Puer­to Rico. “Demo­cra­cia vibran­te” con “cam­po ocu­pa­do”

Por  Manuel de J. Gon­zá­lez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de agos­to de 2020.

“Es una con­duc­ta indig­na de la demo­cra­cia robus­ta y vibran­te que nos dis­tin­gue como pue­blo”. Mai­te Oro­noz, Jue­za pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Supre­mo

El pro­pó­si­to de este artícu­lo no es hablar de la “con­duc­ta indig­na” a la que se refie­re la cita ante­rior. Sobre esa – la actua­ción de la Comi­sión Esta­tal de Elec­cio­nes duran­te las elec­cio­nes inter­nas del PNP y el PPD – se ha escri­to tan­to como para lle­nar enci­clo­pe­dias. De lo que quie­ro hablar es de la “demo­cra­cia robus­ta y vibran­te” que, según la jue­za, “nos dis­tin­gue como pue­blo”. Mien­tras escri­bía ese lamen­to por la demo­cra­cia tras­gre­di­da, Oro­noz tal vez tenía sobre su escri­to­rio la últi­ma car­ta que le envió a Nata­lie Jares­ko, direc­to­ra eje­cu­ti­va de la Jun­ta de Con­trol Fis­cal, soli­ci­tan­do algún aumen­to al pre­su­pues­to para la Rama Judi­cial. Una car­ta simi­lar había escri­to esa sema­na el pre­si­den­te de la CEE, pidien­do a la deses­pe­ra­da un dine­ri­to adi­cio­nal para con­cluir las pri­ma­rias.

¿Habrá vis­to la seño­ra jue­za pre­si­den­ta algu­na rela­ción entre la “demo­cra­cia robus­ta y vibran­te” que supues­ta­men­te tene­mos y el rue­go que ella y otros jefes del gobierno deben diri­gir­le a una exmi­nis­tra de finan­zas de Ucra­nia? ¿Quién nom­bró a la seño­ra Jares­ko minis­tra ple­ni­po­ten­cia­ria de las finan­zas isle­ñas? Si tuvié­ra­mos una demo­cra­cia “robus­ta y vibran­te” ese poder debió haber sido dele­ga­do por algún cuer­po elec­to por los puer­to­rri­que­ños, pero no fue así. La dele­ga­ción la hicie­ron seis seño­res y una seño­ra cons­ti­tui­dos en Jun­ta “super­vi­so­ra” de nues­tras finan­zas. Estos, a su vez, fue­ron desig­na­dos por otros pode­ro­sos por los que nin­guno de los habi­tan­tes de Puer­to Rico ha vota­do jamás.

A los ciu­da­da­nos de este país con demo­cra­cia “vibran­te” se le apli­can todos los días cien­tos de leyes, tan­to de natu­ra­le­za penal como civil, legis­la­das en un par­la­men­to don­de no vota ni una sola per­so­na elec­ta por ellos, y fir­ma­das por un pre­si­den­te por el que tan poco se vota. Ese dato, tan pre­sen­te en nues­tra vida dia­ria, ya nos dice algo de nues­tra “demo­cra­cia robus­ta”. Pero empe­ce­mos por el docu­men­to que se supo­ne sea la base de todo sis­te­ma ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co: la cons­ti­tu­ción. De hecho, el escri­to de la jue­za Oro­noz comien­za dicien­do que el tri­bu­nal que ella pre­si­de es el cus­to­dio, “garan­te”, de esa ley fun­da­men­tal.

Es cier­to que aquí hay una cons­ti­tu­ción redac­ta­da por un gru­po de per­so­nas elec­tos por el pue­blo. Ese pro­ce­so pare­ce demo­crá­ti­co, pero ¡ojo!, antes de que se eli­gie­ran los cons­ti­tu­yen­tes el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos votó, ellos soli­tos, para auto­ri­zar­nos a redac­tar la “ley fun­da­men­tal”. Sin esa auto­ri­za­ción no podía­mos ele­gir a nadie ni redac­tar nada.

Des­pués que nues­tros repre­sen­tan­tes elec­tos deba­tie­ron demo­crá­ti­ca­men­te y apro­ba­ron la cons­ti­tu­ción, el pue­blo vol­vió a votar para rati­fi­car­la. Así se supo­ne que ope­ren las demo­cra­cias y así fue. Pero otra vez ¡ojo! En cual­quier país con demo­cra­cia “robus­ta y vibran­te” el pro­ce­so con­cluía con la rati­fi­ca­ción por par­te de los ciu­da­da­nos, pero aquí hubo otro paso des­pués. La cons­ti­tu­ción rati­fi­ca­da por nues­tro pue­blo se envió al par­la­men­to de otro país, en el que nin­gún repre­sen­tan­te de Puer­to Rico vota, para que se revi­sa­ra. Los defen­so­res de ese pro­ce­so, con Luis Muñoz María como por­ta­voz prin­ci­pal, decían que sería una rati­fi­ca­ción pro­for­ma, que el Con­gre­so no se atre­ve­ría a cam­biar lo que el pue­blo puer­to­rri­que­ño ya había vota­do. No fue así. No sólo revi­sa­ron cada artícu­lo, sino que decre­ta­ron la eli­mi­na­ción de toda una sec­ción, la núme­ro 20. Nues­tros repre­sen­tan­tes elec­tos pata­lea­ron, pero nada más por­que a ese dere­cho al pata­leo se redu­cía su poder.

Para encu­brir la reali­dad, como hizo a lo lar­go de su vida, Muñoz orga­ni­zó a la carre­ra una segun­da vota­ción en Puer­to Rico para que el pue­blo “rati­fi­ca­ra” los cam­bios del Con­gre­so, aun­que fue­ra un ejer­ci­cio inú­til por­que la cons­ti­tu­ción ya esta­ba apro­ba­da. Ade­más, en el supues­to de que pudie­ra recha­zar­los el resul­ta­do sería que no había cons­ti­tu­ción. Nos que­dá­ba­mos con la Ley Orgá­ni­ca de 1917, apro­ba­da tam­bién por el Con­gre­so.

Así es como lle­ga­mos a la cons­ti­tu­ción de la que el tri­bu­nal que pre­si­de Oro­noz dice ser cus­to­dio. Ella y todos noso­tros sabe­mos, ade­más, que, tras cam­biar­nos la cons­ti­tu­ción en 1952, el Con­gre­so la siguió alte­ran­do año tras año. Se supo­ne que sea nues­tra “ley fun­da­men­tal”, es decir, que por enci­ma de ella no haya nin­gu­na otra, pero esa pre­ten­sión en Puer­to Rico es un chis­te. La últi­ma alte­ra­ción fue apro­bar una ley a la que, por pura bur­la le pusie­ron el acró­ni­mo “PROMESA”, que colo­ca en un nue­vo cuer­po, la JCF, el poder para dejar sin efec­to cual­quier ley de nues­tra Asam­blea Legis­la­ti­va.

Ade­más de las alte­ra­cio­nes que legis­la con regu­la­ri­dad el Con­gre­so, hay algu­nas sec­cio­nes de nues­tra “ley fun­da­men­tal” que nun­ca se han podi­do apli­car. El docu­men­to dice de mane­ra enfá­ti­ca que “en Puer­to Rico no exis­ti­rá la pena de muer­te” y, tam­bién de mane­ra enfá­ti­ca dice que no se “inter­cep­ta­rá la comu­ni­ca­ción tele­fó­ni­ca”, pero a cada rato los fede­ra­les cer­ti­fi­can un caso de pena de muer­te y le inter­cep­tan los telé­fo­nos a todos los que quie­ran.

No creo que sea nece­sa­rio expli­car más por qué la ale­ga­da demo­cra­cia “robus­ta y vibran­te” no exis­te. Nin­gún sis­te­ma don­de la fuen­te últi­ma de poder es externo, ejer­ci­do por per­so­nas que otros selec­cio­nan, pue­de con­si­de­rar­se demo­crá­ti­co. El colo­nia­lis­mo, por defi­ni­ción, no lo es. Por más lim­pias que sean nues­tras elec­cio­nes, en nin­gu­na de ellas ele­gi­mos a quie­nes real­men­te nos gobier­nan. El mis­mo tri­bu­nal que pre­si­de Oro­noz se lla­ma “Supre­mo”, pero de eso tie­ne muy poco. No sólo por­que sus deci­sio­nes pue­den ser revi­sa­das por el de Esta­dos Uni­dos, sino por su limi­ta­da juris­dic­ción. Por ejem­plo, lo que haga y des­ha­ga la seño­ra Jares­ko esca­pa de la aten­ción de nues­tro “Supre­mo”. La fra­se que uti­li­zan los abo­ga­dos para refe­rir­se a esa juris­dic­ción exclu­si­va, y cada vez más amplia­da, de los fede­ra­les no pue­de ser más apro­pia­da. Le lla­man “cam­po ocu­pa­do”. Eso somos des­de 1898.

*Fuen­te: Cla­ri­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *