Cul­tu­ra. Dos libros reco­men­da­dos: «Auto­de­fen­sa médi­ca: Pan­te­ras y Zapa­tis­tas» /»El Sis­te­ma de Salud Autónomo Zapa­tis­ta. Un acer­ca­mien­to a su política de salud»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

Gra­cias a un lec­tor, Ser­van­do Gon­zá­lez, hoy pode­mos acer­car­les estos dos libros vin­cu­la­dos a dos expe­rien­cias de lucha y cons­truc­ción de poder popu­lar: la de los y las Pan­te­ras Negras en EE.UU y la de los Zapa­tis­tas en Méxi­co.

ZAPANTERA Negra: Pan­te­ras rebel­des en la sel­va zapa­tis­ta

Zemanta Related Posts Thumbnail

Foto­gra­fía: Omar Inzun­za

«En nom­bre de la tie­rra, el pan, la vivien­da, la edu­ca­ción, el ves­tir, la jus­ti­cia y la paz, hágan­se a los cer­dos lo que ellos nos hacen a noso­tros». Men­sa­je del par­ti­do de las Pan­te­ras Negras el 18 de Julio. 1970. The Black Panther Party fue de los más impor­tan­tes movi­mien­tos para la lucha en con­tra de la dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca del «black peo­ple» en EEUU y en el mun­do. Ins­pi­ra­dos por el dis­cur­so y las pala­bras del Mal­colm X y Franz Fan­non, enfren­ta­ron al gobierno racis­ta de EEUU.

El hom­bre que creó los car­te­les íco­nos y la ima­gen del par­ti­do de los Pan­te­ras Negras entre 1967 y 1981, fue el Minis­tro de Cul­tu­ra del par­ti­do, Emory Dou­glas. Aquí está, en una ban­ca chue­ca, son­rien­do como siem­pre, en el audi­to­rio del Muni­ci­pio Auto­no­mo Rebel­de Zapa­tis­ta (MAREZ), 17 de noviem­bre, en el Cara­col IV Tor­be­llino de Nues­tras Pala­bras. En un encuen­tro lla­ma­do: Zapan­te­ra negra. Zapa­tis­tas rebel­des meets The Black Panthers.

Ini­cian­do con la pre­gun­ta más sen­ci­lla: ¿Qué estás hacien­do aqui Emory?

– Me invi­ta­ron a una resi­den­cia artís­ti­ca por dos sema­nas en el mes de Noviem­bre en el Cen­tro Cul­tu­ral Ede­lo (En Don­de Era La ONU) en San Cris­to­bal de las Casas, Chia­pas. Como par­te de la visi­ta esta­ba pla­nea­do ir a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas para hacer un tra­ba­jo grá­fi­co. Es mi pri­me­ra vez aquí. Fue el com­pa­ñe­ro Caleb del Ede­lo quien me invi­tó des­pués de cono­cer­nos en San Fran­cis­co. La pro­pues­ta era de venir acá como artis­ta en resis­ten­cia en el espa­cio cul­tu­ral, pin­tar en las comu­ni­da­des zapa­tis­tas, y que se hicie­ra una mez­cla entre mi arte, algu­nos car­te­les vie­jos, y la arte de jóve­nes zapa­tis­tas en Chia­pas. Así fue que mis car­te­les fue­ron «re-hechos» por com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras acá, pero ya no pin­ta­dos, hechos como bor­da­dos. De todo este tra­ba­jo se ha hecho una exhi­bi­ción de algu­nos de mis tra­ba­jos vie­jos y algu­nos nue­vos, y en la exhi­bi­ción se ha pre­sen­ta­do la inter­ven­ción que se hizo con los bor­da­dos. Es un tra­ba­jo que me ha deja­do suma­men­te impre­sio­na­do, la ver­dad esta genial, y para mi ver como mi tra­ba­jo pue­de ins­pi­rar a algo más me lle­na de amor.

En el tiem­po del par­ti­do de los Pan­te­ras Negras, Emory Dou­glas fue el artis­ta revo­lu­cio­na­rio y par­te del lide­raz­go nacio­nal del par­ti­do. Hizo incon­ta­bles obras de arte para la lucha social y fue el que ilus­tró la lucha coti­dia­na de los negros en los barrios en EEUU. Sus ilus­tra­cio­nes, viñe­tas y cari­ca­tu­ras fue­ron publi­ca­dos en el perió­di­co ofi­cial de los Panthers. Él mis­mo no se con­si­de­ra­ba artis­ta o pro­ta­go­nis­ta de algu­na lucha en su tiem­po ni has­ta la fecha. Su ami­go y com­pa­ñe­ro artís­ti­co Rigo 23 de Por­tu­gal, des­cri­be el arte y el tra­ba­jo de Emory como “una com­bi­na­ción de los tiem­pos de la escla­vi­tud ins­ti­tu­cio­nal con la reali­dad poli­cia­ca con­tem­po­rá­nea” y que “como los soni­dos de los barrios pobres, los dibu­jos de Emory siem­pre están car­ga­dos. Lle­nos de vida, sere­na y feroz”.[1] Sus car­te­les y dibu­jos son muy diver­sos y el esti­lo se ha cam­bia­do a tra­vés de los años. El hizo la pan­te­ra negra que lue­go fue uno de los sím­bo­los más fuer­tes de la lucha del par­ti­do y que has­ta la fecha sigue sien­do de los más cono­ci­dos e impor­tan­tes para pre­sen­tar esta lucha. Por supues­to se pin­tó una pan­te­ra en el Ede­lo y otra esta pre­sen­te entre todos los mura­les que se hicie­ron como un esfuer­zo colec­ti­vo en la escue­la autó­no­ma en el MAREZ 17 de noviem­bre.

Mura­lis­tas en More­lia

Entre los 17 per­so­nas que acom­pa­ñan al Emory al 17 de noviem­bre se encuen­tran artis­tas com­pro­me­ti­dos a la lucha de aba­jo en Méxi­co y el mun­do, hay com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Ede­lo, artis­tas jóve­nes de los altos y de la sel­va chia­pa­ne­ca. Poco a poco se van acer­can­do alum­nos de la escue­la y sus pro­mo­to­res de edu­ca­ción. Aquí todos somos artis­tas y vivi­mos algo que fue impor­tan­te para Emory en su tiem­po en el perió­di­co de los Panthers: cada uno ense­ña a otro. Algo que for­ma par­te fun­da­men­tal de la orga­ni­za­ción de los Bases de Apo­yo Zapa­tis­ta (BAZ). Alre­de­dor de la ban­ca chue­ca en medio del audi­to­rio hay gen­te mez­clan­do pin­tu­ra, otros pro­yec­tan­do letras en la pared, algu­nos están has­ta arri­ba en las esca­le­ras pin­tan­do los pos­tes de dife­ren­tes colo­res y hay otros que están aba­jo hacien­do suge­ren­cias para qui­zás no pin­tar de todos los colo­res, y hacer algo más armó­ni­co. Todas las opi­nio­nes y pro­pues­tas son vali­das y Emory rega­la una son­ri­sa a cada uno. Los jóve­nes de la escue­la están par­ti­ci­pan­do con dibu­jos de su pro­pia inter­pre­ta­ción de la his­to­ria y lucha de las comu­ni­da­des rebel­des zapa­tis­tas. La músi­ca la puso Emory y des­de las boci­nas nos lle­ga la voz de su com­pa­ñe­ro Tigi Ness, quien fue minis­to de Cul­tu­ra del par­ti­do Poly­ne­sian Panther Party. Tigi Ness es músi­co y Emory se levan­ta a dar una vuel­ta y bai­lar unos pasos de “I was born in the city, rai­sed in the streets, had reli­gion in my sys­tem, was poi­so­ned in my sleep … the fac­tory was my futu­re, the ghet­to was my gra­ve. Look at me now.» del album «Froom street to the sky”.

¿Cuál es tu cone­xión con el movi­mien­to Zapa­tis­ta?

– En reali­dad mi cone­xión tie­ne que ver con la soli­da­ri­dad. La soli­da­ri­dad con su lucha por los dere­chos huma­nos bási­cos. Esto es la tan­gi­ble rela­ción que tene­mos entre ellos y los Pan­te­ras Negras, aun­que son dos luchas de tiem­pos dis­tin­tos. Los zapa­tis­tas se empie­zan a orga­ni­zar en el momen­to en el que el par­ti­do de las pan­te­ras se des­vuel­ve. En 1981 se aca­ba la his­to­ria del par­ti­do, pero es en el espí­ri­tu de lo que repre­sen­ta sim­bó­li­ca­men­te que se crea la rela­ción entre la lucha de los Pan­te­ras Negras de enton­ces con la lucha zapa­tis­ta de aho­ra.

¿Cuál es el enla­ce más fuer­te entre la lucha de los Pan­te­ras Negras y la lucha zapa­tis­ta?

– Las dos luchan se enfo­can en la auto­de­ter­mi­na­ción. El hecho de luchar para poder deter­mi­nar y deci­dir sobre tu pro­pio des­tino y el des­tino de la comu­ni­dad. Las luchan son sobre el desa­rro­llo de nues­tro pro­pio orden social, pro­gra­mas e ins­ti­tu­cio­nes, y cla­ro, lo que nos une tam­bién, es la lucha y la resis­ten­cia en con­tra del Esta­do repre­sor.

La situa­ción en Chia­pas ha sido y es preo­cu­pan­te. Aquí esta­mos en una zona mili­ta­ri­za­da, no sólo por el ejér­ci­to mexi­cano, sino tam­bién por gru­pos arma­dos y gru­pos para­mi­li­ta­res. En las cár­ce­les de Chia­pas hay com­pa­ñe­ros zapa­tis­tas pre­sos y la repre­sión y la polí­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te esta muy pre­sen­te. Tam­bién el par­ti­do de las Pan­te­ras Negras sufrie­ron mucha repre­sión en su tiem­po y has­ta la fecha tie­ne sus pre­sos polí­ti­cos. ¿Que men­sa­je o pala­bras podrías dar al res­pec­to?

– Sí, sí, sí, la repre­sión es algo uni­ver­sal. Siem­pre hay una agre­sión en con­tra de la gen­te que esta en opo­si­ción al sis­te­ma injus­to. Los pre­sos polí­ti­cos son un pro­ble­ma en todo el mun­do. Noso­tros toda­vía tene­mos en las cár­ce­les gen­te que esta­ba en el par­ti­do. Son pre­sos de los 60 y 70, ¡más de cua­ren­ta años atrás! Cla­ro que hay una cone­xión entre noso­tros por el hecho de com­par­tir expe­rien­cias de repre­sión y pre­sos polí­ti­cos.

¿Ha habi­do una rela­ción direc­ta entre los Pan­te­ras Negras y los zapa­tis­tas antes?

– Una rela­ción direc­ta no, pero siem­pre hemos esta­do infor­ma­dos por la gen­te que ha esta­do entre EEUU y Chia­pas. Gen­te que ha difun­di­do la pala­bra zapa­tis­ta y la situa­ción en que se encuen­tran.

El siem­pre son­rien­te Emory. Foto­gra­fía: Ingrid Fad­nes

¿Que haces hoy en día?

– Segui­mos la lucha en con­tra de la repre­sión del esta­do. Noso­tros, los que que­da­mos y que has­ta la fecha pode­mos mover­nos y res­pi­rar, segui­mos en la mis­ma lucha. Segui­mos con nues­tras reunio­nes para dar­le honor a nues­tro lega­do y pasar­lo a la juven­tud, a los que les intere­sa nues­tra his­to­ria. Yo, en lo per­so­nal, via­jo mucho para dar char­las sobre la his­to­ria y la lucha his­tó­ri­ca del par­ti­do a tra­vés del tra­ba­jo de arte que hice en este tiem­po para el par­ti­do.

¿Crees que tu inter­ven­ción con el arte de la lucha zapa­tis­ta pue­de hacer que más gen­te este infor­ma­da de una lucha que para muchos ha que­da­do en el “olvi­do” los últi­mos años?

– ¡Oh yeah!. Defi­ni­ti­va­men­te. Yo quie­ro seguir inves­ti­gan­do sobre la lucha y la his­to­ria de los pue­blos zapa­tis­tas e incor­po­rar­lo en mi tra­ba­jo artís­ti­co. Espe­ro poder regre­sar pron­to, y segu­ro voy a lle­var la pala­bra zapa­tis­ta a mis char­las y expo­si­cio­nes allá y con­tar a la gen­te sobre mi visi­ta acá y la hue­lla pro­fun­da que me ha deja­do. Lo que yo veo aquí en Chia­pas es algo en desa­rro­llo, algo que esta cre­cien­do paso a pasi­to en sus pro­pios tiem­pos, pero son pasos muy deter­mi­na­dos. Lo que veo es un pro­ce­so que esta suce­dien­do aquí y aho­ra.

Den­tro de los pla­nes del encuen­tro Zapan­te­ra Negra esta la pro­duc­ción de una revis­ta con el mis­mo nom­bre. Toda­vía no sale, pero la idea del colec­ti­vo de artis­tas alre­de­dor del Ede­lo es lan­zar la revis­ta en cin­co paí­ses, que se pue­da des­car­gar y repro­du­cir des­de una pági­na en inter­net. La revis­ta se desa­rro­lla­rá con la orien­ta­ción de Emory y ser­vi­rá como un home­na­je con­tem­po­rá­neo a su tra­ba­jo.

Regre­san­do a la ban­ca chue­ca con Emory, una últi­ma pre­gun­ta. Está ya un poco inquie­to, con ganas de tomar un pin­cel y unir­se a las fuer­zas mura­lis­tas.

¿Como ves la situa­ción actual de EEUU? ¿Qué te dicen los jóve­nes que encuen­tras en tus char­las?

– Actual­men­te tene­mos una fuer­te resis­ten­cia en EEUU por la cri­sis eco­nó­mi­ca. No sólo una cri­sis, pero un colap­so total del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Enton­ces hay mucha gen­te que les intere­sa desa­rro­llar pro­gra­mas alter­na­ti­vos, como las pro­gra­mas que sur­gie­ron duran­te el tiem­po del par­ti­do de los Pan­te­ras. Estos eran pro­gra­mas socia­les que fue­ron pro­pues­tas del par­ti­do y tam­bién imple­men­ta­dos don­de podía­mos. Aho­ra hay gen­te que quie­ren el regre­so de estos pro­gra­mas, pero por su pues­to, los tiem­pos en que vivi­mos aho­ra son más com­pli­ca­dos de aque­llos tiem­pos.

La lucha Zapan­te­ra Negra

El pro­gra­ma y la pla­ta­for­ma de los Pan­te­ras Negras fue lan­za­do en octu­bre de 1966: Lo que que­re­mos y lo que cree­mos. Entre las cosas que se exi­gían esta­ba liber­tad –liber­tad para poder deter­mi­nar el des­tino de su pro­pia comu­ni­dad negra, incluían tra­ba­jo, vivien­das dig­nas, y una edu­ca­ción “que reve­le la ver­da­de­ra natu­ra­le­za de esta socie­dad deca­den­te (…), una edu­ca­ción que nos ense­ñe nues­tra ver­da­de­ra his­to­ria y nues­tro papel en la socie­dad actual”. En 1994 El Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal sale de la sel­va arma­do y pre­pa­ra­do para hacer de su pala­bra y su lucha las deman­das de liber­tad, demo­cra­cia, jus­ti­cia, tra­ba­jo, techo, ali­men­to tie­rra y edu­ca­ción.

Rei­vin­di­can­do la lucha de sus ante­pa­sa­dos y salien­do de una lar­ga noche de 500 años.

La noche esta lle­gan­do a More­lia. Den­tro del audi­to­rio hay un par de focos ilu­mi­nan­do para los mura­lis­tas pacien­tes. Emory está entre ellos por su pues­to. El cafe­ci­to y los fri­jo­li­tos se com­par­ten en la nebli­na afue­ra de la coci­na comu­ni­ta­ria de la escue­li­ta. Subien­do otra vez al audi­to­rio se escu­chan los alum­nos de la escue­li­ta can­tan­do:

Escu­chen a todos los gobier­nos

Los que andan des­tru­yen­do el mun­do

ya bas­ta de tan­ta injus­ti­cia

y que nos roban los pin­ches gobier­nos

los pue­blos ya esta­mos abu­ri­dos

de tan­tas pro­me­sas sin inclum­pir

hom­bres, niños, muje­res y ancia­nos

ya lle­gó el tiem­po de des­per­tar

uni­dos noso­tros logra­re­mos

a que el mun­do ten­drá buen color

sí que­re­mos que el mun­do se cam­bie

solo uni­dos pode­mos cam­biar

lucha­re­mos en con­tra del mal

ofre­cien­do nus­tra vida pelean­do

y es por eso que deci­mos a todos

has­ta morir es nece­sa­rio (…)

Las nue­vas gene­ra­cio­nes zapa­tis­tas reci­bien­do el lega­do de la pala­bra y la lucha de sus padres, mili­cia­nos en la gue­rra, y de sus bisa­bue­los zapa­tis­tas y de sus ante­pa­sa­dos aplas­ta­dos duran­te la his­to­ria por un poder colo­nia­lis­ta y racis­ta. Recor­da­mos una vie­ja can­ción de los escla­vos rei­vin­di­ca­da por Las Pan­te­ras Negras[2] conec­tan­do la his­to­ria de la opre­sión con la lucha de la gen­te negra con­tem­po­rá­nea:

Somos sol­da­dos de un ejer­ci­to

debe­mos luchar, no impor­ta morir.

Debe­mos alzar la ban­de­ra ensan­gren­ta­da

debe­mos alzar­la has­ta morir.

Mi madre era sol­da­do.

Tenía en sus manos con qué arar la liber­tad

y al enve­je­cer y no podía luchar más

dijo que lucha­ría igual.

Mi padre era sol­da­do.

Tenía en sus manos con qué arar la liber­tad

y al enve­je­cer y no podía luchar más

dijo que lucha­ría igual.

Aho­ra todos somos sol­da­dos

tene­mos en nues­tras manos con más qué arar la liber­tad

y al enve­je­cer y no poder luchar más

ten­dre­mos que alzar­nos y luchar igual.

En el encuen­tro Zapan­te­ra Negra salen nue­vas pro­pues­tas, ins­pi­ra­dos por dos luchas de dos eras dife­ren­tes, pero conec­ta­dos a tra­vés de la lucha en con­tra de la explo­ta­ción, el racis­mo y escla­vi­tud. Este tex­to sur­gió duran­te el encuen­tro en Noviem­bre:

Cam­bian­do el mapa
Abrien­do bre­cha como una fle­cha
Los gue­rre­ros Rojo y Negro ya
sus lazos estre­chan.

Lar­ga la noche que ha azo­ta­do
a pue­blos her­ma­nos
Áfri­ca y Amé­ri­ca
ya no serán sus escla­vos.

Des­co­lo­ni­zan­do el terreno
Aran­do la tie­rra
Cons­tru­yén­do­se otros mun­dos
Que repe­lan la gue­rra

Regre­san con más Fuer­za
Los que anda­ban en Vela
Zapa­tis­tas mano a mano
con las Pan­te­ras negras

La Lucha es por Vic­to­ria
com­par­tien­do una his­to­ria
Nue­vas gene­ra­cio­nes apren­den
de las memo­rias

Memo­rias de los pue­blos
de los barrios y guet­tos
Son his­to­rias que han sido
teji­das por los Ances­tros

Unión en movi­mien­to,
Iden­ti­dad y Res­pe­to
Son las bases que han
man­te­ni­do encen­di­do el fue­go

El fue­go aquel que calien­ta
El que a todo Rebel­de pren­de y alien­ta
El que tu espe­ran­za ali­men­ta!

Dame la Z‑A-P-A-N-T-E-R-A‑S
Zapan­te­ras en la sel­va otra vez
Dame la Z‑A-P-A-N-T-E-R-A‑S
Zapan­te­ras en la sel­va otra vez

Abrien­do bre­cha como una fle­cha
Los gue­rre­ros Rojo y Negro ya
sus lazos estre­chan.

Lar­ga la noche que a azo­ta­do
a pue­blos her­ma­nos
Áfri­ca y Amé­ri­ca
ya no seràn sus escla­vos.

Des­co­lo­ni­zan­do el terreno
Aran­do la tie­rra
Cons­tru­yén­do­se otros mun­dos
Que repe­lan la gue­rra

Regre­san con más Fuer­za
Los que anda­ban en Vela
Zapa­tis­tas mano a mano
con las Pan­te­ras negras

Just give me the Z‑A-P-A-N-T-E-R-A‑S
Zapan­te­ras en la sel­va otra vez
Just give me the Z‑A-P-A-N-T-E-R-A‑S
Zapan­te­ras en la sel­va otra vez!

Líri­cas por Manik B, Mexi­co, noviem­bre 2012.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *