Chi­le. Pre­sos Polí­ti­cos, Pre­sos Sociales

Por Andrés Bian­que Squa­drac­ci, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 agos­to 2020.

Habi­ta­ción Oscura.Tiempos amar­gos o una tar­de cual­quie­ra en detención.

De madru­ga­da, repen­ti­na­men­te la noche se des­pier­ta den­tro de mí. Ella tiem­bla sin razón apa­ren­te.
Escu­cho toser los insec­tos con­tra la ven­ta­na.
La llu­via dibu­ja las líneas de sus manos sobre los vidrios.

Alguien sollo­za a lo lejos. Alguien gime en algún lugar. No es el llan­to de uno, sino de varios.
Llan­to y que­ji­do atra­vie­san las pare­des. Son pája­ros sin alas, son abe­jas de abdó­me­nes rotos.
Son perros con mor­di­das en el cuello.

Sor­bo a sor­bo voy sin­tien­do el col­mi­llo en mi pro­pio cuello.

Alguien ha amor­da­za­do los insec­tos, la llu­via reza en silen­cio.
El mie­do acam­pa sobre los pechos. La res­pi­ra­ción tar­ta­mu­dea los nom­bres.
Pue­do ver, aún con los ojos cerra­dos. Pue­do oír, aún con la almoha­da como escu­do.
Alguien llo­ra deba­jo de mi cama.

Todos los gri­tos y lamen­tos me pare­cen igua­les, no dis­tin­go cul­pa­bles de ino­cen­tes, hom­bres de muje­res.
Me levan­to. De rodi­llas inten­to con­te­ner el tren de mí alien­to.
El piso gol­pea los puños, la pared azo­ta las fren­tes, el techo abo­fe­tea las mejillas.

Los pre­jui­cios susu­rran que no inter­ven­ga, pero el acen­to del dolor, habla más cla­ro que cual­quier dia­lec­to.
Miro deba­jo de la cama.
Acu­rru­ca­do como un feto, con la cara ven­ci­da, me mira un ser humano mar­chi­to.
Se me rom­pe el dique de los ojos. Ten­go pena, pero tam­bién ten­go miedo.

El dolor sigue aullan­do. Los gri­tos son puña­les. Los minu­tos son esta­cas.
El edi­fi­cio com­ple­to está llo­ran­do.
Pien­so en mi vecino que es un niño. Me des­pre­cio por no ser mejor, por no ser fuer­te como él.
Ni siquie­ra pue­do hacer­me car­go de mí mis­mo.
El pul­so de los segun­dos per­fo­ra todo, excep­to los barrotes.

Alguien llo­ra deba­jo de mi cama.

Jun­to fuer­zas que no ten­go, pro­nun­cio su nom­bre con mis ojos, me tra­go el des­con­sue­lo de su poe­sía y con lo poco que me que­da de amor, le extien­do mis manos rotas.
Sale a duras penas, arras­trán­do­se. Tie­ne el pelo lleno de pol­vo, los hara­pos le cuel­gan. Los ojos le gri­tan, los tie­ne hin­cha­dos de san­gre piso­tea­da.
Lo aco­mo­do en la cama y le son­río llorando.

La piel desolla­da de los días, flo­ta en el aire.

Mien­tras tan­to, la habi­ta­ción se lle­na de fan­tas­mas, de caras pega­das a las pare­des, de nom­bres de síla­bas muer­tas col­gan­do des­de el techo. Y muge el dolor de dece­nas en un solo mugi­do que hier­ve los cuer­pos ence­rra­dos.
Y él aprie­ta mi mano y yo pien­so en ahor­car­lo, en ter­mi­nar esa tor­tu­ra que lo devora.

Aquí estás muer­to hace rato, pero toma días entenderlo.

No entien­do cómo pesan tan­to las cade­nas invi­si­bles ó los esla­bo­nes quí­mi­cos de sus rece­tas.
Pien­so en cuán­to pesan los gri­tos, en cómo dia­blos foto­gra­fiar los more­to­nes del pen­sa­mien­to.
Cómo, des­pués de meses, aún man­ten­go la que­ma­du­ra de las esposas.

Soy la derro­ta, soy los perdedores.

Vara­do a la ori­lla del infierno, con el más­til roto, con mi ban­de­ra usa­da como alfom­bra.
No soy más que otra rata de cloa­ca. Cor­ta­do por las estrías del piso que se adhie­ren a mi cara.
La trin­che­ra de los con­cep­tos está des­cuar­ti­za­da, los sue­ños embal­sa­ma­dos de horror.

La expo­si­ción del sufri­mien­to no se detie­ne, está en su apo­geo.
Flo­re­ce una mesa inmen­sa que rodea la cel­da. A lo lar­go y ancho, un bufé guber­na­men­tal de dolo­res y tris­te­zas para ele­gir. Esto recién comienza.

Alguien llo­ra sobre mí cama.

Me le que­do miran­do. Me aho­go en sus ojos. Poco a poco sus fac­cio­nes van des­apa­re­cien­do, se van trans­for­man­do en una pin­tu­ra de mar­ti­rios. Su ros­tro es el ros­tro de muchos. La cara anó­ni­ma de un raci­mo de per­so­nas tor­tu­ra­das, en este cemen­te­rio de zom­bies derro­ta­dos, en esta lata de mari­po­sas con­ver­ti­das en gusanos.

Los lepro­sos del sis­te­ma. Los náu­fra­gos de cari­cias. Los huér­fa­nos de besos y abrazos.

Éste es el infierno me digo. Epi­cen­tro de una pla­cen­ta dise­ña­da para arran­car la vida.
Un horno sofis­ti­ca­do, con­fec­cio­na­do para que­mar la bri­sa inter­na.
Deten­ción, incu­ba­do­ra del dolor.
Fábri­ca de luná­ti­cos. Archi­pié­la­go de tem­blo­res.
Pur­ga­to­rio de tajos. Taller de la desgracia.

Aquí no nece­si­tas morir­te, para que te entie­rren vivo.
Dios hace fila en la entra­da y espe­ra como todos los demás.

Tú vie­ja, tú fría, tú hipó­cri­ta jus­ti­cia.
Ven a dis­fru­tar de tu mata­de­ro disi­mu­la­do.
Tu basu­re­ro para putas y pillos. Tu com­pa­ñía de humi­lla­cio­nes.
Tu fra­ca­sa­do mode­lo escon­di­do en un sótano de car­ne derro­ta­da.
Ven a fir­mar nue­va­men­te, tor­tu­ra como cas­ti­go sobre la fren­te de alguien.
Ven a col­gar tus diplo­mas sobre la espal­da de los perdedores.

Silen­tes ver­du­gos de los días.

Anto­lo­gía de arro­gan­tes insen­si­bles. Paya­sos del com­por­ta­mien­to ade­cua­do.
Pro­mo­to­res del sui­ci­dio y la locu­ra. Parien­tes del car­ni­ce­ro. Her­ma­nos del ver­du­go.
Pará­si­tos del dolor. Fun­cio­na­rios del escar­nio.
Ven, por favor, com­par­te un tiem­po con nosotros.

La idea cen­tral es poner­te de rodi­llas, des­pués ellos te ense­ña­rán a cami­nar.
La idea es que no hables con nadie, que apren­das a res­pon­der con un sí o con un no.
Bus­can­do des­hu­ma­ni­zar­te, pre­pa­rar­te para las far­sas jurí­di­cas que ven­drán.
Se olvi­dan que la humi­lla­ción cons­tan­te pro­du­ce o espan­ta­pá­ja­ros o mons­truos.
Y obvia­men­te la idea cen­tral es tener espan­ta­pá­ja­ros como súb­di­tos.
Los mons­truos que sobran, lega­li­zan y jus­ti­fi­can el engra­na­je sinies­tro de su trabajo.

Alguien llo­ra sobre las camas.

Los gemi­dos per­fo­ran todo.
Las cuca­ra­chas hacen sonar sus man­dí­bu­las azu­les y ver­des con­tra los oídos.
Las pesa­di­llas son bui­tres que se ali­men­tan del can­san­cio de sus víc­ti­mas.
La huma­ni­dad cuel­ga de un gan­cho alto o ago­ni­za en un sub­te­rrá­neo, ocul­ta de mira­das y cuestionamientos.

La humi­lla­ción cons­tan­te pro­du­ce o espan­ta­pá­ja­ros o monstruos.

El eco de los gri­tos pue­de durar meses. Las cam­pa­na­das inter­nas dura­rán años.
¿Qué son estas líneas más que una pie­dre­ci­lla arro­ja­da con­tra tu ven­ta­na?
Mien­tras lees estos tra­zos, hay de quie­nes llo­ran en este mis­mo ins­tan­te deba­jo de sus camas.
¿Los oyes?

Me que­do dor­mi­do hacién­do­le cari­ño en su pelo.
Lue­go ven­drán las pira­ñas dis­fra­za­das de del­fi­nes, con sus son­ri­sas de mani­quíes baratos.

Gol­pean a mi puer­ta. Una voz de whisky me des­pier­ta.
Estoy en medio de mi cel­da.
Aho­ra entien­do que lo de ano­che fue el cie­lo, si lo com­pa­ro con lo que se vie­ne.
Bien­ve­ni­do a nues­tra sociedad.

Habi­ta­ción Clara.

Ais­la­mien­to des­de la pers­pec­ti­va de un pájaro.

Escu­cho la risa de un pája­ro detrás de la ven­ta­na. Sus ojos bri­llan de iro­nía.
Me apun­ta con sus alas y se va.

El tiem­po da vuel­tas en un carru­sel de caba­llos muer­tos. No sé qué hora es.
Mi vis­ta empeo­ra, los días se vuel­ven borro­sos. Qui­zás es lunes, tal vez es vier­nes.
Las jor­na­das son pren­sa de mano anó­ni­ma que estru­ja sin nin­gún remor­di­mien­to.
Pier­do la noción del tiem­po. No sé si es mayo o agosto.

Escu­cho carre­ras, gri­tos y mal­di­cio­nes.
Gol­pes, por­ta­zos e insultos.

No quie­ro comer su comi­da. No ten­go ham­bre, no quie­ro hacer nada.
Estoy vacío, soy un muñe­co sin fac­cio­nes. Una más­ca­ra acrí­li­ca tira­da al sol.
La luz me que­ma la cara, la llu­via me cor­ta las pupi­las.
Comien­zo a tar­ta­mu­dear. Me due­le cons­tan­te­men­te la cabe­za.
Algo me fal­ta, algo me sobra.

Apa­re­cen ara­ñas en el piso. Sé que son topos en mis pen­sa­mien­tos.
Un perro ras­gu­ña cons­tan­te­men­te mi puer­ta. Bus­ca algo.
Miro mis dedos ensan­gren­ta­dos y entien­do que el perro soy yo.

Alguien con­ver­sa den­tro de mi cabe­za. No sé quién es.
La ima­gen de raí­ces en mis pies pegán­do­se al sue­lo, me ate­rro­ri­za.
Camino una y otra vez. Soy un pén­du­lo que osci­la entre el dolor y el dolor.
Soy un estu­che en mí mis­mo. Soy un capa­ra­zón vacío.

Cie­rro los ojos y escu­cho el mar den­tro de mí.
Afo­nía de epís­to­las. Ausen­cia de acor­des huma­nos.
Mi cuer­po pare­ce el de alguien en coma, de alguien con un derra­me o tem­blor cerebral.

Soy un libro de agua sin pala­bras, sólo refle­jos.
Soy un cor­te que san­gra hacia aden­tro.
Bus­co dón­de ahor­car­me, dón­de cor­tar­me las venas y teñir el piso de ver­sos.
¿Será posi­ble ahor­car­se con las pro­pias manos?

Aquí no exis­ten los epí­lo­gos, todo es intro­duc­ción al dolor.

Un día, una sema­na, un mes. No sé dón­de estoy. No ten­go cla­ro quién soy.
El tiem­po pier­de la noción de mí.
Hago un bar­co con la som­bra de mis manos more­tea­das.
Jue­go, armo y des­ar­mo un ver­so en for­ma de puzzle.

Y en un momen­to, siguien­do vues­tro ejem­plo, me lleno de ren­cor. Odio esta socie­dad que me odia.
Qui­sie­ra ase­si­nar­lo todo. Ver­du­gos y miro­nes. Insí­pi­dos e insen­si­bles.
Popu­la­cho de inge­nuos e imbé­ci­les que sal­van cacho­rros y osos pan­das por el mun­do, pero aquí, suben el volu­men de sus mule­tas tele­vi­si­vas, para no escu­char el llan­to en sus pro­pias casas.

La ven­ta­na es el vidrio de mi ataúd. Afue­ra des­fi­lan gen­tes de todos los colo­res.
Les gri­to, quie­ro que sepan que vivi­mos. Los lla­mo, quie­ro que sepan que esta­mos.
Vivo en la cima de una ata­la­ya, no nos ven. Vivo en un sótano, no nos oyen.

Me ten­so como la cuer­da de un vio­lín, que no es capaz de pro­nun­ciar el gri­to en su pro­pio pecho.
Me hun­do en mí mis­mo. La habi­ta­ción es un remo­lino que gira en su pro­pio eje que soy yo.
Con mi silen­cio de coral, con mis ojos a media asta, llo­ro como no sabía, se podía llo­rar.
Con mi tras­pa­ren­cia de ané­mo­na empie­zo a dudar de mi pro­pia existencia.

¿Y si yo fue­ra un espec­tro enca­de­na­do a esta ergás­tu­la infinita?

Les gri­to a mis pier­nas que se cal­men. No me obe­de­cen, no me entien­den.
Les hago cari­ño, les pido que no llo­ren, pero insis­ten. Nada fun­cio­na. Las dejo tiri­tar.
Les sigue mi mano dere­cha gol­pean­do un tam­bor inexis­ten­te.
El tic en mis pár­pa­dos es un telé­gra­fo de temblores.

Me due­le el invierno que lle­vo den­tro.
Me due­le la res­pi­ra­ción cons­tan­te del silen­cio.
Me due­le la sies­ta de la san­gre, el letar­go de la car­ne.
Me due­le estar solo y no poder hablar con nadie.
Me due­le estar escu­chan­do gri­tos y ala­ri­dos a cada instante.

Aci­dez de som­bras se repi­te en mi pecho.

Las arte­rias de mis bra­zos son enre­da­de­ras que tapi­zan este cie­lo.
Se va des­cas­ca­ran­do la pared, se des­ho­ja. Van cayen­do hojas que se tiñen del color de mi té.
Sé que son irrea­les, pero pue­do sen­tir su peso muer­to en la pal­ma muer­ta de mi mano.
Mis lágri­mas son cor­te­jo de péta­los fune­ra­rios, por­que me doy cuen­ta que mi cere­bro, en su impo­ten­cia, inten­ta hacer­me cari­ño con una ilu­sión ópti­ca com­pa­si­va.
Todo me hace llorar.

Sigo escu­chan­do gri­tos y los gri­tos son invi­si­bles. No dejan mar­cas exter­nas, he ahí la valen­tía y des­ca­ro de estos ser­vi­do­res públicos.

Las cel­das son espejos.

Somos lirios que arden inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta el ano­che­cer.
De día, can­de­la­bro de hue­sos tira­dos bajo la luz arti­fi­cial de una lám­pa­ra que sólo invo­ca espi­nas.
Somos taja­da de luz tira­da sobre el piso, reba­na­das de auto­es­ti­ma sal­pi­can­do las pare­des.
Miga­jas de ala­bas­tro has­ta con­ver­tir­nos en lápi­das vivien­tes, en losas andantes.

Tú vie­ja, tú fría, tú hipó­cri­ta, tú silen­te.
Fabri­can­tes de esqui­zo­fré­ni­cos. Repre­sen­tan­tes de la úlce­ra.
Jar­di­ne­ros de canas y arru­gas en este inver­na­de­ro de cru­ces rotas.

Se me vie­ne una impo­ten­cia de ver­sos, se me atra­gan­ta la plu­ma, me tiem­blan las fra­ses pen­san­do que no son lo sufi­cien­te­men­te cla­ras y me due­le mi medio­cri­dad narra­ti­va, de no ser capaz de mos­trar­te todo el horror del encie­rro.
Tam­po­co pue­do decir lo que sien­to, por­que me pon­drán en un lugar peor que este.
Soy cobar­de por­que no digo nada con­tra ellos. No recla­mo para que no me qui­ten la media hora de paseo en una jau­la más ancha de la que habi­to. Me aver­güen­zo de mí mis­mo.
Estoy des­trui­do y vivo asus­ta­do. Espe­ran­do qué nue­vo daño me echa­rán enci­ma. Soy cobar­de­men­te egoís­ta. No soy el héroe que ima­gi­né.
Eres el ver­so que me fal­ta, el poe­ma aban­do­na­do en un tacho de basura.

Aquí exis­te la inmor­ta­li­dad, prin­ci­pal­men­te por­que se mue­re todos los días.
Te matan, pero sólo un poco.

El infierno soy yo, éste es mi rei­no.
El deco­ra­do y el títu­lo me fue­ron impuestos.

La idea prin­ci­pal es rom­per­te. Cuan­do inten­tan armar­te de vuel­ta, siem­pre sobran o fal­tan piezas.

La idea cen­tral es que tie­nen que macha­car pri­me­ro la car­ne. Enve­ne­nar­te para que cier­tos juris­tas pue­dan relu­cir sus cua­tro corri­das de dien­tes. Su edu­ca­ción les impi­de liti­gar en igual­dad de con­di­cio­nes.
Si un suje­to te encie­rra en su sótano, le lla­ma­mos psi­có­pa­ta. Aquí le lla­man fis­cal.
Psi­co­pa­to­lo­gía jurí­di­ca al alcan­ce de todos.

El abu­sa­dor inten­ta con­se­guir a tra­vés de bru­ta­li­dad y cruel­dad, lo que sólo el amor alcan­za a tra­vés del respeto.

Una per­so­na sana, no tor­tu­ra a otra per­so­na.
Una socie­dad sana, no tortura.

La som­bra del atar­de­cer vie­ne devo­ran­do edi­fi­cios y tam­bién mi cuar­to en lla­mas.
Una angus­tia indes­crip­ti­ble me patea el estó­ma­go.
Atar­de­cer, pró­lo­go de penurias.

Uno de mis veci­nos falle­ció de un ata­que al cora­zón. Una muer­te natu­ral.
No hay cul­pa­bles, ni responsables.

Habi­ta­ción Gris.

Obvio que due­le cuan­do abren la puer­ta. Due­le escu­char la frac­tu­ra de las cos­ti­llas, reme­cien­do toda la cel­da que lle­va­mos dentro.

Aquí ter­mi­nan las calles y comien­za el ron­qui­do de los mar­ti­llos.
Aquí no exis­ten las car­tas, ni las lla­ma­das, ni los lápi­ces. Nadie te habla, nadie te mira a los ojos.

Se abren y cie­rran acce­sos. Es un labe­rin­to para ratas, que con­clu­ye en epí­lo­go de puer­tas abier­tas que te espe­ran, para lue­go cerrarse.

Es el mis­mo dolor, sólo que en otra parte.

Los muros son gigan­tes. Una cla­ra­bo­ya peque­ña, son­ríe por entre­me­dio de los ladri­llos.
Un ven­ta­nal a tu espal­da, des­de don­de te obser­van los cen­ti­ne­las.
Una cáma­ra en la esqui­na, espía tus gestos.

La brú­ju­la de la incer­ti­dum­bre, jamás cam­bia de norte.

Las pare­des y el piso son hojas de un libro de des­gra­cias. Exudan tris­te­za, hue­len a des­con­sue­lo.
Están lle­nas de escu­pi­ta­jos, de flui­dos diver­sos de apa­rien­cia asque­ro­sa.
Es una car­to­gra­fía de cica­tri­ces, un man­tel de mal­di­cio­nes, de súpli­cas, de fechas anti­guas arru­ga­das de tiem­po.
En medio del habi­tácu­lo, una alcan­ta­ri­lla vomi­ta olo­res nauseabundos.

Esce­na­rio de coli­llas y almoha­das de nico­ti­na como pal­co, te observan.

Aquí no hay relo­jes, nada que indi­que dón­de estás.
Des­pués de un momen­to, el tiem­po te absor­be y comien­za a rumiar tu exis­ten­cia.
Des­de las altu­ras, un car­ce­le­ro son­ríe, mien­tras dis­fru­ta de su café.
Debe ser todo un espec­tácu­lo, con­tem­plar este acua­rio de ratas mari­nas, en esta vasi­ja de cemen­to, sin agua.

Las man­chas en el sue­lo son núme­ros cianóticos.

Esta jau­la está pres­cri­ta de acuer­do a la jerar­quía social que per­te­nez­cas.
Por­que aquí en este país, exis­ten dis­tin­tos tipos de jus­ti­cia.
Una jus­ti­cia para ricos, otra para pobres.
Una jus­ti­cia para muje­res, otra para hom­bres.
Una jus­ti­cia para extran­je­ros, otra para los due­ños de casa.

El color gris domi­na todo. Esto es un ceni­ce­ro humano, una urna. Sobras de un incen­dio de som­bras líqui­das.
Un pan­tano de con­cre­to que se tra­ga per­so­nas, que se nutre de nom­bres.
Aquí es don­de el humo toma for­ma huma­na, don­de la nie­bla se esconde.

Somos el bicho den­tro de la caja, el gri­llo de pier­nas cortadas.

Resul­ta iró­ni­co, tan­to ade­lan­to tec­no­ló­gi­co para ter­mi­nar ence­rra­do igual que siglos atrás.
Defi­ni­ti­va­men­te, en la inti­mi­dad, algu­nos se han con­ver­ti­do en lo que odian.
Son muy dis­tin­tos al amor públi­co de sus dis­cur­sos.
El tor­tu­ra­dor con­tem­po­rá­neo no se man­cha de san­gre, nada que le arrui­ne el smo­king en sus galas.
La muti­la­ción psi­co­ló­gi­ca, la ampu­tación emo­cio­nal; ¿bus­ca que sea­mos una copia de su bitá­co­ra inter­na?
¿Un cal­co de sus traumas?

Sin que uno se de cuen­ta, los pies comien­zas a dibu­jar rec­tán­gu­los en la jau­la.
Te tra­tan como a un ani­mal, ter­mi­nas com­por­tán­do­te como un ani­mal.
Esto es un iglú en medio del averno, una cava bus­can­do que el veneno fer­men­te.
Jau­la, sucur­sal de la Inqui­si­ción, aus­pi­cia­da por el era­rio público.

En tér­mi­nos de evo­lu­ción social, éste es el resul­ta­do his­tó­ri­co de la nación.

Tú vie­ja, ven a escu­char esta ópe­ra de fan­tas­mas de len­guas cor­ta­das.
Tú fría, ven a son­reír con este cir­co de paya­sos sin ojos.
Tú silen­te, ven a mar­car­nos el núme­ro de tus zapa­tos en las fren­tes.
Tú hipó­cri­ta, ven a enti­biar tu pan con el sus­pi­ro agó­ni­co de estas ramas secas.

Aquí estás solo. Tu amo, due­ño y señor, son los car­ce­le­ros.
Quie­nes debe­rían visi­tar esta maz­mo­rra, están ocu­pa­dos cazan­do sus­crip­cio­nes o votos en las calles.
Aquí se vive entre parén­te­sis. Aquí las autop­sias son dia­rias.
Aquí se pro­mue­ve la lobo­to­mía del silen­cio. La tre­pa­na­ción de la autoestima.

Somos esta­lac­ti­tas inver­ti­das, san­gran­do hacia el cie­lo. Somos la sobra de la nie­ve eva­po­ra­da.
Somos lo que se escon­de deba­jo de las alfom­bras. Somos un puña­do de are­na en la boca del viento.

Y zum­ba un ladri­do cons­tan­te, en este pára­mo de perros enve­ne­na­dos.
Y me due­le todo y me sien­to solo, derro­ta­do. Ni siquie­ra el aulli­do de otras jau­las me acom­pa­ña.
Y me pre­gun­to con rabia, ¿dón­de están los filó­so­fos? ¿Dón­de están los escri­to­res? ¿Dón­de están los jus­tos? ¿Dón­de están? ¿Dón­de están?

Que alguien me rega­le una pala­bra, que me hable. Una son­ri­sa, una limos­na de amor.

Se me cae el mun­do sobre los hom­bros y la caí­da es bru­tal, ahí entien­do cabal­men­te lo insig­ni­fi­can­te que soy en con­tra de ellos.
Las cuchi­lla­das de plo­mo des­nu­dan la fra­gi­li­dad de este anda­mio de car­ne, flo­res y hue­sos.
Cai­go de rodi­llas, una vez más, como una gár­go­la petri­fi­ca­da de dolor.
Soy nenú­far en medio de un char­co de san­gre tras­pa­ren­te.
Soy un ancla oxi­da­da, en medio de un arre­ci­fe de res­tos humanos.

Me han hecho un insul­to. Me han hecho una blas­fe­mia. Mira lo que han hecho de mí.

Las lágri­mas me que­man los ojos, me tiem­blan las manos, el ven­da­je de los nom­bres se va cayen­do.
Me veo par­tir y no pue­do dete­ner­me.
Voy des­cen­dien­do pel­da­ño a pel­da­ño, decre­to a decre­to, en las vís­ce­ras de esta caver­na buro­crá­ti­ca y maca­bra.
Por­que aquí en esta escue­la del odio, se apren­de a odiar. Aquí se cul­ti­va el ren­cor, la humi­lla­ción, las arca­das. Por­que el odio es su ali­men­to. La amar­gu­ra engra­sa las bisa­gras de sus gri­lle­tes, no el amor.

Aquí la idea es des­truir por des­truir, sim­ple­men­te por­que algu­nos se han con­ver­ti­do en lo que odian.
Por­que sus sala­rios están hechos de hipo­cre­sía y abusos.

Pero me rebe­lo en con­tra de sus ense­ñan­zas. No seré dis­cí­pu­lo de sus baje­zas, alumno de sus des­pre­cios.
Arro­di­lla­do, renun­cio a mi orgu­llo, me inclino y beso el sue­lo por don­de pasa­ron mis her­ma­nos y her­ma­nas.
Me tra­go el vómi­to que ofre­cen y levan­to este raci­mo de ver­sos pobres, pero lim­pios, pero hones­tos. Dia­me­tral­men­te dis­tin­tos a la doc­tri­na de cau­sas judi­cia­les tur­bias y sus tor­tu­ras escondidas.

Aquí en estas líneas van nues­tros ojos. Míra­nos.
Aquí en estas fra­ses van nues­tras voces cen­su­ra­das. Escú­cha­nos.
Me levan­to y se levan­tan den­tro de mí, todos los que por aquí pasa­ron, todos los que pasarán.

Las ceni­zas tam­bién que­man. Estos recor­tes del horror son imá­ge­nes de una muer­te tran­si­to­ria.
La poe­sía es peren­ne, indes­truc­ti­ble. El láti­go y el cas­ti­go momen­tá­neos.
Pesa más un ver­so que un garro­te. Bri­lla más un beso que las meda­llas.
Tie­ne más filo una plu­ma que la espada.

Tú hipó­cri­ta, míra­te en el espe­jo de tus pro­pias palabras.

La ideo­lo­gía del vien­to comien­za a talar un bos­que de nubes, las asti­llas me lavan los cor­tes.
Flo­tan cor­cheas en la jau­la, lo úni­co dul­ce, en este mani­co­mio de ado­qui­nes piso­tea­dos.
Apa­re­cen insec­tos que son bemo­les azu­les en este réquiem de per­de­do­res.
La dinas­tía de los árbo­les des­em­pa­ca su equi­pa­je de mul­ti­tu­des, con­tra estos cien días de polvo.

Otra vez, sin pala­bras o avi­sos, se abre un aba­ni­co de puer­tas.
Ha ter­mi­na­do la pau­sa nece­sa­ria para poder con­ti­nuar la otra tor­tu­ra.
Te están espe­ran­do, te lle­van a otra col­me­na de tor­men­tos. Esto es un deja vu permanente.

Me deten­go en el umbral de mi cel­da y me veo recos­ta­do sobre la cama, miran­do hacia la pared.
Aho­ra entien­do que nun­ca pude salir.

Obvio que due­le cuan­do cie­rran la puer­ta. Todo vuel­ve a comenzar.

(Frag­men­to-adap­ta­ción)

Andrés Bian­que Squadracci.

PD: Gra­cias por haber lle­ga­do has­ta aquí, muchas gracias.

fuen­te: Opal Prensa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *