Sal­var a Car­los Lanz y derro­tar al impe­ria­lis­mo

El docu­men­to fir­ma­do por 123 orga­ni­za­cio­nes vene­zo­la­nas, asu­mi­do como pro­pio por miles de per­so­nas y entre­ga­do al Minis­te­rio Públi­co1 de la Nación el pasa­do 19 de agos­to, ofre­ce una idea exac­ta del ata­que a Vene­zue­la y al cama­ra­da, y por ello ami­go, Car­los Lanz. Con res­pec­to a este ata­que que­re­mos pro­po­ner seis refle­xio­nes impres­cin­di­bles:

  1. La con­tra­rre­vo­lu­ción ha gol­pea­do a un mili­tan­te refe­ren­cial, con reco­no­ci­da capa­ci­dad de apor­ta­ción: un ver­da­de­ro sím­bo­lo vivo. En el con­tex­to actual, hay al menos cua­tro gran­des fuer­zas que ase­gu­ran la con­ti­nui­dad de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: 1) Los colec­ti­vos que tra­ba­jan en la poli­cro­mía de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en red que asu­men des­de sus sin­gu­la­ri­da­des la vital con­sig­na lega­da por Chá­vez: Comu­na o Nada. 2) Los colec­ti­vos que tra­ba­jan en el seno del pue­blo para man­te­ner las redes de ayu­das, sumi­nis­tros, sani­dad, trans­por­tes, edu­ca­ción, etc., y para azu­zar y enri­que­cer los deba­tes, los con­tras­tes de opi­nión, etc., más fre­cuen­tes en la coti­dia­ni­dad vene­zo­la­na que en las socie­da­des impe­ria­lis­tas, aun­que en estas la lucha obre­ra y popu­lar ya ha empe­za­do a hablar y a actuar. 3) Las fuer­zas arma­das boli­va­ria­nas, las mili­cias popu­la­res y los ser­vi­cios de segu­ri­dad. 4) Las estruc­tu­ras socio­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les, infor­ma­ti­vas, de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, del PSUV, y los ser­vi­cios de la admi­nis­tra­ción del Gobierno y del Esta­do. El secues­tro polí­ti­co de Car­los Lanz por enemi­gos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na bus­ca dañar en lo posi­ble a todas o a algu­nas de estas cua­tro gran­des fuer­zas sus­ten­ta­do­ras.

  2. La movi­li­za­ción y la res­pues­ta de la nación vene­zo­la­na será –está sien­do– estu­dia­da con cui­da­do por la direc­ción polí­ti­ca de los terro­ris­tas que lo han secues­tra­do para inten­tar des­cu­brir hipo­té­ti­cas fisu­ras en el seno de la Nación; para ver supues­tos can­san­cios en sec­to­res cas­ti­ga­dos con espe­cial dure­za por la cri­sis for­za­da por la agre­sión impe­ria­lis­ta; para refor­zar la fero­ci­dad de la con­tra­rre­vo­lu­ción tan­tas veces derro­ta­da por el pue­blo, que debe inten­tar reor­ga­ni­zar­se para las pró­xi­mas elec­cio­nes; para cali­brar la fuer­za de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta… Nin­gún ata­que a una per­so­na con gran caris­ma sim­bó­li­co en el pue­blo tra­ba­ja­dor tie­ne solo un úni­co obje­ti­vo, sino que bus­ca una pano­rá­mi­ca abar­ca­do­ra con espe­cial aten­ción en la moral de lucha de la Nación agre­di­da.

  3. La des­apa­ri­ción for­za­da, el rap­to polí­ti­co, el secues­tro por gru­pos impe­ria­lis­tas, es un méto­do que ade­más de bus­car pre­ci­sos obje­ti­vos par­ti­cu­la­res, tam­bién pre­ten­de gol­pear la con­cien­cia de las per­so­nas alle­ga­das a la víc­ti­ma. Pero lo más gra­ve, aun sien­do muy gra­ve lo ante­rior, es que las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, inclu­so una sola de ellas cuan­do tie­ne un alto valor refe­ren­cial como la de Car­los Lanz, bus­can sus­pen­der el tiem­po, eter­ni­zar el pre­sen­te de dolor y terror social indu­ci­do por las des­apa­ri­cio­nes, ase­si­nan­do la espe­ran­za y matan­do el futu­ro. La esen­cia colec­ti­va y afec­ti­va de la con­cien­cia huma­na nece­si­ta, para dis­po­ner de un míni­mo sufi­cien­te de paz y equi­li­brio emo­cio­nal, saber dón­de están las per­so­nas ama­das, o en el peor de los casos don­de des­can­san eter­na­men­te y cum­plir el vital pro­ce­so de due­lo. Se nece­si­ta más de una gene­ra­ción para que se supere el des­tro­zo psi­co­ló­gi­co cau­sa­do por las ausen­cias, des­tro­zo que des­es­truc­tu­ra las diná­mi­cas colec­ti­vas e indi­vi­dua­les de supera­ción del terror y con­trol del mie­do gene­ra­do por la extre­ma vio­len­cia mate­rial y moral de las des­apa­ri­cio­nes.

  4. A buen segu­ro que la direc­ción polí­ti­ca con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria que diri­ge este rap­to cono­ce per­fec­ta­men­te las inhu­ma­nas lec­cio­nes de los gol­pes de Esta­do o de la gue­rra sucia cen­tra­li­za­dos por el impe­ria­lis­mo no solo en Nues­tra­mé­ri­ca sino en muchos paí­ses del mun­do. «Repre­sión alea­to­ria», «inse­gu­ri­dad coti­dia­na», «terror difu­so», «peda­go­gía del mie­do»…, estos y otros tér­mi­nos, que hacen refe­ren­cia a méto­dos inclu­so ante­rio­res a la Inqui­si­ción Cató­li­ca, for­man par­te de las estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia per­ma­nen­te­men­te reac­tua­li­za­das por los Esta­dos del capi­tal. Los ase­si­na­tos que azo­tan Colom­bia, la impu­ni­dad poli­cial en muchos paí­ses de Nues­tra­mé­ri­ca y el enva­len­to­na­mien­to de los neo­fas­cis­tas, las «muer­tes casua­les» de afro­des­cen­dien­tes y lati­no­ame­ri­ca­nos en Esta­dos Uni­dos, las vio­len­cias coti­dia­nas con­tras las muje­res en todas par­tes, son algu­nos de los méto­dos del poder para domi­nar e impo­ner la pasi­vi­dad. Cuan­do empie­zan a ser inefi­ca­ces, el poder los endu­re­ce que­dán­do­le siem­pre la opción de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das… el secues­tro de Car­los Lanz es algo más que un tan­teo.

  5. Las con­di­cio­nes están dadas para que sea eso, algo más que un tan­teo ais­la­do. El pri­mer semes­tre de 2020 es el peor en todos los sen­ti­dos des­de que se tie­nen regis­tros del capi­ta­lis­mo. Esta­dos Uni­dos pade­cen esta cri­sis con viru­len­cia espe­cial por el exclu­si­vo aña­di­do de dos sin­gu­la­ri­da­des que le dife­ren­cian del res­to y mul­ti­pli­can su fero­ci­dad: una, la socio­pa­tía de Trump uni­da a la irra­cio­na­li­dad de su Admi­nis­tra­ción y de la alta bur­gue­sía yan­qui; y, dos, nun­ca una poten­cia capi­ta­lis­ta en deca­den­cia estruc­tu­ral se ha enfren­ta­do a un blo­que al alza tan poten­te a esca­la mun­dial. La con­tra­rre­vo­lu­ción lo sabe y nece­si­ta apu­rar los tiem­pos por­que, por aho­ra, no pare­ce segu­ra la reelec­ción de Trump. Es cier­to que Biden es a medio pla­zo más peli­gro­so que Trump, pero la con­tra­rre­vo­lu­ción nece­si­ta pája­ro en mano más que cien­to volan­do: bas­ta ver las cabrio­las de la mario­ne­ta-Guai­dó.

  6. Sal­var, res­ca­tar con vida a Car­los Lanz es impres­cin­di­ble por­que, pri­me­ro, es un ser humano en las garras del mons­truo lo que hace de su libe­ra­ción un deber éti­co: sin éti­ca anti­im­pe­ria­lis­ta no hay liber­tad; segun­do, des­ba­ra­ta los pla­nes de la con­tra­rre­vo­lu­ción y refuer­za la con­cien­cia popu­lar; y ter­ce­ro, refuer­za las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas de Nues­tra­mé­ri­ca y de todo el mun­do.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 25 de agos­to de 2020

  1. https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​0​8​/​2​1​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​o​r​g​a​n​i​z​a​c​i​o​n​e​s​-​h​a​c​e​n​-​e​n​t​r​e​g​a​-​d​e​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​-​e​n​-​e​l​-​m​i​n​i​s​t​e​r​i​o​-​p​u​b​l​i​c​o​-​e​x​i​g​i​e​n​d​o​-​c​e​l​e​r​i​d​a​d​-​e​n​-​l​a​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​c​i​o​n​-​p​o​r​-​d​e​s​a​p​a​r​i​c​i​o​n​-​d​e​-​c​a​r​l​o​s​-​l​a​nz/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *