un jui­cio polí­ti­co para des­es­ta­bi­li­zar. No encon­tra­mos nin­gu­na cau­sa para que suce­da esto”, mani­fes­tó.

Poco antes de que ini­cia­ra la sesión, Merino Mon­roy, quien ya había ingre­sa­do a la Asam­blea Legis­la­ti­va, se acer­có al por­tón para salu­dar a los mani­fes­tan­tes. Des­de ese momen­to, Merino se man­tu­vo acom­pa­ña­do de su pro­pia comi­ti­va, com­pues­ta por el secre­ta­rio jurí­di­co de la Pre­si­den­cia, Conan Cas­tro; la secre­ta­ria de Comu­ni­ca­cio­nes, Sofía Medi­na; la comi­sio­na­da de Ope­ra­cio­nes del Gabi­ne­te de Gobierno, Caro­li­na Reci­nos; el minis­tro de Medio Ambien­te, Fer­nan­do López Larrey­na­ga; y tres can­di­da­tos de Nue­vas Ideas: el comi­sio­na­do pre­si­den­cial de Pro­yec­tos Estra­té­gi­cos, Luis Rodrí­guez, el secre­ta­rio pri­va­do de la Pre­si­den­cia, Ernes­to Cas­tro –ambos aspi­ran­tes a dipu­tados por San Sal­va­dor – , y el minis­tro de Gober­na­ción y can­di­da­to a la comu­na capi­ta­li­na, Mario Durán.

La inter­pe­la­ción

La sesión ple­na­ria ini­ció con 43 dipu­tados pre­sen­tes. A las 9:30 de la maña­na, Merino pasó a sen­tar­se al estra­do del Salón Azul, jun­to al vice­mi­nis­tro de la Defen­sa, Ennio Elvi­dio Rive­ra Agui­lar; el jefe y el sub­je­fe del Esta­do Mayor Con­jun­to, Car­los Teja­da Mur­cia y Miguel Ángel Rivas Boni­lla.

El cues­tio­na­rio para inter­pe­lar a Merino con­ta­ba con 17 pre­gun­tas, enfo­ca­das en las bases lega­les de lo ocu­rri­do el 9 de febre­ro, los obje­ti­vos de lo ocu­rri­do y sobre quién recae la res­pon­sa­bi­li­dad de la movi­li­za­ción de los mili­ta­res. Merino con­tes­tó las 17 pre­gun­tas de for­ma lacó­ni­ca, leyen­do todas las res­pues­tas, las mis­mas que repi­tió en la ron­da de repre­gun­tas, inmu­ta­ble y como un buen actor que se memo­ri­za cada pala­bra del libre­to.

Duran­te todas las horas que duró la inter­pe­la­ción, prác­ti­ca­men­te la úni­ca pre­gun­ta a la que Merino brin­dó una res­pues­ta cerra­da con un con­tun­den­te “no” fue la pri­me­ra que decía: “Señor minis­tro, al haber adop­ta­do una pos­tu­ra a nivel polí­ti­co en los even­tos del 9 de febre­ro de 2020; ¿ya con­si­de­ró soli­ci­tar a esta fecha, su baja?”.

A lo que Merino res­pon­dió: “No, no lo he con­si­de­ra­do. Estoy en total des­acuer­do con la ase­ve­ra­ción que uste­des han hecho refe­ren­te a que mi per­so­na y la ins­ti­tu­ción han adop­ta­do una posi­ción polí­ti­ca. Cate­gó­ri­ca­men­te no es cier­to”.

Por el res­to de la sesión, Merino se man­tu­vo ape­ga­do al guion. “Insis­to, no se dio nin­gu­na ope­ra­ción mili­tar en esta Asam­blea Legis­la­ti­va”, repe­tía. El fun­cio­na­rio argu­men­tó con res­pues­tas téc­ni­cas rela­cio­na­das a los pro­ce­di­mien­tos mili­ta­res para negar que la movi­li­za­ción de los sol­da­dos ese domin­go se tra­ta­ra de un ope­ra­ti­vo.

La otra base de sus res­pues­tas fue que todo se tra­tó de un dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad enfo­ca­do en pro­te­ger al pre­si­den­te Buke­le.

En cua­tro oca­sio­nes, el dipu­tado del PDC, Rodol­fo Par­ker, inten­tó cues­tio­nar a Merino sobre en quién recaía la res­pon­sa­bi­li­dad del dis­po­si­ti­vo, la movi­li­za­ción de los mili­ta­res y su intru­sión a la Asam­blea Legis­la­ti­va; pero Merino se man­tu­vo en un repa­so de la mis­ma res­pues­ta con dis­tin­tas pala­bras. La deli­be­ra­ción entre Par­ker y Merino lle­vó a que dipu­tados de Gana se que­ja­ran en voz alta sobre Par­ker y que los fun­cio­na­rios de gobierno tam­bién inte­rrum­pie­ran con aplau­sos o cuchi­cheos.

La acti­tud de pro­fe­rir gri­tos, aplau­sos y soni­dos de recla­mo se man­tu­vo duran­te la sesión por par­te de los fun­cio­na­rios y los dipu­tados. El pre­si­den­te de la Asam­blea, Mario Pon­ce, quien jugó un papel pasi­vo entre mediar y coar­tar par­ti­ci­pa­cio­nes tuvo que pedir sosie­go en diver­sas oca­sio­nes. Pon­ce nun­ca pre­sio­nó a Merino para que res­pon­die­ra y ante la nega­ti­va del fun­cio­na­rio se limi­ta­ba a pedir a los dipu­tados que hicie­ran la siguien­te pre­gun­ta y que si no esta­ban satis­fe­chos con la res­pues­ta lo esta­ble­cie­ran en el dic­ta­men que ela­bo­ra­rá la comi­sión polí­ti­ca.

Tan­to Are­na como el FMLN y el PDC se man­tu­vie­ron enfo­ca­dos en sacar res­pues­tas a Merino, mien­tras que la ban­ca­da de Gana y el dipu­tado Juan José Mar­tel, del CD, se dedi­ca­ron a feli­ci­tar­lo y cues­tio­nar la inter­pe­la­ción. En el PCN, la acti­tud fue mix­ta, José Almen­dá­riz se mos­tra­ba a favor de Merino, mien­tras que Raúl Bel­trán Boni­lla inten­tó cues­tio­nar lo ocu­rri­do.

Miem­bros del gabi­ne­te de gobierno y del Esta­do Mayor acom­pa­ña­ron al minis­tro Mon­roy y aplau­die­ron sus inter­ven­cio­nes. Foto/​Emerson Flo­res

Merino no se hace res­pon­sa­ble

Pese a los dis­tin­tos inten­tos de los dipu­tados para enten­der la des­pro­por­cio­na­da lle­ga­da de mili­ta­res a la Asam­blea Legis­la­ti­va, si no se tra­ta­ba de una ope­ra­ción mili­tar, Merino se cerró a repe­tir que no reci­bió órde­nes de nadie y que los mili­ta­res en el lugar res­pon­dían al dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad del pre­si­den­te, pero que él no esta­ba a car­go.

“En este caso yo no he reci­bi­do nin­gu­na orden, por­que no me corres­pon­de a mí como minis­tro de la defen­sa nacio­nal un dis­po­si­ti­vo para la segu­ri­dad del señor pre­si­den­te. No he reci­bi­do nin­gu­na orden en espe­cí­fi­co res­pec­to de la situa­ción del 9 de febre­ro. Es el jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial, cuan­do el señor pre­si­den­te va a asis­tir a cual­quier even­to, él sabe que tie­ne que esta­ble­cer un dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad y cum­plir con todos los roles de segu­ri­dad que corres­pon­den a un fun­cio­na­rio y eso es lo que suce­dió ese día”, dijo Merino y aña­dió que él solo lle­gó a la Asam­blea ese día a «super­vi­sar» el movi­mien­to de mili­ta­res.

“Eso es lo que yo hice ese día. Pasé acá a veri­fi­car si todo se esta­ba desa­rro­llan­do de mane­ra nor­mal y por eso fue mi pre­sen­cia en este lugar”, ase­gu­ró.

Las dudas res­pec­to al com­pro­mi­so que la Fuer­za Arma­da debe tener hacia la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca resal­ta­ron entre algu­nos dipu­tados duran­te la sesión. La pre­gun­ta 12 del cues­tio­na­rio era: “¿Qué haría si el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca le orde­na rea­li­zar una fun­ción o acti­vi­dad a la que cons­ti­tu­cio­nal­men­te y legal­men­te no esté obli­ga­do?”. Merino ase­gu­ró que Buke­le nun­ca le ha dado una orden incons­ti­tu­cio­nal. “No espe­ra­ría reci­bir una orden de esa natu­ra­le­za, nun­ca me ha dado el pre­si­den­te una orden incons­ti­tu­cio­nal”.

Las dudas, sin embar­go, per­sis­tie­ron ante las res­pues­tas ambi­va­len­tes de Merino a pre­gun­tas como las del dipu­tado del PCN, Raúl Bel­trán Boni­lla, quien inqui­rió: “¿Cree usted que esta acción pue­da repe­tir­se?”.

“Lo que yo pue­do mani­fes­tar es que noso­tros como ins­ti­tu­ción jamás vamos a par­ti­ci­par o actuar en un hecho que vio­le la cons­ti­tu­ción y el res­to de la ley. Res­pec­to que si pue­da vol­ver a suce­der o no, es un caso hipo­té­ti­co que no estoy en la capa­ci­dad de deter­mi­nar si pue­da o no vol­ver­se a repe­tir bajo todas las cir­cuns­tan­cias en que se die­ron”, dijo Merino, quien para ese enton­ces ya se había qui­ta­do la mas­ca­ri­lla para hablar y, aun­que no titu­bea­ba, sus pala­bras se vol­vían ale­tar­ga­das.

Merino no pudo com­pro­me­ter­se a no vol­ver a par­ti­ci­par en una movi­li­za­ción mili­tar como la ocu­rri­da ese domin­go 9 de febre­ro en la Asam­blea.

«Usted está min­tien­do», Pon­ce a Galle­gos

En una de sus inter­ven­cio­nes, el dipu­tado Gui­ller­mo Galle­gos acep­tó haber par­ti­ci­pa­do direc­ta­men­te en la lle­ga­da del pre­si­den­te Buke­le al Salón Azul y haber esta­do de acuer­do con la entra­da de los mili­ta­res, ale­gan­do que “se iban a sen­tir más segu­ros”. Lle­gó a decir que ese mis­mo día se comu­ni­có con Mario Pon­ce para pedir­le per­mi­so.

“No pode­mos, de algu­na mane­ra, venir y hacer ese tipo de ase­ve­ra­cio­nes. Este ser­vi­dor no posee la lla­ve ni de la ofi­ci­na que ocu­pa. No tuve comu­ni­ca­ción con el dipu­tado Galle­gos ese día. Yo no auto­ri­cé a nadie”, ase­gu­ró Pon­ce inte­rrum­pien­do la par­ti­ci­pa­ción de Galle­gos.

Inme­dia­ta­men­te Galle­gos, quien lucía ofus­ca­do y moles­to, acu­só a Pon­ce de que­rer “eva­dir su res­pon­sa­bi­li­dad”.

“No es cier­to, esa es su pala­bra y usted está min­tien­do”, le res­pon­dió Pon­ce a Galle­gos. Pese a los inten­tos de Galle­gos de seguir dis­cu­tien­do, Pon­ce vol­vió a ceder la pala­bra al res­to de la ban­ca­da de Gana para seguir las repre­gun­tas.

Des­pués de un rece­so…

La rein­cor­po­ra­ción del minis­tro a las 2:30 de la tar­de fue menos efu­si­va que su pri­me­ra apa­ri­ción, pero siem­pre acom­pa­ña­da de los aplau­sos de su pro­pia comi­ti­va de gobierno.

La dipu­tada Cris­ti­na Cor­ne­jo, del FMLN, le dijo que ni en la Ley Orgá­ni­ca de la Fuer­za Arma­da de El Sal­va­dor, ni la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca o juris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal ampa­ran el pro­ce­di­mien­to de la Fuer­za Arma­da ese día y cues­tio­nó si aún así defen­día la lega­li­dad o la ile­ga­li­dad en la toma de la Asam­blea Legis­la­ti­va. Merino sos­tu­vo que “el día 9 de febre­ro lo que hizo el Esta­do Mayor Pre­si­den­cial, fue pro­por­cio­nar­le segu­ri­dad al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca».

Car­los Ruiz, dipu­tado del FMLN y ex com­ba­tien­te de la gue­rri­lla, le pidió al minis­tro de la Defen­sa que espe­ci­fi­ca­ra con qué obje­ti­vo el Ejér­ci­to se tomó el con­gre­so y si fue por orden del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Esto, basán­do­se en el artícu­lo 212 de la Cons­ti­tu­ción, que deli­mi­ta la misión de la FAES a «defen­der la sobe­ra­nía nacio­nal, la sobe­ra­nía del Esta­do y la inte­gra­li­dad del terri­to­rio» y habi­li­ta al pre­si­den­te a «dis­po­ner excep­cio­nal­men­te de la Fuer­za Arma­da para el man­te­ni­mien­to de la paz inter­na» den­tro de los már­ge­nes de la Cons­ti­tu­ción.

«¿En cuál de las tres alter­na­ti­vas ins­cri­be usted este ope­ra­ti­vo mili­tar?» pre­gun­tó Ruiz. Merino res­pon­dió que el hecho de que uni­da­des de la Fuer­za Arma­da par­ti­ci­pen no lo hace un ope­ra­ti­vo mili­tar.

En medio del inte­rro­ga­to­rio, Numan Sal­ga­do pro­pu­so al pleno ter­mi­nar la inter­pe­la­ción, que til­dó de “show polí­ti­co”, para que Merino, según él, pudie­ra “aten­der sus debe­res” en la colo­nia San­ta Lucía, de Ilo­pan­go, don­de vol­vió a inun­dar­se por el paso de las llu­vias mien­tras el minis­tro de la Defen­sa “per­día el tiem­po con dipu­tados”. Sal­ga­do obvió men­cio­nar al minis­tro de Gober­na­ción Mario Durán, quien tie­ne a car­go la Direc­ción Gene­ral de Pro­tec­ción Civil y quien esta­ba sen­ta­do en la Asam­blea como par­te de la comi­ti­va de gobierno que acom­pa­ña­ba al minis­tro de la Defen­sa.

Rela­cio­nar a Merino Mon­roy con tareas de res­ca­te en cual­quier tipo de catás­tro­fe o emer­gen­cia no es nue­vo. Las foto­gra­fías del minis­tro de la Defen­sa con el agua al pecho, con ancia­nos en sus bra­zos y luces de pro­duc­ción al fon­do, son recu­rren­tes en las redes socia­les de cada ins­ti­tu­ción del Gobierno. El papel de Pro­tec­ción Civil, en tan­to, pasa a segun­do plano para reco­ger los escom­bros de comu­ni­da­des barri­das por el desas­tre. Sea para per­se­guir pan­di­lle­ros, dipu­tados, algas, virus o lan­gos­tas, la manu mili­ta­ri de Buke­le es infa­li­ble.

Lle­gó el turno de Are­na para repre­gun­tar. El coro­nel reti­ra­do Mau­ri­cio Var­gas hizo alar­de de su carre­ra mili­tar y reafir­mó que, sin nin­gu­na duda, aque­llo come­ti­do el 9 febre­ro cali­fi­ca como una ope­ra­ción de carác­ter mili­tar, una insu­rrec­ción en todo su sen­ti­do, que bus­ca­ba ame­dren­tar al con­gre­so para obte­ner más dine­ro para las Fuer­zas Arma­das y una Poli­cía Nacio­nal con cada vez menos carac­te­rís­ti­cas de Civil. Var­gas recor­dó que fue el mis­mo pre­si­den­te Nayib Buke­le quien admi­tió haber pre­sio­na­do a los dipu­tados con su des­plie­gue de fuer­za bru­ta.

Las decla­ra­cio­nes de Buke­le fue­ron ver­ti­das en una infor­mal entre­vis­ta que le hizo el rape­ro puer­to­rri­que­ño René Pérez Joglar, Resi­den­te, quien le pre­gun­tó: “¿Pudie­ra expli­car esto en una o dos ora­cio­nes?, ¿por qué metió a los mili­ta­res al Par­la­men­to?”. Buke­le dijo: “Es una for­ma de pre­sión, la Cons­ti­tu­ción nos per­mi­te con­vo­car al Par­la­men­to, noso­tros como Gobierno, con­vo­car­los”.

Aun­que la pre­gun­ta de Var­gas fue: ¿cuál es la base legal de esto?, Merino vol­vió a reite­rar: “no se tra­tó de una ope­ra­ción mili­tar”. Agre­gó que para que se tra­te de un ope­ra­ti­vo de esta natu­ra­le­za “debe haber dos o más accio­nes tác­ti­cas de ata­que, defen­sa o acción retró­gra­da —res­pues­ta al fue­go — . “Nues­tra doc­tri­na esta­ble­ce quié­nes hacen estas ope­ra­cio­nes y no hubo uni­da­des eje­cu­tán­do­las”, dijo.

La dipu­tada Mar­ga­ri­ta Esco­bar, tam­bién de Are­na, es hija del coro­nel Patri­cio ‘Pato’ Gar­cía, arti­lle­ro de la Fuer­za Arma­da que com­ba­tió el 14 de julio de 1969 en la popu­lar­men­te cono­ci­da como «Gue­rra del Fút­bol», entre El Sal­va­dor y Hon­du­ras. Osten­tan­do su admi­ra­ción al Ejér­ci­to sal­va­do­re­ño, Esco­bar recor­dó que la inter­pe­la­ción no es a la FAES, sino al minis­tro Merino Mon­roy en su cali­dad de fun­cio­na­rio. Le pre­gun­tó si no midió las con­se­cuen­cias de acom­pa­ñar al pre­si­den­te en su lla­ma­do a la insu­rrec­ción, sepa­rar de sus car­gos a los dipu­tados invo­can­do a la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca y has­ta ocu­par la silla del pre­si­den­te legis­la­ti­vo.

Merino le res­pon­dió que era una pre­gun­ta de carác­ter polí­ti­co y él había lle­ga­do expli­car téc­ni­ca­men­te lo suce­di­do el 9 de febre­ro. Con­fe­só que sí está cons­cien­te que el país “sufrió daño”, pero nun­ca acep­tó que fue un auto­gol­pe de Esta­do.

“El 9 de febre­ro esta­ba la ban­da de músi­ca mili­tar, los cade­tes con tra­je de gala con fusi­les iner­tes. Esta gene­ra­ción no tie­ne expe­rien­cia en gol­pes de Esta­do y no la qui­sié­ra­mos tener jamás. No pasó por nues­tra men­te. Más bien, cómo se han dado gol­pes de Esta­do se le pue­de pre­gun­tar a otros que sí estu­vie­ron en esa épo­ca”, eva­dió Merino.

El 15 de octu­bre de 1979, los mili­ta­res die­ron un gol­pe de Esta­do en El Sal­va­dor. Jun­to al PDC de José Napo­león Duar­te, se impu­sie­ron tres Jun­tas de Gobierno segui­das, por decre­to eje­cu­ti­vo has­ta 1982. Dos años des­pués, es el mis­mo Duar­te el que diri­gía la gue­rra, mien­tras las fuer­zas de segu­ri­dad asfi­xia­ban cual­quier cosa que se pare­cie­ra, olie­ra o se movie­ra como orga­ni­za­ción popu­lar, «en aras de per­se­guir la ame­na­za del comu­nis­mo». Pero ni en esos años mili­ta­ri­za­dos, según Var­gas, se vie­ron mili­ta­res en el con­gre­so.

“Lo más gra­ve de esto es que se rom­pe un prin­ci­pio moderno de la demo­cra­cia, que es el balan­ce de pode­res”, comen­tó Var­gas a GatoEn­ce­rra­do.

El coro­nel Anto­nio Almen­dá­riz, jefe de frac­ción del PCN, tomó su turno de repre­gun­tar para apo­yar al minis­tro. En lugar de cues­tio­nar­lo direc­ta­men­te, solo le con­sul­tó si las accio­nes del 9 de febre­ro se basa­ron en los cir­cui­tos para brin­dar segu­ri­dad al pre­si­den­te que son per­mi­ti­dos den­tro de la Ley Orgá­ni­ca de la Fuer­za Arma­da de El Sal­va­dor. “Corrí­ja­me si me equi­vo­co”, le pidió. “Efec­ti­va­men­te, fue por segu­ri­dad”, res­pon­dió Merino.

Duran­te la inter­pe­la­ción el minis­tro Merino res­pon­dió a 17 pre­gun­tas for­mu­la­das por los dipu­tados. El acto fina­li­zó sin que haya res­pon­di­do por sus actos del 9F. Foto/​Emerson Flo­res

Las uni­da­des espe­cia­les al ser­vi­cio del pre­si­den­te

El jefe de frac­ción del PDC, Rodol­fo Par­ker, fue uno de los más crí­ti­cos en la inter­pe­la­ción. Apo­yán­do­se en la reso­lu­ción de incons­ti­tu­cio­na­li­dad 6 – 2020 de la Sala de lo Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia (CSJ), emi­ti­da el 11 de febre­ro de 2020 , Par­ker fun­da­men­tó que la Fuer­za Arma­da no está al ser­vi­cio de la segu­ri­dad per­so­nal del pre­si­den­te y le soli­ci­tó cono­cer qué uni­da­des ingre­sa­ron al par­la­men­to, trans­gre­dien­do este prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal.

Merino insis­tió en que fue un pro­ce­di­mien­to “nor­mal” de segu­ri­dad y hubo fuer­zas espe­cia­les que apo­ya­ron al jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial por­que “no había otras cer­ca” y es legí­ti­mo coor­di­nar esfuer­zos cuan­do no hay sufi­cien­tes tro­pas.

Par­ker le pre­gun­tó “¿cuán­tos mili­ta­res había en el dis­po­si­ti­vo y si esta­ban car­ga­das sus armas?”. El minis­tro de la Defen­sa dijo des­co­no­cer el núme­ro de mili­ta­res pre­sen­tes en el con­gre­so, pero admi­tió que los ele­men­tos por­tan sus armas car­ga­das. Esto, a pesar que antes dijo que los fusi­les eran “iner­tes”, es decir, care­cían de un meca­nis­mo de dis­pa­ro, según expli­ca­ron mili­ta­res de carre­ra a GatoEn­ce­rra­do.

Par­ker cues­tio­nó tam­bién si la Fuer­za Arma­da esta­ba lis­ta a seguir las ins­truc­cio­nes del coman­dan­te gene­ral, Nayib Buke­le, para tomar­se la Asam­blea Legis­la­ti­va “si él hubie­ra que­ri­do”, tal como decla­ró al perió­di­co espa­ñol El País, a solo horas de haber sali­do del con­gre­so.

Merino no le res­pon­dió a Par­ker, pero apro­ve­chó para recor­dar­le su par­ti­ci­pa­ción en la masa­cre de los sacer­do­tes jesui­tas y el supues­to encu­bri­mien­to de este cri­men de gue­rra por par­te del legis­la­dor. Par­ker le dijo que “si quie­re dis­cu­tir asun­tos per­so­na­les, lo hace­mos cuan­do quie­ra. Pero aquí no se va a dete­ner la inter­pe­la­ción», le res­pon­dió con una son­ri­sa.

Dipu­tadas de ARENA y FMLN hacen lle­gar copias de la LEIV al minis­tro Merino, des­pués que este cues­tio­na­ra la capa­ci­dad de com­pren­sión de la dipu­tada Dina Argue­ta. Foto/​Emerson Flo­res

Expre­sio­nes de vio­len­cia polí­ti­ca con­tra muje­res en la inter­pe­la­ción

La dis­cu­sión sobre qué fuer­zas espe­cia­les se ins­ta­la­ron en el par­la­men­to, el 9 febre­ro, esca­ló una vez más con las repre­gun­tas del FMLN. La dipu­tada de esa frac­ción, Dina Argue­ta, mos­tró una foto­gra­fía con un sol­da­do par­te de la Bri­ga­da de Para­cai­dis­tas, par­te del Coman­do de Fuer­zas Espe­cia­les de la FAES, y pre­gun­tó a Merino quien fue el encar­ga­do del pro­ce­di­mien­to mili­tar en esta Asam­blea, el nom­bre y ran­go que ocu­pa.

El minis­tro le res­pon­dió que había “tra­ta­do todo el día de expli­car lo más bási­co de las orga­ni­za­cio­nes de tarea, de las uni­da­des fun­da­men­ta­les de la FAES, de las rela­cio­nes de man­do (…) pero el no poner aten­ción o no tener qui­zás la capa­ci­dad de poder asi­mi­lar eso, es la que nos hace decir situa­cio­nes como esa”.

Inme­dia­ta­men­te se escu­cha­ron los abu­cheos de las dipu­tadas y los aplau­sos del gabi­ne­te de Gobierno. Yan­ci Urbi­na y Cris­ti­na Cor­ne­jo, ambas miem­bros de la jun­ta direc­ti­va y dipu­tadas del FMLN, se acer­ca­ron al pre­si­den­te de la Asam­blea para pedir un rece­so y este lo con­ce­dió.

En la tel­vi­sión no se vio, pero en ese momen­to, las dipu­tadas de Are­na y FMLN se acer­ca­ron al minis­tro de la Defen­sa para recla­mar­le res­pe­to y entre­gar­le una copia de la Ley Espe­cial Inte­gral para una Vida Libre de Vio­len­cia para la Mujer (LEIV), don­de se cons­ta­ta que las pala­bras del minis­tro fue­ron una trans­gre­sión del artícu­lo 55, lite­ral c, que impo­ne una san­ción por hacer expre­sio­nes de vio­len­cia como “bur­lar­se, des­acre­di­tar, degra­dar o ais­lar a las muje­res den­tro de sus ámbi­tos de tra­ba­jo, edu­ca­ti­vo, comu­ni­ta­rio, espa­cios de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca o ciu­da­da­na, ins­ti­tu­cio­nal u otro aná­lo­go como for­ma de expre­sión de dis­cri­mi­na­ción”.

En Twit­ter, la secre­ta­ría de Comu­ni­ca­cio­nes de la Pre­si­den­cia, sin embar­go, ter­gi­ver­só lo ocu­rri­do y acu­só a las dipu­tadas de “gri­tar­le y lan­zar­le pape­les” al minis­tro.

Cuan­do se reto­mó la trans­mi­sión, Argue­ta des­min­tió a la secre­ta­ría de Comu­ni­ca­cio­nes y dijo que se entre­gó una copia de la LEIV al minis­tro y al Alto Man­do para que entien­dan que no pue­de haber expre­sio­nes de vio­len­cia en su con­tra. La mis­ma ley citó Mile­na Mayor­ga, ex dipu­tada de Are­na y aho­ra inde­pen­dien­te, por­que no se le per­mi­tió el uso de la pala­bra duran­te las 12 horas de inter­pe­la­ción.

El dipu­tado Jor­ge Scha­fik Hán­dal vol­vió a cues­tio­nar qué uni­da­des de la Fuer­za Arma­da par­ti­ci­pa­ron el 9 febre­ro, cuá­les fue­ron las órde­nes expre­sas que reci­bie­ron y qué hacían las otras uni­da­des en el res­to de San Sal­va­dor bus­can­do a dipu­tados en sus casas y en la con­ven­ción del FMLN.

Merino, final­men­te, reco­no­ció que en el 9 febre­ro par­ti­ci­pa­ron ele­men­tos del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial, la Fuer­za de Tarea “MARTE” del Coman­do Zeus y de la Bri­ga­da Espe­cial de Segu­ri­dad Mili­tar, y aun­que no negó que mili­ta­res “se encon­tra­ran” con dipu­tados, dijo que todo era par­te de “patru­lla­jes en zonas habi­tua­les”.

La dipu­tada Mar­ga­ri­ta Esco­bar y varios miem­bros del gru­po par­la­men­ta­rio de ARENA lle­va­ron imá­ge­nes de lo suce­di­do el 9F. Foto/​Emerson Flo­res

¿De quién fue la orden, Minis­tro?

El minis­tro de la Defen­sa fue explí­ci­to en nom­brar al Esta­do Mayor Pre­si­den­cial como res­pon­sa­ble direc­to del dis­po­si­ti­vo de segu­ri­dad del pre­si­den­te Buke­le y de diri­gir a fuer­zas espe­cia­les no com­pe­ten­tes en tareas de segu­ri­dad per­so­nal para inva­dir el con­gre­so.

May­tee Irahe­ta, de Are­na, le pre­gun­tó el nom­bre del jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial que orde­nó el ingre­so de mili­ta­res el 9 febre­ro. Merino le res­pon­dió que no era su com­pe­ten­cia reve­lar esa infor­ma­ción.

El pre­si­den­te Nayib Buke­le nom­bró como jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial al Gene­ral de Bri­ga­da Manuel Anto­nio Ace­ve­do López. El 31 de diciem­bre de 2019, fue ascen­di­do a su actual gra­do jun­to al enton­ces capi­tán de Navío Merino Mon­roy —aho­ra Con­tra Almi­ran­te de la Fuer­za Naval— en una cues­tio­na­da orden gene­ral del Minis­te­rio de la Defen­sa Nacio­nal.

El sub­je­fe de frac­ción de Are­na, Julio Fabián, fue más direc­to. Le pre­gun­tó cuál es el nom­bre del jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial y qué hacía el coman­dan­te de la Bri­ga­da Espe­cial de segu­ri­dad mili­tar (Rober­to Gar­cía Ochoa), en el recin­to legis­la­ti­vo duran­te el 9 de febre­ro. Merino evi­tó nom­brar­los y se limi­tó a res­pon­der que, como él, lle­ga­ron a super­vi­sar a sus res­pec­ti­vas tro­pas.

“No me ha dado el nom­bre. En vis­ta de que no me lo pue­de pro­por­cio­nar, me quie­ro per­mi­tir pre­gun­tar, si usted y los altos miem­bros de la Fuer­za Arma­da, cono­cen al gene­ral de Bri­ga­da Manuel Anto­nio Ace­ve­do López, y en qué lugar se encuen­tra y en qué car­go esta­ba el domin­go 9 de febre­ro”, inte­rro­gó Fabián.

Merino echó los hom­bros hacía atrás y res­pon­dió “Sí, lo conoz­co”, segui­do por una espe­cie de cele­bra­ción de su comi­ti­va por la res­pues­tas exiguas.

Fabián pre­sio­nó para cono­cer qué hacía Ace­ve­do en ese momen­to y lo úni­co que obtu­vo fue otra res­pues­ta gris. “Dón­de esta­ba no es mi obli­ga­ción cono­cer­lo”, res­pon­dió Merino.

Ricar­do Godoy, dipu­tado de Are­na, reto­mó la pre­gun­ta de su cole­ga y des­de su curul le mos­tró a Merino don­de Ace­ve­do López apa­re­cía para­do detrás del pre­si­den­te Nayib Buke­le ocu­pan­do la silla del pre­si­den­te legis­la­ti­vo.

“¿Es este el mili­tar en cues­tión?”, pre­gun­tó Godoy. Merino se man­tu­vo serio y res­pon­dió “sí, el jefe del Esta­do Mayor Pre­si­den­cial es el que asis­te al señor pre­si­den­te en todas sus acti­vi­da­des”, res­pon­dió dos veces segui­das, ante la mis­ma pre­gun­ta.

El dipu­tado Alber­to Rome­ro dijo que esta sería la pri­me­ra per­so­na que ten­dría que lla­mar la comi­sión espe­cial que inves­ti­ga los hechos del 9 de febre­ro.

La dipu­tada del FMLN, Kari­na Sosa, pre­gun­tó si hay un infor­me que cons­ta­te la labor de super­vi­sión del minis­tro de la Defen­sa y el res­to de altos man­dos del Ejér­ci­to, pero Merino indi­có que este no exis­te tal docu­men­to. “Yo no me hago auto­in­for­mes», dijo.
“Mi casa fue mili­ta­ri­za­da”, la denun­cia de un dipu­tado

René Por­ti­llo Cua­dra, de Are­na, pidió dar por ter­mi­na­da la inter­pe­la­ción con­tra el minis­tro de Defen­sa, pero antes denun­ció públi­ca­men­te haber sido víc­ti­ma de per­se­cu­ción el 8 de febre­ro. «Lo que voy a decir lo sabe mi fami­lia y lo saben los tres emba­ja­do­res a quie­nes les lla­mé el 9 de febre­ro. Esto que voy a decir nun­ca lo había dicho. Mi casa fue mili­ta­ri­za­da el sába­do 8 de febre­ro, casi des­de las cero horas. Es una situa­ción com­pli­ca­da, mis hijos, mi espo­sa, es una situa­ción que no que­re­mos vol­ver a vivir con mi fami­lia y estoy segu­ro que usted no dio esa orden”, le dijo a Merino.

La dipu­tada Cris­ti­na Cor­ne­jo, del FMLN, res­pal­dó fina­li­zar la inter­pe­la­ción con­ven­ci­da que, con las decla­ra­cio­nes del minis­tro, “se con­fir­ma una rup­tu­ra del Esta­do demo­crá­ti­co el 9 de febre­ro” y agre­gó que “lo que más preo­cu­pa es que ni siquie­ra haya un com­pro­mi­so por par­te del minis­tro de la Defen­sa a cum­plir las reso­lu­cio­nes de la Sala de lo Cons­ti­tu­cio­nal y garan­ti­zar que cir­cuns­tan­cias como las del 9F no vol­ve­rán a ocu­rrir”, dijo.

El dipu­tado Rodol­fo Par­ker con­clu­yó que «el 9 febre­ro hubo una ope­ra­ción fue­ra de la ley, una irrup­ción a la Asam­blea Legis­la­ti­va, vio­lan­do la inde­pen­den­cia de pode­res y con un pro­pó­si­to final de des­ti­tuir a los dipu­tados”.

A las 9:34 de la noche, con 68 votos a favor, fina­li­zó la inter­pe­la­ción al minis­tro de la Defen­sa. Mien­tras Merino y sus acom­pa­ñan­tes salie­ron del Salón Azul, los dipu­tados de Gana le aplau­die­ron y la comi­ti­va del Gobierno esta­ba lis­ta para reci­bir­lo y hacer­se una sel­fie.

Fis­ca­lía no ve ele­men­tos para impu­tación

Un día antes que se rea­li­za­ra la inter­pe­la­ción, dis­tin­tos cana­les de las ins­ti­tu­cio­nes de Gobierno rea­li­za­ron una bre­ve cam­pa­ña enfo­ca­da en defen­der la ima­gen de Merino usan­do el hash­tag “Apo­yo al minis­tro de Defen­sa”. La cuen­ta de Secre­ta­ría de Pren­sa de la Pre­si­den­cia com­par­tió un video de más de dos minu­tos don­de enal­te­cía a Merino. Horas antes, la mis­ma cuen­ta de la Pre­si­den­cia había com­par­ti­do clips de una entre­vis­ta que el fis­cal gene­ral, Raúl Mela­ra, brin­dó a Canal 12.

Mela­ra decla­ró que en la Fis­ca­lía no han encon­tra­do ele­men­tos para comen­zar un pro­ce­so de impu­tación por deli­to ante lo ocu­rri­do ese domin­go 9 de febre­ro. Aun­que sí con­si­de­ra­ba que hubo un acto de “mili­ta­ri­za­ción”.

“Algu­nos dipu­tados nos han pedi­do expli­ca­cio­nes. Noso­tros no pode­mos basar­nos en ansie­da­des, en per­cep­cio­nes, qué difí­cil sería la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país si la fis­ca­lía se pres­ta­ra a eso”, dijo Mela­ra. “Tene­mos que basar­nos en hechos con­cre­tos, tene­mos que tener evi­den­cia real para poder rea­li­zar una impu­tación. Ten­go que ser lo más trans­pa­ren­te en este caso. Has­ta este día no tene­mos los sufi­cien­tes ele­men­tos como para poder hacer­lo”, aña­dió.

Los dipu­tados de todas las frac­cio­nes estu­dian aho­ra si emi­ti­rán un reco­men­da­ble —no vin­cu­lan­te— para des­ti­tuir al minis­tro de la Defen­sa Nacio­nal. Sin embar­go, algu­nos creen que podrían adjun­tar­se los insu­mos obte­ni­dos de la inter­pe­la­ción para una acu­sa­ción for­mal con­tra Merino Mon­roy.

El dipu­tado Ricar­do Velás­quez Par­ker, de Are­na, soli­ci­tó duran­te el pro­ce­so que se cer­ti­fi­que el acta de inter­pe­la­ción y se remi­ta a la Fis­ca­lía. A su cri­te­rio, “las decla­ra­cio­nes del minis­tro reve­lan los deli­tos de sedi­ción, actos arbi­tra­rios, coac­ción y actos agra­van­tes”.

En el caso que el fis­cal gene­ral no actúe fren­te a este docu­men­to, advir­tió, “cual­quier ciu­da­dano de la Repú­bli­ca pue­de inter­po­ner una que­re­lla con­tra el minis­tro Merino Mon­roy”.

El dipu­tado de Are­na y coro­nel reti­ra­do, Mau­ri­cio Var­gas, comen­tó a GatoEn­ce­rra­do que la comi­sión espe­cial para inves­ti­gar los hechos del 9F, una ins­tan­cia legis­la­ti­va crea­da ade­más del recur­so de inter­pe­la­ción, podría tener acce­so a estos insu­mos y valo­rar las accio­nes per­ti­nen­tes. “Con­si­de­ro que pudo exis­tir una can­ti­dad de deli­tos, inclu­so rela­ti­vos a la ley de la carre­ra mili­tar, que dice que el seña­la­mien­to más gra­ve que se pue­de hacer a un mili­tar es el incum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción”, indi­có.

* Fuen­te: Gato Ence­rra­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *