Argen­ti­na. Des­alo­jar, la úni­ca res­pues­ta esta­tal

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

A par­tir de la pan­de­mia por COVID-19, se mul­ti­pli­ca­ron las ocu­pa­cio­nes de tie­rras en Cór­do­ba. Sin polí­ti­cas habi­ta­cio­na­les para sec­to­res popu­la­res, con altos nive­les de haci­na­mien­to y una agu­di­za­ción de la pobre­za con­se­cuen­cia del freno a la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ocu­par tie­rras y cons­truir sus casas es la úni­ca opción para muchas fami­lias. Actual­men­te, enfren­tan nue­vas estra­te­gias judi­cia­les que pre­ca­ri­zan aún más su situa­ción.

“La posi­bi­li­dad de tener una casa nos dio espe­ran­za y for­ta­le­za para seguir”, nos dice Ceci­lia Andra­da en su casa de la ocu­pa­ción de Esta­ción Ferrey­ra, que las veci­nas bau­ti­za­ron como Nue­va Esta­ción. Por la puer­ta abier­ta a pesar del inten­so frío, se ven las otras cons­truc­cio­nes nue­ví­si­mas, cons­trui­das en mate­ria­les pre­ca­rios. En la casa de Ceci­lia y de su pare­ja Mar­tín Men­do­za, se res­pi­ra hogar. Deci­die­ron cam­biar la lona por made­ras para poder que­dar­se en los terre­nos que, jun­to a unas 120 fami­lias, ocu­pan des­de el 3 de junio pasa­do.

De casua­li­dad, lle­ga Susa­na Herre­ra y se suma a la con­ver­sa­ción. Hace casi 22 años que vive en Esta­ción Ferrey­ra y expli­ca que “esto siem­pre fue un yuyal a la altu­ra de las casas, había ratas, rato­nes, víbo­ras, basu­ra y las fábri­cas tira­ban sus dese­chos”, hacien­do refe­ren­cia a La Lác­teo, Fru­cor y Clean Cor. Cuen­tan que no tenían expe­rien­cia en ocu­pa­cio­nes ante­rio­res, pero la nece­si­dad y el apo­yo de orga­ni­za­cio­nes socia­les les dio fuer­za. Hoy, enfren­tan una denun­cia de La Lác­teo por­que, sin mos­trar pape­les de pro­pie­dad, que­rrían los terre­nos para sus dese­chos indus­tria­les.

desalojo-córdoba-pandemia-6
(Ima­gen: La tin­ta)

Daya­na Bio­lat­to vive hace más de dos años en la ocu­pa­ción de Cabil­do Ane­xo jun­to a otras 75 fami­lias, algu­nas incor­po­ra­das en los últi­mos meses por las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia y el ais­la­mien­to. Tie­ne dos niños y coor­di­na el come­dor comu­ni­ta­rio Luz de espe­ran­za: “Hace unos tres meses, veni­mos con pro­ble­mas con el due­ño del cam­po, que vie­ne con órde­nes fal­sas como si tuvie­ra com­pra­da la Comi­sa­ría 18, vie­ne con topa­do­ras a inti­mar que­rien­do vol­tear las casi­tas. La gen­te está con mie­do, no sabe si los van a sacar, todas son fami­lias con niños y no tie­nen dón­de ir”. 

La situa­ción de esca­so acce­so a la tie­rra y la vivien­da en Cór­do­ba, Argen­ti­na y la región es simi­lar ya que res­pon­de a un patrón gene­ral. Andrés Dema­ría es abo­ga­do e inte­gra el Encuen­tro de Orga­ni­za­cio­nes, espa­cio que acom­pa­ña algu­nas ocu­pa­cio­nes. En con­ver­sa­ción con La tin­ta, pre­ci­sa que se tra­ta de “un mode­lo de pro­duc­ción extrac­ti­vis­ta que en el cam­po expul­sa cam­pe­si­nos y expan­de la fron­te­ra soje­ra para el mono­cul­ti­vo trans­gé­ni­co, mien­tras las ciu­da­des son dina­mi­za­das por el exce­den­te que deja esa for­ma de explo­ta­ción”. Así, el dise­ño de la ciu­dad lo deci­den empre­sas desa­rro­llis­tas, gene­ran­do una expul­sión masi­va del sec­tor que, por sus bajos recur­sos, no favo­re­cen el nego­cio inmo­bi­lia­rio. 

desalojo-córdoba-pandemia-12
(Ima­gen: La tin­ta)

En Cór­do­ba, ade­más, des­de el Pro­gra­ma Mi Casa Mi Vida a prin­ci­pios de la déca­da del 2000, no hubo polí­ti­ca de vivien­da masi­va, “con la crí­ti­ca de que no fue una polí­ti­ca de vivien­da pen­sa­da des­de la inte­gra­ción urba­na, sino des­de una lógi­ca secu­ri­ta­ria que gene­ró segre­ga­ción social y racial expul­san­do a mucha gen­te a la peri­fe­ria de la ciu­dad y dejan­do sue­lo urbano vacan­te para los nego­cios inmo­bi­lia­rios”.

Agu­di­za­ción en pan­de­mia

Las ocu­pa­cio­nes apa­re­cen así como una res­pues­ta auto­ges­ti­va ante un con­flic­to sin solu­ción. En Esta­ción Ferrey­ra, al comien­zo de la cua­ren­te­na, un gru­po de jóve­nes empe­za­ron a lim­piar un terreno en lo que hoy es la toma para hacer una huer­ta, “cuan­do la gen­te vio, pen­só que se lim­pia­ba para mar­car casas y, en cues­tión de horas, se corrió la voz. Yo supe de casua­li­dad, vini­mos y empe­za­mos con una pie­za de lona”, cuen­ta Ceci­lia. Para ellos, es “la posi­bi­li­dad de tener un terreno por­que, si pudié­ra­mos com­prar­lo, no esta­ría­mos pasan­do por esto, sufrir el frío, el sol, el vien­to, no tener luz y agua”.

Según el Encuen­tro de Orga­ni­za­cio­nes, hubo al menos quin­ce con­flic­tos por la tie­rra des­de el ini­cio de la pan­de­mia, doce en la ciu­dad de Cór­do­ba y tres en otras loca­li­da­des, “algu­nas se asen­ta­ron, otras se fue­ron dilu­yen­do, pero, en este momen­to, hay unas diez tomas de tie­rras con una carac­te­rís­ti­ca gene­ral: las ocu­pan­tes son fami­lias jóve­nes con niñes”. Susa­na nos dice que, en su terreno, con­vi­ven seis fami­lias, “vivo en casa de mi sue­gra y están los her­ma­nos de mi mari­do tam­bién, hici­mos para arri­ba por­que no tene­mos patio”.

desalojo-córdoba-pandemia
(Ima­gen: La tin­ta)

A par­tir del ais­la­mien­to por la pan­de­mia, la situa­ción de haci­na­mien­to se agu­di­zó. Andrés expli­ca que “si bien se pre­veía que iba a haber un nue­vo ciclo de ocu­pa­cio­nes, ésta se ace­le­ró y se con­cen­tró mucho duran­te el ASPO”. Daya­na narra que si bien “hay orden que no se pue­de des­alo­jar a nadie, hay gen­te que está acá por­que los des­alo­ja­ron de los alqui­le­res don­de vivían”.

Pro­ce­sos judi­cia­les

En la mayo­ría de las ocu­pa­cio­nes, los pro­ce­sos judi­cia­les son lar­gos y com­ple­jos. En el caso de la toma de Esta­ción Ferrey­ra, La Lác­teo los denun­ció “por­que quie­ren los terre­nos para sus dese­chos y están sien­do apo­ya­dos por las otras dos fábri­cas”. Al comien­zo, se acer­ca­ron a ofre­cer­les lác­teos a cam­bio de que ellos le cedie­ran las tie­rras. Esto y el hecho de no mos­trar pape­les que acre­di­ten su pro­pie­dad con­ven­ce a las y los veci­nos de que no serían los due­ños. “De todas for­mas, nos denun­cia­ron y tuvi­mos a la poli­cía acá aden­tro rom­pien­do, tiran­do, pro­vo­can­do, salía­mos las muje­res y nos agre­dían”, cuen­ta Ceci­lia.

En Cabil­do Ane­xo, la situa­ción es de mayor ten­sión. “Esta­mos espe­ran­do por­que nos dije­ron que habría un des­alo­jo, pedi­mos ayu­da del gobierno por­que no tene­mos dón­de ir”, dice Daya­na y cuen­ta que habla­ron “con el due­ño y le pedi­mos que nos die­ra a pagar los terre­nos en cuo­tas, por­que no había apa­re­ci­do antes, noso­tros fui­mos hace dos años al Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social a plan­tear que había un asen­ta­mien­to acá y nos dije­ron que era tie­rra del Esta­do, que no tenía due­ño, por eso, la gen­te se que­dó e hizo la casa”. A par­tir de la denun­cia del due­ño, des­de el juz­ga­do, habrían ase­gu­ra­do que no habrá des­alo­jo duran­te la pan­de­mia, “pero tam­po­co dejan que la gen­te cons­tru­ya, no los dejan ni poner un nylon para el frío por­que hay orden de no inno­var”.

desalojo-córdoba-pandemia-2
(Ima­gen: La tin­ta)

Actual­men­te, hay una nue­va estra­te­gia judi­cial fren­te a las ocu­pa­cio­nes. Andrés Dema­ría expli­ca que la medi­da uti­li­za­da por el Poder Judi­cial para des­ac­ti­var las ocu­pa­cio­nes era orde­nar medi­das de no inno­var, “es decir que, has­ta tan­to no se resuel­va el con­flic­to de pose­sio­nes, se orde­na­ba que ni el denun­cian­te ni el impu­tado pudie­ran modi­fi­car el sue­lo ni cons­truir vivien­das, ni sacar o ingre­sar mate­ria­les”. 

Sin embar­go, como seña­la Daya­na, hoy, la ame­na­za de des­alo­jo es un hecho. En lugar de dic­tar­se medi­das de no inno­var, “se dic­tan órde­nes de des­alo­jos cau­te­la­res, esto va a gene­rar un aumen­to en la con­flic­ti­vi­dad y la vio­len­cia por­que, al momen­to de eje­cu­tar esas órde­nes en tie­rras don­de la pose­sión y quién es el posee­dor legí­ti­mo está dis­cu­ti­do, suma­do que la mitad de la pobla­ción sufre esta defi­cien­cia habi­ta­cio­nal, la gen­te no se va a ir si no tie­nen dón­de irse”, afir­ma con preo­cu­pa­ción Dema­ría.

Las medi­das cau­te­la­res del Minis­te­rio Públi­co Fis­cal se usan de modo excep­cio­nal y pro­vo­can­do el menor daño para las per­so­nas invo­lu­cra­das pre­ser­van­do el obje­to de con­flic­to, en este caso, la pose­sión de la tie­rra. Sin embar­go, están orde­nan­do des­alo­jos cuan­do pue­den dic­tar órde­nes de no inno­var, lo que sig­ni­fi­ca que “se está vio­lan­do esa excep­cio­na­li­dad y usan­do for­mas más vio­len­tas que mues­tra la par­cia­li­dad del Minis­te­rio Públi­co por­que ade­lan­ta la opi­nión y es de algún modo una con­de­na anti­ci­pa­da para los y las ocu­pan­tes”, según Dema­ría. Ade­más, es una medi­da des­pro­por­cio­na­da, en tan­to pro­ce­de a des­alo­jar de for­ma cau­te­lar.

Polí­ti­cas de Esta­do

Para el Encuen­tro de Orga­ni­za­cio­nes, resul­ta urgen­te que el Gobierno y el Poder Judi­cial cam­bien la pers­pec­ti­va des­de la que inter­pre­tan las ocu­pa­cio­nes de tie­rra. “Lo ven como hechos delic­ti­vos y pun­to, por eso, se apli­ca esta cues­tión de des­alo­jar cau­te­lar­men­te, por­que no ven con­flic­ti­vi­dad social, eco­nó­mi­ca, fami­lias sin techo, ellos ven delin­cuen­tes”, ase­gu­ra el abo­ga­do.

desalojo-córdoba-pandemia-14
(Ima­gen: La tin­ta)

La apues­ta es a la inte­gra­ción de la comu­ni­dad, con urba­ni­za­ción de las villas y barrios popu­la­res garan­ti­zan­do el acce­so a ser­vi­cios y dán­do­le tra­ba­jo a quie­nes viven allí. “Esto supo­ne poner­se a pen­sar una polí­ti­ca de vivien­da y orga­ni­za­ción urba­na que no ten­ga como dina­mi­za­do­res exclu­si­vos y exclu­yen­tes a los espe­cu­la­do­res inmo­bi­lia­rios, a estas empre­sas desa­rro­llis­tas”, con­clu­yen des­de la orga­ni­za­ción.

Sin embar­go, para el Gobierno de Cór­do­ba, des­alo­jar pare­ce ser la úni­ca res­pues­ta esta­tal.

Fuen­te: La tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *