Nues­tra­mé­ri­ca. Las rela­cio­nes con Chi­na, un camino recien­te

Por Juan J. Paz-y-Miño Cepe­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de agos­ton­de 2020.

Chi­na era visua­li­za­da des­de Amé­ri­ca Lati­na como un país “comu­nis­ta” lejano y des­co­no­ci­do, excep­to por algún epi­so­dio de sig­ni­fi­ca­ción, como la “revo­lu­ción cul­tu­ral” de los años sesen­ta. Hoy Amé­ri­ca Lati­na encuen­tra en Chi­na no solo las posi­bi­li­da­des para debi­li­tar la tra­di­cio­nal depen­den­cia con los EE.UU., sino la opor­tu­ni­dad para pro­mo­ver la eco­no­mía bajo otro tipo de deman­das.

En la tra­di­ción edu­ca­ti­va de las escue­las y cole­gios de Amé­ri­ca Lati­na se ha pri­vi­le­gia­do el esque­ma de la his­to­ria uni­ver­sal, que la divi­de en pre­his­to­ria y las eda­des anti­gua, media, moder­na y con­tem­po­rá­nea. Se tra­ta de un esque­ma con visión euro­cén­tri­ca y, por tan­to, en la región se cono­cen más pro­ce­sos y acon­te­ci­mien­tos de Euro­pa, algo de los EE.UU., bas­tan­te poco de la mis­ma Amé­ri­ca Lati­na y prác­ti­ca­men­te nada de Áfri­ca o del Asia, excep­tuan­do refe­ren­cias gene­ra­les como, por ejem­plo, des­ta­car a las mile­na­rias cul­tu­ras del Orien­te en el capí­tu­lo que corres­pon­de a la Edad Anti­gua. Los estu­dios sobre estas regio­nes que­dan para los ámbi­tos uni­ver­si­ta­rios o la dedi­ca­ción par­ti­cu­lar. En con­se­cuen­cia, no es raro que se des­co­noz­ca sobre Chi­na, a pesar de su pre­sen­cia en la geo­po­lí­ti­ca mun­dial y de su cre­cien­te incur­sión en la vida eco­nó­mi­ca de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos.

La visión sobre la pre­sen­cia chi­na tam­bién tie­ne sin­gu­la­res expre­sio­nes. Duran­te el siglo XIX repu­bli­cano, en diver­sos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se prohi­bía el ingre­so de los “chi­nos”. En Ecua­dor esa prohi­bi­ción inclu­so se man­tu­vo a pesar de la Revo­lu­ción Libe­ral (1895). En Perú, la inmi­gra­ción de asiá­ti­cos, todos iden­ti­fi­ca­dos gené­ri­ca­men­te como “chi­nos” (los “coolies”), sir­vió para la super­ex­plo­ta­ción de su tra­ba­jo. Solo con el avan­ce del siglo XX fue­ron acep­ta­dos, aun­que hubo sobre ellos rece­los y exclu­sio­nes, pues se los iden­ti­fi­ca­ba con el con­su­mo del opio, los bajos nego­cios, la delin­cuen­cia y has­ta el “comu­nis­mo”. Los barrios chi­nos en algu­nas ciu­da­des cre­cie­ron por el mar­gi­na­mien­to. Natu­ral­men­te, todo ello se debió a este­reo­ti­pos gene­ra­li­za­dos y caren­tes de fun­da­men­to.

Pero la his­to­ria de Chi­na es com­ple­ja. Cier­ta­men­te podría remi­tir­se a su “pre­his­to­ria”, pasar por la épo­ca de las dinas­tías y seguir al fabu­lo­so impe­rio; la vin­cu­la­ción a la “his­to­ria mun­dial” ocu­rre en el siglo XVI, con la incur­sión de los por­tu­gue­ses. Duran­te el siglo XIX se pro­du­cen las gue­rras de los cla­nes y gran­des rebe­lio­nes popu­la­res; ade­más están las “gue­rras del opio” con los bri­tá­ni­cos o la que se tuvo con Japón. La Repú­bli­ca de Chi­na recién se esta­ble­ció en 1912, aun­que los esfuer­zos para la uni­fi­ca­ción del país toda­vía dura­ron algún tiem­po. En 1927 esta­lló la gue­rra civil y el Kuo­min­tang (Par­ti­do Nacio­na­lis­ta) pasó a com­ba­tir al “comu­nis­mo”; sin embar­go, uni­fi­ca­ron fuer­zas para enfren­tar la inva­sión del Japón, que pro­vo­có 20 millo­nes de muer­tos entre la pobla­ción chi­na, una masa­cre com­pa­ra­ble a la que sufrió la URSS duran­te la II Gue­rra Mun­dial (1939−1945), al enfren­tar a las poten­cias del Eje. Derro­ta­do el Japón, la gue­rra civil inter­na se reanu­dó y en 1949 los comu­nis­tas triun­fa­ron y la Chi­na se divi­dió en dos: la Repú­bli­ca Chi­na en la isla de Tai­wan, bajo el gobierno del nacio­na­lis­ta Chiang Kai-shek y la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na (RPCh) en el con­ti­nen­te, bajo el gobierno de Mao Zedong.

El con­flic­to ideo­ló­gi­co-polí­ti­co entre la URSS y la RPCh esta­lló en la déca­da de 1960 y arras­tró a los par­ti­dos comu­nis­tas. En Ecua­dor, jun­to al PCE, fun­da­do en 1931, apa­re­ció el Par­ti­do Comu­nis­ta Mar­xis­ta Leni­nis­ta (PCML, 1964) de orien­ta­ción maoís­ta, cuyo acti­vis­mo se expan­dió por las uni­ver­si­da­des públi­cas, en las que logra­ron impo­ner su pre­sen­cia, inclu­so acu­dien­do a méto­dos de agre­sión e inti­mi­da­ción. De otra par­te, debi­do a la gue­rra fría, lar­go tiem­po se man­tu­vie­ron rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con la Chi­na nacio­na­lis­ta, pues recién en 1971 la RPCh fue reco­no­ci­da como repre­sen­tan­te úni­ca en las Nacio­nes Uni­das y en 1972 el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Richard Nixon y el pre­si­den­te Mao Zedong sella­ron sus pro­pias rela­cio­nes. Ecua­dor esta­ble­ció rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con la RPCh en 1980, con el pre­si­den­te Jai­me Rol­dós (1979−1981). Era la épo­ca en la que Chi­na mane­ja­ba la teo­ría de los cua­tro mun­dos: el del impe­ria­lis­mo, enca­be­za­do por los EE.UU.; el del “socia­lim­pe­ria­lis­mo sovié­ti­co” de la URSS, que se tuvo como el “enemi­go prin­ci­pal”; el socia­lis­mo y el “Ter­cer Mun­do”, con el que la Chi­na de Mao se iden­ti­fi­ca­ba.

A pesar de estos avan­ces, Chi­na era visua­li­za­da des­de Amé­ri­ca Lati­na como un país “comu­nis­ta” lejano y des­co­no­ci­do, excep­to por algún epi­so­dio de sig­ni­fi­ca­ción, como la “revo­lu­ción cul­tu­ral” de los años sesen­ta. Sin duda, era vis­ta como una poten­cia en cre­ci­mien­to, que dispu­taba influen­cia mun­dial con la URSS. Pero, ade­más, des­pués de la muer­te de Mao Zedong (1976), la RPCh ha mar­ca­do un camino de cla­ra expan­sión, que ha acom­pa­ña­do a sus dis­tin­tos momen­tos de cre­ci­mien­to y de polí­ti­cas de Esta­do, ajus­ta­das a las nue­vas reali­da­des del mis­mo país. Esa evo­lu­ción his­tó­ri­ca recien­te de la RPCh es poco cono­ci­da e inves­ti­ga­da. Hay con­fu­sión en apre­ciar las estruc­tu­ras inter­nas y por ello inclu­so entre aca­dé­mi­cos se habla de “capi­ta­lis­mo de Esta­do”, de “impe­ria­lis­mo chino”, de “socia­lis­mo chino” y has­ta de “socia­lis­mo de mer­ca­do”. Son pocos los exper­tos lati­no­ame­ri­ca­nos en el tema y he que­da­do bien impre­sio­na­do de tra­ba­jos como el que ha empren­di­do el pro­fe­sor bra­si­le­ño Elías Jab­bour, un pro­fun­do cono­ce­dor del tema, quien en su últi­mo libro Chi­na: Socia­lis­mo e Des­en­vol­vi­men­to. Sete déca­das depois (2019) pre­ci­sa­men­te deba­te el uso de aque­llos tér­mi­nos, a fin de poder enten­der las lógi­cas del desa­rro­llo de la eco­no­mía chi­na hacia un socia­lis­mo en pro­ce­so de cons­truc­ción per­ma­nen­te, bajo la guía del mar­xis­mo y del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino. 

El pri­mer inte­rés de la expan­sión chi­na se con­cen­tró en el inter­cam­bio comer­cial. Bra­sil es el país lati­no­ame­ri­cano que alcan­zó mayo­res nive­les de mer­ca­do fren­te a los otros paí­ses de la región. En ese mar­co, varios pre­si­den­tes ecua­to­ria­nos visi­ta­ron Chi­na en dis­tin­tos momen­tos. Des­pués siguie­ron las inver­sio­nes chi­nas direc­tas y tam­bién los cré­di­tos. De hecho, la pri­me­ra reu­nión minis­te­rial del Foro Chi­na-Celac se pro­du­jo en 2015, en Bei­jing. En Ecua­dor las rela­cio­nes se for­ta­le­cie­ron duran­te el gobierno del pre­si­den­te Rafael Correa (2007−2017), cuan­do cre­cie­ron las inver­sio­nes chi­nas en infra­es­truc­tu­ras y tam­bién los cré­di­tos. Ade­más, fue­ron sus­cri­tas tan­to la Decla­ra­ción para el Esta­ble­ci­mien­to de la Aso­cia­ción Estra­té­gi­ca (2015), como la de Aso­cia­ción Estra­té­gi­ca Inte­gral (2016). En la vida coti­dia­na cre­ció otro fenó­meno: la pro­li­fe­ra­ción de peque­ños y media­nos nego­cios “chi­nos”, entre los que algu­nos man­tie­nen puer­tas abier­tas las 24 horas y los 7 días de la sema­na. Y, ade­más, la expan­sión de pro­duc­tos “made in Chi­na”, de cali­dad diver­sa, pero nor­mal­men­te muy bara­tos.

Esos acuer­dos y la mis­ma rela­ción con Chi­na fue­ron cues­tio­na­dos por sec­to­res de la dere­cha eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, que inclu­so argu­men­ta­ron sobre la “entre­ga” del país a Chi­na. Bajo el ambien­te de la “des­co­rrei­za­ción”, tam­bién des­de el gobierno de Lenín Moreno se han cues­tio­na­do las obras chi­nas con “sobre­pre­cios” o “mal cons­trui­das”, así como la “escan­da­lo­sa” deu­da exter­na con Chi­na.

Des­de lue­go, se tra­ta de pala­bre­ría pro­pia de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca nacio­nal, por­que el mis­mo gobierno de Moreno ha con­ti­nua­do las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas con la poten­cia asiá­ti­ca.

Indu­da­ble­men­te, los intere­ses de la RPCh están en jue­go den­tro de la geo­es­tra­te­gia mun­dial de las gran­des poten­cias y par­ti­cu­lar­men­te se enfren­tan hoy con los EE.UU. La cri­sis de la pan­de­mia mun­dial por el coro­na­vi­rus tam­bién ha pasa­do a ser otro com­po­nen­te para la “gue­rra eco­nó­mi­ca” con­tra Chi­na. Bajo ese telón de fon­do, Amé­ri­ca Lati­na encuen­tra en Chi­na no solo las posi­bi­li­da­des para debi­li­tar la tra­di­cio­nal depen­den­cia con los EE.UU., sino la opor­tu­ni­dad para pro­mo­ver la eco­no­mía bajo otro tipo de deman­das. El pro­ble­ma que enfren­ta es la inexis­ten­cia de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas comu­nes, pues la hege­mo­nía de gobier­nos neo­li­be­ra­les y empre­sa­ria­les impi­de la adop­ción de ins­tru­men­tos de inte­gra­ción regio­nal, basa­dos en la defi­ni­ción de estra­te­gias pro­pias, para un mun­do que ha pasa­do a ser mul­ti­po­lar.

Fuen­te: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *