Boli­via. Por la demo­cra­cia verdadera

Por Cris­tó­bal León Cam­pos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de agos­to de 2020.

La fuer­za obre­ra-popu­lar-cam­pe­si­na-indí­ge­na reco­rre nue­va­men­te los sen­de­ros boli­via­nos, con la huel­ga inde­fi­ni­da con­vo­ca­da por la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB), la Con­fe­de­ra­ción Úni­ca de Tra­ba­ja­do­res Cam­pe­si­nos de Boli­via (CSUTCB), los Pon­chos Rojos y demás orga­ni­za­cio­nes que con­for­man el Pac­to de Uni­dad, jun­to a los blo­queos en las prin­ci­pa­les ciu­da­des como La Paz, Oru­ro, Cocha­bam­ba y San­ta Cruz, entre otras, que ini­cial­men­te mani­fes­ta­ron como pri­me­ra medi­da la exi­gen­cia al Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral de Boli­via por el res­pe­to a las elec­cio­nes esta­ble­ci­das por ley para el 6 de sep­tiem­bre, y que aho­ra mues­tran el repu­dio social deman­dan­do uni­ta­ria­men­te el fin del gobierno gol­pis­ta que des­de hace nue­ve meses los oprime.

El gobierno gol­pis­ta de Jea­ni­ne Añez, con una serie de arti­ma­ñas y excu­sas como la pan­de­mia de Covid-19 (cuyos efec­tos reales no les impor­to), pre­ten­de man­te­ner la dic­ta­du­ra impues­ta tras el gol­pe con­tra Evo Mora­les (some­ti­do a pro­ce­so penal injus­to), pos­ter­gan­do por ter­ce­ra vez las elec­cio­nes boli­via­nas a tra­vés de una ley que las repro­gra­ma para el 18 de octu­bre, sien­do que ori­gi­nal­men­te esta­ban esti­pu­la­das para el 2 de agos­to y lue­go para el 6 de sep­tiem­bre. La inten­ción de los gol­pis­tas nun­ca ha sido garan­ti­zar la demo­cra­cia, sino impo­ner los man­da­tos de la oli­gar­quía ran­cia y pro-impe­ria­lis­ta que no ha ocul­ta­do su vin­cu­la­ción con los intere­ses estadounidenses.

La simu­la­ción de preo­cu­pa­ción por par­te del gobierno gol­pis­ta, alu­dien­do a la impo­si­bi­li­dad de efec­tuar las elec­cio­nes en el con­tex­to de la pan­de­mia, ha dado lugar a la movi­li­za­ción social, a la huel­ga gene­ral, al blo­queo de cami­nos y carre­te­ras que ya supera los cien pun­tos estra­té­gi­cos, la res­pues­ta masi­va demues­tra la impo­pu­la­ri­dad del régi­men neo­fas­cis­ta y el deseo del pue­blo boli­viano por esta­ble­cer un gobierno ema­na­do de las deci­sio­nes popu­la­res, algo muy ale­ja­do res­pec­to a los actua­les ocu­pan­tes de los pala­cios del poder.

Ante la exi­gen­cia del pue­blo, la repre­sión no se ha hecho espe­rar, el régi­men gol­pis­ta median­te un dis­cur­so de mie­do y ame­na­za­dor des­ca­li­fi­ca el recla­mo social, acti­van­do a gru­pos para­mi­li­ta­res y orga­ni­za­cio­nes neo­fas­cis­tas, la com­pli­ci­dad y sumi­sión al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se es noto­rio, la sub­ven­ción eco­nó­mi­co e ideo­ló­gi­ca de los sec­to­res bur­gue­ses-oli­gar­cas colo­ni­za­dos y año­ran­tes de una dic­ta­du­ra toda­vía más feroz, se mani­fies­tan en la vio­len­cia sis­té­mi­ca gol­pis­ta así como en la ter­gi­ver­sa­ción de la reali­dad ante los medios de comu­ni­ca­ción some­ti­dos al inte­rés impe­rial, la men­ti­ra y la calum­nia cíni­ca es habi­tual, no solo sir­ve para negar a la opi­nión inter­na­cio­nal la ver­dad, sino que es usa­da para la ins­tau­ra­ción de medi­das repre­si­vas y for­mas de vio­len­cia de Esta­dos que piso­tean los dere­chos de la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res boli­via­nos, como es sabi­do, una dic­ta­du­ra como la de Añez solo pue­de sos­te­ner­se median­te el uso de la fuer­za bru­tal, la pos­ter­ga­ción de las elec­cio­nes es un jue­go simu­la­dor de la inten­sión maca­bra de man­te­ner en el poder para cum­plir los man­da­tos impe­ria­lis­tas y los intere­ses oligarcas.

El minis­tro gol­pis­ta Artu­ro Muri­llo, en una recien­te entre­vis­ta del 10 de agos­to con CNN (medio esta­du­ni­den­se), afir­mó que “meter bala sería lo polí­ti­ca­men­te correc­to”, al refe­rir­se a las pro­tes­tas, blo­queos y huel­ga rea­li­za­da por el pue­blo boli­viano, en noto­ria acti­tud neo­fas­cis­ta-dic­ta­to­rial, excla­mó igual que se tie­nen las “horas con­ta­das” para “evi­tar una gue­rra civil”, los gol­pis­tas jamás han bus­ca­do “rees­ta­ble­cer la demo­cra­cia” como jura­ban al usur­par el poder en noviem­bre del año pasa­do, pen­sar en la cele­bra­ción de elec­cio­nes real­men­te libres y en el res­pe­to al resul­ta­do de for­ma demo­crá­ti­ca resul­ta muy ilu­so­rio, pues es cla­ro que la volun­tad mayo­ri­ta­ria no está a favor de la con­ti­nui­dad del régi­men de facto.

Es de notar­se el silen­cio cul­po­so de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) que siem­pre jue­ga a mos­trar­se “preo­cu­pa­da” por los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos de la región, nada ha mani­fes­ta­do en con­tra de la evi­den­te inte­rrup­ción mani­pu­la­da de las elec­cio­nes boli­via­nas, no ha dicho una sola pala­bra sobre la repre­sión ejer­ci­da por los gol­pis­tas en con­tra del pue­blo, mucho menos sobre la ges­tión anti­hu­ma­na hecho por el régi­men de fac­to en rela­ción de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y la sus­trac­cio­nes corrup­ta de recur­sos, otra vez, demos­tra­do que­da el ros­tro cíni­co de la OEA, some­ti­da a los man­da­tos impe­ria­lis­tas y oli­gar­cas, y que jun­to a los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción laca­yos y paga­dos por las agen­cias de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses (como CNN entre mucho otros), sola­men­te se dedi­can a men­tir sobre los suce­sos en Boli­via, ocul­tan­do la reali­dad y cri­mi­na­li­zan­do a la lucha social del pue­blo boliviano.

La orga­ni­za­ción obre­ra-cam­pe­si­na-indí­ge­na-popu­lar se mani­fies­ta a tra­vés del Cabil­do, un tipo de asam­blea popu­lar hori­zon­tal de rai­gam­bre tra­di­cio­nal-ances­tral, en don­de se expre­sa el deseo del pue­blo, gene­ran­do la demo­cra­cia social boli­via­na, algo que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y los gol­pis­tas oli­gar­cas nun­ca logra­ran com­pren­der, la estruc­tu­ra demo­crá­ti­ca del Cabil­do reba­sa toda lógi­ca ver­ti­cal-impo­si­ti­va de los neo­fas­cis­tas proim­pe­ria­lis­tas y de la “demo­cra­cia libe­ral”, pues no se basa ni se extin­gue con las elec­cio­nes. La rea­li­za­ción del Cabil­do a for­ta­le­ci­do la resis­ten­cia boli­via­na, uni­fi­cán­do­la con acuer­dos de recha­zo abso­lu­to a la dic­ta­du­ra de Añez y sus secua­ces, la huel­ga inde­fi­ni­da (expre­sión de la con­cien­cia de cla­se obre­ra) y los blo­queos de carre­te­ras, cami­nos y sen­de­ros en la zona rural y conur­ba­na, son el ejer­ci­cio de las deci­sio­nes demo­crá­ti­cas, de ahí sur­ge la fuer­za que las sos­tie­ne y las hace incre­men­tar­se cada día.

El Cabil­do de El Alto ha deci­di­do con­ti­nuar y exten­der la resis­ten­cia y rebe­lión, la ver­da­de­ra demo­cra­cia vive en el ejer­ci­cio de la con­cien­cia his­tó­ri­ca por par­te del pue­blo boli­viano, sabe­dor de su for­ta­le­ce demos­tra­da con ante­rio­ri­dad en el derro­ca­mien­to de gobier­nos neo­li­be­ra­les a prin­ci­pios del siglo corrien­te, el pro­pio Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) se verá reba­sa­do si no es capaz de supe­rar sus pos­tu­ras cen­tris­tas y escu­char el deseo de una nue­va revo­lu­ción boli­via­na. El pasa­do 14 de agos­to del corrien­te en Ceja-EL Alto, se efec­tuó otra asam­blea del Gran Cabil­do de las Orga­ni­za­cio­nes Socia­les del Depar­ta­men­to de La Paz, acor­dán­do­se las siguien­tes reso­lu­cio­nes: “1). Exi­gir ABANDONO inme­dia­to de la seño­ra: Jea­ni­ne Añez Chá­vez del Pala­cio de Gobierno, por corrup­ta y robo de los recur­sos eco­nó­mi­cos al Esta­do Boli­viano en tiem­po de pan­de­mia; 2). Evi­tar por todos los medios, la sali­da o fuga de la pre­si­den­ta tran­si­to­ria has­ta que RINDA CUENTAS de sus actos eje­cu­ti­vos-admi­nis­tra­ti­vos al Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via; 3). Ins­tau­rar median­te el Órgano Legis­la­ti­vo: JUICIO DE RESPONSABILIDADES a la seño­ra: Jea­ni­ne Añez Chá­vez, por los deli­tos de «lesa huma­ni­dad» que come­tió en Saca­ba y Sen­ka­ta el año 2019; 4). Asu­mir defen­sa de los Recur­sos Natu­ra­les como el LITIO que el gobierno tran­si­to­rio ha pre­ten­di­do entre­gar a las empre­sas trans­na­cio­na­les; 5). Man­te­ner BLOQUEO DE CAMINOS has­ta que la auto­pro­cla­ma­da aban­do­ne el Pala­cio de Gobierno de la Pla­za Muri­llo, jun­to a sus minis­tros croa­tas y racistas”.

La ver­da­de­ra demo­cra­cia boli­via­na está en mar­cha, con la orga­ni­za­ción y la lucha, la con­cien­cia de obre­ros, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas e inte­gran­tes de los sec­to­res popu­la­res, se for­ta­le­ce y entre mez­cla, superan­do inclu­so la sumi­sión par­ti­da­ria que el MAS sig­ni­fi­ca muchas veces, la orga­ni­za­ción demo­crá­ti­ca del pue­blo recla­ma el fin del gobierno gol­pis­ta y la ins­tau­ra­ción de una ver­da­de­ra reali­dad demo­crá­ti­ca que ten­drá como ele­men­tos inalie­na­bles a la jus­ti­cia social y a la igual­dad, la defen­sa de la sobe­ra­nía boli­via­na y de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, la ver­da­de­ra demo­cra­cia resi­de indis­cu­ti­ble­men­te en la volun­tad de los miles de boli­via­nos que nue­va­men­te resis­ten y se rebe­lan para recu­pe­rar y man­te­ner sus dere­chos pisoteados.

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *