Siria. Bashar al-Asad pone con­di­cio­nes para nego­ciar con Esta­dos Unidos

Resu­men Medio Orien­te, 16 de agos­to de 2020-.

El Gobierno sirio resal­ta que cual­quier nego­cia­ción con Esta­dos Uni­dos solo será posi­ble con la con­di­ción de que las fuer­zas ocu­pan­tes se reti­ren de sus tierras.

“Es impo­si­ble nego­ciar con los ocu­pan­tes antes de que se reti­ren de nues­tras tie­rras”, ase­ve­ró Buzai­na Shaa­ban, ase­so­ra del pre­si­den­te sirio, Bashar al-Asad, en una entre­vis­ta con­ce­di­da el sába­do a la cade­na liba­ne­sa Al Maya­deen.

Shaa­ban afir­mó que Siria, debi­do a su papel cla­ve en el eje de la Resis­ten­cia, se con­vir­tió en obje­ti­vo de ata­ques israe­líes. Ade­más, ha seña­la­do que hay un víncu­lo entre el terro­ris­mo, EE.UU., Israel y la Ley César “por­que todos son par­te de un esce­na­rio, y las deman­das que hicie­ron en la Ley César sig­ni­fi­can que les entre­ga­mos lo que quieren”.

La nue­va cam­pa­ña de san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses con­tra Siria, cono­ci­da como la “Ley César”, entra­da en vigor el 17 de junio, es la nue­va ver­sión de las medi­das coer­ci­ti­vas esta­dou­ni­den­se con­tra el país ára­be y se con­si­de­ra la más seve­ra con­tra un pue­blo que sufre des­de más de ocho años, una gue­rra catas­tró­fi­ca a todos los nive­les, y no con­tro­la una par­te impor­tan­te de sus recur­sos y rique­zas naturales.

La nor­ma, inclu­ye medi­das eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas más inten­sas con­tra el Gobierno sirio y sus alia­dos, y ade­más, apli­ca san­cio­nes con­tra el pre­si­den­te sirio Bashar al-Asad, y con­tra altos diri­gen­tes de este país, así como enti­da­des finan­cie­ras sirias y sus cola­bo­ra­do­res extranjeros.

En otra par­te de sus decla­ra­cio­nes, la ase­so­ra de Al-Asad tam­bién se refi­rió al acuer­do alcan­za­do el jue­ves entre Israel y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) para impul­sar “una nor­ma­li­za­ción com­ple­ta de las rela­cio­nes”, y, tras con­de­nar la “ren­di­ción” de Abu Dabi ante Israel y EE.UU., dijo que los ára­bes son los úni­cos que temen a la Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se a pesar de la ausen­cia de unipolaridad.

Damas­co denun­cia la pre­sen­cia ile­gal de EE.UU. en su terri­to­rio, argu­men­tan­do que Washing­ton sigue saquean­do fla­gran­te­men­te los recur­sos petro­le­ros sirios en medio del mutis­mo inter­na­cio­nal, y, ha exi­gi­do en reite­ra­das oca­sio­nes la sali­da total de todas las tro­pas extran­je­ras des­ple­ga­das en Siria, las tur­cas y esta­dou­ni­den­ses inclui­das, pues no cuen­tan con la debi­da auto­ri­za­ción del Gobierno sirio para ello.

La inje­ren­cia extran­je­ra en Siria, de hecho, ha com­pli­ca­do la lar­ga lucha anti­te­rro­ris­ta, que ha cum­pli­do ya nue­ve años, pese a las impor­tan­tes vic­to­rias cose­cha­das por las fuer­zas sirias fren­te a los gru­pos terroristas.

Fuen­te: HispanTV

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *