Argen­ti­na. Lla­ma­mien­to urgen­te a la socie­dad para rever­tir la gra­ve situa­ción de las infan­cias y adolescencias

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 15 de agos­to de 2020

Para [email protected] niñ@s tra­ba­ja­mos,
por­que [email protected] niñ@s son [email protected] que saben creer,
por­que [email protected] niñ@s son la espe­ran­za del mun­do.
Que­re­mos que nos quie­ran,
y que nos vean como cosa de su cora­zón.
José Mar­tí

Toman­do las pala­bras del liber­ta­dor Cubano José Mar­tí, des­de nues­tro espa­cio de la Esqui­na Iti­ne­ran­te de la OLP RESISTIR Y LUCHAR, nos pro­po­ne­mos tra­ba­jar para y con [email protected] niñ@s de nues­tra patria, quie­nes hoy en día, para los datos ofi­cia­les, son casi el 60% de la pobla­ción más pobre en Argen­ti­na. Tene­mos a casi el 25% vivien­do en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, sin agua pota­ble, ni cloacas.

Hace­mos un lla­ma­mien­to urgen­te a la socie­dad en gene­ral para rever­tir esta situa­ción y a los gobier­nos en par­ti­cu­lar.
Hay una Con­ven­ción de los dere­chos de los niños, niñas y ado­les­cen­tes que expli­ci­ta que ellxs son sujetxs con dere­chos, los cua­les basán­do­se en las esta­dís­ti­cas y en lo que vemos a dia­rio, están sien­do a medi­da que pasa el tiem­po más igno­ra­dos y vulnerados.

Foto­gra­fias Julia Mot­tu­ra: en la mar­cha con­tra el des­alo­jo de tie­rras en Guernica

No que­re­mos que nues­tras infan­cias y ado­les­cen­cias de los barrios popu­la­res sigan sien­do des­po­seí­das, nin­gu­nea­das y vio­len­ta­das por este sis­te­ma capi­ta­lis­ta, patriar­cal y racista.

La ausen­cia de polí­ti­cas públi­cas refe­ri­das a las infan­cias y ado­les­cen­cias es nota­ble hace déca­das. No es sufi­cien­te para rever­tir esta injus­ta reali­dad a la que están sien­do some­tidxs, la inter­ven­ción de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, que día a día se orga­ni­zan y luchan con­tra estas des­igual­da­des, tra­tan­do de acom­pa­ñar esta eta­pa de cre­ci­mien­to que es tran­si­ta­da con muchas falencias. 

Todos los recla­mos que se gene­ran siguen sin ser escu­cha­dos por par­te de los gobier­nos de turno. Quie­nes infa­me­men­te vie­nen prio­ri­zan­do el pago de una deu­da exter­na ile­gí­ti­ma, sin siquie­ra inves­ti­gar­la, son las ante­rio­res en su momen­to y las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes quie­nes paga­rán esta esta­fa con ham­bre y precariedad. 

¿Cuál será el futu­ro que les espe­ra cuan­do la fal­ta de edu­ca­ción, salud, vivien­da, la mala nutri­ción, el acce­so a ser­vi­cios públi­cos bási­cos es lo que pri­ma en nues­tros barrios? 

Hay una sobra­da mues­tra de la fal­ta de inte­rés y deci­sión polí­ti­ca por par­te del esta­do cuan­do la úni­ca pro­pues­ta es bajar la ley de impu­tabi­li­dad, lo cual no solu­cio­na nada sino empeo­ra la situa­ción de nuestrxs pibxs.

Nos pare­ce de mera impor­tan­cia seguir impul­san­do y sos­te­nien­do comu­ni­ta­ria­men­te espa­cios en don­de nuestrxs niñxs y ado­les­cen­tes ten­gan la posi­bi­li­dad de desa­rro­llar­se de mane­ra inte­gral.
Actual­men­te sabe­mos que las infan­cias y ado­les­cen­cias están tran­si­tan­do un momen­to muy cru­do debi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca y social que esta­mos viviendo.

Como orga­ni­za­ción social y polí­ti­ca asu­mi­mos el com­pro­mi­so de tra­ba­jar para que estas injus­ti­cias que tie­nen que pade­cer por el solo hecho de ser pobres, con­de­na­dos al des­po­jo y a la exclu­sión, algún día dejen de ser­lo.
Tra­ba­jar, acom­pa­ñar y abra­zar con un obje­ti­vo fir­me; que nues­tros Niñxs y ado­les­cen­tes sean sujetxs activxs, crí­ti­cos y trans­for­ma­do­res de su reali­dad y no sigan repro­du­cien­do las lógi­cas capi­ta­lis­tas impe­ran­tes, así poder ser capa­ces de sub­ver­tir este sis­te­ma que les impu­sie­ron , para poder crear un mun­do más jus­to y libre de verdad.

Hoy, en don­de el con­tex­to obli­ga al ais­la­mien­to social y a los cui­da­dos pro­to­co­la­res para evi­tar la pro­pa­ga­ción del virus, es en don­de más con­ven­ci­das tene­mos que estar de que pre­ci­sa­mos de nue­vas pro­pues­tas pen­sa­das para y con ellxs. La res­pues­ta por par­te del esta­do es más pre­sen­cia poli­cial en los terri­to­rios más empo­bre­ci­dos. Cuan­do en reali­dad lo que se nece­si­ta es que estos dere­chos sean real­men­te garan­ti­za­dos y cumplidos.

Que en cada barrio haya espa­cios en don­de nuetrxs niñxs y ado­les­cen­tes pue­dan ser escu­chadxs, res­pe­tadxs, en don­de pue­dan apren­der cosas que les sir­van para su vida. Don­de no abun­de el accio­nar de hablar de ellos, sobre ellos y a ellos, sino CON ellxs. En don­de se lle­ve a la prác­ti­ca el valo­ra­ble acto de la escu­cha y la pre­sen­cia, no para saber en qué andan, sino para saber qué les anda por den­tro. En don­de no sólo abra­mos nues­tros oídos sino nues­tros bra­zos para dar con­ten­ción. Por­que si de algo esta­mos segu­ras es que hace déca­das nuestrxs niñxs no están sien­do teni­dos en cuen­ta, menos aún en con­tex­to de pan­de­mia mundial.

Esta­mos pro­fun­da­men­te con­ven­ci­das que a tra­vés de la orga­ni­za­ción, la unión y el com­pro­mi­so pode­mos rever­tir esta reali­dad impues­ta e injus­ta a la que son some­tidxs dia­ria­men­te. Tene­mos el deber de exi­gir y poner en ejer­ci­cio los dere­chos plan­tea­dos en la con­ven­ción mun­dial de los dere­chos de las niñas, niños y adolescentes.

Cree­mos que esta es la úni­ca mane­ra que tene­mos para poder soñar y crear una socie­dad sin racis­mo, sin com­pe­ten­cia, sin vio­len­cia. A tra­vés de la orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria y en redes, don­de nues­tros niñxs sean con­te­ni­dos, don­de pri­me la coope­ra­ción y el amor. En don­de renaz­ca la espe­ran­za de un mun­do mejor.
No que­re­mos más infan­cias y ado­les­cen­cias inmer­sas en la mise­ria, sen­ten­cia­das a la des­truc­ción de su por­ve­nir, a la vio­len­cia y las adic­cio­nes.
Segui­re­mos luchan­do y gri­tan­do, en bus­ca de la igual­dad de posibilidades.

Exi­gien­do:
Acce­so a una edu­ca­ción libre, gra­tui­ta y de cali­dad en todos sus nive­les.
Acce­so a la vivien­da y salud dig­na.
A la cul­tu­ra, pero no como meros espec­ta­do­res sino como pro­duc­to­res de la mis­ma.
A un tiem­po y espa­cio libre para tran­si­tar sus infan­cias y ado­les­cen­cias de mane­ra integral.

Por infan­cias y ado­les­cen­cias feli­ces y dig­nas, des­en­deu­da­das, libres de mise­ria y explotación.

NO A LA BAJA DE LA EDAD DE IMPUTABILIDAD

LO QUE LE FALTA A NUESTRXS PIBXS SE LO LLEVA LA DEUDA

LA ESQUINA ITINERANTE DE LA OLP RESISTIR Y LUCHAR.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *