Argen­ti­na. La uni­dad del cam­po nacio­nal, es nece­sa­ria para recu­pe­rar la patria

Por Jor­ge Rachid, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

Duran­te 50 años el neo­li­be­ra­lis­mo, como cul­tu­ra domi­nan­te, inten­tó al ampa­ro de fuer­zas exóge­nas, de ente­rrar la Patria y la Matria, la pri­me­ra enten­di­da como iden­ti­dad cul­tu­ral nacio­nal, ver­te­bra­da gene­ra­ción tras gene­ra­ción en trans­mi­sión oral, cos­tum­bres, ritos e inclu­so cul­tos reli­gio­sos. La segun­da, la Matria como la fuen­te de recur­sos vita­les para la vida, que emer­gen de la tie­rra y el agua dul­ce, que nos ali­men­ta y nos ofre­ce segu­ri­dad.

Ese con­cep­to bio­cén­tri­co, cul­tu­ral­men­te ame­ri­cano, mes­ti­zo, moreno, crio­llo y pro­fun­do, es la antí­te­sis más aca­ba­da del neo­li­be­ra­lis­mo impe­ran­te, que en los últi­mos años, inten­tó borrar imper­cep­ti­ble­men­te a veces, bru­tal­men­te otras, esa iden­ti­dad que cons­ti­tu­ye a los pue­blos en una con­cien­cia común de des­tino. Des­trui­do ese pilar ideo­ló­gi­co, el enemi­go se per­mi­te avan­zar hacia for­mas de some­ti­mien­to y colo­nia­je, que se van natu­ra­li­zan­do en las nue­vas gene­ra­cio­nes.

Las des­truc­cio­nes coti­dia­nas, casi ino­cen­tes apa­ren­te­men­te, pasan por lo bille­tes que pue­den per­te­ne­cer a cual­quier país, al haber cam­bia­do per­so­na­jes de nues­tra his­to­ria por ani­ma­les, cuan­do el len­gua­je des­pla­za lo espa­ñol por el inglés, más aún cuan­do se incor­po­ran cate­go­rías sim­bó­li­cas ale­ja­das de las reali­da­des, como aque­llas de lla­mar asen­ta­mien­tos a los Barrios de per­so­nas vul­ne­ra­das, o des­gra­na­mien­to a la deser­ción esco­lar y podría­mos seguir la lis­ta. Resig­nar­se ante la reali­dad es un obje­ti­vo neo­li­be­ral, pri­mer paso de la colo­ni­za­ción.

Otras des­truc­cio­nes del saber común, pasa­ron por pedir­le per­dón al rey de Espa­ña por la Inde­pen­den­cia nacio­nal. Otra cues­tio­nar 70 años de his­to­ria del pero­nis­mo, que dio mues­tras sufi­cien­tes de su for­ta­le­za y pre­sen­cia filo­só­fi­ca e ideo­ló­gi­ca, como expre­sión cul­tu­ral del pue­blo argen­tino. Más sig­ni­fi­ca­ti­vo aún, fue­ron los ata­ques sobre el Esta­do de Jus­ti­cia Social, dere­chos y liber­ta­des públi­cas, que pusie­ron, gra­cias a sus cóm­pli­ces, los medios hege­mó­ni­cos, al ser­vi­cio del lucro empre­sa­rial y del saqueo patri­mo­nial de todos los argen­ti­nos.

Para poder rea­li­zar­lo debie­ron recu­rrir a la crea­ción del Caos, que no exis­tía, pero pro­vo­ca­ron para jus­ti­fi­car su mar­cha, sobre los dere­chos adqui­ri­dos, sobre los bie­nes socia­les y las empre­sas esta­ta­les. Lo mis­mo que hacen hoy cuan­do per­die­ron el gobierno, pero con­ser­van el poder hege­mó­ni­co eco­nó­mi­co y mediá­ti­co, a tra­vés de lla­ma­do círcu­lo rojo, lla­man­do a recha­zar cual­quier ini­cia­ti­va, rom­per la Cua­ren­te­na, poner en ries­go la salud de miles de argen­ti­nos movi­li­zan­do, con­tra todo, lo que sea ini­cia­ti­va del gobierno, rom­per­la, des­tro­zar­la, como asi­mis­mo divi­dir y frag­men­tar el gobierno del Fren­te de Todos, como eje estra­té­gi­co.

Se pue­de plan­tar un árbol, en medio de un hura­cán? O aca­so pes­car en un mar que sopor­ta un Tifón? Alguien lla­ma­ría a cons­truir en oca­sión de un terre­mo­to? O qui­zás se pue­da pen­sar en medio de una gue­rra?

Todas estas situa­cio­nes, al mis­mo tiem­po son las que pro­vo­can los enemi­gos, inten­tan­do evi­tar la con­so­li­da­ción de un gobierno nacio­nal y popu­lar, que abar­ca muchos más sec­to­res de lo que somos en el pero­nis­mo, que man­tie­ne un equi­li­brio nece­sa­rio hacia aden­tro, for­ta­le­cien­do la masa crí­ti­ca que lo posi­cio­nó, pero avan­zan­do lo nece­sa­rio para evi­tar que el enemi­go, cons­tru­ya la agen­da y asu­ma la ini­cia­ti­va. Des­de ese lugar, del “estar situa­do” de Rodol­fo Kush, se podrá enten­der mejor, la nece­si­dad de for­ta­le­cer­nos como colec­ti­vo anti neo­li­be­ral, en una bata­lla que será lar­ga, pero pon­drá, de acuer­do a nues­tras capa­ci­da­des mili­tan­tes, a la Argen­ti­na y la Patria Gran­de de pie por 70 años con­ti­nuos.

Para lograr­lo, debe­mos mane­jar tiem­pos y espa­cios, rela­cio­nes de fuer­zas y cono­ci­mien­to del enemi­go, inte­li­gen­cia y estra­te­gia de lar­go pla­zo, “todo a su medi­da y armo­nio­sa­men­te” decía un vie­jo y sabio gene­ral, en un con­cep­to grie­go de la gue­rra. Esa bata­lla a librar en el tiem­po debe ser de nues­tra agen­da, sin pre­sen­tar fisu­ras, aun­que con pen­sa­mien­to crí­ti­co en alto, sin dar­le ele­men­tos al enemi­go para actuar por líneas inte­rio­res nues­tras, cons­tru­yen­do sen­ti­do en el espa­cio sim­bó­li­co, que derro­te su con­cep­ción del mun­do neo­li­be­ral, for­ta­le­cien­do la con­cien­cia nacio­nal, con mili­tan­cia terri­to­rial y orga­ni­za­ción ple­na de la Comu­ni­dad Orga­ni­za­da, ver­da­de­ro ejér­ci­to popu­lar de volun­ta­des comu­nes en el camino de un obje­ti­vo como Patria Gran­de y Matria, de la madre Pacha­ma­ma, la tie­rra ame­ri­ca­na.

JORGE RACHID
PRIMERO LA PATRIA
www​.lapa​triaes​ta​pri​me​ro​.org
CABA, 24 de agos­to de 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *