Perú. Vien­tos de gue­rra en el BID. ¿Dón­de te encuen­tras mi que­ri­do Perú?

Arie­la Ruiz Caro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de agos­to de 2020.

Cua­tro paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos (Argen­ti­na, Chi­le, Cos­ta Rica y Méxi­co) han apo­ya­do la sema­na pasa­da una ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da por el pri­me­ro, que bus­ca pos­ter­gar para mar­zo de 2021, la elec­ción del pre­si­den­te del Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), pre­vis­ta de for­ma vir­tual el 12 y 13 de setiembre. 

Con esta acción se inten­ta evi­tar el nom­bra­mien­to del actual ase­sor de Segu­ri­dad Nacio­nal para Amé­ri­ca Lati­na en la Casa Blan­ca, Mau­ri­cio Cla­ver-Caro­ne, cuya can­di­da­tu­ra fue lan­za­da por el gobierno nor­te­ame­ri­cano el 16 de junio. Esta ha sido apo­ya­da por un gran núme­ro de paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, aun­que algu­nos aún no se han pro­nun­cia­do, como el caso del Perú.

El pre­tex­to para pro­po­ner un can­di­da­to nor­te­ame­ri­cano a la pre­si­den­cia del BID y rom­per con la tra­di­ción de haber esta­do ésta siem­pre en manos de nues­tra región es cum­plir con el com­pro­mi­so de ayu­dar a la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, fuer­te­men­te afec­ta­da como con­se­cuen­cia de la pan­de­mia. La jus­ti­fi­ca­ción sue­na bien, pero no es cier­ta. La ver­dad es que se tra­ta de una res­pues­ta para fre­nar la cre­cien­te pre­sen­cia de Chi­na en el BID, tras­la­dar a este orga­nis­mo las dispu­tas de poder entre ambos paí­ses y man­te­ner una trin­che­ra de poder repu­bli­cano ante su even­tual derro­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de noviembre.

Los avan­ces de China 

Al gobierno nor­te­ame­ri­cano le preo­cu­pa la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de Chi­na en orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de la región. Chi­na tie­ne esta­tus de obser­va­dor en la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal) y la Alian­za del Pací­fi­co; ade­más man­tie­ne estre­chos lazos con la Comu­ni­dad del Cari­be (Cari­com) y con la CAF-Ban­co de Desa­rro­llo de Amé­ri­ca Latina. 

Chi­na se con­vir­tió en miem­bro del BID en 2008 y su ingre­so gene­ró gran­des expec­ta­ti­vas. Su actual pre­si­den­te, el colom­biano Luis Alber­to Moreno, ha resal­ta­do en múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des el poten­cial de ese país para ayu­dar a mejo­rar la cali­dad de la infra­es­truc­tu­ra de la región. Ha dicho, inclu­si­ve, que “Chi­na es un socio esen­cial para la ins­ti­tu­ción y para la pro­tec­ción de los bene­fi­cios socia­les y eco­nó­mi­cos de Amé­ri­ca Lati­na”.(1) 

En 2013, en el mar­co del BID Invest, bra­zo finan­cie­ro del Ban­co orien­ta­do al sec­tor pri­va­do, se creó el Fon­do de Cofi­nan­cia­mien­to de Chi­na para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Fon­do de Chi­na), con el obje­ti­vo de finan­ciar pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, con un com­pro­mi­so ini­cial de 350 millo­nes de dóla­res. Des­de hace tre­ce años, el BID y el Con­se­jo Chino para la Pro­mo­ción del Inter­cam­bio Comer­cial (CCPIT) copa­tro­ci­nan la Cum­bre Empre­sa­rial Chi­na-Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, la últi­ma de las cua­les tuvo lugar en Pana­má, en 2019. El BID tam­bién copa­tro­ci­na cum­bres de polí­ti­ca y cono­ci­mien­to entre la región y Chi­na, que se foca­li­zan en el desa­rro­llo de polí­ti­cas inno­va­do­ras entre ambas partes. 

Esta pre­sen­cia no le resul­ta indi­fe­ren­te a Esta­dos Uni­dos. La últi­ma reu­nión anual del BID, pro­gra­ma­da para mar­zo de 2019 en la ciu­dad chi­na de Cheng­du, se sus­pen­dió por la ame­na­za del gobierno nor­te­ame­ri­cano de impe­dir el quó­rum del even­to si Chi­na no admi­tía la par­ti­ci­pa­ción de Ricar­do Haus­mann, repre­sen­tan­te de Juan Guai­dó en el BID. El gobierno chino que­ría evi­tar la pre­sen­cia de los dos repre­sen­tan­tes, tan­to de Guai­dó como de Madu­ro, lo que lle­vó a la can­ce­la­ción del even­to. Varios meses antes de la reu­nión, el enton­ces sub­se­cre­ta­rio del Teso­ro de Esta­dos Uni­dos y actual pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, David Mal­pass, ins­tó al BID a recon­si­de­rar la rea­li­za­ción de la reu­nión en Chi­na y advir­tió sobre los “avan­ces sus­tan­cia­les” que este país había hecho en los ban­cos mul­ti­la­te­ra­les de desarrollo. 

Rom­per las reglas

La comu­ni­dad polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y aca­dé­mi­ca de la región ha recha­za­do la desig­na­ción de un can­di­da­to nor­te­ame­ri­cano a la Pre­si­den­cia del BID que, por tra­di­ción, estu­vo siem­pre en manos de un país lati­no­ame­ri­cano. En efec­to, expre­si­den­tesexcan­ci­lle­res, el Gru­po de Pue­bla y, recien­te­men­te, la Mesa de Refle­xión Lati­no­ame­ri­ca­na se han opues­to a su nomi­na­ción. En un comu­ni­ca­do, esta últi­ma pro­pu­so la pos­ter­ga­ción de la elec­ción del pre­si­den­te del BID “por tra­tar­se de un pro­ce­so que ha gene­ra­do nota­bles y jus­ti­fi­ca­das inquie­tu­des a lo lar­go y ancho del con­ti­nen­te y que tie­ne lugar en un momen­to de infle­xión inter­na­cio­nal sin precedentes”. 

Los inte­lec­tua­les, diplo­má­ti­cos y polí­ti­cos fir­man­tes del comu­ni­ca­do seña­la­ron que, en el actual con­tex­to, es impe­ra­ti­vo lle­var ade­lan­te un diá­lo­go polí­ti­co entre todos los paí­ses miem­bros del BID, que con­duz­ca a un nue­vo con­sen­so sobre la visión inte­gral y las prio­ri­da­des que debe tener el finan­cia­mien­to mul­ti­la­te­ral. Con­si­de­ran que “sin una base de legi­ti­mi­dad reno­va­da y sin acuer­dos pro­gra­má­ti­cos con­sen­sua­dos, quien asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de diri­gir al BID verá mer­ma­da su capa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal para apo­yar a los paí­ses en la ardua tarea de recons­truc­ción eco­nó­mi­ca y social tras la pan­de­mia”. Para con­ti­nuar con este deba­te, el pró­xi­mo 21 de agos­to, se rea­li­za­rá un diá­lo­go de excan­ci­lle­res lati­no­ame­ri­ca­nos sobre una alter­na­ti­va lati­no­ame­ri­ca­na que pro­mue­ve un no ali­nea­mien­to acti­vo, el mis­mo que es abier­to al público. 

A pesar de las invo­ca­cio­nes, Bra­sil y Colom­bia, alia­dos incon­di­cio­na­les de Donald Trump, han res­pal­da­do de inme­dia­to a su can­di­da­to. A estos paí­ses se han suma­do Boli­via, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Hai­tí, Hon­du­ras, Jamai­ca, Pana­má, Para­guay, Uru­guay y Vene­zue­la –que en el BID está repre­sen­ta­do por el gobierno par­la­men­ta­rio de Juan Guai­dó — . Estas deci­sio­nes han redu­ci­do el aval regio­nal a las can­di­da­tu­ras de la cos­ta­rri­cen­se Lau­ra Chin­chi­lla, expre­si­den­ta de ese país, y del argen­tino Gus­ta­vo Béliz, expre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Inte­gra­ción Lati­no­ame­ri­ca­na (INTAL) y actual Secre­ta­rio de Asun­tos Estra­té­gi­cos de la Pre­si­den­cia argentina.

Cla­ver-Caro­ne cum­ple con los dos requi­si­tos para ser ele­gi­do como pre­si­den­te del BID en la elec­ción que se ha pre­vis­to rea­li­zar de for­ma vir­tual los días 12 y 13 de sep­tiem­bre. En pri­mer lugar, tie­ne el apo­yo de la mayo­ría abso­lu­ta de paí­ses miem­bros del con­ti­nen­te ame­ri­cano. El Ban­co está inte­gra­do por 28 miem­bros de la región y lo res­pal­dan 17, aun­que serían sufi­cien­tes 15. 

En segun­do lugar, cuen­ta con el res­pal­do de un núme­ro sufi­cien­te de paí­ses que tie­nen la mayo­ría abso­lu­ta del poder de sufra­gio en el Ban­co. Solo Esta­dos Uni­dos y Bra­sil cuen­tan, res­pec­ti­va­men­te, con el 30% y el 11% del poder de voto, el cual es pro­por­cio­nal al capi­tal sus­cri­to por cada país. Si suma­mos a Colom­bia (3,1%), Uru­guay (1,2%), Boli­via (0,9%), Pana­má (0,45%), y a la Vene­zue­la de Guai­dó (3,4%), Cla­ver-Caro­ne cum­ple de sobra con este segun­do requi­si­to. Ni siquie­ra nece­si­ta de los miem­bros extra­rre­gio­na­les del BID.

Impe­dir el quórum

Es este el esce­na­rio en que los gobier­nos que reco­no­cen la impor­tan­cia polí­ti­ca de tener el lide­raz­go del BID en manos lati­no­ame­ri­ca­nas o cari­be­ñas empie­zan a pro­nun­ciar­se en torno a la ini­cia­ti­va para pos­ter­gar la elec­ción has­ta mar­zo de 2021 y evi­tar con ello el nom­bra­mien­to del can­di­da­to pro­pues­to por Trump. Cla­ver-Caro­ne es uno de los ideó­lo­gos del actual pre­si­den­te en el dise­ño de las polí­ti­cas de blo­queo y embar­go a Cuba y a Vene­zue­la. Antes de con­ver­tir­se en ase­sor de Trump, tenía un blog “Capi­tol Hill Cubans” des­de don­de cri­ti­ca­ba las deci­sio­nes del gobierno de Barack Oba­ma sobre Cuba y pro­mo­vía el embar­go y el blo­queo. Es de supo­ner que su polí­ti­ca fren­te a Chi­na, segui­ría el esti­lo de Trump, hecho que es a todas luces incon­ve­nien­te para nues­tra región.

La pre­gun­ta que urge aho­ra es, enton­ces, ¿cómo pos­po­ner las elec­cio­nes? Exis­ten dos vías lega­les: la pos­ter­ga­ción por con­sen­so –pues­to que el 9 de julio nin­gún país se opu­so a que las elec­cio­nes se rea­li­za­ran de for­ma vir­tual en setiem­bre — y, la otra, impe­dir el quó­rum el día de la vota­ción. La pri­me­ra opción es impo­si­ble por obvias razo­nes. Aun­que en su fue­ro interno Donald Trump sabe que con el paso de los días sus posi­bi­li­da­des de man­te­ner­se en la Pre­si­den­cia se extin­guen, no se per­de­rá la opor­tu­ni­dad de dejar una ficha suya en el coman­do del BID.

La segun­da opción es el úni­co camino legal en el cual pue­den sos­te­ner­se los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos en su odi­sea por impe­dir la nomi­na­ción del can­di­da­to nor­te­ame­ri­cano. Para impe­dir el quó­rum, reque­ri­mien­to pre­vio a la vota­ción, se nece­si­ta que el poder de voto de los gober­na­do­res pre­sen­tes en la elec­ción repre­sen­te al menos las tres cuar­tas par­tes (75%) del poder de voto de la institución. 

Los cua­tro paí­ses que apo­yan la pos­ter­ga­ción de la elec­ción tie­nen un poder de voto con­jun­to del 22,2%, de acuer­do a la siguien­te com­po­si­ción: Argen­ti­na (11,35%), Méxi­co (7,3%), Chi­le (3,1%) y Cos­ta Rica (0,45%). Haría fal­ta el 2,9% para supe­rar el 25% de los votos nece­sa­rios para impe­dir la elec­ción. Si Perú, con 1,5% de los votos se suma­ra, fal­ta­ría un 1,3%. Y si Nica­ra­gua con 0,45% de los votos se adhi­rie­ra a esta ini­cia­ti­va, se alcan­za­ría 24,15% de estos. Fal­ta­rían ape­nas 0,85% de votos para impe­dir el quó­rum. Para lograr­lo solo a nivel regio­nal, se podría espe­cu­lar con la revi­sión del apo­yo al can­di­da­to de Trump de par­te del gobierno uru­gua­yo (1,2% de votos). Pero si ello no ocu­rrie­ra, Espa­ña tie­ne 1,96% de votos y Fran­cia y Ale­ma­nia 1,89% cada uno. 

Josep Borrell, alto repre­sen­tan­te para la Polí­ti­ca Exte­rior de la Unión Euro­pea, pro­pu­so retra­sar has­ta mar­zo de 2021 las elec­cio­nes a la Pre­si­den­cia del BID en la car­ta que remi­tió a la minis­tra de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Espa­ña, Aran­cha Gon­zá­lez Laya, a fines de julio. Borrell argüía que la can­di­da­tu­ra de Cla­ver-Caro­ne no tenía pre­ce­den­tes ya que, des­de su fun­da­ción en 1959, el pre­si­den­te del BID había sido un lati­no­ame­ri­cano. A la fecha, nin­gún gobierno euro­peo miem­bro de la ins­ti­tu­ción finan­cie­ra se ha pro­nun­cia­do(2)

Estas movi­das han irri­ta­do al can­di­da­to del pre­si­den­te Trump. Un repre­sen­tan­te suyo ha adver­ti­do que «la Unión Euro­pea no es par­te del BID como enti­dad, y que solo algu­nos de sus Esta­dos miem­bros lo son”. Esto es cier­to, pero las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas no pue­den impe­dir que los die­ci­séis paí­ses euro­peos socios del BID se sumen, si lo qui­sie­ran, a lo plan­tea­do por el alto jefe de la diplo­ma­cia euro­pea. Asi­mis­mo, se ha adver­ti­do que “cual­quier esfuer­zo por secues­trar el pro­ce­so elec­to­ral por par­te de una mino­ría de paí­ses, y mucho menos por par­te de paí­ses no regio­na­les, sería una afren­ta para la región y será cues­tio­na­do”(3)

Luis Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la OEA, ha res­pal­da­do tam­bién esta inad­mi­si­ble ame­na­za y ha defen­di­do en un tuit la «inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía» de la región como reac­ción a la pro­pues­ta de Borrell. Siem­pre fiel a los desig­nios de Trump, Alma­gro se equi­vo­ca.(4) 

El can­di­da­to Cla­ver-Caro­ne está muy eno­ja­do no solo con los euro­peos. Esta sema­na ha dicho que «esta­mos vien­do un esfuer­zo mino­ri­ta­rio lide­ra­do por la Argen­ti­na para obs­ta­cu­li­zar la elec­ción por­que no han podi­do o que­ri­do pre­sen­tar una visión com­pe­ti­ti­va», en refe­ren­cia al can­di­da­to Gus­ta­vo Béliz. Ade­más, acu­só a este país y a los otros tres que piden el apla­za­mien­to de las elec­cio­nes de que­rer “secues­trar los comi­cios” y de “sub­ver­tir el pro­ce­so, dejar al ban­co en pará­li­sis y asus­tar al sec­tor pri­va­do”. Su con­clu­sión es que “una mino­ría no se debe­ría impo­ner a la mayo­ría pues fomen­ta­ría len­ti­tud e incer­ti­dum­bre en la ges­tión» y ha ame­na­za­do a la región al afir­mar que «cual­quier inten­to de secues­trar una elec­ción a pesar de un regla­men­to muy cla­ro sería no solo no demo­crá­ti­co, sino tam­bién un esfuer­zo que Esta­dos Uni­dos va a enfren­tar muy pro­fun­da­men­te». (5) Se olvi­da el can­di­da­to que la pro­pues­ta es incues­tio­na­ble­men­te legal.

Los paí­ses que bus­can pos­ter­gar las elec­cio­nes apues­tan a que una futu­ra admi­nis­tra­ción Biden-Harris desis­ta de impo­ner a un/​a norteamericano/​a para pre­si­dir el BID, y se pro­mue­va un can­di­da­to de con­sen­so, pre­fe­ri­ble­men­te, a par­tir de la rea­li­za­ción de una asam­blea pre­sen­cial. El apla­za­mien­to de la elec­ción a la Pre­si­den­cia del BID es una acción polí­ti­ca basa­da en la lega­li­dad, que favo­re­ce­rá a nues­tra región por­que se des­pren­de­rá de un can­di­da­to que no man­ten­drá inter­lo­cu­ción con el posi­ble nue­vo gobierno en Esta­dos Uni­dos y, lo más impor­tan­te, no tie­ne entre sus intere­ses y prio­ri­da­des las nece­si­da­des de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Si bien no hay toda­vía una pos­tu­ra ofi­cial del Par­ti­do de Biden sobre esa can­di­da­tu­ra, per­so­na­li­da­des demó­cra­tas, e inclu­si­ve repu­bli­ca­nas, así como de la socie­dad civil, e inclu­si­ve extra­ofi­cial­men­te, un voce­ro suyo, han seña­la­do su des­acuer­do.(6)  ¿Por qué debe­ría here­dar nues­tra región, por un quin­que­nio, un pre­si­den­te del BID impues­to por un gobierno des­acre­di­ta­do, que ha hecho de su lema “Amé­ri­ca Pri­me­ro” un desas­tre sani­ta­rio y eco­nó­mi­co sin pre­ce­den­tes en su país? 

La impo­si­ción de un can­di­da­to nor­te­ame­ri­cano en el BID expre­sa la pug­na entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos en este orga­nis­mo mul­ti­la­te­ral. Dado el momen­to his­tó­ri­co carac­te­ri­za­do por el reali­nea­mien­to de los pode­res hege­mó­ni­cos resul­ta fun­da­men­tal man­te­ner la pre­si­den­cia del BID en manos de la región. Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be tie­nen hoy el desa­fío y la res­pon­sa­bi­li­dad de ser prác­ti­cos en la defen­sa de sus intere­ses y de recha­zar cual­quier ali­nea­mien­to automático. 

— — — — — –

(1) Myers, M, China´s Regio­nal Enga­ge­ment Goals in Latin Ame­ri­ca, Car­ne­gie Tsinghua, Cen­ter for Glo­bal Policy, Bei­jing, Chi­na, 7 de mayo 2020 https://​car​ne​gietsinghua​.org/​2​0​2​0​/​0​5​/​0​7​/​c​h​i​n​a​-​s​-​r​e​g​i​o​n​a​l​-​e​n​g​a​g​e​m​e​n​t​-​g​oal…
(2) https://​es​.reuters​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​t​o​p​N​e​w​s​/​i​d​E​S​K​C​N​2​4​Z​2SH
(3) https://​ges​tion​.pe/​m​u​n​d​o​/​e​e​u​u​/​e​e​u​u​-​r​e​c​h​a​z​a​-​p​o​s​p​o​n​e​r​-​e​l​e​c​c​i​o​n​e​s​-​e​n​-​e​l​-​bid…
(4) https://​twit​ter​.com/​A​l​m​a​g​r​o​_​O​E​A​2​0​1​5​/​s​t​a​t​u​s​/​1​2​9​0​0​6​6​9​7​5​7​8​4​4​1​5​232
(5) https://​www​.lapo​li​ti​caon​li​ne​.es/​n​o​t​a​/​8​5​3​1​5​-​e​l​-​c​a​n​d​i​d​a​t​o​-​d​e​-​t​r​u​m​p​-​p​a​r​a​-el…
(6) https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/biden-entra-a-la-batalla-por‑e… y https://​www​.cla​rin​.com/​o​p​i​n​i​o​n​/​c​l​a​v​e​r​-​c​a​r​o​n​e​-​c​a​n​d​i​d​a​t​o​-​t​r​u​m​p​-​b​i​d​-​m​u​e​s​tra…

FUENTE: Otra Mirada



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *