Cádiz: El pro­ce­di­mien­to penal con­tra pre­sun­tos res­pon­sa­ble de la tram­pa con cocaí­na con­tra Juan Cla­ve­ro entra en su fase final

El pró­xi­mo miér­co­les 26 se cum­plen tres años de la deten­ción del acti­vis­ta de Eco­lo­gis­tas en Acción, Juan Cla­ve­ro, víc­ti­ma de una tra­ma que pre­ten­dió impli­car­lo en un deli­to de trá­fi­co de dro­gas. Tres años des­pués, las dili­gen­cias con­tra los cua­tro impu­tados como pre­sun­tos orga­ni­za­do­res de la tra­ma entran en su fase final al des­es­ti­mar la Audien­cia Pro­vin­cial el archi­vo de la cau­sa.

Cla­ve­ro fue dete­ni­do en la loca­li­dad de El Bos­que al encon­trar una dota­ción de la Guar­dia Civil una impor­tan­te can­ti­dad de cocaí­na en su fur­go­ne­ta. La opi­nión públi­ca y la inmen­sa mayo­ría de enti­da­des polí­ti­cas y socia­les de Cádiz no die­ron cré­di­to a esta acu­sa­ción y denun­cia­ron que se tra­ta­ba de una bur­da tram­pa para anu­lar su par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña por la aper­tu­ra de cami­nos públi­cos en el Par­que Natu­ral Sie­rra de Gra­za­le­ma. Esta deten­ción tuvo una gran reper­cu­sión mediá­ti­ca.

Des­de un pri­mer momen­to las sos­pe­chas se diri­gie­ron a algu­nos res­pon­sa­bles de la Socie­dad Bre­ña del Agua Invest­ments S.L., del impor­tan­te empre­sa­rio bel­ga Mar­nix Galle, que es la mayor pro­pie­ta­ria pri­va­da de fin­cas en el par­que natu­ral, y que ha veni­do pro­vo­can­do nume­ro­sos inci­den­tes por el cie­rre de todos los cami­nos públi­cos que dis­cu­rren por sus fin­cas.

A los pocos días de la deten­ción, el juez ins­truc­tor de Ubri­que deci­dió el sobre­sei­mien­to de las actua­cio­nes con­tra Juan Cla­ve­ro, al evi­den­ciar­se que había sido obje­to de “actua­cio­nes malin­ten­cio­na­das por par­te de ter­ce­ros” que colo­ca­ron dro­ga en su vehícu­lo. 

El próximo miércoles 26 se cumplen tres años de la detención del activista de Ecologistas en Acción, Juan Clavero, víctima de una trama que pretendió implicarlo en un delito de tráfico de drogas.

Tras la exhaus­ti­va inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la Guar­dia Civil, el juz­ga­do de Ubri­que impu­tó a cua­tro per­so­nas como pre­sun­tos auto­res de la tra­ma: José Miguel Herre­ra, admi­nis­tra­dor de la Socie­dad Bre­ña del Agua Invest­ments S.L., Oscar Gon­zá­lez y Juan Luis Pérez Ramí­rez, capa­ta­ces de las fin­cas de dicha socie­dad, y Manuel Alcai­de, la per­so­na que pre­sun­ta­men­te colo­có la dro­ga en su fur­go­ne­ta.

Tras tres años, las dili­gen­cias pre­vias entran en su rec­ta final al haber sido des­es­ti­ma­dos todos los recur­sos inter­pues­tos por los impu­tados tan­to ante el juz­ga­do de Ubri­que como ante la Audien­cia Pro­vin­cial. La Sec­ción 8ª de la Audien­cia Pro­vin­cial con sede en Jerez ha des­es­ti­ma­do recien­te­men­te la pre­ten­sión de los impu­tados de archi­var el pro­ce­di­mien­to penal ale­gan­do que “no exis­ten indi­cios sobre su par­ti­ci­pa­ción”. La Audien­cia Pro­vin­cial ase­gu­ra por el con­tra­rio que “exis­ten indi­cios sobre la comi­sión de un ilí­ci­to penal” y de la par­ti­ci­pa­ción de los ape­lan­tes “en la denun­cia fal­sa sobre la comi­sión de un deli­to con­tra la salud públi­ca”. La Audien­cia des­ta­ca en su Auto que “la par­te ape­lan­te en su recur­so se limi­ta a negar los indi­cios sin mayor expli­ca­ción”.

La estra­te­gia de los cua­tro impu­tados ha sido pre­sen­tar con­ti­nuos recur­sos, sin jus­ti­fi­ca­ción ni argu­men­ta­ción legal algu­na, para entor­pe­cer y retra­sar el pro­ce­di­mien­to con una mera inten­ción dila­to­ria, lo que ha moti­va­do, ade­más, la con­de­na en cos­tas al des­es­ti­mar­se los recur­sos.

Tam­bién hay que des­ta­car que los cua­tro impu­tados se han nega­do a decla­rar. Y aun­que es un dere­cho de todo inves­ti­ga­do-impu­tado negar­se a decla­rar o no hacer­lo con­tra sí mis­mo, la Juris­pru­den­cia tam­bién ha deter­mi­na­do que cuan­do las prue­bas de car­go requie­ran una expli­ca­ción que el acu­sa­do debe­ría estar en con­di­cio­nes de dar, la fal­ta de esa expli­ca­ción pue­de per­mi­tir con­cluir, por un sim­ple razo­na­mien­to de sen­ti­do común, que no exis­te nin­gu­na expli­ca­ción posi­ble, lo que aumen­ta las evi­den­cias de cul­pa­bi­li­dad del acu­sa­do.

Actual­men­te, sólo que­da resol­ver la peti­ción de dili­gen­cias com­ple­men­ta­rias que han pre­sen­ta­do los abo­ga­dos de Cla­ve­ro y de Eco­lo­gis­tas en Acción, que tam­bién está per­so­na­da en la cau­sa. Estas dili­gen­cias son de gran impor­tan­cia para des­ve­lar la tota­li­dad de la tra­ma, y con­sis­ten en reque­rir el lis­ta­do de lla­ma­das tele­fó­ni­cas entre todos los impu­tados el día de la deten­ción de Cla­ve­ro, y que se tome decla­ra­ción de nue­vo, pero en cali­dad de inves­ti­ga­do, al cabo de la Guar­dia Civil que detu­vo a Cla­ve­ro, pues, como poco, y tras su decla­ra­ción, ha que­da­do en evi­den­cia que no puso en su momen­to a dis­po­si­ción de la auto­ri­dad judi­cial toda la infor­ma­ción de la que dis­po­nía, que fal­si­fi­có el ates­ta­do, y todo a pesar de que tenía ple­na cons­tan­cia de que con ello se le impu­taría un deli­to con­tra la salud públi­ca a Cla­ve­ro. Por todo ello, el cabo podría haber incu­rri­do en un pre­sun­to deli­to de coope­ra­ción nece­sa­ria en denun­cia fal­sa. 

La Jus­ti­cia es muy len­ta, pero tan­to Juan Cla­ve­ro como Eco­lo­gis­tas en Acción se com­pro­me­tie­ron des­de el prin­ci­pio de este pro­ce­di­mien­to a no cejar has­ta que se con­de­ne a los res­pon­sa­bles de este mon­ta­je mise­ra­ble que inten­tó encar­ce­lar a un acti­vis­ta eco­lo­gis­tas y des­pres­ti­giar a Eco­lo­gis­tas en Acción.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *