Argen­ti­na. 48 años des­pués: Glo­ria y honor a las y los héroes de Trelew

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de agos­to de 2020.

La fuga del penal de Raw­son y la Masa­cre de Tre­lew no sólo recuer­dan un cri­men de lesa huma­ni­dad come­ti­do con­tra un gru­po de valien­tes revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias sino que cons­ti­tu­ye una cla­ve fun­da­men­tal de aná­li­sis del Terro­ris­mo esta­tal con­tem­po­rá­neo argen­tino. Al igual que los bom­bar­deos a la pobla­ción civil en junio de 1955, Tre­lew es otro pun­to de infle­xión pues­to sobre la super­fi­cie por quie­nes ocu­pa­ban la cúpu­la del Esta­do para sen­tar pre­ce­den­te de cuán­to esta­ban dis­pues­tos a hacer quie­nes defen­dían (y aún hoy lo hacen) la estruc­tu­ra del capi­ta­lis­mo en su ver­sión argentina.

Argentina: A 45 años de la masacre de Trelew

Si pen­sa­mos en qué ense­ñan­zas y lega­do deja a las nue­vas gene­ra­cio­nes lo ocu­rri­do el 22 de agos­to de 1972 en ese con­fín de la Pata­go­nia argen­ti­na, pode­mos con­cluir en varios aspec­tos nodales:

Antes que nada demo­ler la idea impues­ta por quie­nes se eri­gie­ron en enemi­gos de la liber­tad y la jus­ti­cia, sobre que cual­quier inten­to de enfren­ta­mien­to con el poder esta­ría con­de­na­do al fra­ca­so. En ese perío­do de la his­to­ria argen­ti­na, miles de jóve­nes, como las y los que ese trá­gi­co día 22 caye­ron acri­bi­lla­dos a bala­zos en la Base de la Mari­na Almi­ran­te Zar, esta­ban deci­di­dos a luchar por cam­biar el orden injus­to que sopor­ta­ban millo­nes de argen­ti­nos. En esa toma de deci­sión, no sólo desa­rro­lla­ron al máxi­mo su capa­ci­dad de entre­ga sino que tam­bién sabían que el com­pro­mi­so era has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Lo que el enemi­go qui­so mos­trar como una san­grien­ta derro­ta, ger­mi­na­ba meses des­pués en nue­vos avan­ces en la con­cien­cia de las masas. El triun­fo elec­to­ral de 1973 y la mul­ti­tu­di­na­ria movi­li­za­ción a las cár­ce­les per­mi­tió de inme­dia­to la liber­tad de todos los pre­sos y pre­sas politicas.

Des­de ese pun­to de vis­ta, Tre­lew hoy, deja cla­ro que fren­te a las nue­vas tri­qui­ñue­las y accio­nes ofen­si­vas del Impe­rio, la úni­ca sali­da posi­ble es la con­fron­ta­ción. Mos­trar­le los dien­tes y hacer­le saber a quie­nes siguen gene­ran­do nue­vas for­mas de con­quis­ta o reco­lo­ni­za­ción, que no nos entre­ga­re­mos a sus desig­nios man­sa­men­te. Y que los apa­ren­tes retro­ce­sos de la actua­li­dad abo­na­rán nue­vas resis­ten­cias a futu­ro. Esto vale recor­dar­lo, jus­ta­men­te aho­ra que se desa­rro­lla una ofen­si­va vio­len­ta para afian­zar el capi­ta­lis­mo, a lo que des­de prin­ci­pios de año se han suma­do nue­vos meca­nis­mos de con­trol y sumi­sión impues­tos por la gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca global. 

Jus­ta­men­te cuan­do más se debe­ría radi­ca­li­zar el dis­cur­so y la acción, más se insis­te des­de cier­tos sec­to­res de la izquier­da o el «pro­gre­sis­mo», en solu­cio­nes a medias, fal­sos ata­jos refor­mis­tas, res­pues­tas edul­co­ra­das o tác­ti­cas posi­bi­lis­tas para enfren­tar a la baja a quie­nes nos han pues­to la soga al cue­llo y no dudan en apre­tar el nudo. El con­ti­nen­te está lleno de ejem­plos en ese sen­ti­do, pero tam­bién aflo­ran impor­tan­tes actos insur­gen­tes, como en Chi­le, en la Nación Mapu­che, en Para­guay, en Perú, en Colom­bia, en Bra­sil, en todas las luchas anti­ex­trac­ti­vis­tas y has­ta en las pro­pias calles del impe­rio gringo.

Por otra par­te, aque­llos jóve­nes de Tre­lew tam­bién mar­ca­ron un camino en lo que hace a dejar de lado todo tipo de plan­teo indi­vi­dua­lis­ta y apos­ta­ron al accio­nar colec­ti­vo. Desa­rro­lla­ron una autén­ti­ca her­man­dad revo­lu­cio­na­ria, don­de el otro com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra era lo más impor­tan­te a cui­dar y pro­te­ger en la lucha coti­dia­na, jun­to con los sec­to­res más gol­pea­dos de la socie­dad. En los barrios, en los esta­ble­ci­mien­tos de tra­ba­jo, en los ámbi­tos estu­dian­ti­les, se fue­ron ges­tan­do así bol­so­nes de la nue­va socie­dad por la que se bata­lla­ba. Sig­nos de amor com­par­ti­do, de espe­ran­zas de cam­bio y sobre todo, de un abier­to altruis­mo en la rei­vin­di­ca­ción de los idea­les. Con esa impron­ta y el deseo de vol­ver a rein­te­grar­se a la lucha acti­va en la calle, los mili­tan­tes de todas las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que deci­die­ron la fuga masi­va de Raw­son, y tam­bién los que opta­ron gene­ro­sa­men­te en no par­ti­ci­par de la mis­ma, como el inol­vi­da­ble diri­gen­te sin­di­cal Agus­tín Tos­co, pusie­ron en mar­cha una ges­ta que des­nu­dó como nun­ca a la dic­ta­du­ra del gene­ral Ale­jan­dro Agus­tín Lanusse.

Cua­ren­ta y ocho años des­pués, es evi­den­te que el con­cep­to de mili­tan­cia ha cam­bia­do mucho. Aspec­tos de un mar­ca­do indi­vi­dua­lis­mo que sopor­tan los dis­tin­tos esta­men­tos de la socie­dad argen­ti­na actual, tam­bién se han intro­du­ci­do, como si se tra­ta­ra de un virus, en el accio­nar de algu­na fran­ja de la izquier­da. El recur­so de arries­gar lo menos posi­ble para auto pre­ser­var­se (en el tra­ba­jo, en las Facul­ta­des y has­ta en la mili­tan­cia) son habi­tua­les y se asu­men como si fue­ra algo que exis­tió siem­pre. De la mis­ma mane­ra, tam­bién pue­den obser­var­se pro­pues­tas edul­co­ra­das que actúan como apa­ga­fue­gos de cual­quier plan­teo de resis­ten­cia y que harían empa­li­de­cer a aque­llos recor­da­dos jóve­nes revo­lu­cio­na­rios de Trelew.

Por últi­mo, los hechos de la fuga de Raw­son remar­ca­ron el con­cep­to de uni­dad en acción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, algo que hoy se extra­ña como un bien pre­cia­do difí­cil de repe­tir a pesar de los años trans­cu­rri­dos. Esa deci­sión de fugar­se jun­tos a pesar de las dife­ren­cias entre una orga­ni­za­ción y otra, no fue un hecho casual, sino par­te una con­cep­ción de tra­ba­jo y mili­tan­cia que se venía desa­rro­llan­do des­de mucho tiem­po antes. Se tenía cla­ro quien era el enemi­go y fren­te a él valían todos las posi­bi­li­da­des de ata­que. De allí que tan­to en la impro­vi­sa­da con­fe­ren­cia de pren­sa rea­li­za­da en el aero­puer­to de Tre­lew por aque­llos que lue­go serían ase­si­na­dos a man­sal­va, como en las decla­ra­cio­nes con­jun­tas hechas en La Haba­na por los cua­dros de direc­ción de las orga­ni­za­cio­nes arma­das que alcan­za­ron a fugar­se exi­to­sa­men­te, se recal­ca­ra el tema de la uni­dad y la nece­si­dad de man­te­ner esa iniciativa.

Actual­men­te, la uni­dad está en boca de todos los mili­tan­tes del cam­po popu­lar pero ter­mi­na en la mayo­ría de los casos sien­do sólo una expre­sión de deseos. Es evi­den­te que no se toma muy en serio la nece­si­dad de for­jar­la, a pesar de que revo­lu­cio­nes o gue­rras eman­ci­pa­to­rias triun­fan­tes como la de Cuba o el pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la han hecho esfuer­zos para acer­car posi­cio­nes entre los dife­ren­tes gru­pos que repre­sen­tan a la izquier­da en todo su espec­tro. Aún esta­mos a tiem­po de hon­rar a los héroes de Tre­lew for­jan­do una fuer­za anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­pa­triar­cal que sume todas las banderas.

El ejem­plo de Tre­lew debe­ría ser­vir como aci­ca­te para que en este pre­sen­te tan espe­cial se fue­ran dan­do pasos fir­mes que per­mi­tan uni­fi­car a los que siguen cre­yen­do que Revo­lu­ción y Socia­lis­mo son dos con­cep­tos indi­vi­si­bles. Sería tam­bién una res­pues­ta a quie­nes en todos estos años han secues­tra­do con­sig­nas, se han ves­ti­do con la ropa de los caí­dos en com­ba­te para vol­ver­los a matar con pro­pues­tas clau­di­can­tes o manio­bras de abier­ta corrup­te­la, o han ins­ti­tu­cio­na­li­za­do el dis­cur­so de incli­nar­se por el mal menor, evi­tan­do cons­truir alter­na­ti­vas que des­nu­den la mas­ca­ra­da de un fal­so pro­gre­sis­mo. Los revo­lu­cio­na­rios que entre­ga­ron su vida en Tre­lew no lo hicie­ron para apun­ta­lar al capi­ta­lis­mo, pelea­ban por un mun­do dife­ren­te, más humano e inclu­si­vo. La patria socialista.

En este momen­to argen­tino y lati­no­ame­ri­cano en que otra vez los hal­co­nes de la dere­cha vue­lan de for­ma rasan­te o mar­chan desa­fian­tes en las calles con con­sig­nas gori­las, anti­co­mu­nis­tas, fas­cis­tas y de una into­le­ran­cia pro­vo­ca­do­ra, Tre­lew no es con­sig­na del pasa­do. En este mar­co en que las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas con­ti­núan (Julio López y Daniel Solano, o las más recien­tes de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro y Fran­co Mar­tí­nez) y el «gati­llo fácil» y abu­sos poli­cia­les de todo tipo cam­pan a sus anchas, acen­tua­dos aún más des­de que comen­za­ra la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, demues­tran que la repre­sión actual here­da seña­les evi­den­tes de épo­cas dic­ta­to­ria­les. A con­tra­co­rrien­te de tales esce­na­rios, Tre­lew sigue sien­do un gri­to rebel­de con­tra la impunidad.

Se hace difí­cil por estas horas evo­car seme­jan­te ges­ta, des­de la frial­dad de una pan­ta­lla. Lo vir­tual jamás podrá reem­pla­zar a las calles, aun­que haya quie­nes así lo están pla­ni­fi­can­do de cara al futu­ro. Que este sába­do 22 de agos­to, en cual­quier esqui­na de cual­quier sitio del país, una mano joven no dude en escri­bir en el aire o don­de pue­da: «Tre­lew: la san­gre derra­ma­da no será nego­cia­da». Será una for­ma de expre­sar (nos) que la tarea que ellos empren­die­ron no está acabada.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *