Nación Mapu­che. Comu­ni­ca­do de los pre­sos de Temu­co: «La huel­ga de ham­bre es una trin­che­ra de lucha»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de agos­to de 2020.

A la nación mapu­che y a la opi­nión publi­ca en gene­ral, los PPM del módu­lo comu­ne­ros del CCP Temu­co, mani­fes­ta­mos lo siguien­te:
La pri­sión polí­ti­ca ha sido una con­se­cuen­cia des­de que exis­te el con­flic­to his­tó­ri­co entre nues­tro Pue­blo Nación Mapu­che y los Esta­dos de Chi­le y Argen­ti­na, hacién­do­se explí­ci­tas las con­tra­dic­cio­nes toda vez que nues­tra gen­te ha hecho recla­ma­cio­nes de terri­to­rio y auto­no­mía. Fren­te a ésto, la res­pues­ta por par­te de los gobier­nos de turno ha sido la repre­sión y la mili­ta­ri­za­ción en zonas emble­má­ti­cas, judi­cia­li­za­ción, cri­mi­na­li­za­ción y cár­cel, toda vez que los Esta­dos se han nega­do a res­pon­der a las jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes de fon­do y se han nega­do a dar solu­cio­nes polí­ti­cas al con­flic­to, debi­do a que los pro­ce­sos de lucha gene­ran gran­des per­jui­cios a su mode­lo eco­nó­mi­co que es de tipo capi­ta­lis­ta-neo­li­be­ral. Esto, por­que en los terri­to­rios ocu­pa­dos se encuen­tran fores­ta­les, hidro­eléc­tri­cas, mine­ras, lati­fun­dis­tas y demás intere­ses de tipo extrac­ti­vis­ta. Debi­do a lo ante­rior, es que como Pue­blo Nación Mapu­che, par­ti­cu­lar­men­te aque­llos sec­to­res más com­pro­me­ti­dos con la cau­sa por recu­pe­rar el terri­to­rio y la liber­tad, agru­pa­dos en el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta, debe­mos acu­mu­lar fuer­za y con­fron­tar direc­ta­men­te a estos intere­ses que bus­can saquear nues­tra Ñuke Mapu. Por esto, es que nos defi­ni­mos como auto­no­mis­tas y anti­ca­pi­ta­lis­tas, sien­do par­te de comu­ni­da­des, lof y orga­ni­za­cio­nes que bus­can a tra­vés de nues­tros wei­cha­fe y gen­te movi­li­za­da recons­truir polí­ti­ca, terri­to­rial, cul­tu­ral, espi­ri­tual y mili­tar­men­te nues­tro pue­blo. En otras pala­bras, somos par­te de un pro­yec­to polí­ti­co que, como mili­tan­tes del movi­mien­to mapu­che, ha deci­di­do asu­mir la con­fron­ta­ción direc­ta al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sien­do muchas veces encar­ce­la­dos por las ideas que lle­va ade­lan­te el movi­mien­to mapu­che auto­no­mis­ta.
Como hemos dicho ante­rior­men­te, en el mar­co de este con­flic­to es que los Esta­dos, repre­sen­ta­dos por dis­tin­tos gobier­nos, no han duda­do en poner­se fiel­men­te al ser­vi­cio del empre­sa­ria­do y han bus­ca­do de dis­tin­tas mane­ras asu­mir el con­flic­to en con­tra de nues­tro pue­blo, con­flic­to que ya se arras­tra hace más de dos déca­das, a tra­vés de la coop­ta­ción, inte­gra­ción, infil­tra­ción, mili­ta­ri­za­ción y cár­cel en con­tra de aque­llos que no hemos tran­za­do con la línea de la recons­truc­ción de nues­tro pue­blo nación mapu­che, apli­can­do toda la rigu­ro­si­dad de sus leyes, téc­ni­cas repre­si­vas y, muchas veces, sobre­pa­san­do su pro­pia ins­ti­tu­ció­na­li­dad para man­te­ner en pri­sión a nues­tra gen­te. Es por todo lo ante­rior que nos rei­vin­di­ca­mos como pre­sos polí­ti­cos mapu­che.
Así como el enemi­go bus­ca con­ti­nuar su arre­me­ti­da, inclu­so con la pre­sen­cia de infra­es­truc­tu­ra y dota­ción mili­tar, noso­tros hace­mos el lla­ma­do a con­ti­nuar en la sen­da de la libe­ra­ción nacio­nal, el wei­chan, el con­trol terri­to­rial y el sabo­ta­je en con­tra de las gran­des empre­sas capi­ta­lis­tas que ocu­pan el terri­to­rio mapu­che, vol­vien­do a posi­cio­nar­nos en las tie­rras que se encuen­tran en manos del extrac­ti­vis­mo, reapro­pián­do­nos de una vida mapu­che al inte­rior de esos pre­dios, ejer­cien­do el con­trol terri­to­rial para que nun­ca más vuel­van a manos del capi­tal. La recons­truc­ción nacio­nal mapu­che se con­si­gue con lucha, sabo­ta­je y con nues­tras pro­pias prác­ti­cas y línea pro­pia, no al lado de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ni de sec­to­res que hoy tra­tan de poner­se al fren­te de nues­tras deman­das, sec­to­res que cuan­do fue­ron gobierno, no hicie­ron más que per­se­guir­nos, encar­ce­lar­nos y poner­se de rodi­llas fren­te al empre­sa­ria­do. Por esto mis­mo es que lla­ma­mos a nues­tra gen­te a no con­ti­nuar reci­bien­do miga­jas. Nues­tra deman­da es cla­ra y, el Esta­do, debe devol­ver lo usur­pa­do, reti­rar­se en con­jun­to con el gran empre­sa­ria­do que tie­ne en sus manos nues­tras tie­rras, y que, gra­cias a la pren­sa bur­gue­sa son omi­ti­dos como par­te pri­mor­dial de este con­flic­to.
Las empre­sas capi­ta­lis­tas (fores­ta­les, hidro­eléc­tri­cas, lati­fun­dio y demás intere­ses del gran capi­tal) son nues­tros ver­da­de­ros enemi­gos, no así el ciu­da­dano común, el pobla­dor no mapu­che, los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos pobres. Esa es una fal­sa reali­dad que quie­re ins­ta­lar el fas­cis­mo de extre­ma dere­cha de la mano de los medios de comu­ni­ca­ción bur­gue­ses.
Como pre­sos polí­ti­cos mapu­che, somos fie­les mili­tan­tes de la lucha auto­no­mis­ta, miem­bros de lof, comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes que, des­de afue­ra, con­ti­núan luchan­do en con­tra prin­ci­pal­men­te de las fores­ta­les. Sus prin­ci­pios y éti­ca nos rigen, por lo ante­rior es que rei­vin­di­ca­mos la vio­len­cia polí­ti­ca como for­ma legí­ti­ma de resis­ten­cia y auto­de­fen­sa al capi­ta­lis­mo extrac­ti­vis­ta, eso sí, res­pe­tan­do la vida de la gen­te a quie­nes el empre­sa­ria­do y el Esta­do uti­li­za como chi­vo expia­to­rio para sus­ten­tar el supues­to terro­ris­mo y acu­sa­cio­nes en con­tra de nues­tro pue­blo.
Así mis­mo, res­pal­da­mos ple­na­men­te el cami­nar de los wei­cha­fe y de aque­llos sec­to­res real­men­te com­pro­me­ti­dos en la recons­truc­ción nacio­nal mapu­che. Des­li­gán­do­nos de aque­llos sec­to­res que sólo bus­can sacar un rédi­to y apro­ve­cha­mien­to polí­ti­co para otros fines, y que no apor­tan, muy por el con­tra­rio, con­fun­den y estan­can muchas veces los logros de aque­llos que cree­mos en la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo-nación.
Por últi­mo, decla­ra­mos que, asu­mi­mos la huel­ga de ham­bre como una trin­che­ra de lucha des­de las cár­ce­les, acla­ran­do a su vez que nues­tra huel­ga y movi­li­za­ción es polí­ti­ca y por las gran­des deman­das de nues­tro pue­blo. De la mis­ma mane­ra, pre­ten­de res­pal­dar la dig­na lucha que se lle­va afue­ra, tan­to las pro­pues­tas polí­ti­cas como los aná­li­sis de nues­tras orga­ni­za­cio­nes y lof en resis­ten­cia. Es por esto mis­mo que enfren­ta­mos la pri­sión polí­ti­ca con dig­ni­dad y espe­ran­do ser un apor­te a la lucha de recons­truc­ción nacio­nal mapu­che, hacien­do a la vez un lla­ma­do a nues­tra gen­te a con­ti­nuar con las recu­pe­ra­cio­nes terri­to­ria­les a tra­vés del con­trol terri­to­rial, a con­ti­nuar con la resis­ten­cia y el accio­nar de nues­tros wei­cha­fe en con­tra de las diver­sas inver­sio­nes capi­ta­lis­tas. Por tan­to, nues­tras deman­das son:

  • TERRITORIO Y AUTONOMÍA PARA LA NACIÓN MAPUCHE
  • DESPROCESAMIENTO INMEDIATO DE TODOS LOS LUCHADORES DEL MOVIMIENTO MAPUCHE
  • LIBERTAD INMEDIATA A TODOS LOS PPM
  • DESMILITARIZACIÓN DEL WALLMAPU

Amu­le­pe taiñ wei­chan – Mari­chi­weu!!

Daniel Canio Tral­cal
Fer­mín Már­quez Inal
Cris­topher Pino Curin
Vic­tor Mari­leo Anca­pi
Jose Cace­resn Sala­man­ca
Facun­do Jones Hua­la

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *