Esta­dos Uni­dos. «Mar­chó por la situa­ción de pobre­za»: 10 años de impu­ni­dad tras la mayor masa­cre de migran­tes en México

Por Alber­to Pra­di­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

Se cum­ple una déca­da del ase­si­na­to de 72 migran­tes en San Fer­nan­do, Tamau­li­pas. No hay una sola per­so­na con­de­na­da y muy pocas fami­lias reci­bie­ron indemnización.

«Pido al gobierno mexi­cano que se haga jus­ti­cia». Ange­la Pine­da Mora­les per­dió a su hija May­ra Isa­bel hace diez años. Par­tió de Sipa­ca­te (Gua­te­ma­la), con des­tino a Esta­dos Uni­dos, don­de espe­ra­ba lograr una vida mejor. Nun­ca lo con­si­guió. Su cuer­po apa­re­ció ata­do de pies y manos y con un dis­pa­ro en la cabe­za en San Fer­nan­do, Tamau­li­pas, a 150 kiló­me­tros de la fron­te­ra. En total fue­ron eje­cu­ta­das 72 per­so­nas pro­ce­den­tes de Hon­du­ras, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Bra­sil y Ecua­dor. Úni­ca­men­te hubo dos sobre­vi­vien­tes. Aque­lla masa­cre con­mo­cio­nó a Méxi­co y se con­vir­tió en sím­bo­lo de la cruel­dad de los gru­pos cri­mi­na­les hacia los migran­tes que bus­can alcan­zar el sue­ño ame­ri­cano. Aho­ra se cum­plen diez años mar­ca­dos por la impunidad.

Recuer­da Pine­da que el 2 de agos­to de 2010 fue el últi­mo día en el que vio a su hija con vida. Antes de que par­tie­se rea­li­za­ron un encuen­tro fami­liar. Con ella mar­chó su tío Efraín y sus pri­mos Nancy y Richard, tam­bién muer­tos en la masa­cre. «May­ra pro­me­tió a su hijo que le trae­ría un robot», expli­ca su abue­la. Así se que­dó con­ten­to el niño, que enton­ces tenía 4 años y que no enten­día por qué su madre tenía que mar­char tan lejos.

Fue­ron secues­tra­dos por Los Zetas, uno de los gru­pos cri­mi­na­les más san­gui­na­rios de Méxi­co. Su obje­ti­vo era reclu­tar­los por la fuer­za para tra­ba­jar para ellos, pero como se nega­ron deci­die­ron matarlos

«Mar­chó por la situa­ción de pobre­za que hay aquí en Gua­te­ma­la», expli­ca su madre. Ella no esta­ba de acuer­do con la deci­sión. «Al menos fri­jo­li­tos tene­mos para comer», le dijo. Pero no pudo con­ven­cer­la. Como miles de com­pa­trio­tas pre­fi­rió pagar a un polle­ro (que es como se cono­ce a los guías que con­du­cen a los migran­tes a Esta­dos Uni­dos) para poder hacer dine­ro y man­dar­lo a casa.

Los migran­tes fue­ron secues­tra­dos por Los Zetas, uno de los gru­pos cri­mi­na­les más san­gui­na­rios de Méxi­co. Su obje­ti­vo era reclu­tar­los por la fuer­za para tra­ba­jar para ellos, pero como se nega­ron deci­die­ron matarlos.

Fere­tros con los migran­tes ase­si­na­dos en Tamau­li­pas, Méxi­co, 1 de sep­tiem­bre de 2010.Edgard Garri­do /​Reuters

A pesar del tiem­po trans­cu­rri­do no hay un solo con­de­na­do por aque­lla masa­cre. La Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca (FGR), que enton­ces se lla­ma­ba Pro­cu­ra­du­ría, impu­tó a 15 per­so­nas. Todas están en pri­sión por otros deli­tos sal­vo una, que falle­ció sin ser juz­ga­da. Ade­más, la mayo­ría de fami­lias tam­po­co ha reci­bi­do com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por los ase­si­na­tos. En 2018, la Comi­sión Esta­tal de Aten­ción a Víc­ti­mas (CEAV) anun­ció indem­ni­za­cio­nes para los alle­ga­dos de cin­co víc­ti­mas ecua­to­ria­nas y para un sobre­vi­vien­te. No anun­ció pagos a más afec­ta­dos. En 2013 la Comi­sión Nacio­nal para los Dere­chos Huma­nos (CNDH) hizo una reco­men­da­ción sobre el caso que fue muy cri­ti­ca­da por las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil ya que no seña­la­ba la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en la masacre.

«En estos diez años no ha habi­do jus­ti­cia para las víc­ti­mas. Las fami­lias nece­si­tan una repa­ra­ción inte­gral», dice Ana Lore­na Del­ga­di­llo, direc­to­ra de la Fun­da­ción para la Jus­ti­cia y el Esta­do Demo­crá­ti­co de Dere­cho, que acom­pa­ña a fami­lia­res de 11 de las 72 víc­ti­mas. Entre las recla­ma­cio­nes: estu­dios foren­ses de los cuer­pos que se repa­tria­ron y apo­yo médi­co para fami­lia­res que cada vez son de edad más avanzada.

Por ejem­plo, para Pine­da Mora­les la gran urgen­cia es que exhu­men los res­tos de su hija. Ase­gu­ra que cuan­do Méxi­co devol­vió su cuer­po, lo hizo en un ataúd cerra­do que le prohi­bie­ron abrir. Tam­po­co lle­gó nin­gún docu­men­to expli­ca­ti­vo. Así que ni siquie­ra sabe si lo que ente­rró fue el cuer­po de su hija. No sería la pri­me­ra vez que las auto­ri­da­des mexi­ca­nas entre­gan con­fun­di­do un cuer­po, según expli­ca Fabienne Caba­ret, abo­ga­da de la fundación.

Imá­ge­nes de los migran­tes ase­si­na­dos en San fer­nan­do duran­te el acto en Ciu­dad de Méxi­co con moti­vo del déci­mo ani­ver­sa­rio de la masa­cre, 22 de agos­to de 2020.Pedro Par­do /​AFP

Has­ta el momen­to, seis fami­lias gua­te­mal­te­cas y una bra­si­le­ña han pedi­do exá­me­nes foren­ses para tener la cer­te­za de que les entre­ga­ron a sus seres que­ri­dos. Úni­ca­men­te se hizo una exhu­ma­ción, la de la sal­va­do­re­ña Glen­da Medrano Solór­zano, que con­fir­mó en 2017 que los res­tos que ente­rra­ron eran los de la joven.

«Este dolor nadie lo repa­ra, pero me deja­ría más tran­qui­la hacer la exhu­ma­ción», ase­gu­ra.

Acti­vis­tas colo­ca­ron el sába­do en el paseo Refor­ma de la Ciu­dad de Méxi­co un anti­mo­nu­men­to en recuer­do a los migran­tes que se deja­ron la vida tra­tan­do de alcan­zar Esta­dos Uni­dos. En esta mis­ma ave­ni­da hay levan­ta­das escul­tu­ras que recuer­dan las atro­ci­da­des que se per­pe­tran en el país: una por los 43 estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa des­apa­re­ci­dos en 2014; otra por los 49 niños muer­tos en el incen­dio de la guar­de­ría Abc de Her­mo­si­llo, Sono­ra, en 2009; otra por las víc­ti­mas de feminicidio.

Al menos 1.500 per­so­nas falle­cie­ron en la fron­te­ra des­de 2014. No hay datos sobre cuán­tos fue­ron ase­si­na­dos en todo este tiempo

El papa Fran­cis­co recor­dó a las víc­ti­mas en su men­sa­je domi­ni­cal en El Vati­cano. No se pudo rea­li­zar un acto de con­me­mo­ra­ción en el muni­ci­pio en el que tuvo lugar la matan­za por­que las con­di­cio­nes de segu­ri­dad siguen sien­do insu­fi­cien­tes: Tamau­li­pas es un esta­do que con­ti­núa sufrien­do la vio­len­cia de los car­te­les del narcotráfico.

A pesar del tiem­po trans­cu­rri­do, Méxi­co sigue sien­do un país muy peli­gro­so para los migran­tes que se diri­gen hacia Esta­dos Uni­dos. Según la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes (OIM), al menos 1.500 per­so­nas falle­cie­ron en la fron­te­ra des­de 2014. No hay datos sobre cuán­tos fue­ron ase­si­na­dos en todo este tiem­po. Duran­te el últi­mo año se dis­pa­ró el núme­ro de secues­tros regis­tra­dos en los esta­dos del nor­te como Baja Cali­for­nia o Tamau­li­pas. Espe­cial­men­te des­de el esta­ble­ci­mien­to del pro­gra­ma ‘Qué­da­te en Méxi­co’ en 2019, que per­mi­te a Esta­dos Uni­dos devol­ver a migran­tes para que espe­ren al sur de Río Bra­vo su cita con el juez, que deci­di­rá sobre su peti­ción de asilo.

En Sipa­ca­te, un humil­de muni­ci­pio cos­te­ro de Gua­te­ma­la, siguen recor­dan­do a los migran­tes que salie­ron para cum­plir el sue­ño ame­ri­cano y regre­sa­ron en una caja de made­ra. Cada vez tie­nen menos con­fian­za en que los res­pon­sa­bles sean cas­ti­ga­dos algún día.

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *