Bra­sil. Miem­bros de la tri­bu indí­ge­na Kaya­pó cor­ta­ron una auto­pis­ta para denun­ciar la fal­ta de pro­tec­ción del gobierno.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de agos­to de 2020.

Un gru­po de indí­ge­nas man­tu­vie­ron ayer su pro­tes­ta en la carre­te­ra BR-163, una impor­tan­te vía que atra­vie­sa Bra­sil de nor­te a sur, con­tra la fal­ta de asis­ten­cia médi­ca con­tra la COVID-19 y los pla­nes de infra­es­truc­tu­ra pre­vis­tos por el Gobierno de Jair Bol­so­na­ro en la Ama­zo­nía.

Miem­bros de la etnia Kaya­pó con­ti­nua­ban apos­ta­dos sobre el asfal­to a la altu­ra del muni­ci­pio de Novo Pro­gres­so, en el esta­do ama­zó­ni­co de Pará, en el nor­te de Bra­sil, a la espe­ra de ser escu­cha­dos por las altas auto­ri­da­des regio­na­les, según cons­ta­tó Efe.

La pro­tes­ta comen­zó el lunes con blo­queos a la cir­cu­la­ción de vehícu­los y camio­nes, muchos de los cua­les tras­la­dan los gra­nos pro­du­ci­dos en la regio­nes del cen­tro-oes­te del país rum­bo a los puer­tos flu­via­les de Miri­ti­tu­ba y San­ta­rém, lo que pro­vo­có kiló­me­tros de tránsito.

Esa mis­ma tar­de, un jue­za fede­ral de la región orde­nó a la Poli­cía des­blo­quear la vía y esta­ble­ció una mul­ta dia­ria de 10.000 reales (1.830 dóla­res) para los Kaya­pó, en caso de no cum­plir la sentencia.

Sin embar­go, este mar­tes, el casi cen­te­nar de indí­ge­nas con­ti­nuó con los blo­queos duran­te la maña­na. Lue­go deci­die­ron libe­rar el trá­fi­co tem­po­ral­men­te, aun­que per­ma­ne­cie­ron en el lugar bajo la ame­na­za de que podrían vol­ver a cerrar la carre­te­ra en cual­quier momento.

Los Kaya­pó piden un mayor apo­yo de las auto­ri­da­des para con­te­ner la dise­mi­na­ción del nue­vo coro­na­vi­rus entre sus comu­ni­da­des y tam­bién deman­dan accio­nes para dete­ner la defo­res­ta­ción, los incen­dios y el avan­ce de la mine­ría ile­gal de oro en sus tierras.

Según los últi­mos datos del Minis­te­rio de Salud, 345 indí­ge­nas falle­cie­ron en las aldeas de Bra­sil como con­se­cuen­cia de la COVID-19, la mayo­ría de ellos en la región del Alto Soli­moes, en el cora­zón de la Ama­zo­nía, mien­tras que se han con­fir­ma­do ya más de 20.200 casos.

No obs­tan­te, los datos del Gobierno no tie­nen en cuen­ta las muer­tes y con­ta­gios de indí­ge­nas en áreas urba­nas, por lo que las cifras podrían ser mayores.

De hecho, la Coor­di­na­ción de las Orga­ni­za­cio­nes Indí­ge­nas de la Ama­zo­nía Bra­si­le­ña (Coiab) ele­va la cifra de dece­sos por la enfer­me­dad has­ta los 575 en 125 pue­blos ances­tra­les diferentes.

Asi­mis­mo, los Kaya­pó tam­bién exi­gie­ron la reno­va­ción del Plan Bási­co Ambien­tal, a par­tir del cual reci­ben recur­sos del Gobierno cen­tral que des­ti­nan para pro­gra­mas de vigi­lan­cia de sus tie­rras y para cos­tear ope­ra­cio­nes de fis­ca­li­za­ción, entre otros proyectos.

Tam­bién mani­fes­ta­ron su dis­con­for­mi­dad con el hecho de que no hayan sido con­sul­ta­dos en el pro­ce­so de con­ce­sión para la cons­truc­ción de la vía ferro­via­ria cono­ci­da como «Ferro­grao», cuyo tra­za­do ini­cial pasa a unos 50 kiló­me­tros de una de sus reservas.

Bol­so­na­ro, un capi­tán de la reser­va del Ejér­ci­to y líder de la extre­ma dere­cha bra­si­le­ña, es par­ti­da­rio de explo­tar los recur­sos natu­ra­les del mayor bos­que tro­pi­cal del pla­ne­ta jun­to con otros paí­ses y, según dijo recien­te­men­te, «esa his­to­ria de que la Ama­zo­nía arde en fue­go es una mentira».

* Fuen­te: EFE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *