Ecua­dor. Habla el lucha­dor Chris­tian Gon­zá­lez, a pun­to de ser juz­ga­do con otros mili­tan­tes por opo­ner­se al régi­men de Lenin Moreno

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de agos­to 2020.

Este lunes 17 de agos­to se va a cele­brar en los tri­bu­na­les de Ecua­dor una audien­cia para juz­gar a tres mili­tan­tes polí­ti­cos de ese país, lucha­do­res de la Patria Gran­de y rebel­des fren­te al orden neo­li­be­ral del tran­fu­ga de Lenin Moreno. Uno de ellos es Cris­tian Gon­zá­lez, el otro es Vir­gi­lio Her­nán­dez y la pre­fec­ta de Pichin­cha Pao­la Pavón. Este es un caso del cual hemos habla­do ya en Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, pero hoy a las puer­tas de esta nue­va audien­cia no hemos comu­ni­ca­do con Cris­tian Gon­zá­lez, joven com­ba­ti­vo que ha lucha­do para des­en­mas­ca­rar las men­ti­ras del gobierno de Moreno a quien lo inte­rro­ga­mos por los moti­vos implí­ci­tos de esta audien­cia y de esta per­se­cu­ción con­tra el movi­mien­to popu­lar ecuatoriano.

-En efec­to, como tú mani­fies­tas, el 17 hemos sido con­vo­ca­dos por el juez de la Cor­te Pro­vin­cial de Pichin­cha para una audien­cia eva­lua­to­ria y pre­pa­ra­to­ria de jui­cio, Que data des­de el pasa­do octu­bre don­de toda Lati­noa­mé­ri­ca se levan­tó en recha­zo a la imple­men­ta­ción atroz de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. El Ecua­dor no fue la excep­ción, y se ini­ció una esca­la­da de vio­len­cia y per­se­cu­ción, que en el caso de noso­tros ha sido per­ma­nen­te y sis­te­má­ti­ca en los últi­mos tres años por par­te del gobierno de Lenin Moreno, por ser mili­tan­tes de la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na, por ser cali­fi­ca­dos como correis­tas, por pen­sar dife­ren­te y por opo­ner­nos a la polí­ti­ca neo­li­be­ral. Hemos sido sis­te­má­ti­ca­men­te per­se­gui­dos a tra­vés de los órga­nos de con­trol, la Con­tra­lo­ría, la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do. Hemos sido estig­ma­ti­za­dos, dia­bo­li­za­dos, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción. En octu­bre, el Gobierno se encar­gó de pre­ten­der tras­la­dar­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de los hechos pro­duc­tos de la movi­li­za­ción popu­lar. Tan­to a Vir­gi­lio Her­nan­dez, Pao­la Pavón y a mi mis­mo, se nos endil­gan hechos de vio­len­cia, acu­sán­do­nos del deli­to de rebelión. 

-¿Esta olea­da repre­si­va tam­bién se exten­dió a otros militantes?

Sí, un sin­nú­me­ro de com­pa­ñe­ros de otras orga­ni­za­cio­nes y ciu­da­da­nía en gene­ral, cer­ca de 1200 per­so­nas fue­ron apre­sa­das, recor­de­mos que hubo más de un millar de heri­dos, muti­la­dos y 11 muer­tos. Con­si­de­ra­mos que el Gobierno ha que­ri­do ocul­tar los muer­tos, los heri­dos, los sen­dos infor­mes de la mis­ma Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, bus­can­do en la per­se­cu­ción, un poco, una vál­vu­la de esca­pe, unas cor­ti­nas de humo. Nues­tra acu­sa­ción hizo que el 14 de octu­bre hubo un alla­na­mien­to holly­woo­des­co, vio­len­to, en mi caso, más de 70 poli­cías con 30 carros, Fuer­zas Espe­cia­les con arma­men­to de asal­to, ingre­sa­ron a mi casa de mane­ra vio­len­ta y me detu­vie­ron. Fui­mos encar­ce­la­dos 72 días, y gra­cias a la emi­sión de las medi­das cau­te­la­res de la CIDH pudi­mos tener una sus­ti­tu­ción y acce­der a medi­das alter­na­ti­vas como el gri­lle­te elec­tró­ni­co o pre­sen­ta­ción perió­di­ca, prohi­bi­ción de sali­da de país, ena­je­na­ción de bie­nes, blo­queo de cuen­tas, etc. Todo este tiem­po que ha pasa­do des­de que sali­mos el 25 de diciem­bre del 2019 no hemos deja­do de ser víc­ti­mas de la per­se­cu­ción. Perio­dis­tas, por­ta­les digi­ta­les, medios de comu­ni­ca­ción obse­cuen­tes al Gobierno nos han segui­do dia­bo­li­zan­do, estig­ma­ti­zán­do­nos, nos han saca­do repor­ta­jes de que somos diri­gen­tes polí­ti­cos, de que esta­ría­mos rela­cio­na­dos o vin­cu­la­dos con sec­to­res popu­la­res, creo que con la fina­li­dad de decir que noso­tros tene­mos algo que ver con los hechos de vio­len­cia. El día de hoy, des­pués de ver cuál ha sido el mane­jo de la pan­de­mia, cuál ha sido la tris­te reali­dad y las alter­na­ti­vas que sólo favo­re­cen a los miem­bros del blo­que en el poder, vemos que la per­se­cu­ción es un rela­to que se repi­te. Al igual que a nues­tros her­ma­nos de Boli­via, tra­tan de seguir pros­cri­bién­do­nos, seguir eli­mi­nan­do la posi­bi­li­dad que el 2021 la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na, la alter­na­ti­va neo­li­be­ral en con­tra de este Gobierno, se pre­sen­te. Ya lo han hecho con nues­tros com­pa­ñe­ros diri­gen­tes, como nues­tro com­pa­ñe­ro vice­pre­si­den­te Jor­ge Glas que está encar­ce­la­do, nues­tro com­pa­ñe­ro expre­si­den­te Rafael Correa, una serie de com­pa­ñe­ros legis­la­do­res, com­pa­ñe­ros que están en el exi­lio en Méxi­co, y aho­ra noso­tros. Vemos cla­ra­men­te que esto es un plan que inclu­ye una ope­ra­ción de Esta­do y nos vemos y nos reco­no­ce­mos mucho con lo que está pasan­do a nues­tros her­ma­nos del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via. Cree­mos que es fun­da­men­tal lla­mar a la uni­dad de los pue­blos, gene­rar accio­nes de soli­da­ri­dad efec­ti­va para poder garan­ti­zar la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción, la posi­bi­li­dad del dere­cho a la resis­ten­cia, para poder soli­ci­tar la dis­cri­mi­na­li­za­ción de todos los sec­to­res polí­ti­cos y socia­les de Lati­noa­mé­ri­ca para que se deje de per­se­guir, para que en las cár­ce­les no haya ni un sólo per­se­gui­do político. 

-¿Que­dan pre­sos de la revuel­ta de octu­bre? ¿Cuál es la situa­ción social que vive el país?

-Aquí siguen pre­sos com­pa­ñe­ros de octu­bre, siguen injus­ta­men­te pre­sos com­pa­ñe­ros de la pro­vin­cia Sucum­bíos. Enton­ces, esta­mos de cara a esta audien­cia que es otro pun­to de lle­ga­da para una lucha que vamos a con­ti­nuar y que nos com­pro­me­te. Noso­tros segui­mos alzan­do la voz, recha­zan­do las medi­das neo­li­be­ra­les y las men­ti­ras del Gobierno, no nos hemos calla­do, con mucha valen­tía segui­mos dan­do la cara y colo­can­do nues­tra voz de pro­tes­ta, segui­mos soli­da­ri­zán­do­nos con todos los afec­ta­dos de la polí­ti­ca de exter­mi­nio del gobierno de Moreno. Por otro lado, el des­em­pleo lle­ga aho­ra al 13,3%, un millón de per­so­nas bota­das a la calle, ser­vi­do­res públi­cos sin aten­ción, sin acce­so a salud. El día de hoy tene­mos más de 95 mil casos de Covid y una serie de difi­cul­ta­des para el mane­jo de la pan­de­mia. Noso­tros con­jun­ta­men­te con todos los sec­to­res popu­la­res, demo­crá­ti­cos, revo­lu­cio­na­rios, del Ecua­dor esta­mos exi­gien­do, pri­me­ro, jus­ti­cia, para actos de corrup­ción por­que en la mitad de la pan­de­mia, fren­te a la cri­sis sani­ta­ria, fren­te a hechos como el mane­jo de los cadá­ve­res de nues­tros her­ma­nos, tuvi­mos que pre­sen­ciar una serie de actos de corrup­ción, saquea­ban los hos­pi­ta­les mien­tras deja­ban sin insu­mos a nues­tros médi­cos y nos deja­ban sin medi­ci­nas. Creo que esa es una de las cosas que nos hace rati­fi­car el com­pro­mi­so de seguir pelean­do, de no bajar los bra­zos y de seguir denun­cian­do por­que lo que nos está pasan­do a noso­tros le pue­de pasar a cual­quie­ra de nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras. Sólo por el hecho de pen­sar dife­ren­te, por ser correis­ta como ellos nos dicen, por repre­sen­tar o estar en un sec­tor de la izquier­da. Aho­ra, todos los sec­to­res de izquier­da y de repre­sen­ta­ción popu­lar están sien­do per­se­gui­dos, con vigi­lan­cia extra­ju­di­cial, con segui­mien­tos no auto­ri­za­dos, pin­cha­dos los telé­fo­nos de los abo­ga­dos, y una can­ti­dad de cosas que se vie­nen denun­cian­do de mane­ra pública. 


-Esto empe­zó cuan­do en octu­bre el pue­blo se levan­tó, tan­to las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, cam­pe­si­nas y tam­bién los sec­to­res de las ciu­da­des, con­tra el paque­ta­zo del FMI. ¿Qué ha pasa­do con ese paque­ta­zo? por­que en ese momen­to se lo logró fre­nar, pero des­pués se imple­men­ta­ron las mis­mas medi­das de ese momento.

-En efec­to, la dero­ga­to­ria del decre­to 883, que lo que hacía es la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios al com­bus­ti­ble, de algu­na otra mane­ra se con­vir­tió en uno de los triun­fos de la movi­li­za­ción de la con­ver­gen­cia de acto­res de diver­sos sec­to­res, que creo que sobre­pa­só cual­quier agen­da polí­ti­ca de cual­quier orga­ni­za­ción y fue una expre­sión popu­lar legí­ti­ma. Pero, lo que ha pasa­do es que la pan­de­mia ha sido el pre­tex­to ideal, la cor­ti­na y el para­guas, para poder lle­var ade­lan­te el paque­ta­zo soña­do por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal. La ley no fue apro­ba­da en ese octu­bre de orde­na­mien­to de las finan­zas públi­co pri­va­das, y sí fue auto­ri­za­da aho­ra, en don­de bási­ca­men­te se les qui­ta capa­ci­dad y auto­no­mía a algu­nas enti­da­des del Esta­do y algu­nos gobier­nos autó­no­mos des­cen­tra­li­za­dos. Esta pan­de­mia ha ser­vi­do para hiper­fle­xi­bi­li­zar, para pre­ca­ri­zar más las con­di­cio­nes labo­ra­les, ha sido bási­ca­men­te para aten­der a los acto­res del blo­que en el poder, al sec­tor eco­nó­mi­co finan­cie­ro, a redu­cir la eco­no­mía, el tama­ño del Esta­do, que sig­ni­fi­ca des­pi­dos, a libe­ra­li­zar los pre­cios de la gaso­li­na. El día de hoy ama­ne­ce­mos con un incre­men­to del die­sel y la super y esta­bi­li­za­do el pre­cio de la extra. Pero, el paque­ta­zo ha sido peor por­que lo han uti­li­za­do en el mar­co de la pan­de­mia. La ley huma­ni­ta­ria que salió de la Asam­blea Nacio­nal, de huma­ni­ta­ria no tie­ne abso­lu­ta­men­te nada, es bási­ca­men­te una apo­lo­gía a la posi­bi­li­dad de que los sec­to­res eco­nó­mi­cos finan­cie­ros se bene­fi­cien, pue­dan a nom­bre de decir que hay que sal­var el empleo, redu­cir inclu­so has­ta en un 45% el sala­rio. Sig­ni­fi­ca que, por ejem­plo, el sala­rio bási­co en el país pue­de redu­cir­se has­ta casi 230 dóla­res, una cosa que no se com­pa­ra, sí que hace­mos el paran­gón, con el pre­cio de la canas­ta bási­ca que está por enci­ma de 765 dóla­res. Ha apa­re­ci­do gran infla­ción, las medi­das eco­nó­mi­cas no son las más favo­ra­bles para los sec­to­res popu­la­res. Enton­ces, el paque­ta­zo se ha pro­fun­di­za­do, ha dado cuen­ta de una polí­ti­ca de exter­mi­nio de Moreno. 


-Nos que­da sola­men­te decir­te mucha suer­te, mucho áni­mo, en este nue­vo mon­ta­je en el que te están con­vo­can­do y que la lucha del pue­blo ecua­to­riano redi­ma toda esta polí­ti­ca de demo­ni­za­ción de los sec­to­res populares. 


-Muchí­si­mas gra­cias a nues­tros com­pa­ñe­ros de Argen­ti­na y de toda Lati­noa­mé­ri­ca, un fuer­te abra­zo revo­lu­cio­na­rio y a seguir, muy con­ven­ci­dos de que vamos a recu­pe­rar todos los espa­cios pro­gre­sis­tas demo­crá­ti­cos y populares. 

Trans­crip­ción: Gui­ller­mi­na R. Iturralde

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *