Pan­de­mia: excu­sa con­tra la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Latina

Por Tatia­na Pérez /​26 de agos­to de 2020.

El des­co­no­ci­do via­je que afron­ta la huma­ni­dad por cuen­ta de la pan­de­mia de la Covid-19 no se detie­ne. Este enemi­go invi­si­ble que ha modi­fi­ca­do el cur­so actual de la his­to­ria, apa­re­ció en Amé­ri­ca Lati­na entre febre­ro y mar­zo de este 2020 y des­de enton­ces hemos vis­to como poco a poco y de diver­sas for­mas, ha que­da­do al des­nu­do el más per­ver­so mode­lo capi­ta­lis­ta: el Neoliberalismo. 

Aho­ra sin tra­jes ni más­ca­ras, gobier­nos que lo sus­ten­tan, lo pro­fun­di­zan sin el más míni­mo rubor ante lo que impli­ca para los más nece­si­ta­dos y para los nue­vos pobres. En suma, han des­man­te­la­do las bases de la demo­cra­cia occi­den­tal con la excu­sa per­fec­ta: La Pandemia.

Revi­se­mos las accio­nes toma­das por algu­nos gobier­nos en estos com­ple­jos meses

Bra­sil: Esta nación enca­be­za la lis­ta de con­ta­gios y muer­tes en Sura­mé­ri­ca y es la segun­da en el mun­do, detrás de Esta­dos Uni­dos. El gobierno de Jair Bol­so­na­ro no es cul­pa­ble del agre­si­vo virus, pero sí de la cri­sis sani­ta­ria y del sufri­mien­to de millo­nes de per­so­nas. Nega­cio­nis­ta del virus, ase­gu­ró en mar­zo pasa­do que la Covid-19 era solo una “gri­pe­ci­ta”, que “de algo habría que morir” y una vez con­tra­jo la enfer­me­dad, se expu­so en públi­co sin mas­ca­ri­lla y sin dis­tan­cia­mien­to alguno, ante segui­do­res y periodistas.

Ante el núme­ro cre­cien­te de accio­nes que aten­tan con­tra la super­vi­ven­cia de las y los bra­si­le­ños, a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal han lle­ga­do en el trans­cur­so de dos meses, cin­co denun­cias con­tra el Pre­si­den­te Bol­so­na­ro por Geno­ci­dio y Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad. Una de ellas fue reci­bi­da por el tri­bu­nal inter­na­cio­nal con sede en La Haya el pasa­do 27 de julio, inter­pues­ta por la Red de la Unión Bra­si­le­ña UNI­Saú­de, que inte­gra más de un millón de pro­fe­sio­na­les de la salud.

La denun­cia, de más de 60 pági­nas, seña­la que el Pre­si­den­te Bol­so­na­ro ha pues­to en ries­go a toda la pobla­ción al “adop­tar accio­nes negli­gen­tes e irres­pon­sa­bles, que ha teni­do con­se­cuen­cias desas­tro­sas como la pro­pa­ga­ción del virus y el “estran­gu­la­mien­to total de los ser­vi­cios de salud”.

En esta nación los más gol­pea­dos por la fal­ta urgen­te de aten­ción esta­tal son los mis­mos his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos: los más pobres, los negros y los indí­ge­nas. Según la Arti­cu­la­ción de Pue­blos Indí­ge­nas de Bra­sil, APIB, al 1 de agos­to 147 comu­ni­da­des ori­gi­na­rias esta­ban afec­ta­das, con 21.500 con­ta­gia­dos y 616 muer­tos por la Covid-19. Al res­pec­to la denun­cia ante la CPI, seña­la que esta dra­má­ti­ca situa­ción con­fi­gu­ra un cri­men de Geno­ci­dio, de acuer­do al con­cep­to esta­ble­ci­do por el Esta­tu­to de Roma. Tex­tual­men­te, según la nor­ma jurí­di­ca, el cri­men de Geno­ci­dio “se per­pe­tra con la inten­ción de des­truir, total o par­cial­men­te a un gru­po nacio­nal étni­co, racial o religioso”.

Para com­pren­der aún mejor cómo en tan poco tiem­po un Pre­si­den­te lle­va su país al abis­mo, es impor­tan­te des­ta­car que, a esta fecha, no hay un Minis­tro de Salud en pro­pie­dad. Des­de el pasa­do 15 de mayo, el encar­ga­do de la car­te­ra es el Gene­ral Eduar­do Pazue­llo, quien cum­ple una labor de la que poco sabe. Los dos ante­rio­res Minis­tros fue­ron des­pe­di­dos en solo dos meses por dife­ren­cias con el Jefe de Esta­do sobre la enfer­me­dad, en espe­cial por su tra­ta­mien­to y las medi­das de con­fi­na­mien­to. En este par­ti­cu­lar el Jefe de Esta­do se opu­so y se sigue opo­nien­do a cual­quier for­ma que impli­que una cua­ren­te­na social.

Sin embar­go, que Bol­so­na­ro nom­bra­ra a un mili­tar en su gabi­ne­te no fue una sor­pre­sa. En un hecho sin pre­ce­den­tes des­de el fin de la dic­ta­du­ra en 1985, de los 22 minis­tros nue­ve son mili­ta­res de alto ran­go. Uno de los nom­bra­mien­tos más sona­dos por la impor­tan­cia del car­go es el del Gene­ral Wal­ter Bra­ga Neto, quien des­de el pasa­do seis de abril ocu­pa la jefa­tu­ra de la casa civil. Entre sus tareas cen­tra­les se encuen­tra sacar ade­lan­te un polé­mi­co pro­yec­to de Ley que pro­po­ne libe­rar las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en tie­rras indí­ge­nas de la Ama­zo­nía. Mien­tras el plan se con­cre­ta, accio­nes como la mine­ría ile­gal y sin con­trol y los incen­dios inten­cio­na­les, des­tru­yen la vida en el prin­ci­pal pul­món del mundo.

Uru­guay: La Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción, cono­ci­da como LUC, pro­me­sa de cam­pa­ña del aho­ra Pre­si­den­te Luis Laca­lle Pou, fue apro­ba­da el pasa­do 8 de julio. Cons­ta de casi 500 artícu­los y prác­ti­ca­men­te des­an­da el reco­rri­do de 15 años de gobier­nos pro­gre­sis­tas del Fren­te Amplio, en mate­ria de res­pe­to por los dere­chos civi­les, con­trol esta­tal de la edu­ca­ción y los recur­sos natu­ra­les y el libre desa­rro­llo de la pro­tes­ta social.

Aun­que la Pan­de­mia no es la cau­sa de la Ley, el momen­to fue pro­pi­cio por­que vis­tió los deba­tes del Con­gre­so de un man­to de nece­si­dad para “estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias”, sin movi­li­za­cio­nes ni expre­sio­nes de calle debi­do a la cua­ren­te­na. Entre los artícu­los más cues­tio­na­dos se encuentran:

El 11, el cual plan­tea que cual­quie­ra que “ofen­da” a la poli­cía pue­de ser dete­ni­do de 3 a 12 meses, sin expli­car quién esta­ble­ce lo que es una ofen­sa y que actos cali­fi­ca­rían como ofen­sa. En la mis­ma línea está el artícu­lo 20, el cual seña­la que los efec­ti­vos poli­cia­les podrán inte­rro­gar “autó­no­ma­men­te al impu­tado”. Es decir, no nece­si­tan orden judicial.

El artícu­lo 37, sobre Iden­ti­fi­ca­ción y adver­ten­cia poli­cial: el per­so­nal poli­cial que­da exi­mi­do de iden­ti­fi­car­se y de adver­tir. Es decir, pri­me­ro dis­pa­ro y lue­go pregunto.

Los artícu­los 448, 449 y 450 rela­cio­na­dos con “La pro­tec­ción a la libre cir­cu­la­ción”, esta­ble­cen la Ley anti pique­tes, es decir, anti pro­tes­tas en las vías. Esta medi­da le otor­ga el aval a la poli­cía para dis­per­sar mani­fes­ta­cio­nes en “pos de la tran­qui­li­dad y la libre cir­cu­la­ción” y de dete­ner a las per­so­nas que ten­gan “apa­rien­cia delic­ti­va.” Es decir, por su rostro.

En cuan­to a las huel­gas, la Ley esta­ble­ce que “toda medi­da de huel­ga debe­rá ejer­cer­se de for­ma pací­fi­ca, sin per­tur­bar el orden públi­co y agre­ga que “el Poder Eje­cu­ti­vo podrá impo­ner res­tric­cio­nes a dichas medi­das cuan­do éstas no reúnan las con­di­cio­nes esta­ble­ci­das pre­ce­den­te­men­te”. ¿A qué con­di­cio­nes se refie­re? No se sabe, por ello la ampli­tud en la inter­pre­ta­ción de la Ley aler­ta a las cen­tra­les obre­ras por posi­bles esce­na­rios de cri­mi­na­li­za­ción de las pro­tes­tas laborales.

Sobre el mode­lo de país, la “LUC” crea el mar­co legal para retor­nar al neo­li­be­ra­lis­mo puro: mer­can­ti­li­za­ción de la edu­ca­ción, pri­va­ti­za­ción de empre­sas petro­le­ras y del cam­po. El opo­si­tor par­ti­do Fren­te Amplio, con­si­de­ra que se tra­ta de una ley «anti­po­pu­lar, incons­ti­tu­cio­nal, repre­si­va y regresiva”.

Chi­le: En esta nación el año comen­zó con un esta­lli­do social sin pre­ce­den­tes des­de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet hace más de 30 años y sólo la Pan­de­mia des­mo­vi­li­zó las calles toma­das des­de el 18 de octu­bre de 2019.

Este reco­gi­mien­to obli­ga­do de millo­nes de chi­le­nos ha sido apro­ve­cha­do con­tra reloj por el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra para con­ce­bir decre­tos y leyes que afec­tan direc­ta­men­te a una gran masa pro­tes­tan­te, que, entre otras cosas, lo puso con­tra las cuerdas.

La pri­me­ra orden del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, des­de que ins­ta­ló el Esta­do de Excep­ción Cons­ti­tu­cio­nal a cau­sa de la Pan­de­mia, fue sacar los mili­ta­res a las calles y decre­tar toque de que­da en todo el país.

Ade­más, en la medi­da que la aten­ción se cen­tra en la Pan­de­mia, la com­pra de arma­men­to, vehícu­los y otras dota­cio­nes aumen­ta. A prin­ci­pios de julio el gobierno abrió una lici­ta­ción para la com­pra de 130 esco­pe­tas anti­dis­tur­bios y a media­dos del mis­mo mes, lle­gó al país un enor­me carro lan­za agua, que, según la secre­ta­ria del inte­rior, son par­te de “varios que se com­pra­ron en 2019 en un plan de moder­ni­za­ción de Carabineros”.

Sobre este cuer­po poli­cial recaen las prin­ci­pa­les denun­cias de vio­la­ción de dere­chos huma­nos duran­te el esta­lli­do social, sus­ten­ta­das en varios muer­tos y miles de heri­dos, entre los que se encuen­tran más de 400 per­so­nas con pér­di­da del glo­bo ocu­lar por dis­pa­ros de bali­nes direc­to a los ojos. De ellos, más de 30 que­da­ron total­men­te cie­gos. Orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la ONU lo corro­bo­ran y piden al gobierno de Piñe­ra accio­nes que limi­ten su fuerza.

En este mis­mo con­tex­to de Pan­de­mia, el gobierno de Piñe­ra envió a la Arau­ca­nía, región con pre­sen­cia his­tó­ri­ca de pue­blos indí­ge­nas Mapu­ches, un amplio con­tin­gen­te mili­tar para sumar­se al que ya hace pre­sen­cia en la zona.

La excu­sa del eje­cu­ti­vo es la extra­ña explo­sión de una torre de comu­ni­ca­ción, cali­fi­ca­da por las auto­ri­da­des mili­ta­res como un acto terro­ris­ta, mien­tras que la Fis­ca­lía no se ade­lan­ta en cali­fi­ca­ti­vos. Varios ana­lis­tas chi­le­nos seña­lan que se tra­ta de un mon­ta­je para mili­ta­ri­zar la región bajo la excu­sa, otra vez, del Esta­do de Excep­ción. Bien vale recor­dar que los pue­blos ori­gi­na­rios son inexis­ten­tes en éste país, par­tien­do de la pro­pia Constitución.

Por esto y por la fal­ta de pro­gra­mas de aten­ción de emer­gen­cia (ren­ta bási­ca uni­ver­sal) para los sec­to­res más afec­ta­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca, la indig­na­ción cre­ce y la favo­ra­bi­li­dad del Pre­si­den­te Piñe­ra se des­plo­ma a míni­mos his­tó­ri­cos. Según el más recien­te son­deo de la empre­sa Pla­za Públi­ca Cadem, la apro­ba­ción del pre­si­den­te Jefe de Esta­do cayó a un 12 por ciento.

Perú: en esta nación el pue­blo no solo se preo­cu­pa por el mal mane­jo de la pan­de­mia y el dolor dia­rio ante la muer­te, sino por el cre­cien­te auto­ri­ta­ris­mo impues­to por un poder eje­cu­ti­vo, que recor­de­mos, no fue elec­to en las urnas.

A fina­les de mar­zo, una vez apa­re­cie­ron los pri­me­ros casos de Covid-19 en el país, el Con­gre­so pro­mul­gó la “Ley de Gati­llo Fácil”. Aun­que fue apro­ba­da en el mar­co del esta­do de emer­gen­cia por la Pan­de­mia, su carác­ter será per­ma­nen­te. La mis­ma exi­me de toda res­pon­sa­bi­li­dad a los miem­bros de la fuer­za públi­ca que usen sus armas con­tra la pobla­ción civil en “cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes”. Los uni­for­ma­dos no podrán ser dete­ni­dos si matan o hie­ren a una per­so­na. Ade­más, tie­nen la liber­tad para dis­pa­rar con­tra una per­so­na des­ar­ma­da. La Ley que abre la puer­ta a los abu­sos poli­cia­les y a la impu­ni­dad esta­tal, ya pre­sen­ta varias denun­cias. El gobierno hace silencio.

Boli­via: a nue­ve meses del gol­pe de esta­do con­tra el Pre­si­den­te Evo Mora­les, el esta­do poli­cial – mili­tar está tan vigen­te como des­de ese noviem­bre de 2019. El país extien­de el esta­do de emer­gen­cia y en la mis­ma medi­da el con­fi­na­mien­to social. Sin apo­yo esta­tal y un sis­te­ma sani­ta­rio colap­sa­do, la gen­te deci­dió salir a pro­tes­tar arries­gan­do su vida.

En un sin núme­ro de tes­ti­mo­nios se escu­cha “mori­re­mos de Covid o mori­re­mos de ham­bre, pero de algo mori­re­mos”, expre­san­do con ello su des­es­pe­ran­za. La res­pues­ta del esta­do es la repre­sión a tra­vés de las armas, tal como hemos vis­to en varios departamentos.

En la madru­ga­da del pasa­do 4 de julio, avio­nes mili­ta­res rea­li­za­ron vue­los rasan­tes sobre la pobla­ción de K’ara K’ara en Cocha­bam­ba. Mien­tras por tie­rra, un ope­ra­ti­vo poli­cial y mili­tar repri­mía a veci­nos de la zona, que des­de hacía una sema­na exi­gían la libe­ra­ción de 8 dete­ni­dos, el dere­cho al agua, al pan, a la comi­da y al tra­ba­jo. La mayo­ría de esta pobla­ción se sus­ten­ta del tra­ba­jo informal.

En otro de los hechos más evi­den­tes de auto­ri­ta­ris­mo, el gobierno de fac­to dis­pu­so del ascen­so de un gru­po de mili­ta­res sin pasar por la revi­sión de la Asam­blea Legis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal ‑tal como lo seña­la la Cons­ti­tu­ción- ampa­ra­dos en la Pan­de­mia. Pre­via­men­te, el alto man­do mili­tar acu­dió de uni­for­me al Par­la­men­to para recla­mar la apro­ba­ción de los ascen­sos, lo que el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo, MAS, (par­ti­do con mayo­ría en ambas cáma­ras) denun­ció como una cla­ra ame­na­za al poder legislativo.

Pero los ejem­plos con­ti­núan y la Pan­de­mia como excu­sa para seguir hora­dan­do la demo­cra­cia no se detie­ne. El gobierno de fac­to, que pro­me­tió ser “de tran­si­ción”, pre­sio­nó para que las elec­cio­nes gene­ra­les y pre­si­den­cia­les, se apla­za­rán por ter­ce­ra vez.

El 18 de octu­bre pró­xi­mo serán los comi­cios y para garan­ti­zar que la fecha es ina­mo­vi­ble, la Cen­tral Obre­ra y orga­ni­za­cio­nes socia­les, cam­pe­si­nas e indí­ge­nas midie­ron fuer­zas en las calles por una sema­na y lo logra­ron. Una Ley con­tem­pla que ese domin­go las y los boli­via­nos ins­cri­tos en el padrón elec­to­ral, podrán ir a las urnas para esco­ger al nue­vo Pre­si­den­te y Vice­pre­si­den­te de la nación.

Una de las razo­nes por las que los gol­pis­tas se excu­san en la pan­de­mia para no lla­mar a elec­cio­nes son las encues­tas. La fór­mu­la del MAS (Movi­mien­to al Socia­lis­mo) ocu­pa el pri­mer lugar de favo­ra­bi­li­dad, lejos de los sie­te aspi­ran­tes de dere­cha, todos apo­ya­do­res del Gol­pe de Estado.

Ecua­dor: Con el mis­mo argu­men­to des­de que lle­gó a la Pre­si­den­cia, Lenin Moreno adver­tía en mayo pasa­do que pro­duc­to de la “pesa­da heren­cia del Correis­mo”, el eje­cu­ti­vo debía tomar drás­ti­cas medi­das económicas.

Y así fue, sin impor­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad de la pobla­ción, la Asam­blea Nacio­nal apro­bó la lla­ma­da «Ley de Apo­yo Huma­ni­ta­rio”. La nor­ma que entró en vigen­cia en junio, per­mi­te la reduc­ción de la jor­na­da labo­ral has­ta en un 50% y la dis­mi­nu­ción de sala­rios has­ta en un 45%. Las nego­cia­cio­nes “libres” entre emplea­dor y emplea­do auto­ri­zan los des­pi­dos masi­vos, tal como ya está sucediendo.

En cuan­to a la edu­ca­ción, el recor­te para las uni­ver­si­da­des públi­cas es de US$100 millo­nes. Más de 30 uni­ver­si­da­des y escue­las téc­ni­cas públi­cas se verán afec­ta­das, así como los pro­gra­mas de becas de estu­dios supe­rio­res en el exterior.

Pese a la cri­sis sani­ta­ria por el mal mane­jo de la Pan­de­mia, el gobierno pagó USS 324 millo­nes al FMI, BM, CAF y al BID, en con­tra­vía de los pedi­dos de eco­no­mis­tas, la opo­si­ción polí­ti­ca y orga­ni­za­cio­nes socia­les, de no pagar la deu­da por aho­ra, como ha suce­di­do en otras naciones.

Se tra­ta­ba de dine­ro nece­sa­rio para aten­der la tra­ge­dia que ha vivi­do la nación, espe­cial­men­te Gua­ya­quil, en don­de las auto­ri­da­des sani­ta­rias tuvie­ron que pedir dis­cul­pas públi­cas por el extra­vío de 200 cuer­pos de per­so­nas falle­ci­das por la Covid-19.

Todos estos hechos han gene­ra­do pro­tes­tas en la mayo­ría de ciu­da­des del país. Algu­nos han dicho “cua­ren­te­na con ham­bre no dura” y “Pri­sión para los corrup­tos, tra­ba­jo para el pue­blo”. Sobre lo últi­mo hacen refe­ren­cia al escán­da­lo de corrup­ción que vin­cu­la al ex pre­si­den­te Abda­lá Buca­ram y a algu­nos de sus fami­lia­res, en la adqui­si­ción ile­gal de medi­ci­nas y equi­pos hos­pi­ta­la­rios para la aten­ción de pacien­tes con el virus. La Fis­ca­lía los acu­sa de aso­cia­ción ile­gal en el comer­cio de medi­ci­nas. El expre­si­den­te y varios de los impli­ca­dos están en pri­sión domiciliaria. 

Cie­rro este reco­rri­do por algu­nas nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na recor­dan­do la razón de ser de este artícu­lo: La pan­de­mia como excu­sa per­fec­ta para pro­fun­di­zar el poder de domi­na­ción sobre los pue­blos, sin pudor alguno. Un poder opre­sor, que como vimos, se vale de varia­das estra­te­gias y que toma for­mas neo fas­cis­tas supe­rio­res a las ya cono­ci­das para garan­ti­zar el con­trol del modelo.

¿Cuál es el con­tra cara? Que la sabi­du­ría de los movi­mien­tos socia­les encuen­tre las respuestas.

fuen­te: Telesur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *