Uru­guay. Eco­no­mías dis­rup­ti­vas ¿para quién? Las pla­ta­for­mas y sus efec­tos en el mun­do del tra­ba­jo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de agos­to de 2020.

El mode­lo de nego­cios de Uber y otras apli­ca­cio­nes abre un deba­te sobre la rela­ción de depen­den­cia con sus tra­ba­ja­do­res, así como ries­gos de que a mediano pla­zo crez­ca la infor­ma­li­dad y la des­pro­tec­ción social.

Uber es una empre­sa que se fun­dó hace ape­nas una déca­da y des­de hace ya varios años es la prin­ci­pal pro­vee­do­ra de ser­vi­cios de trans­por­te del mun­do. Pero repre­sen­ta más que eso, por­que su nom­bre se aso­cia al con­cep­to de eco­no­mía dis­rup­ti­va, des­ata deba­tes en todos los paí­ses por su mode­lo de nego­cios y su rela­ción con los cho­fe­res tra­ba­ja­do­res, y es el pun­tal de un sin­fín de empre­sas que imi­ta­ron ese esque­ma de mediar entre la ofer­ta y la deman­da de un ser­vi­cio. Por­que, al fin y al cabo, no tie­ne un solo vehícu­lo pro­pio y domi­na el mer­ca­do.

“A todo nego­cio le lle­ga­rá su Uber” es una fra­se repe­ti­da por ana­lis­tas y eje­cu­ti­vos, que sig­ni­fi­ca que en todos los rubros habrá –si ya no ocu­rrió– un cam­bio dis­rup­ti­vo que alte­ra­rá el esque­ma que cono­ce­mos y cree­mos impo­si­ble de modi­fi­car. Eso se pen­sa­ba una déca­da atrás sobre los taxis, pue­de ver­se hoy a sim­ple vis­ta por las calles de Mon­te­vi­deo con los deli­ve­ries de apli­ca­cio­nes, y vaya a saber uno que otro nego­cio cam­bia­rá drás­ti­ca­men­te a futu­ro.

Des­de un pun­to de vis­ta empre­sa­rial el efec­to pare­ce cla­ro: ganan las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas y pier­den aque­llos que here­da­ron o apos­ta­ron por un nego­cio que cam­bió (los habrá de peque­ño, mediano o gran por­te, depen­dien­do el rubro), pero siguien­do las lógi­cas eco­nó­mi­cas estos debe­rían poder recon­ver­tir­se hacia una acti­vi­dad más redi­tua­ble. Sin embar­go, ¿qué pasa con los tra­ba­ja­do­res?

“El tra­ba­jo digi­tal­men­te inter­me­dia­do se carac­te­ri­za, semán­ti­ca­men­te, por no ser lla­ma­do ‘tra­ba­jo’. La eco­no­mía sobre deman­da vino con un len­gua­je pro­pio en el inten­to de esca­bu­llir­se de las regu­la­cio­nes. Pare­ce­ría que se quie­re que no sea tra­ba­jo lo que hacen los jóve­nes (y no tan­to) que, por ejem­plo, reco­rren las calles en bici­cle­ta y uni­for­mes de lla­ma­ti­vos colo­res, con mochi­las cua­dra­das hacien­do jue­go”, ana­li­zó el exper­to uru­gua­yo Rodol­fo Sal­dain –abo­ga­do espe­cia­li­za­do en dere­cho labo­ral y segu­ri­dad social– en su recien­te libro La era de los nue­vos vie­jos.

Estos con­cep­tos sir­ven para intro­du­cir­se en uno de los tan­tos deba­tes que gene­ra el auge de estas pla­ta­for­mas: ¿quié­nes tra­ba­jan para que Uber u otras apli­ca­cio­nes pue­dan cum­plir lo deman­da­do por sus clien­tes son o no tra­ba­ja­do­res depen­dien­tes?

El abo­ga­do labo­ra­lis­ta Gabriel Sal­sa­men­di, inte­gran­te del equi­po de repre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res en el Ban­co de Pre­vi­sión Social (BPS), expli­có a la dia­ria que en Uru­guay, tras la para­fer­ná­li­ca lle­ga­da de Uber a fines de 2015 –que pro­vo­có una polé­mi­ca mediá­ti­ca que podría decir­se que es par­te de la estra­te­gia de expan­sión de la empre­sa – , las auto­ri­da­des enta­bla­ron una nego­cia­ción con la pla­ta­for­ma y a par­tir de 2017 se obli­gó a que los cho­fe­res apor­ten como empre­sas uni­per­so­na­les.

“La regu­la­ción tie­ne luces y som­bras, aun­que en mate­ria labo­ral son más las som­bras”, afir­mó Sal­sa­men­di. Es que por un lado Uru­guay encon­tró una bue­na mane­ra de recau­dar impues­tos por la acti­vi­dad de este tipo de empre­sas, que se carac­te­ri­zan por lo eté­reo –“no hay un local fijo ni un lugar don­de estén los tra­ba­ja­do­res”, indi­có el abo­ga­do – . Pero, por otro lado, se defi­nió que los cho­fe­res eran no depen­dien­tes, es decir due­ños de su pro­pio empren­di­mien­to y sin rela­ción legal con Uber.

Sal­sa­men­di recor­dó que en un prin­ci­pio este mode­lo se pre­sen­tó como una vic­to­ria por­que el gobierno no cedió a la pre­sión de Uber, que recla­ma­ba que sus cho­fe­res fue­ran mono­tri­bu­tis­tas –un régi­men de apor­te pen­sa­do para for­ma­li­zar acti­vi­da­des de redu­ci­da dimen­sión eco­nó­mi­ca – . Otra vez Uru­guay era van­guar­dis­ta y apro­bó una legis­la­ción que podía ser toma­da de ejem­plo en el mun­do, pero el deba­te sobre si hay o no rela­ción de depen­den­cia no fina­li­zó ahí.

Las uni­per­so­na­les, la pan­de­mia y quién asu­me los ries­gos

Datos del BPS a los que acce­dió la dia­ria mues­tran que hay regis­tra­das 3.642 empre­sas uni­per­so­na­les para brin­dar ser­vi­cios de trans­por­te de pasa­je­ros median­te la moda­li­dad de apli­ca­cio­nes, de las cua­les a agos­to había 1.959 acti­vas y 1.683 inac­ti­vas o clau­su­ra­das. Este últi­mo núme­ro podría pen­sar­se que es pro­duc­to de los cole­ta­zos de la pan­de­mia y las medi­das de dis­tan­cia­mien­to social apli­ca­das des­de mar­zo, pero a fina­les del año pasa­do el núme­ro de empre­sas acti­vas era casi igual y había 1.437 inac­ti­vas. Fuen­tes del BPS dije­ron que hubo con­tac­tos tan­to con Uber como con la Inten­den­cia de Mon­te­vi­deo –encar­ga­da de con­tro­lar y regu­lar el trans­por­te de pasa­je­ros– para inda­gar si hay tra­ba­ja­do­res uni­per­so­na­les inac­ti­vos que siguen brin­dan­do ser­vi­cios.

Zunino, del Cin­ve, ana­li­zó que tan­to en el con­tex­to de pan­de­mia como en cual­quier rece­sión eco­nó­mi­ca “la con­di­ción de inde­pen­dien­te cla­ra­men­te repre­sen­ta una des­ven­ta­ja”, que tie­ne su corre­la­to en quién asu­me los ries­gos y paga los cos­tos de esa menor acti­vi­dad. En los casos de los asa­la­ria­dos for­ma­les, hay ries­gos “com­par­ti­dos entre el tra­ba­ja­dor, el gobierno y los empre­sa­rios”, ya que, por ejem­plo, “una res­pues­ta típi­ca fren­te a la menor acti­vi­dad es el envío al segu­ro de des­em­pleo”. Esto impli­ca que el emplea­do pier­de par­te de su sala­rio, el Esta­do se hace car­go de pagar­le una par­te, y la empre­sa tie­ne en el hori­zon­te el cos­to del des­pi­do si cor­ta el víncu­lo labo­ral. Pero los tra­ba­ja­do­res inde­pen­dien­tes no tie­nen acce­so a este sub­si­dio, es decir que “car­gan con todo el peso del ries­go, ya que pier­den su acti­vi­dad sin reci­bir ingre­sos por segu­ro de des­em­pleo o indem­ni­za­ción por des­pi­do”.

Para dimen­sio­nar el fenó­meno, la pan­de­mia pro­vo­có el cie­rre de unas 4.200 empre­sas uni­per­so­na­les, según con­sig­nó El País días atrás en fun­ción de datos divul­ga­dos por la pre­si­den­ta de la Agen­cia Nacio­nal de Desa­rro­llo, Car­men Sán­chez.

La Jus­ti­cia y lo que es jus­to

Pue­den dis­tin­guir­se dos casos para­dig­má­ti­cos en torno al tema en cues­tión: el de la empre­sa de repar­to uru­gua­ya Pedi­dos­ya –fun­da­da en 2009 y que se expan­dió regio­nal­men­te – , que tie­ne a par­te de su plan­ti­lla de deli­ve­ries como depen­dien­tes y enta­bló nego­cia­cio­nes con el sin­di­ca­to por dis­tin­tos recla­mos sobre las con­di­cio­nes de tra­ba­jo; y un fallo del Juz­ga­do de Tra­ba­jo de noviem­bre pasa­do que acep­tó la deman­da ini­cia­da por Este­ban Quei­ma­da, un cho­fer de Uber que recla­mó al enten­der que tenía un víncu­lo de depen­den­cia con la empre­sa.

La sen­ten­cia con­tra Uber fue con­fir­ma­da en segun­da ins­tan­cia por la Jus­ti­cia, rati­fi­can­do la obli­ga­ción de pagar­le al con­duc­tor agui­nal­do, licen­cia y sala­rio vaca­cio­nal por los días tra­ba­ja­dos en 2016 y 2017. Más allá de lo his­tó­ri­co del caso y que gene­ra un pre­ce­den­te, la reso­lu­ción apli­ca sólo a Quei­ma­da y no es segu­ro que la deci­sión sea la mis­ma ante futu­ras deman­das.

Según dio cuen­ta El País, tras el segun­do fallo Uber envió un men­sa­je a los con­duc­to­res de la apli­ca­ción en el que afir­mó que la sen­ten­cia “con­tra­di­ce” el mode­lo de nego­cios que la empre­sa impul­sa y les ase­gu­ró que defen­de­rá “el tra­ba­jo inde­pen­dien­te, los bene­fi­cios de la fle­xi­bi­li­dad y la crea­ción de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas que hace posi­ble la tec­no­lo­gía”.

El direc­tor del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (Cin­ve), Gon­za­lo Zunino, expli­có en diá­lo­go con la dia­ria que la lite­ra­tu­ra labo­ral inclu­ye den­tro de las cate­go­rías de tra­ba­jo no están­dar el lla­ma­do “empleo dis­fra­za­do”, que son aque­llos “tra­ba­ja­do­res depen­dien­tes con­tra­ta­dos en for­mas alter­na­ti­vas, con la inten­ción de ate­nuar las obli­ga­cio­nes esta­ble­ci­das por la ley”. La cla­ve para dis­tin­guir que hay depen­den­cia pasa por­que el emplea­dor “diri­ge y super­vi­sa la acti­vi­dad labo­ral de mane­ra incom­pa­ti­ble con la con­di­ción de inde­pen­den­cia que man­tie­ne el tra­ba­ja­dor”.

En ese sen­ti­do, Sal­sa­men­di apun­tó que otro de los pun­tos para zan­jar la dis­cu­sión pasa por “medir que hay una rela­ción de dos que no es pare­ja ni están en pie de igual­dad: hay una par­te fuer­te que impo­ne las con­di­cio­nes, y una más débil que debe acep­tar­las para poder tra­ba­jar”. Es cier­to que Uber no exi­ge exclu­si­vi­dad a sus cho­fe­res –inclu­so lle­gó a haber otras pla­ta­for­mas de ser­vi­cio de trans­por­te en Uru­guay y vehícu­los que ope­ra­ban con más de una a la vez– ni un míni­mo de horas al día de acti­vi­dad, pero eso “no qui­ta la depen­den­cia eco­nó­mi­ca casi abso­lu­ta, ya que [los con­duc­to­res] depen­den de que Uber les dé tra­ba­jo”.

La empre­sa sos­tie­ne que “sólo brin­da un soft­wa­re, pero no, lo que ofre­ce es un ser­vi­cio para trans­por­tar­se –nadie baja la apli­ca­ción para otra cosa – , y para eso es nece­sa­rio que alguien mane­je el auto, es decir que se nece­si­ta el tra­ba­jo de una per­so­na”, agre­gó el abo­ga­do labo­ra­lis­ta. A esto se suma que el con­duc­tor no tie­ne la opción de dar un ser­vi­cio a su gus­to por­que “hay con­di­cio­nes ya fija­das, como el pre­cio, el tipo de auto, la for­ma de tra­tar al clien­te y has­ta inclu­so el reco­rri­do”. Aun­que lo más rele­van­te podría ser que no es el clien­te quien eli­ge al con­duc­tor que lo lle­va­rá a su des­tino, sino que es la apli­ca­ción la que los conec­ta, y de allí la depen­den­cia abso­lu­ta que crea para el tra­ba­ja­dor.

Sal­dain seña­ló que en “una pri­me­ra mira­da”, el tra­ba­jo inter­me­dia­do por pla­ta­for­mas “nubla las líneas tra­di­cio­na­les de la orga­ni­za­ción empre­sa­rial”, por­que ya no hay con­su­mi­do­res que com­pran bie­nes y ser­vi­cios a empre­sas que com­pi­ten en el mer­ca­do y con­tra­tan emplea­dos para pro­du­cir­los. Que­dó atrás el “trián­gu­lo con­su­mi­dor-emplea­dor-tra­ba­ja­dor” sobre el que se cons­tru­ye­ron las regu­la­cio­nes labo­ra­les en el pasa­do, dan­do paso a un “esti­lo de tra­ba­jo digi­tal­men­te inter­me­dia­do [que] se carac­te­ri­za por la pre­sen­cia, fuer­te y difu­sa a la vez, de quien da las órde­nes y paga la remu­ne­ra­ción”. Ya no hay un emplea­dor humano, sino que es “algo­rít­mi­ca­men­te omni­pre­sen­te y físi­ca­men­te ausen­te”.

En tan­to, con un abor­da­je más refle­xi­vo, el doc­tor en Dere­cho y pro­fe­sor de Fis­ca­li­dad Inter­na­cio­nal Car­los Loai­za dijo, en diá­lo­go con la dia­ria, que este cam­bio de para­dig­ma en las rela­cio­nes labo­ra­les des­ata pre­gun­tas que la socie­dad debe­rá res­pon­der. Una de esas inte­rro­gan­tes es: “¿Esta­mos aca­so pre­sen­cian­do cómo muchas con­quis­tas que toma­ron años al movi­mien­to sin­di­cal mun­dial decaen inexo­ra­ble­men­te por influ­jo de las nue­vas moda­li­da­des de tra­ba­jo?”.

Un pro­ble­ma de desa­rro­lla­dos

Las dis­cu­sio­nes sobre estas nue­vas for­mas de tra­ba­jo no son úni­cas de Uru­guay o la región, e inclu­so los exper­tos pre­ci­san que las mayo­res com­ple­ji­da­des se plan­tean para los paí­ses desa­rro­lla­dos. En su libro, Sal­dain expre­só que mien­tras que tiem­po atrás “a nivel glo­bal la preo­cu­pa­ción de la cober­tu­ra [social de los tra­ba­ja­do­res] pare­cía supe­ra­da en las socie­da­des más prós­pe­ras, está reapa­re­cien­do de la mano de este nue­vo fenó­meno” del tra­ba­jo inde­pen­dien­te a deman­da inter­me­dia­do por pla­ta­for­mas digi­ta­les.

Sal­sa­men­di con­tó que entre los labo­ra­lis­tas se sue­le bro­mear cuan­do salen nue­vas sen­ten­cias judi­cia­les alre­de­dor del mun­do sobre la depen­den­cia o no de los tra­ba­ja­do­res de apli­ca­cio­nes: “¿Cómo va el par­ti­do? Qui­zás aho­ra sea un empa­te, por­que hay seis sen­ten­cias en un sen­ti­do y seis en otro”.

Esa divi­sión de visio­nes es, según Loai­za, “un cla­ro refle­jo de algo mucho más pro­fun­do: un cam­bio radi­cal en las moda­li­da­des de desa­rro­llo del tra­ba­jo en la eco­no­mía digi­tal”. Así las cosas, el mun­do osci­la entre “la juris­pru­den­cia de Bra­sil, que con­si­de­ra a las per­so­nas que rea­li­zan estas acti­vi­da­des como inde­pen­dien­tes o autó­no­mos”, y la legis­la­ción de Cali­for­nia –a tono con la sen­ten­cia de la Jus­ti­cia uru­gua­ya – , “que a par­tir de la juris­pru­den­cia pre­via con­si­de­ra a estos tra­ba­ja­do­res como depen­dien­tes a efec­tos de bene­fi­cios labo­ra­les”, repa­só.

Ade­más, dejó otra pre­gun­ta que dis­pa­ra el tema: “¿Aca­so la juris­pru­den­cia y legis­la­cio­nes evi­ta­rán esto [la pér­di­da de pro­tec­ción social], tra­tan­do de enca­si­llar estos empleos en las vie­jas cate­go­rías para las que exis­te una pro­tec­ción social y esque­mas de segu­ri­dad social arrai­ga­dos?”.

Efec­tos y posi­bles alter­na­ti­vas

Sal­dain plan­teó en su libro de for­ma muy cla­ra los ries­gos que se enfren­tan: “La pro­tec­ción social en estas nue­vas moda­li­da­des de tra­ba­jo, más bien pre­ca­rias, es mucho más difí­cil de con­cre­tar”. Es que el empleo para pla­ta­for­mas, suma­do a otras moda­li­da­des, como los free­lan­ce o el tele­tra­ba­jo, hacen pre­ver que “el mer­ca­do de tra­ba­jo de las pró­xi­mas déca­das pare­ce orien­tar­se hacia cier­ta infor­ma­li­dad”.

La solu­ción, según el exper­to que pre­si­di­rá la comi­sión que comen­za­rá a tra­ba­jar en la refor­ma pre­vi­sio­nal, pasa por “encon­trar meca­nis­mos de aho­rro inno­va­do­res” y “com­pa­gi­nar la rela­ción labo­ral fle­xi­ble que recla­man las nue­vas tec­no­lo­gías con una pro­tec­ción social simi­lar al con­tra­to por cuen­ta aje­na”. En nin­gún caso sería con­si­de­rar a estos tra­ba­ja­do­res como micro­em­pre­sa­rios inde­pen­dien­tes, por­que eso “los aban­do­na a su mio­pía y ses­gos infor­ma­ti­vos”, domi­na­dos por ideas como “no me voy a jubi­lar nun­ca” o “ya veré cuan­do lle­gue el momen­to”.

En esta línea, Sal­sa­men­di está con­ven­ci­do de que Uru­guay debe comen­zar a ana­li­zar otras for­mas de finan­cia­mien­to de la segu­ri­dad social, como meca­nis­mos de apor­te liga­dos a la ren­ta­bi­li­dad o al aumen­to de los acti­vos de las empre­sas. Con­tó que ya hay un caso prác­ti­co des­de 2008 con la refor­ma de la Caja Ban­ca­ria: “la sus­ti­tu­ción de tra­ba­ja­do­res por tec­no­lo­gía deter­mi­na una finan­cia­ción a la segu­ri­dad social a tra­vés de los acti­vos de las empre­sas finan­cie­ras”, que hoy lle­ga a sig­ni­fi­car 20% de los fon­dos tota­les.

El abo­ga­do labo­ra­lis­ta acla­ró que no es esta la úni­ca alter­na­ti­va, pero lo rele­van­te es “que la for­ma de tra­ba­jo está cam­bian­do y la segu­ri­dad social debe­rá acom­pa­ñar los cam­bios”. En defi­ni­ti­va, debe bus­car­se que “huir de la regu­la­ción labo­ral no sea una ganan­cia para las empre­sas”, sino que haya un resul­ta­do al menos neu­tro para los tra­ba­ja­do­res y las futu­ras gene­ra­cio­nes de jubi­la­dos.

Adver­ten­cia de la Ursec a las apli­ca­cio­nes de deli­very

La Uni­dad Regu­la­do­ra de Ser­vi­cios de Comu­ni­ca­cio­nes (Ursec), que tam­bién tie­ne potes­ta­des sobre el mer­ca­do pos­tal, emi­tió hace pocos días un comu­ni­ca­do diri­gi­do “a las empre­sas que rea­li­zan repar­tos o entre­gas deli­very, sopor­ta­das en apli­ca­cio­nes de las tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción”, con varias adver­ten­cias. En pri­mer lugar, recuer­da que los dere­chos, las obli­ga­cio­nes y las con­di­cio­nes del ser­vi­cio que pres­tan están regu­la­dos por una ley de 2012, que creó un regis­tro de pres­ta­do­res a car­go de la Ursec. En ese mar­co, las empre­sas tie­nen prohi­bi­do “recu­rrir a per­so­nas físi­cas aje­nas a su per­so­nal, sin per­jui­cio de las sub­con­tra­ta­cio­nes que pue­de rea­li­zar en el ámbi­to de las dis­po­si­cio­nes lega­les vigen­tes”. Pero tam­bién hay una dis­po­si­ción que hace “res­pon­sa­bles sub­si­dia­rios” de las infrac­cio­nes que se come­tan a los usua­rios que “con­tra­ten el ser­vi­cio pos­tal (inclui­da la entre­ga de mer­ca­de­ría o pro­duc­tos) a ope­ra­do­res que actúen de mane­ra infor­mal”. La Ursec ade­lan­tó que “con­tro­la­rá” el cum­pli­mien­to de estas regu­la­cio­nes de las empre­sas del sec­tor.

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *