Bra­sil. El abor­to de una niña de 10 años víc­ti­ma de vio­la­ción expo­ne la reac­ción de gru­pos conservadores

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de agos­to de 2020.

Foto: @denilsoncadete/ Midia Ninja

El abor­to prac­ti­ca­do a una niña de 10 años, víc­ti­ma de una vio­la­ción intra­fa­mi­liar, des­ató en Bra­sil una inten­sa dispu­ta que pro­vo­có la movi­li­za­ción de gru­pos con­ser­va­do­res, que inten­ta­ron evi­tar la prác­ti­ca. La inter­ven­ción fue rea­li­za­da en la maña­na del pasa­do domin­go en Reci­fe, en el esta­do de Per­nam­bu­co, des­pués de que los médi­cos del hos­pi­tal del esta­do de Espí­ri­to San­to (a más de 1.800 kiló­me­tros) se nega­ran a prac­ti­car el abor­to por moti­vos de con­cien­cia, a pesar que en Bra­sil el abor­to es legal en casos de vio­la­ción. Por ANRed


El abor­to prac­ti­ca­do a una niña de 10 años, víc­ti­ma de una vio­la­ción intra­fa­mi­liar, des­ató en Bra­sil una inten­sa dispu­ta que pro­vo­có la movi­li­za­ción de gru­pos con­ser­va­do­res, que inten­ta­ron evi­tar la práctica.

“En Guri­ri, barrio del muni­ci­pio de São Mateus, lito­ral nor­te de Espí­ri­to San­to (esta­do ubi­ca­do en la región sudes­te de Bra­sil), una niña de diez años vio­la­da por su tío que­dó emba­ra­za­da. Lue­go de haber sido aten­di­da en una uni­dad de salud fue lle­va­da a una uni­dad de aco­gi­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, encon­trán­do­se bajo la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do. Este pro­ce­di­mien­to es muy fre­cuen­te en Bra­sil en los casos de vio­len­cia o vio­la­ción de niños y ado­les­cen­tes. A su vez, la situa­ción de la niña está per­fec­ta­men­te abar­ca­da por el Códi­go Penal Bra­si­le­ño, en vigen­cia des­de 1940, que garan­ti­za el dere­cho a la inte­rrup­ción del emba­ra­zo tan­to en razón de la vio­la­ción como tam­bién por­que el emba­ra­zo pone en ries­go su vida” expli­ca­ron orga­ni­za­cio­nes feministas.

El caso se vol­vió públi­co tras un artícu­lo publi­ca­do en el por­tal G1 en Espí­ri­to San­to el día 8 de agos­to y ganó aún más aten­ción con la noti­cia publi­ca­da por el por­tal Gaze­ta el día siguien­te. Acto segui­do la Minis­tra de la Mujer, Fami­lia y Dere­chos Huma­nos, Dama­res Alves, quien es radi­cal­men­te con­tra­ria al abor­to inclu­so en los casos de vio­la­ción, anun­ció por el Twit­ter que ya había movi­li­za­do su equi­po para “ayu­dar la niña, la fami­lia y hacer el segui­mien­to del pro­ce­so cri­mi­nal has­ta que lle­gue al final”. En el 10 de agos­to dos fun­cio­na­rios del Minis­te­rio jun­to con un dipu­tado esta­dual cono­ci­do por su opo­si­ción al dere­cho al abor­to estu­vie­ron en São Mateus y han char­la­do con dis­tin­tas autoridades.

Tan­to la minis­tra como su equi­po han enfa­ti­za­do que habían toma­do medi­das para el cum­pli­mien­to de la ley para la puni­ción del vio­la­dor, mien­tras tan­to en nin­gún momen­to men­cio­na­ron el dere­cho a la inte­rrup­ción del emba­ra­zo igual­men­te garan­ti­za­do por la ley. “Tenien­do en cuen­ta las posi­cio­nes del Minis­te­rio sobre este tema, no es absur­do supo­ner que las visi­tas del equi­po en la ciu­dad pue­den haber impli­ca­do en algún tipo de pre­sión sobre acto­res ins­ti­tu­cio­na­les invo­lu­cra­dos con la reso­lu­ción del caso” explicaron.

La Secre­ta­ría de Asis­ten­cia Social de São Mateus decla­ró que la inte­rrup­ción del emba­ra­zo esta­ba bajo aná­li­sis de los equi­pos téc­ni­cos y depen­día de una auto­ri­za­ción judi­cial. Esa medi­da judi­cial se hace nece­sa­ria por­que la niña esta­ba bajo res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do. “Tene­mos infor­ma­ción segu­ra que tan­to la niña como su repre­sen­tan­te legal han ele­gi­do por la inte­rrup­ción del emba­ra­zo tal como está garan­ti­za­do por el Códi­go Penal (Decre­to Ley no 2.848 de 7 de diciem­bre de 1940). Pero la niña está bajo cus­to­dia del Esta­do, así que el esce­na­rio no es muy favo­ra­ble: en la peor de las hipó­te­sis la auto­ri­za­ción judi­cial pue­de sim­ple­men­te ser dene­ga­da, por otro lado, el pro­ce­so pue­de arras­trar­se mucho pos­ter­gan­do el pro­ce­di­mien­to médi­co que lo haría algo arries­ga­do o aun mis­mo vol­vién­do­lo impo­si­ble, todo eso resul­ta de gra­ve infrac­ción de los dere­chos huma­nos de la niña y pone en ries­go tam­bién quién es res­pon­sa­ble por ella” expli­ca­ban des­de las orga­niz­cio­nes feministas.

Final­men­te el vier­nes pasa­do la jus­ti­cia uto­ri­zó que se le prac­ti­ca­ra un abor­to legal a la menor “la volun­tad de la niña es sobe­ra­na”, afir­mó el juez Anto­nio Morei­ra Fer­nan­des, del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de Espí­ri­to San­to. Argu­men­tó haber teni­do en cuen­ta la eva­lua­ción psi­co­ló­gi­ca y el deseo de inte­rrum­pir la ges­ta­ción de la pro­pia menor.

Sin embar­go los médi­cos en la ciu­dad de Vito­ria (sudes­te) se nega­ran a rea­li­zar la inte­rrup­ción por moti­vos de con­cien­cia. Por esa razón la menor y su fami­lia tuvie­ron que ini­ciar un derro­te­ro, incu­rrien­do en mas vul­ne­ra­ción de dere­chos para la niña. Final­men­te la inter­ven­ción fue rea­li­za­da en la maña­na del pasa­do domin­go en Reci­fe, en el esta­do de Per­nam­bu­co. Tuvie­ron que via­jar en avión has­ta Reci­fe, tra­tán­do­se de una fami­lia con esca­sos recur­sos económicos.

“Fue un pro­ce­di­mien­to indu­ci­do, todo de acuer­do con el pro­to­co­lo de segu­ri­dad y de for­ma efec­ti­va, redu­cien­do al máxi­mo el sufri­mien­to de la niña y hoy (lunes) está muy ali­via­da», dijo a Efe el médi­co Olim­pio Moraes, res­pon­sa­ble por la rea­li­za­ción del procedimiento.

En las afue­ras del hos­pi­tal gru­pos reli­gio­sos reac­cio­na­rios, se mani­fes­ta­ron tras haber­se fil­tra­do la direc­ción de la clí­ni­ca y el nom­bre de la menor. Lla­ma­ron “ase­si­nos” a miem­bros del equi­po médi­co e inten­ta­ron impe­dir la entra­da del direc­tor al establecimiento.

Por otro lado, agru­pa­cio­nes femi­nis­tas rea­li­za­ron una vigi­lia y una barre­ra huma­na para pro­te­ger a la niña de los gru­pos antiabortistas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *