Perú. La salud en tiem­pos de coronavirus

Por Mabel Zama­lloa, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 agos­to de 2020.

La salud ¿es un dere­cho humano y un bien públi­co, o es pri­va­do? La salud está ínti­ma­men­te vin­cu­la­do al dere­cho a la vida, que no con­sis­te sólo en res­pi­rar, sig­ni­fi­ca que el Esta­do debe garan­ti­zar a la per­so­na huma­na el acce­so: i) al tra­ba­jo digno con una jus­ta remu­ne­ra­ción; ii) a ser­vi­cios bási­cos de agua y sanea­mien­to; iii) a una vivien­da, edu­ca­ción, salud, etc.; sólo así la per­so­na huma­na tie­ne un ambien­te equi­li­bra­do y ade­cua­do para su desa­rro­llo físi­co y psicológico.

Sin embar­go, en tiem­pos de pan­de­mia, el dere­cho a la salud que­dó redu­ci­da a dis­tin­tos cli­chés, «Qué­da­te en Casa», «Sal Solo Si Es Nece­sa­rio», «el uso de mas­ca­ri­llas», y la ciu­da­da­nía si está cum­plien­do, aun así el núme­ro de falle­ci­dos por coro­na­vi­rus con­ti­núa en ascen­so, ¿por qué?, por la vida pre­ca­ria del tra­ba­ja­dor, y los polí­ti­cos de dere­cha atri­bu­yen a la fal­ta de con­cien­cia de las per­so­nas, la fal­ta de edu­ca­ción en la mane­ra de cómo lle­var una mas­ca­ri­lla, etc., can­ti­ne­la de la que no se esca­pa en el dis­cur­so del actual gobierno: «siem­pre hay irres­pon­sa­bles» (Dia­rio Correo, 21/​08/​2020), en la mis­ma pero­ra­ta la Minis­tra de salud, Pilar Maz­zet­ti argu­men­ta que, el virus se encuen­tra en nues­tras pro­pias casas: «¿Dón­de está el virus aho­ra? De la calle está entran­do a nues­tras casas, a nues­tras fami­lias (…)» (Dia­rio Andi­na, Lima, 08/​18/​2020), enton­ces la salud públi­ca en la filo­so­fía y la polí­ti­ca del gobierno se con­vier­te en un asun­to pri­va­do de cada ciu­da­dano, ¿por qué?, con la fina­li­dad de tapar la pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud, dis­tor­sio­nar el fra­ca­so de la polí­ti­ca de lucha con­tra el coro­na­vi­rus, evi­den­cia que la per­so­na huma­na se halla en inde­fen­sión, aban­dono, y ate­rro­ri­za­da, ¿esto es un Esta­do de dere­cho?, ¿la per­so­na huma­na es el fin supre­mo de la socie­dad y del Esta­do?, entre tan­to a la dere­cha le per­mi­te con­ti­nuar con el «pac­to Perú» entre el Con­gre­so, Eje­cu­ti­vo, y resol­ver sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, es decir, los gru­pos eco­nó­mi­cos tie­nen par­ti­ci­pa­ción en el Con­gre­so, Eje­cu­ti­vo que pug­nan por el repar­to del mer­ca­do nacio­nal a tra­vés de inver­sio­nes esta­ta­les, por eso no es casual el cani­ba­lis­mo polí­ti­co en la dere­cha, ¿qué habrán pactado?

¿El virus ata­ca a todos por igual? La Ley Gene­ral de Salud, N° 26842, en el títu­lo pre­li­mi­nar, nume­ral I, se esta­ble­ce que, «La pro­tec­ción de la salud es de inte­rés públi­co. Por tan­to, es res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do regu­lar­la, vigi­lar­la y pro­mo­ver­la». Pero, en la prác­ti­ca no exis­te el dere­cho a la salud para las gran­des mayo­rías, la cau­sa son las dife­ren­cias socia­les, es decir, es la pro­fun­da bre­cha entre los más ricos (gru­po Glo­ria, Hochs­child Mining, gru­po Bel­corp, gru­po Brescia(BBVA Ban­co Con­ti­nen­tal), gru­po Inter­bank; fuen­te: RPP, 05/​03/​2019) y los tra­ba­ja­do­res (emplea­dos, precarios).

La exis­ten­cia de cla­ses socia­les muy mar­ca­das, visi­bi­li­za la inequi­dad en la dis­tri­bu­ción de los recur­sos esta­ta­les, por ello las gran­des mayo­rías no alcan­zan a un segu­ro de salud, y a otros dere­chos socia­les, como CTS, de gozar de agua y sanea­mien­to, etc., son ellos los que mue­ren de ham­bre, y es la pobre­za o la vida muy pre­ca­ria que incen­ti­va a la pro­pa­ga­ción de diver­sas enfer­me­da­des, tubercu­losis (TBC), VIH, para­si­to­sis, disen­te­ría, etc., otras enfer­me­da­des no infec­cio­sas como cán­cer, car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes, etc., y es reco­no­ci­do por el INEI, en su publi­ca­ción digi­tal «Esta­do de la pobla­ción perua­na 2020», establece:

La pan­de­mia del COVID-19 lle­ga a Perú en un con­tex­to social con alta des­igual­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad, en el que se obser­va estan­ca­mien­to en la reduc­ción de la pobre­za mone­ta­ria, pre­ca­rie­dad en el empleo (73,6% empleos infor­ma­les), gru­pos pobla­cio­na­les que se encuen­tran en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad ante la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca (…) La impo­si­bi­li­dad de tra­ba­jar des­de el domi­ci­lio, las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to y la fal­ta de acce­so a agua y sanea­mien­to aumen­tan el ries­go de infec­ción de la pobla­ción en situa­ción de pobre­za y vul­ne­ra­bi­li­dad. Asi­mis­mo, su ries­go de muer­te es mayor por la mayor inci­den­cia de con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes de salud como enfer­me­da­des pul­mo­na­res, car­dio­vas­cu­la­res y dia­be­tes y por care­cer de acce­so ade­cua­do a la aten­ción médica[1].

Un caso que con­mo­cio­nó a la ciu­da­da­nía, y que refle­ja la reali­dad perua­na, fue el caso de Celia Capi­ra, natu­ral de la ciu­dad de Are­qui­pa. En fecha 19 de julio, pedía, e implo­ra­ba ayu­da entre lágri­mas al pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra, corría detrás del vehícu­lo don­de se des­pla­za­ba el pre­si­den­te, gri­ta­ba para la aten­ción de su mari­do Adol­fo Mama­ni Tacu­ri (57), hos­pi­ta­li­za­do en car­pas des­de el 12 de julio en el hos­pi­tal Hono­rio Del­ga­do, «Señor pre­si­den­te tie­ne que ver las car­pas, mucha gen­te se está con­ta­gian­do de covid-19», sin nin­gún éxi­to. El 21 de julio falle­ció, tras una ardua lucha con­tra el coronavirus[2]. Pos­te­rior­men­te el pre­si­den­te le hizo lle­gar sus dis­cul­pas: «No escu­ché el domin­go a la seño­ra Celia… no me di cuen­ta, ante el caos y el tumul­to. ¿Cómo no escu­char­la si es par­te de mi for­ma de ser? Es par­te de lo que infun­do en este gobierno. Le pido dis­cul­pas sin­ce­ra­men­te por no haber­la escu­cha­do. A noso­tros nos due­le como pro­pia la muer­te de todas las per­so­nas que han sufri­do el COVID-19″[3]

No es casual que el Perú se ubi­que entre los tres pri­me­ros luga­res en coro­na­vi­rus a nivel de Amé­ri­ca Lati­na, quin­to país con más casos en el mun­do. Sumi­do en una pro­fun­da rece­sión eco­nó­mi­ca, don­de «la pobre­za subiría a 30%, su nivel más alto en 10 años, según un recien­te estu­dio basa­do en la Encues­ta Nacio­nal de Hoga­res y la Encues­ta Per­ma­nen­te de Empleo»[4], con una caí­da anual del 15% del PBI, don­de la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía perua­na será posi­ble en diez años.

¿Cuá­les son los linea­mien­tos de la polí­ti­ca esta­tal en salud? La pri­va­ti­za­ción de la salud públi­ca, legi­ti­ma­do por la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca, deno­mi­na­da por la dere­cha como la «aso­cia­cio­nes públi­co-pri­va­das (APP)», se per­mi­te la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do, en las moda­li­da­des : i) APP ‘bata blan­ca’; ii) la labor de Salog en Essa­lud; y iii) la ‘bata gris’ en Min­sa, apro­ve­chan­do el ase­gu­ra­mien­to universal[5], un nego­cio redon­do que les per­mi­te lucrar con la pobre­za, más toda­vía vivir del Esta­do, que iró­ni­ca­men­te se maqui­lla con el con­cep­to de «pre­ven­ción», cuan­do el Esta­do se halla en un alto nivel de corrup­ción, la deu­da públi­ca en soles y dóla­res sigue en aumen­to des­de el gobierno de Kuczyns­ki, Vizcarra.

Los ciu­da­da­nos no tene­mos otra alter­na­ti­va que crear orga­ni­za­ción, y empren­der una férrea lucha por una nue­va Cons­ti­tu­ción, por­que el Perú es nues­tro, no per­mi­ta­mos que pisen nues­tra dig­ni­dad. Mi soli­da­ri­dad con la huel­ga médi­ca del 26, 27 de agos­to del 2020.

[1] INEI; «Esta­do de la pobla­ción perua­na 2020»; en: www​.inei​.gob​.pe
[2] El Comer­cio de Lima, de fecha: 19/​07/​2020, 21 de julio 2020; en: www​.elco​mer​cio​.pe
[3] RPP, de fecha: 22 /​07/​2020; en: www​.rpp​.pe
[4] RPP, de fecha: 2/​06/​2020; en: www​.rpp​.pe
[5] Ges­tión; de fecha: 12/​06/​2019; en: www​.ges​tion​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *