Femi­nis­mos. En Madrid las lim­pia­do­ras dicen “Para ellos somos como las jerin­gas, des­car­ta­bles”

Por Jose­fi­na L. Mar­tí­nez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de agos­to de 2020.

Con­cen­tra­ción de las lim­pia­do­ras del Hos­pi­tal Gre­go­rio Mara­ñón con­tra la pri­va­ti­za­ción el 11 de junio. Twit­ter @iDiarioES

Las vidas de lim­pia­do­ras, auxi­lia­res, cui­da­do­ras, enfer­me­ras… impor­tan. Estas muje­res, esla­bo­nes más pre­ca­rios de la aten­ción sani­ta­ria, se movi­li­zan des­de Madrid a Bue­nos Aires para recla­mar sus dere­chos

Lim­pia­do­ras, cela­do­ras, auxi­lia­res, cui­da­do­ras, enfer­me­ras… sus cuer­pos exhaus­tos son los esla­bo­nes más pre­ca­rios en la cade­na de la aten­ción sani­ta­ria. Quie­nes se han expues­to en pri­me­ra línea para com­ba­tir una pan­de­mia que nadie espe­ra­ba, y para la que no está­ba­mos pre­pa­ra­dos. Des­de Madrid a la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, en Argen­ti­na, ellas se orga­ni­zan con­tra pri­va­ti­za­cio­nes y recor­tes, por­que las vidas de las tra­ba­ja­do­ras tam­bién impor­tan y la sani­dad no debe­ría ser un nego­cio. 

“Somos esen­cia­les. Sin una bue­na lim­pie­za, un hos­pi­tal no fun­cio­na”

Duran­te la pri­me­ra ola de la pan­de­mia, las lim­pia­do­ras sani­ta­rias estu­vie­ron en el cen­tro de la tor­men­ta. En Madrid, epi­cen­tro de la cri­sis, arries­ga­ron sus vidas para desin­fec­tar salas de urgen­cia, fre­gar sue­los y qui­ró­fa­nos, sin con­tar con la pro­tec­ción ade­cua­da. ¿Y cómo les paga­ron? El gobierno de Díaz Ayu­so anun­cia­ba el 3 de junio la pri­va­ti­za­ción del ser­vi­cio de lim­pie­za del Hos­pi­tal Gre­go­rio Mara­ñón (el úni­co hos­pi­tal de la ciu­dad que has­ta aho­ra man­tie­ne a las lim­pia­do­ras en plan­ti­lla). Gra­cias a la lucha de las tra­ba­ja­do­ras y las denun­cias pre­sen­ta­das por los sin­di­ca­tos, la lici­ta­ción se ha fre­na­do, pero pue­de reto­mar­se en cual­quier momen­to. Por eso, ellas se han orga­ni­za­do y siguen en pie de gue­rra. En pleno verano, duran­te julio y agos­to, se las podía ver con sus batas ver­des y ama­ri­llas fren­te a las puer­tas del hos­pi­tal, acom­pa­ña­das por veci­nos, estu­dian­tes y orga­ni­za­cio­nes soli­da­rias. Aho­ra pre­pa­ran una gran mani­fes­ta­ción para sep­tiem­bre. 

María Villa Fuen­tes Sán­chez empe­zó a tra­ba­jar en el Gre­go­rio Mara­ñón hace 15 años. Pri­me­ro hacien­do suplen­cias, y con un pues­to esta­ble des­de el 2015. “La pan­de­mia la vivi­mos con sus­to, era algo que no cono­cía­mos, y nadie nos expli­ca­ba nada. No tenía­mos mate­ria­les para enfren­tar­nos a desin­fec­cio­nes, con per­so­nas que habían con­traí­do el virus e inclu­so que habían falle­ci­do”. Cuen­ta que los pro­to­co­los cam­bia­ban todos los días, la incer­ti­dum­bre era total y ter­mi­na­ban ago­ta­das. Son 553 lim­pia­do­ras, entre el Hos­pi­tal Cen­tral y la Mater­ni­dad, inclu­yen­do el per­so­nal que se con­tra­tó para refor­zar la lucha con­tra el coro­na­vi­rus.

“Todas las com­pa­ñe­ras nos mirá­ba­mos sin decir nada y con una gran tris­te­za. Y lue­go la vuel­ta a casa era lo más duro, por­que no sabía­mos lo que podía­mos lle­var a nues­tros hijos o nues­tros padres, per­so­nas mayo­res”. Su rela­to es estre­me­ce­dor: “Fue como el peor de los sue­ños, como una pelí­cu­la de cien­cia fic­ción, don­de por un sim­ple virus la gen­te va murien­do y hay un caos tre­men­do. Pues eso es lo que vivi­mos allí. Y des­pués de todo lo que hemos pasa­do, que fue­ron meses muy duros y ago­ta­do­res, nos dan la noti­cia de que quie­ren pri­va­ti­zar el ser­vi­cio de lim­pie­za de este hos­pi­tal”, dice con indig­na­ción. “En el ser­vi­cio de lim­pie­za somos las gran­des olvi­da­das, las invi­si­bles, pero nos hemos dado cuen­ta de que somos muy impor­tan­tes. Somos esen­cia­les. Por­que si en esta pan­de­mia no hubie­ra habi­do una lim­pie­za pro­fe­sio­nal, exhaus­ti­va y minu­cio­sa, hubie­ra muer­to muchí­si­ma más gen­te.” 

A Elvi­ra Díaz Maro­to tam­bién te la pue­des encon­trar en cada con­cen­tra­ción, megá­fono en mano, can­tan­do a viva voz: “Con nues­tras baye­tas y fre­go­nas hemos lucha­do, aho­ra voso­tros nos dais un palo”. Es lim­pia­do­ra en el Gre­go­rio Mara­ñón hace poco más de un año, don­de cubre la baja de una com­pa­ñe­ra. La pan­de­mia la vivió como una pesa­di­lla, lo recuer­da y no pue­de evi­tar la emo­ción: “He lle­ga­do a estar lim­pian­do una cama y que un abue­lo que me aga­rre la mano y me diga: ‘¿Me estoy murien­do, ¿ver­dad?’. Y tener que mirar­le, son­reír­le y decir­le: ‘No, hom­bre, usted tran­qui­lo, que va a salir de esta’. Y saber que no tenía a nadie de su fami­lia”.

Al mie­do y la inse­gu­ri­dad se sumó el mal­tra­to de par­te de la geren­cia del hos­pi­tal. “Nos empe­za­mos a dar cuen­ta que las de lim­pie­za está­ba­mos total­men­te des­pro­te­gi­das, por­que solo había mas­ca­ri­llas para el per­so­nal sani­ta­rio, como lo lla­man ellos, y noso­tras no entrá­ba­mos den­tro de su pro­yec­to de per­so­nal sani­ta­rio. De hecho, no entrá­ba­mos por­que el señor geren­te y la seño­ra Ayu­so ya tenían en vis­ta que la lim­pie­za iban a pri­va­ti­zar­la, se la iban a entre­gar a una empre­sa pri­va­da”.

Empre­sas como Cle­ce de Flo­ren­tino Pérez o Ferro­vial podrían que­dar­se con la ges­tión de la lim­pie­za del Gre­go­rio Mara­ñón. Gru­pos pri­va­dos que ges­tio­nan la salud como un nego­cio, con fata­les con­se­cuen­cias para la pobla­ción, como ya se vio en las resi­den­cias de mayo­res en Madrid –focos del con­ta­gio, con la mayor can­ti­dad de muer­tos – . Estas gran­des empre­sas que pro­veen ser­vi­cios de lim­pie­za a hos­pi­ta­les, ofi­ci­nas y uni­ver­si­da­des tie­nen como mar­ca regis­tra­da la pre­ca­rie­dad de una mano de obra femi­ni­za­da y racia­li­za­da. 

En el Gre­go­rio Mara­ñón, las tra­ba­ja­do­ras ase­gu­ran que, si hay pri­va­ti­za­ción, la ecua­ción es sim­ple: se redu­cen los pues­tos de tra­ba­jo, se pier­den dere­chos y se tra­ba­ja más, en peo­res con­di­cio­nes. ¿Y quién quie­re ser ingre­sa­do en un hos­pi­tal que no garan­ti­ce un buen ser­vi­cio de lim­pie­za? En las pri­va­das “el per­so­nal no es pro­fe­sio­nal ni está cua­li­fi­ca­do para aten­der lim­pie­za de hos­pi­ta­les y mucho menos fren­te a una pan­de­mia como la que esta­mos vol­vien­do a sufrir”, ase­gu­ra María Villa. Por eso “no es bueno para la salud de los madri­le­ños, si con­sen­ti­mos que esta seño­ra siga pri­va­ti­zan­do”. Elvi­ra pien­sa igual: “Nues­tra lucha no es solo por noso­tras, es por todo el mun­do, por­que nos mere­ce­mos una sani­dad públi­ca. No se mere­ce nadie que jue­guen con nues­tra salud, que nos metan empre­sas pri­va­das y haya un mal fun­cio­na­mien­to.” 

“Ayer nos aplau­díais, hoy nece­si­ta­mos que nos apo­yéis y luche­mos jun­tos por una sani­dad 100% públi­ca»”, piden las tra­ba­ja­do­ras. 

Las vidas de las tra­ba­ja­do­ras impor­tan

“El papel de la mujer en los ser­vi­cios de salud pue­de con­si­de­rar­se como una exten­sión de sus fun­cio­nes de cui­da­do en el ámbi­to domés­ti­co; la divi­sión del tra­ba­jo en el hogar por sexo se tras­la­da al lugar de tra­ba­jo”. Así expli­ca Nata­lia Agui­le­ra la rela­ción entre femi­ni­za­ción del tra­ba­jo en los hos­pi­ta­les y la pre­ca­rie­dad que viven cada día las tra­ba­ja­do­ras sani­ta­rias. Ella es enfer­me­ra en el Hos­pi­tal San Mar­tín de La Pla­ta, en Argen­ti­na, e inte­gra la Corrien­te de Izquier­da por la Salud Públi­ca. En este país, como en gran par­te de Amé­ri­ca Lati­na, la sani­dad se cae a peda­zos, y solo se sos­tie­ne gra­cias al esfuer­zo de sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. 

La pre­ca­rie­dad se ha pro­fun­di­za­do en la últi­ma déca­da, con mayo­res recor­tes en todas las áreas, lo que afec­ta en espe­cial a las tra­ba­ja­do­ras: “Con con­di­cio­nes labo­ra­les suma­men­te pre­ca­rias, sin dere­chos de nin­gún tipo y hora­rios fle­xi­bles, para poder amol­dar los hora­rios de tra­ba­jo en el hos­pi­tal (el sala­rio no lle­ga a cubrir la canas­ta bási­ca y muchas somos cabe­zas de hogar) y las tareas domés­ti­cas en nues­tros hoga­res y de cui­da­dos que deman­dan nues­tros hijes”, seña­la. 

“En momen­tos de pan­de­mia corre­mos de un tra­ba­jo al otro, con los ries­gos que esto impli­ca, aumen­tan­do más la posi­bi­li­dad de con­ta­gio. Esta sobre­car­ga labo­ral nos lle­va a un lógi­co estrés y ago­ta­mien­to, no sólo físi­co sino emo­cio­nal. Suma­do a que quie­nes tra­ba­ja­mos en el ámbi­to de la salud nos enfren­ta­mos todos los días a ganar­le una carre­ra a la enfer­me­dad y la muer­te”.

La cri­sis de la covid está gol­pean­do por múl­ti­ples vías a la pobla­ción más vul­ne­ra­ble en Argen­ti­na. A la emer­gen­cia sani­ta­ria y el con­ta­gio de quie­nes deben salir a tra­ba­jar para comer, se suma el aumen­to de la pobre­za y la indi­gen­cia, algo que no ha cam­bia­do bajo los dife­ren­tes gobier­nos. “Quie­nes tra­ba­ja­mos en la salud y sobre todo la salud públi­ca somos quie­nes reci­bi­mos y per­ci­bi­mos en for­ma direc­ta el dete­rio­ro en el que se encuen­tra la salud de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, que son quie­nes acu­den al hos­pi­tal públi­co. Somos noso­tros muchas veces con nues­tro pro­pio esfuer­zo sor­tean­do la fal­ta de insu­mos, de per­so­nal, can­sa­dos por dobles jor­na­das los que le pone­mos el cuer­po coti­dia­na­men­te para que de algu­na mane­ra la salud públi­ca fun­cio­ne”.

En medio de esta catás­tro­fe, las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal están ponien­do en pie una nue­va orga­ni­za­ción, eli­gien­do repre­sen­tan­tes des­de todos los sec­to­res, para coor­di­nar­se. “Si hay algo que les tra­ba­ja­do­res tene­mos es ima­gi­na­ción y este momen­to no fue la excep­ción. Les tra­ba­ja­do­res de la Salud nos orga­ni­za­mos tam­bién en Pan­de­mia”, apun­ta con entu­sias­mo Agui­le­ra. 

“Ahí no impor­ta si sos de tera­pia, de mater­ni­dad, clí­ni­co, de la guar­dia, cami­lle­ro o admi­nis­tra­ti­vo, médi­co, enfer­me­ro, higie­ne, resi­den­te, cui­da­dor, esta­mos todos uni­dos en una mis­ma lucha, cons­tru­yen­do una herra­mien­ta que nos per­mi­te la coor­di­na­ción entre los sec­to­res, y des­de no solo exi­gi­mos nues­tras deman­das, sino tam­bién con­tro­la­mos que se efec­ti­vi­cen”. De este modo, han logra­do supe­rar las divi­sio­nes entre dife­ren­tes sec­to­res y entre los diver­sos sin­di­ca­tos. “Saca­mos la con­clu­sión de que debía­mos cons­truir una herra­mien­ta de base, que tuvie­ra la expre­sión de todo el equi­po de Salud jun­to a los sin­di­ca­tos que están en la Salud, es decir nues­tro pri­mer cuer­po de dele­ga­dos y dele­ga­das”.

Al igual que las lim­pia­do­ras madri­le­ñas, las enfer­me­ras y el per­so­nal sani­ta­rio de muchos hos­pi­ta­les en Argen­ti­na están luchan­do con­tra recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes de los gobier­nos y con­tra los gru­pos eco­nó­mi­cos que espe­cu­lan con las clí­ni­cas pri­va­das, mien­tras se dete­rio­ra la sani­dad públi­ca: “Actual­men­te son los mis­mos quie­nes ganan, esos pode­ro­sos que no tie­nen escrú­pu­los en lle­nar­se sus bol­si­llos a cos­ta no solo de nues­tra salud sino de nues­tras vidas”. 

Agui­le­ra sos­tie­ne que es impor­tan­te trans­for­mar toda esa indig­na­ción y el cabreo en fuer­za para seguir luchan­do “no solo por nues­tros pues­tos de tra­ba­jo, con­di­cio­nes de vida, sino para ata­car nues­tro ver­da­de­ro enemi­go: un sis­te­ma social que gene­ra ham­bre, fami­lias en la calle, dis­cri­mi­na­ción, mal­tra­to, mise­ria, pobre­za para noso­tros los tra­ba­ja­do­res, mien­tras unos pocos se la siguen lle­van­do en pala”. 

“Por eso la cons­truc­ción de una herra­mien­ta polí­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res, las muje­res y la juven­tud se hace impres­cin­di­ble”, agre­ga. “Somos esen­cia­les, pero para ellos somos como las jerin­gas, des­car­ta­bles. Es ahí don­de se hace fuer­te y se impo­ne la idea de que las vidas tra­ba­ja­do­ras impor­tan, que es un sen­ti­mien­to que nos sale de las entra­ñas y que reco­rre el mun­do. ¡Por­que esta cri­sis la tie­nen que pagar quie­nes la gene­ra­ron, exi­gi­mos que dejen de hacer nego­cios con nues­tras vidas!”, afir­ma Nata­lia Agui­le­ra des­de el otro lado de la línea que une –mucho más de lo que pare­ce– Madrid con Bue­nos Aires. 

Fuen­tes: https://​ctxt​.es/​e​s​/​2​0​2​0​0​8​0​1​/​P​o​l​i​t​i​c​a​/​3​3​1​7​6​/​J​o​s​e​f​i​n​a​-​L​-​M​a​r​t​i​n​e​z​-​m​u​j​e​r​e​s​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​l​i​m​p​i​a​d​o​r​a​s​-​c​u​i​d​a​d​o​r​a​s​-​e​n​f​e​r​m​e​r​a​s​-​s​a​n​i​d​a​d​.​htm , Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *