Argen­ti­na. En las tie­rras recu­pe­ra­das de Guer­ni­ca bri­lló el sol en todos los sen­ti­dos

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

Este domin­go pasa­do, en que las tem­pe­ra­tu­ras fue­ron menos duras que los últi­mos días y el sol per­mi­tió que la intem­pe­rie deja­ra de ser un esce­na­rio menos inhós­pi­to, los y las inte­gran­tes de las 2500 fami­lias que se hallan recu­pe­ran­do tie­rras en Guer­ni­ca pudie­ron, míni­ma­men­te, dis­fru­tar de cier­to ali­vio por la sus­pen­sión del des­alo­jo. Por eso, entre mate y mate, algún menu­do de pollo en una parri­lla impro­vi­sa­da o en la olla popu­lar, y cien­tos de chi­cos y chi­cas corre­tean­do entre las impro­vi­sa­das “vivien­das”, se pudo char­lar del futu­ro inme­dia­to, por más incer­ti­dum­bres que aún exis­tan.

Como es sabi­do, la pre­sión popu­lar y las dos ape­la­cio­nes pre­sen­ta­das en tiem­po y for­ma por la Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das que patro­ci­nan a los veci­nos gene­ra­ron una mar­cha atrás en la deci­sión auto­ri­ta­ria del Juez Mar­tín Rizo y el fis­cal Juan Con­do­mí Alcor­ta que pre­ten­dían des­alo­jar a toda cos­ta. Inclu­so, ya tenían esti­pu­la­da la fecha de este lunes 24 para que des­em­bar­ca­ran en la toma de tie­rras un bata­llón poli­cial nume­ro­so.

Lo que ocu­rre es que des­de las ins­ti­tu­cio­nes muchas veces se sub­es­ti­ma a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y mucho más aún a lo que pue­de impli­car para quie­nes no tie­nen don­de dor­mir cada noche, tener la posi­bi­li­dad de afe­rrar­se con uñas y dien­tes a un peda­ci­to de tie­rra que has­ta aho­ra no tuvo due­ños visi­bles. Pre­ci­sa­men­te por eso, es que la recu­pe­ra­ción sigue pujan­te y gene­ra entu­sias­mo en quie­nes par­ti­ci­pan en ella.

Las orga­ni­za­cio­nes del pue­blo, todas ellas (MTR-Vota­mos Luchar,OLP Resis­tir y Luchar,Víctor Choque-Mulcs,Polo Obrero,FOL,Barrios de Pie-Libres Del Sur,Frente Popu­lar Dario San­ti­llan-CP) que jun­to con la Coor­di­na­do­ra de Dele­ga­dos de los cua­tro barrios, son los que se encar­gan todos los días que la masi­vi­dad de la recu­pe­ra­ción no com­pli­que la con­vi­ven­cia y ade­más ayu­dan en lo que pue­den para que las nece­si­da­des míni­mas ali­men­ti­cias no dejen a nadie exclui­do, vie­nen tam­bién hacien­do ges­tio­nes para que la “comi­sión de diá­lo­go” exi­gi­da a las auto­ri­da­des pue­da ser una reali­dad.

Como bien expli­ca el núme­ro 3 del bole­tín interno de los veci­nos, «Noti-Tie­rras Recu­pe­ra­das”, esta sema­na segui­rán las reunio­nes comen­za­das días atrás con fun­cio­na­rios de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires y de Nación para des­tra­bar la cerra­zón ofi­cial impe­ran­te y tam­bién los emba­tes con­ti­nuos por par­te del Muni­ci­pio local y de los que des­de las som­bras detes­tan la pre­sen­cia de los ocu­pan­tes. ya que entor­pe­cen sus ambi­cio­sos pla­nes inmo­bi­lia­rios. Recor­dar de paso que apa­ren­te­men­te el Fis­cal que pedía el des­alo­jo, sería un even­tual vecino de las tie­rras recu­pe­ra­das ya que habi­ta en el country pega­do a las mis­mas. El mis­mo com­ple­jo de edi­fi­cios que aho­ra pre­ten­de repro­du­cir­se por 3 o 4 y ocu­par con can­chas de rugby los barrios don­de veci­nos y veci­nas humil­des quie­re levan­tar un techo.

Los dele­ga­dos de la toma seña­lan que “hay un sec­tor del gobierno nacio­nal y pro­vin­cial que nos quie­re des­alo­jar, por ejem­plo (Ser­gio) Ber­ni minis­tro de Segu­ri­dad y Biel­sa minis­tra de Vivien­da y ade­más dicen que somos delin­cuen­tes. Hay otros fun­cio­na­rios de tie­rras y Desa­rro­llo Social que están dis­cu­tien­do con la inten­den­ta (que tam­bién nos quie­re ver lejos) para encon­trar un camino que evi­te el des­alo­jo» . Esta idea se pre­ten­de hacer ofi­cial­men­te en la mesa de dia­lo­go que teó­ri­ca­men­te se tie­ne que cons­ti­tuir a par­tir de esta mis­ma sema­na.

En este mis­mo sen­ti­do nego­cia­dor, los dele­ga­dos y dele­ga­das reci­bie­ron pro­pues­tas varias de fun­cio­na­rios pro­vin­cia­les y nacio­na­les, preo­cu­pa­dos por apa­gar fue­gos ya que la fir­me­za de los veci­nos y veci­nas en no mover­se del sitio inquie­ta tan­to en la Casa guber­na­men­tal con sede en La Pla­ta como en la pro­pia Rosa­da. En el inter­cam­bio hubo des­de ofre­ci­mien­to de “sub­si­dios fami­lia­res» has­ta gene­rar la idea que solo una par­te de las cien hec­tá­reas no tie­ne due­ños (unas 25 Ha) pero el res­to si los posee, lo que sig­ni­fi­ca­ría que a los que “les toque en suer­te que­dar­se” podrían pagar sus lotes en peque­ñas y pro­lon­ga­das cuo­tas, que no superen el 10% de sus suel­dos. Todos estos ges­tos obvia­men­te no tuvie­ron bue­na recep­ción y como seña­la­ra uno de los dele­ga­dos: “nos quie­ren divi­dir pero no lo van a lograr. Aquí somos como dijo el mos­que­te­ro: todos para uno y uno para todos”. Y otro aco­tó: «no nos cono­cen: de cuál 10% de suel­do hablan si aquí hay muchos que no tene­mos tra­ba­jo o los que tenía­mos se los lle­vó esta mal­di­ta pan­de­mia”. Es por eso que des­de la Coor­di­na­ción de dele­ga­des y orga­ni­za­cio­nes van a pro­po­ner y recla­mar una sali­da que inclu­ya sí o sí a la tota­li­dad de las fami­lias que estan en los 4 barrios de la recu­pe­ra­cion de tie­rras.

Sin embar­go, a pesar del ali­vio del no des­alo­jo «por aho­ra» (no olvi­dar que el caso está a estu­dio y vere­dic­to en la Cáma­ra pro­vin­cial) y las con­ver­sa­cio­nes en mar­cha, nadie baja la guar­dia y por la noche se acen­túa la vigi­lan­cia para que no vuel­van a repe­tir­se las pro­vo­ca­cio­nes exter­nas de quie­nes están ávi­dos de apu­rar los trá­mi­tes para que todo se ter­mi­ne con la gen­te des­ocu­pan­do. De hecho, en la noche del domin­go, hubo rumo­res inquie­tan­tes de repre­sión en la zona. Al pare­cer hubo un peque­ño inten­to de ocu­par en un barrio del dis­tri­to, lla­ma­do El Roble, que ter­mi­nó con dete­ni­dos, pero final­men­te que­dó en nada la idea que algu­nos fun­cio­na­rios loca­les pre­ten­die­ron lan­zar, acu­san­do a algu­nas orga­ni­za­cio­nes socia­les de impul­sar esos hechos.

En medio de todo lo que vie­ne acon­te­cien­do, la nota de que exis­te vida y espe­ran­za has­ta en las peo­res cir­cuns­tan­cias la die­ron esta pasa­da sema­na dos acon­te­ci­mien­tos muy valo­ra­dos por el vecin­da­rio. Por un lado, la son­ri­sa de esos miles de pibi­tos y pibi­tas que se suma­ron a los fes­te­jos del día de la niñez, y reci­bie­ron peque­ños pero her­mo­sos rega­los y dul­ces que repar­tie­ron jun­to a los veci­nos, los y las mili­tan­tes de esas orga­ni­za­cio­nes del pue­blo tan denos­ta­das por la dere­cha recal­ci­tran­te des­de sus medios hege­mó­ni­cos, que este lunes vol­vie­ron a hablar a tra­vés de sus escri­bas, de “intru­sis­mo”, “ile­ga­li­dad” y otras infa­mias . Y por otra par­te, la satis­fac­ción de ver cre­cer los pri­me­ros cebo­lli­nes de una huer­ta que se ha ido cons­tru­yen­do entre todes en uno de los terre­nos del amplio lugar. Algo que es fun­da­men­tal en estos tiem­pos de vacas fla­cas y ali­men­tos caros, mul­ti­pli­can­do las huer­tas popu­la­res que ase­gu­ren sobe­ra­nía ali­men­ta­ria para derro­tar al peor virus del capi­ta­lis­mo: el ham­bre.

Foto: mar­cha de los veci­nos y veci­nas de las tie­rras recu­pe­ra­das en Guer­ni­ca. /​/​Sebas­tián Line­ro (Enfo­que rojo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *