Argen­ti­na. Pese al ais­la­mien­to obli­ga­to­rio, la explo­ta­ción sexual con­ti­núa activa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de agos­to de 2020.

En menor o mayor medi­da, la lle­ga­da de la pan­de­mia a la Argen­ti­na y el esta­ble­ci­mien­to de la cua­ren­te­na limi­tó y rees­truc­tu­ró prác­ti­ca­men­te todas la acti­vi­da­des, des­de las labo­ra­les has­ta las delic­ti­vas. Con la impo­si­bi­li­dad de uti­li­zar la calle libre­men­te y el cie­rre de los hote­les, entre otras nue­vas cir­cuns­tan­cias de este con­tex­to, la pan­de­mia recon­fi­gu­ró tam­bién las diná­mi­cas de la explo­ta­ción sexual.

En los 150 días que van de cua­ren­te­na los ope­ra­ti­vos y alla­na­mien­tos en pros­tí­bu­los con­ti­nua­ron ‑y en algu­nos casos aumen­ta­ron- en todo el país.

El Esta­do argen­tino se decla­ró abo­li­cio­nis­ta a tra­vés de la adhe­sión a dis­tin­tos tra­ta­dos inter­na­cio­na­les, por lo cual no pena­li­za el ejer­ci­cio indi­vi­dual de la pros­ti­tu­ción pero sí san­cio­na penal­men­te al pro­xe­ne­tis­mo, es decir, a quien pro­mue­va, faci­li­te o comer­cia­li­ce la explo­ta­ción sexual de otras personas.

Las cifras ofi­cia­les has­ta el momen­to no refle­ja­ron una pará­li­sis total de la explo­ta­ción sexual ni la tra­ta de per­so­nas a pesar del ais­la­mien­to. De acuer­do a las esta­dís­ti­cias del Pro­gra­ma Nacio­nal de Res­ca­te y Acom­pa­ña­mien­to a las Per­so­nas Dam­ni­fi­ca­das por el Deli­to de Tra­ta, que depen­de del Minis­te­rio de Jus­ti­cia y Dere­chos Huma­nos, des­de el pri­mer día del año has­ta el últi­mo día de julio fue­ron encon­tra­das 378 víc­ti­mas de tra­ta, de las cua­les 104 fue­ron víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual. Den­tro de este últi­mo gru­po, ade­más, 83 de ellas fue­ron halla­das des­de el ini­cio de la pandemia.

Des­de ese orga­nis­mo seña­lan que los núme­ros de explo­ta­ción labo­ral se incre­men­ta­ron espe­cial­men­te des­de la lle­ga­da del virus a Argen­ti­na, debi­do a que se detec­ta­ron muchos casos de per­so­nas coac­cio­na­das a per­ma­ne­cer ais­la­das en los luga­res de explo­ta­ción, espe­cial­men­te en zonas rura­les. En el caso de la explo­ta­ción sexual, por otra la par­te, la situa­ción no fue muy dife­ren­te: el nego­cio del sexo encon­tró nue­vas for­mas de con­ti­nuar a pesar del dis­tan­cia­mien­to social e inclu­so, para muchos explo­ta­do­res, el decre­to pre­si­den­cial que esta­ble­ció la cua­ren­te­na fue la excu­sa per­fec­ta para per­pe­tuar las con­di­cio­nes de abu​so​.La Gen­dar­me­ría Nacio­nal, des­de el ini­cio de la cua­ren­te­na, reali­zó 12 alla­na­mien­tos por explo­ta­ción sexual

“Con el tema del ais­la­mien­to lo que detec­ta­mos fue que en los cam­pos la gen­te que esta­ba al momen­to que salió el decre­to, la obli­ga­ron a que­dar­se sin nin­gu­na posi­bi­li­dad de pedir ayu­da. Esto ocu­rrió tam­bién en los luga­res don­de hay víc­ti­mas explo­ta­das sexual­men­te”, expli­ca Zai­da Gat­ti, coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Res­ca­te a Víc­ti­mas de Trata.

“Lo inter­pre­tan como una cues­tión legal: estas per­so­nas que podrían no enten­der que están coac­cio­na­das, se que­dan allí jus­ta­men­te por­que la ame­na­za es que si salís a la calle te van a dete­ner. Esa ame­na­za, que exis­tió siem­pre, hoy se con­vier­te casi en una reali­dad y has­ta podían com­pro­bar­lo vien­do las noti­cias. Hay tam­bién casos muy par­ti­cu­la­res don­de les ven­den el dis­cur­so de que pue­den irse cuan­do quie­ran pero las obli­gan a traer otra per­so­na en su lugar”.

Según datos de la Gen­dar­me­ría Nacio­nal, des­de el ini­cio de la cua­ren­te­na esta fuer­za reali­zó 12 alla­na­mien­tos por explo­ta­ción sexual en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, pun­tual­men­te en Long­champs, Ave­lla­ne­da y en la loca­li­dad pla­ten­se de Lisan­dro Olmos, en la ciu­dad de Tolhuin, pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go, y en la pro­vin­cia de Salta.

En el ámbi­to de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, en tan­to, según las cifras de la Poli­cía de la Ciu­dad, se tra­mi­ta­ron en total, des­de el 20 de mar­zo has­ta el 7 de agos­to de este año, 18 cau­sas rela­cio­na­das con pros­tí­bu­los o “casas de citas” en terri­to­rio por­te­ño, de los cua­les cua­tro fue­ron allanados.

Según los datos del Minis­te­rio de Jus­ti­cia, en todo el mes abril se res­ca­ta­ron sola­men­te dos víc­ti­mas de explo­ta­ción sexual y en mayo ape­nas cin­co. Lue­go, en junio, fue­ron res­ca­ta­das 35 y en julio 23. “No se detec­ta­ban por­que al prin­ci­pio de la cua­ren­te­na direc­ta­men­te no abrían la puer­ta y los clien­tes no iban. Des­pués de a poco empe­za­ron a fun­cio­nar de nue­vo, los usua­rios vol­vie­ron a asis­tir y se reac­ti­va­ron los alla­na­mien­tos”, expli­ca Gatti.

Según el Minis­te­rio de Jus­ti­cia, des­de el ini­cio de la cua­ren­te­na fue­ron res­ca­ta­das 200 víc­ti­mas de tra­ta, tan­to por explo­ta­ción labo­ral como sexual

En julio pasa­do, a raíz de una inves­ti­ga­ción del Cuer­po de Inves­ti­ga­cio­nes Judi­cia­les (CIJ), el fis­cal Jor­ge Pon­ce soli­ci­tó el alla­na­mien­to de una casa anti­gua ubi­ca­da en la calle José Boni­fa­cio al 3700, en el barrio por­te­ño de Par­que Ave­lla­ne­da, don­de se explo­ta­ba sexual­men­te a muje­res entre 18 y 32 años de edad.

Si bien la cau­sa se había ini­cia­do en sep­tiem­bre del 2019 por una vio­la­ción de clau­su­ra impues­ta por la jus­ti­cia fede­ral, la Uni­dad Fis­cal de Deli­tos, Con­tra­ven­cio­nes y Fal­tas Espe­cí­fi­cas orde­nó este año tareas de segui­mien­to y espio­na­je a car­go de agen­tes del CIJ, que iden­ti­fi­ca­ron movi­mien­tos sos­pe­cho­sos de muje­res que entra­ban y salían del lugar, siem­pre en gru­po y con hora­rios espe­cí­fi­cos, como si se tra­ta­ra de “tur­nos”.

Cer­ca de las 7 de la maña­na del 10 de julio últi­mo, un efec­ti­vo de civil logró ingre­sar al local hacién­do­se pasar por un clien­te, pero acom­pa­ña­do por efec­ti­vos de la Divi­sión de Deli­tos Con­tra la Salud de la Poli­cía de la Ciu­dad, que par­ti­ci­pa­ron del alla­na­mien­to. Aden­tro, el local esta­ba ambien­ta­do como si se tra­ta­ra de un bar: barra de tra­gos, luces de neón, espe­jos y habi­ta­cio­nes temá­ti­cas. El local, que había reabier­to suce­si­va­men­te a pesar de las muchas fajas de clau­su­ra que pusie­ron en la puer­ta, tenía ade­más varias denun­cias por rui­dos moles­tos de los vecinos.

Seis muje­res que eran explo­ta­das allí fue­ron entre­vis­ta­das por el el per­so­nal del Pro­gra­ma de Res­ca­te, inte­gra­do por un equi­po de psi­có­lo­gas, tra­ba­ja­do­ras socia­les, médi­cos y abo­ga­dos que se encar­gan de esta­ble­cer el pri­mer con­tac­to con ellas. Esta es una situa­ción que Gat­ti reco­no­ce como “recu­rren­te”.

Un mes des­pués, el 5 de agos­to pasa­do, el fis­cal Pon­ce soli­ci­tó otro alla­na­mien­to de un local ubi­ca­do en la calle Fran­klin D. Roo­se­velt al 2300, en el barrio de Bel­grano, don­de fun­cio­na­ba una “casa de encuen­tros” que ofre­cía «ser­vi­cios sexua­les» en ple­na pan­de­mia a pesar de, tam­bién, ya haber sido clau­su­ra­do pre­via­men­te.

El local vio­ló la res­tric­ción duran­te la cua­ren­te­na y vol­vió a fun­cio­nar inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta el miér­co­les 5 por la tar­de, cuan­do el per­so­nal del CIJ y efec­ti­vos de la Divi­sión Deli­tos con­tra la Salud de la Poli­cía de la Ciu­dad alla­na­ron el local con la auto­ri­za­ción del juez Gon­za­lo Rua, a car­go del Juz­ga­do Nº 6.

El lugar con­ta­ba con una cáma­ra de segu­ri­dad que per­mi­tía visua­li­zar des­de el inte­rior a quien toca­ra el tim­bre, por lo cual tam­bién en esta opor­tu­ni­dad un efec­ti­vo simu­ló ser un clien­te para poder entrar. Aden­tro, el pano­ra­ma era dis­tin­to al que encon­tra­ron en Par­que Ave­lla­ne­da. En ese local había una fal­ta evi­den­te y gene­ra­li­za­da de con­di­cio­nes bási­cas de higie­ne y de segu­ri­dad como mata­fue­gos o un cer­ti­fi­ca­do de fumi­ga­ción. Había inclu­so cables expues­tos jun­to a las camas don­de se reci­bía a los «clien­tes».

El lugar fue cerra­do una vez más por la vio­la­ción de clau­su­ra, lo cual es con­si­de­ra­do una con­tra­ven­ción, y al fina­li­zar el pro­ce­di­mien­to, como nin­gu­na de las muje­res resi­dían allí, el fis­cal Pon­ce dis­pu­so que la puer­ta de ingre­so fue­ra tapia­da y sol­da­da des­de el exte­rior para evi­tar que el pros­tí­bu­lo reabra una vez más. Tam­bién secues­tra­ron en el lugar dos telé­fo­nos celu­la­res que se uti­li­za­ban para el con­tac­to con los clientes.Zaida Gatti, coordinadora del programa de rescate y acompañamiento a las víctimas de trata de personas del Ministerio de Justicia (Télam)

Zai­da Gat­ti, coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de res­ca­te y acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas de tra­ta de per­so­nas del Minis­te­rio de Jus­ti­cia (Télam)

Por otro lado, más allá de los pros­tí­bu­los pri­va­dos que desa­fían la cua­ren­te­na, la explo­ta­ción sexual se rein­ven­tó den­tro del uni­ver­so onli­ne En el eco­sis­te­ma vir­tual, enton­ces, aho­ra se ofre­cen ser­vi­cios pre­sen­cia­les o a tra­vés de video­lla­ma­da y con­te­ni­dos pagos, como imá­ge­nes o videos por­no­grá­fi­cos exclu­si­vos. Tam­bién aumen­ta­ron las denun­cias a la línea 145 por casos de por­no­gra­fía infantil.

“Si quie­res cui­dar­te, que­da­te en casa. Vol­ve­re­mos a encon­trar­nos sin ries­go. Bus­cá entre los anun­cios de video chat y verás como #Todo­VaA­Sa­lir­Bien”, pro­mo­cio­na uno de los sitios web de avi­sos de encuen­tros sexua­les, y masa­jes eró­ti­cos de Argentina.

La pan­de­mia tam­bién difi­cul­tó la asis­ten­cia de las víc­ti­mas. “Cuan­do tenía­mos habi­ta­dos los refu­gios tenía­mos más tiem­po de tra­ba­jo con las víc­ti­mas, pero aho­ra cual­quier per­so­na pre­vio a su ingre­so al refu­gio tie­ne que hacer cua­ren­te­na”, se lamen­ta. “Esto nos impi­de estar en con­tac­to en esas pri­me­ras sema­nas que es cuan­do las víc­ti­mas ven nues­tro tra­ba­jo, empie­zan a rela­jar­se y a con­tar lo que les sucedió”.

Clau­dia Vás­quez Haro, la pre­si­den­ta de la orga­ni­za­ción pla­ten­se OTRANS, que abo­ga por los dere­chos de la comu­ni­dad trans en Argen­ti­na, cree que la fal­ta de tra­ba­jo a raíz de la pan­de­mia puso a todas las muje­res trans en una situa­ción crí­ti­ca, que visi­bi­li­zó “la extre­ma situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y exclu­sión que pade­ce el colec­ti­vo trans y tra­ves­ti des­de hace años por la fal­ta de polí­ti­cas públi­cas en el acce­so a la inclu­sión laboral”.

“Más de un 90 por cien­to de nues­tro colec­ti­vo se encuen­tra en situa­ción de pros­ti­tu­ción, por ende, la pan­de­mia agu­di­zó en ellas sus pro­ble­mas de sub­sis­ten­cia. A muchas las echa­ron por­que no pue­den pagar. Las medi­das del gobierno son muy bue­nas pero están pen­sa­das para una cla­se media que tie­ne un tra­ba­jo for­mal y lo hace des­de su casa”, expli­ca Váz­quez Haro, que pre­si­de ade­más la Con­vo­ca­to­ria Fede­ral Trans y Tra­ves­ti Argen­ti­na, que nuclea a orga­ni­za­cio­nes de 18 pro­vin­cias e impul­só cam­pa­ñas de ayu­da y dona­ción de ali­men­tos para el colectivo.

Muchas se vie­ron obli­ga­das a salir a tra­ba­jar igual, aun­que la pros­ti­tu­ción no sea un tra­ba­jo, para poder sub­sis­tir. Pero la con­tra­ca­ra han sido las deten­cio­nes arbi­tra­rias, los malos tra­tos, las veja­cio­nes y el arma­do indis­cri­mi­na­do de cau­sas en el ámbi­to fede­ral. Tene­mos com­pa­ñe­ras has­ta con cin­co pro­ce­sos judi­cia­les en simul­tá­neo. Hay que ver cómo se va a solu­cio­nar eso y cómo vamos a enfren­tar la cua­ren­te­na de aho­ra en más. Esto se agu­di­za aún más las migran­tes, de las cua­les casi el 80% no tie­nen DNI y no acce­den a bene­fi­cios ni pla­nes socia­les. Esta­mos en un momen­to crí­ti­co”, afir­ma la referente.

A prin­ci­pios de junio, el minis­tro Daniel Arro­yo pre­sen­tó el Regis­tro Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras de la Eco­no­mía Popu­lar y cuan­do se habi­li­tó el for­mu­la­rio de ins­crip­ción en la ficha figu­ra­ba el tra­ba­jo sexual como cate­go­ría posi­ble. El sec­tor regu­la­cio­nis­ta lo inter­pre­tó como una amplia­ción de dere­chos y el “abo­li­cio­nis­ta”, que lan­zó fuer­tes crí­ti­cas en redes socia­les, como una for­ma de con­do­nar la vio­len­cia y la explo­ta­ción. Unas horas más tar­de, el Gobierno dio mar­cha atrás y el for­mu­la­rio fue dado de baja.

La pros­ti­tu­ción NO es tra­ba­jo, es otra mane­ra de ejer­cer vio­len­cia sobre el cuer­po de las mujeres

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *